20 consejos para viajar a Sidney y disfrutar de Australia

Ferri en Luna Park, Sidney, Australia

Ferri en Luna Park, Sidney, Australia

Sidney no es la capital de Australia, pero como si lo fuera. Con permiso nunca pedido a Camberra, esta ciudad suele ser el primer punto de destino de quienes viajan a Australia, esa gigantesca isla continente en las Antípodas.

Hacer visitas y moverse por Sidney durante los dos o tres días que, como mínimo, le podemos (y debemos) dedicar a esta ciudad es muy sencillo. Sin embargo, si vas a visitar Australia por primera vez, hay una serie de cosas que debes tener en cuenta incluso antes de comprar el billete de avión.

Aquí tenéis, escritos desde Australia, gracias a ser seleccionado como finalista de los Premios #BlogueroGold por la tarjeta American Express,20 consejos para viajar a Sidney que abarcan los aspectos más importantes, y algunos curiosos, de lo que os espera en esta fascinante ciudad.

1. Visado

Australia recibió el año fiscal de 2015 a 6,6 millones de visitantes extranjeros y de ellos la mitad pasaron por Sidney. Casi todos ellos, en función de su nacionalidad, necesitaron algún tipo de visado para entrar en el país.

Si estás leyendo esto eres probablemente de España o de algun pais hispanoparlante (pero bienvenidos sean los lectores desde EEUU a China), así que necesitas solicitar un visado para Australia antes de salir de tu país.

La página web del Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras de Australia, contiene un listado con todos los tipos de visado y los países que han de solicitar cada uno, con sus tramites correspondientes. Si quieres viajar a Australia por turismo con pasaporte de España, tienes que darte de alta en su web para iniciar el proceso, que consistirá en rellenar un formulario online y enviarlo.

En un plazo de horas o días, tendrás tu visado en la bandeja de entrada. Como todo el procedimiento es electrónico, no hace falta que imprimas el documento final pero tampoco esta de mas tenerlo a mano al aterrizar.

2. Tiempo de vuelo

Sidney esta al otro lado del mundo y no hay ninguna aerolínea que ofrezca vuelos directos desde España. Busques las combinaciones que busques, como mínimo tendrás que hacer un vuelo de al menos una escala y más de 24 horas de tiempo de vuelo.

Yo llegué a Australia volando con Iberia Express desde Madrid a Amsterdam, con Cathay Pacific de Amsterdam a Hong Kong y con la misma aerolínea desde Hong Kong a Sidney. En total, 27 horas desde que despegué del Aeropuerto Adolfo Suarez Madrid Barajas hasta que aterricé en el Aeropuerto Kingsford-Smith.

Cathay Pacific: pantallas táctiles, buena comida, USB, enchufes...

Cathay Pacific: pantallas táctiles, buena comida, USB, enchufes…

Sigue los habituales consejos para vuelos largos: hidratación, ejercicio e intentar dormir algo en el avión, sincronizado con la hora en el destino, para intentar minimizar el Jet Lag.

3. Cuarentena

La fauna y la flora de Australia son peculiares y extremadamente sensibles a las influencias exteriores, que podrían provocar epidemias o enfermedades entre animales y plantas con desastrosas consecuencias para su ecosistema. Por ello, existen una serie de limitaciones y prohibiciones en cuanto a lo que puedes introducir en el país, ya sea en el equipaje de mano o en el facturado.

En la página web del Departamento de Agricultura de Australia hay un listado de artículos que, por su origen animal o vegetal, no pueden entrar en el país o necesitan permiso previo. Para la comida, el mejor consejo que os puedo dar es que no traigáis nada y si lo hacéis, declaradlo en el formulario correspondiente, que os entregarán en el avión, junto con el de Inmigración.

Os lo cuento como experiencia personal, pero medio bocadillo de jamón y un sandwich que viajaban conmigo, no llegaron a pasar la frontera.

4. Vuelo de salida

Es un consejo, no un requisito imprescindible porque puede que no os lo pregunten, pero puede que sí y en cualquier momento será obligatorio, como en Nueva Zelanda, tener un billete de salida del país antes de entrar en él.

La primera vez que visité Australia (Mayo, 2007) tenía ya comprado el billete de mi vuelo de salida y esta segunda vez (Septiembre, 2015), también. Salvo que vayas a viajar a Australia para buscar trabajo allí o tengas un visado que te permita estar en el país 12 meses, la mayor parte de los que visitamos Australia ya tenemos comprado el billete de vuelta.

5. Moneda

La moneda de Australia es el Dólar Australiano (AUD) y en estos momentos es una de las pocas monedas contra las que el Euro puede presumir con superioridad. En Octubre y Septiembre la media ha sido de 1 EUR a 1,59 AUD. Veremos lo que dura.

Los billetes de dólar australiano en circulación son de $5, $10, $20, $50 y $100, aunque estos últimos todavía no los he visto. Podeís ver vosotros su diseño, y el de todos los demás, en la página web del Reserve Bank of Australia.

Las monedas de dólar australiano, y de sus fracciones, en circulación, son de 1, 2, 5, 10, 20 y 50 céntimos y de $1 y $2. Si os interesa la numismática, o si sólo queréis que no os den gato por liebre, podéis ver su diseño en la página web del Royal Australian Mint.

Monedas y billetes de Australia

Monedas y billetes de Australia

Como curiosidad, mientras todas las monedas australianas tienen en el reverso la imagen de la soberana, Su Majestad Isabel II, sólo el billete de $5 cuenta en uno de los lados con su regia efigie.

Consejo práctico

Lee también:  Presupuesto para viajar a Australia

¿Cómo cambiar nuestro dinero? Puedes hacerlo tanto en bancos como en Casas de Cambio (Money Exchange) y la mejor opción siempre es visitar varios sitios porque hay tasas y comisiones, abiertas o encubiertas, que hacen oscilar el cambio. Y en el aeropuerto cambiad sólo lo mínimo necesario en cualquiera de los dos cambistas que operan allí.

Con lo que cuesta la comida, el alojamiento y las atracciones en Australia, no hace falta que llevéis encima muchas monedas o billetes pequeños. Os darán cambio sin problemas para pequeñas compras aunque los billetes sean de 20$ o, en función de lo que estéis comprando, hasta 50$.

Para los billetes de autobús, como siempre, cuanto más aproximado al importe sea lo que estáis entregando , mejor.

6. Conducir por la izquierda

En Australia, como buena ex-colonia del Reino Unido, se conduce por la izquierda y eso os va afectar desde el momento en que salís por la puerta del Aeropuerto. Olvidaos de mirar a la izquierda cuando crucéis una calle y acostumbraros a hacerlo hacia la derecha. O a los dos lados, que toda precaución es poca.

Si váis a alquilar un coche o una autocaravana para viajar por Australia (recordad que necesitaréis un Permiso Internacional de Conducción), tendréis el cambio de marcha en el mismo lado pero no los pedales o el volante. Más de una vez, después de una parada, iréis a abrir la puerta y sentaros en el lado “incorrecto” al volver al coche. Es lo más normal del mundo.

Más allá de tener precaución en las intersecciones y glorietas para tomar la salida adecuada, lo que a mí más me costó es dejar de darle al limpiaparabrisas cuando sólo quería usar el intermitente.

7. Enchufes

La electricidad en Australia es de 230 v y 50 Hz y en España es de 230 v y 50 Hz, lo cual es un buen comienzo pues no hace falta un convertidor de corriente. Los enchufes son otra historia.

Ni son de dos pines, ni estos son redondos. Las tomas de corriente en Australia son de tres pines (uno de ellos es sólo la toma de tierra), planos y en ángulo.

Problema y solución, enchufes en Sidney, Australia

Problema y solución, enchufes en Sidney, Australia

Imprescindible traerse un adaptador o la batería del móvil os durará menos que un caramelo a la puerta de un colegio. Y si no queréis que vuestro cargador de móvil se tenga que pelear con el de la batería de la cámara, no está de más meter en la maleta una toma múltiple.

8. Educación

Al menos hablando, un descendiente de la cultura anglosajona es de lo más educado del mundo y os saludará cuando os crucéis con él paseando por el monte (bush). Los “Hello, How are you doing?”, “Please”, “Thank You”, o el típicamente australiano “Good Day” tendrán que formar parte de vuestro vocabulario desde que piséis suelo australiano.

O, más bien, desde que paséis satisfactoriamente el control de Inmigración/Aduanas porque los funcionarios que os revisan el pasaporte parece que tienen un plus en el sueldo si son más serios que nadie.

9. Clima

Para un europeo, Australia es un sitio raro, pero que muy raro. De entrada, está lejos, pero que muy lejos, tanto que durante mucho tiempo las noticias de los animales que allí se descubrían parecían más cuentos fantásticos que realidades de la Naturaleza.

Además, disfrutan al revés de las estaciones. No es que se pongan boca abajo, sino que los meses que corresponden a nuestro Invierno son los de su verano, los de nuestra Primavera, su Otoño, nuestro Verano, su Invierno y, claro, nuestro Otoño, su Primavera.

En realidad, no es tanto lío como parece aunque, como es un país-isla-microcontinente, no es lo mismo el tiempo y temperatura de Tasmania que el de Cairns o Perth. Incluso las dos horas de tren que separan Sidney de Katoomba, en las Blue Mountains, pueden suponer una diferencia de temperatura de diez grados entre la cálida costa y las montañas, a 1.000 m sobre el nivel del mar.

Imprescindible consultar páginas web de predicciones del tiempo como Accuweather, antes de hacer la maleta.

10. Distancias

Aviso de obras en las vías y uso de autobuses en Sidney, entre Penrith y Lithgow

Aviso de obras en las vías y uso de autobuses en Sidney, entre Penrith y Lithgow

Creo que no lo diré suficientes veces: las distancias en Australia son inmensas, a una escala que nos cuesta abarcar a los que viajamos allí desde Europa.

Lee también:  Recorrido completo de una vuelta al mundo de un año

A la hora de planear un desplazamiento en coche de alquiler o en transporte público, tenedlo muy en cuenta. Por ejemplo, el Estado de Nueva Gales del Sur (NSW) donde se encuentra Sidney, mide de Oeste a Este más que la distancia que separa Oviedo de Cádiz. Ahí lo dejo.

Como casi 9 de cada 10 habitantes de Australia viven en zonas cercanas a la costa, eso supone también que los recorridos en coche o autobús pueden sufrir retrasos por los atascos en determinadas horas del día. Además, los fines de semana es cuando la compañía de ferrocarril de Sidney realiza obras de mantenimiento y mejora en las vías, así que se pueden cortar algunos tramos, realizando el desplazamiento en autobuses.

11. Precios

La primera, en la frente: Australia no es un país barato y sus precios están a la altura de los de los países del Norte de Europa.

Especiales del día a $10 en un pub, Sidney, Australia

Especiales del día a $10 en un pub, Sidney, Australia

Eso, para los que viajamos desde el Sur de Europa, Centro o Sudamérica es un inconveniente cuando nos pasemos varias semanas (lo mínimo recomendable son dos o tres) en el país.

Como referencia, alojarse en Sidney en una habitación compartida de un hostel no suele bajar de los 23 AUD, aunque un billete de tren para ir desde la ciudad a Blackheath, en las Blue Mountains, cueste sólo 8,80 AUD. Los precios de la comida oscilan entre los 12 AUD de platos sencillos y los 20 o 25 AUD de un plato sencillo más bebida, en función de dónde esté el restaurante y su categoría.

Atentos a las ofertas de los pubs, que suelen tener, por ejemplo “Lunes de Filete a 10$”, o “Martes de Pasta a 12$”. La cerveza, de barril (draught) o botella os puede costar unos 6 – 8 $ más.

12. Horarios

Sidney no es Madrid y Australia no es España. La mayoría de los australianos tienen la sana costumbre de cenar temprano, lo que aquí significa sobre las 7 de la tarde, y comer entre las 12 o las 2 como muy tarde.

Por extensión, los horarios de comercio son similares a estas costumbres y a partir de las 4 o 5 de la tarde, rara es la tienda que está aún abierta.

13. Comida

Filete de ternera por $10 en un pub, Sidney, Australia

Filete de ternera por $10 en un pub, Sidney, Australia

Lo creáis o no, aún no he probado ni la carne de canguro ni la de avestruz o emu. Esos y el koala (que ni se os ocurra pensar en comeros uno) son tal vez los animales que mejor representan a Australia en el imaginario colectivo extranjero. Pero no en su gastronomía.

Como país de inmigrantes que es, con sus tradiciones los nuevos ciudadanos se trajeron también sus platos más locales. Casi se podría decir que el restaurante típico es el asiático, y no falta ningún pueblo con un sitio donde comer sushi, pad thai o un buen curry.

Eso si, también existe la versión local de la comida rápida americana, y se llama “Hungry Jacks”, haciendo la competencia a la omnipresente MacDonalds. O casi omnipresente, porque en algunas zonas, el movimiento “slow food” ha conseguido que no se instalen sus establecimientos, ni los de KFC, Pizza Hut o Domino´s.

Dos cosas más. Tened en cuenta que, por regla general, el servicio es bastante lento. Sentaos a pedir antes de tener mucha hambre o estaréis mordiendo la servilleta para cuando llegue la comida. Y las propinas ni están incluidas ni son obligatorias, pero se agradecen, porque la lentitud no está reñida con que los camareros suelan ser amables y atentos.

14. Alcohol

Si quieres comprar alcohol, no lo encontrarás en los supermercados (aunque el Aldi de Lithgow lo vende y probablemente en los de Sidney también) sino en lo que se llaman “Bottle Shops”. Cualquiera que haya visitado Irlanda o el Reino Unido recordará los “off licence”, las tiendas autorizadas a vender alcohol.

Aquí reciben otro nombre, el ya mencionado “Bottle Shops”, y suelen ser parte del negocio de los pubs aledaños. Existen también cadenas de tiendas que sólo venden alcohol, como BWS, Dan Murphy o Liquorland.

Bottle Shop de un hotel, Blackheath, Australia

Bottle Shop de un hotel, Blackheath, Australia

Puedes encontrar vino desde los $15 la botella aunque los precios más habituales están por encima de los $20. Para las cervezas, te pueden costar desde $4 la unidad (con ofertas de 18 o 22 AUD por packs de 6 botellas) con marcas como Fat Yak o Coopers Etiqueta Roja o Verde.

15. Tabaco

El humo vuela: prohibido fumar a menos de 4 metros de la puerta, Blackheath, Australia

El humo vuela: prohibido fumar a menos de 4 metros de la puerta, Blackheath, Australia

Por Ley, está prohibido fumar en bares y restaurantes, incluso en terrazas, pero también a 4 metros de la puerta o acceso a cualquier local.

Además, una norma reciente ha hecho que si hay zona de fumadores en un pub o restaurante, no se pueda servir ni consumir comida en ellas.

Lee también:  Los 10 países del mundo más visitados en 2015

Los fumadores en Australia son conscientes de lo que significa fumar y lo dañino que es el humo del tabaco para quien lo respira, así que lo más habitual es que salgan al exterior de sus casas a hacerlo.

Si aún sigues fumando, aquí el tabaco lo puedes encontrar tras una cortina o persiana opaca en muchas tiendas, desde supermercados hasta las Bottle Shops, pero el precio es unas tres veces más caro que en España. Un paquete de 25 gramos de tabaco de liar cuesta 20$, según me cuenta un amigo de la nicotina.

16. Fauna

20 de las 25 serpientes más venenosas del mundo están en Australia. Pero el peligro no sólo repta, también tiene las patas largas (arañas cuya picadura es mortal), se acerca a la playa (tiburones y medusas) o se encuentra en el río (cocodrilos).

No es de extrañar que cuando uno hace camping o vive en el campo, por la mañana antes de ponerse los zapatos los pise, por lo que pueda haber entrado en ellos durante la noche.

Lagarto gigante asesino en Sidney, Australia

Lagarto gigante asesino en Sidney, Australia (¡es broma! Sólo es una pequeña iguana acuática)

De todos modos, es bastante improbable que veáis algo más peligroso que un canguro cruzando la carretera en el último segundo. Cuando uno de estos marsupiales se encuentra frente a frente con un coche a toda velocidad, tiene las de perder pero el coche no quedará indemne y es uno de los accidentes más frecuentes en las carreteras de Australia.

17. Agua del grifo

Sana y gratis, agua del grifo para beber en Lithgow, NSW, Australia

Sana y gratis en Lithgow, NSW, Australia

Tap water” (agua del grifo) son las dos palabras que debes recordar cuando comas fuera.

Puede que con la comida o cena pidas un vaso de vino o una cerveza, pero siempre te preguntarán , o te servirán directamente, una jarra con agua del grifo.

En ocasiones vosotros mismos os podéis servir una botella, o llenarla, y con un vaso os la lleváis a la mesa.

Para los que bebemos mucha agua como es mi caso, se agradece – especialmente cuando en Octubre ya han subido las temperaturas – tanto que el agua sea gratuita en los bares y restaurantes (al menos la del grifo).

Y, por supuesto, piensa en todas esas botellas de plástico que no se están fabricando porque no se están demandando y por lo tanto no hace falta ni reciclar. Win win para el planeta.

Y, si, al menos en Sidney el agua del grifo es perfectamente saludable.

18. Tiendas de esquina

No se me ocurre cómo traducir “Convenience Stores” de una manera más descriptiva. Básicamente son pequeñas tiendas de barrio (aunque hay cadenas como 7 Eleven) que están abiertas a horas en que los supermercados habituales ya han cerrado.

Suelen ofrecer casi los mismos productos que ellos, aunque en menor variedad y número, a un precio más elevado. La ventaja de comprar cuando todo está cerrado tiene un precio, forastero.

19. Fuentes de agua potable

En Sidney hace calor desde finales de Septiembre, aunque en las esquinas a la sombra y con corrientes de aire os podéis acordar de mí (con una sonrisa, espero). Afortunadamente, sólo tendréis que comprar una botella de agua mineral una sola vez, porque en Sidney, tanto en el centro como en los alrededores, hay fuentes de agua potable para que la rellenéis cuando haga falta.

Agua para beber y rellenar botellas, Sidney, Australia

Agua para beber y rellenar botellas, Sidney, Australia

Las he visto en Circular Quay, entre el embarcadero 4 y el paseo hacia la Sydney Opera House, en Macquarie Street, cerca del Hotel Intercontinental, o en sitios tan alejados como Robertson Park, cerca del muelle de Watsons Bay.

20. WiFi gratis

Tan importante para el viajero como el agua es hoy en día el WiFi. Si no quieres comprarte una SIM local con un plan de datos y buscas sitios donde conectarte gratis a Internet, estás de enhorabuena porque abundan en Sidney.

Circular Quay tiene WiFi gratis (aunque es un sitio tan popular que os puede dar problemas conectaros) y a sólo unos metros el MacDonald´s de Loftus Street también lo ofrece, como el Glenmore Hotel (y restaurante) en The Rocks, por citar sólo algunos ejemplos.

Fachada principal, Biblioteca del Estado de NSW, Sidney, Australia

Fachada principal, Biblioteca del Estado de NSW, Sidney, Australia

Pero la apuesta mas cómoda, segura y barata es la red de Bibliotecas del Estado de Nueva Gales del Sur. Tanto la principal, junto al Parlamento y a un lado de los Royal Botanic Gardens, como las que hay en los barrios, ofrecen WiFi gratis.



Estos 20 consejos para viajar a Sidney (que en inglés se escribe Sydney) son la información más elemental que necesitas para viajar a Australia y descubrir las maravillas de uno de los países más grandes, despoblados y extraños del mundo.

¿Necesitas saber algo más? Deja tu comentario e intentaré ayudarte.

Más información

Esta es la página web de Destination NSW (Oficina de Turismo del Estado de Nueva Gales del Sur).

Esta es la página web de Sydney.com (Oficina de Turismo de la ciudad de Sidney).



Este artículo participa, en la sección “Experiencias”, en los premios #BlogueroGold organizados para difundir las ventajas de la Tarjeta Gold American Express y el Programa Membership Rewards® Club. Podrás votar los artículos que más te gusten desde el día 15 de octubre de 2015 hasta el día 27 de octubre de 2015 a las 23:59 horas

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

20 consejos para viajar a Sidney y disfrutar de Australia
4 (80%) 4 votos
,
7 Comentarios
  1. cristina iza 8 octubre 2015
  2. Avistu 11 octubre 2015
  3. Manuel Vidal 22 marzo 2016
  4. Manuel Vidal 22 marzo 2016
  5. Gisela 28 marzo 2016
  6. ASER 15 julio 2016
  7. Bruce Josephs 30 agosto 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *