Los 10 pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana

Descubre las joyas escondidas de la costa y el interior de la Comunidad Valenciana

España TFW

Repartidos por sus tres provincias – Alicante, Valencia y Castellón -, tanto en la costa como en el interior, se hallan los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana. Puedes descubrir estas joyas paisajísticas, culturales y gastronómicas, colgados de riscos, en valles o lamidos por las aguas del Mediterráneo, mientras recorres las mejores rutas en coche de la Comunidad Valenciana o en viajes cortos en los que ir explorando, poco a poco, estas localidades en las que merece la pena detenerse unos días.

Existen varias decenas de pueblos con encanto en Valencia, Alicante y Castellón, pero nos hemos tomado la libertad de hacer una selección, sin importar el orden, basándonos en nuestra experiencia.

1. Altea

Como buen alicantino, he visitado Altea en infinidad de ocasiones, pero es uno de esos lugares de los que nunca te cansas.

Altea, situada al norte de la provincia de Alicante, es uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana gracias a la combinación de sus dos principales atractivos: la playa y su casco histórico. La antigua carretera nacional N-332 discurre paralela al mar, solo separada por una hilera de antiguos edificios de escasa altura de la playa de piedra de guijarros que es besada por las aguas del Mediterráneo.

Desde la playa de Altea puedes disfrutar de la vista de la magnífica Sierra Helada en el sur y el impresionante peñón de Ifach, un gigante calcáreo que emerge 332 metros sobre las aguas, en el norte. Frente a ti, aguas cristalinas.

Desde la playa, unas empinadas cuestas te dirigen al casco histórico a través de unas callejuelas a las que se asoman casas bajas de fachadas encaladas, entre las que se esconden bellos miradores, acogedores bares y restaurantes, pequeñas tiendas de artesanías y boutiques, y un sinfín de secretos rincones románticos.

Coronándolo todo, la plaza de la iglesia, con sus terrazas llenas de vida y la parroquia de Nuestra Señora del Consuelo presidiéndola.

Altea, tanto de día como de noche, y en cualquier época del año, es uno de los pueblos con más encanto de la Comunidad Valenciana.

2. Chelva

Vistas de Chelva

La pequeña población de Chelva se encuentra en el interior de la provincia de Valencia, siendo la capital de la comarca de Los Serranos. Chelva es uno de esos lugares en los que árabes, judíos y cristianos llegaron a convivir en paz y armonía, dejando un legado cultural y patrimonial envidiables, que puede ser reconocido perfectamente hoy en día.

En el pueblo encontrarás el barrio árabe de Benacacira, con sus calles estrechas y laberínticas con casas encaladas, ermitas levantadas sobre antiguas mezquitas y el lugar donde se encontraba el zoco. El barrio del Azoque es conocido con el sobrenombre del “Barrio Judío”, mientras la monumental iglesia de los Ángeles preside, desde el siglo XVII, la plaza Mayor de Chelva.

Aunque uno de los atractivos que convierte a Chelva en uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana es caminar sin rumbo por sus calles, su entorno rural también es espectacular. Familias, parejas y grupos de amigos realizan cada fin de semana la famosa Ruta del Agua de Chelva, un recorrido circular de 3 horas, y dificultad baja, que pasa por molinos, playas fluviales, campos de cultivo, túneles y parches de típica vegetación mediterránea.

Por último, cabe recordar que Chelva quedó en segunda posición en un concurso organizado el año pasado por HomeAway, en el que se reconocía a las mejores maravillas rurales de España. Ahí queda eso.

3. Guadalest

Castillo de Guadalest

Guadalest, en Alicante

Castell de Guadalest (nombre oficial de Guadalest) reúne varias condiciones para ser uno de los pueblos con encanto de la Comunidad Valenciana. Ubicado en el interior de la provincia de Alicante, a escasa distancia de las playas de Benidorm y las magníficas montañas de la sierra de Aitana, hay muchas cosas que hacer en Guadalest, siendo un destino perfecto para todo tipo de viajeros.

Si te gusta la historia, la sentirás fluir en su ermita y su castillo, además de en cada esquina de sus calles y cuestas empedradas, a las que se asoman antiguas casonas de piedra y un buen número de museos curiosos, como el de saleros y pimenteros, el de miniaturas, el etnológico o el de bicicletas y coches antiguos. Los amantes de la naturaleza podrán disfrutar del precioso entorno rural de Guadalest, con sus montañas y la sencilla ruta que rodea, en poco más de 3 horas, su precioso embalse de aguas turquesas custodiado por verdes pinadas.

Además, en Guadalest podrás degustar sabrosas carnes de montaña y arroces hechos con fuego de leña. ¿Alguien da más?

4. Morella

Enclavado en el norte de la provincia de Castellón, el perfil de Morella, coronado por su castillo encaramado a un llamativo peñasco, le convierte en uno de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana. Pasear por las calles del casco histórico de Morella es como haber entrado en una máquina del tiempo y haber aparecido en tiempos medievales. Así te hacen sentir su muralla y el castillo del siglo XIII. La iglesia de Santa María la Mayor y las ruinas del Convento de San Francisco completan el combo.

Si quieres ir aún más atrás en el tiempo, solo tienes que alejarte unos 6 km de Morella, para desplazarte a Morella La Vella y admirar sus pinturas rupestres, o visitar el Museo Tiempo de Dinosaurios, muy recomendable para toda la familia.

5. Peñíscola

Atardecer en Peñíscola (c) Quique Cardona

Playas tranquilas y bellas, un pasado histórico imponente y una gastronomía de mar y montaña hacen que Peñíscola figure en casi todos los listados de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana. Esta localidad castellonense pasó a los libros de Historia por ser la residencia y lugar de fallecimiento del polémico Papa Luna. Hoy, su castillo, levantado por los caballeros templarios a finales del siglo XIII, es la joya de un casco antiguo que guarda otros secretos como la Casa de las Conchas, el Museo del Mar o la iglesia de Santa María.

La grieta del Bufador, las playas de Pebret, Russo o la cala del Moro, así como la playa del Norte (para los que gusten de playas urbanas) son otros de los atractivos de Peñíscola, en cuyos alrededores ofrece, también, visitas a la sierra de Irta y las Islas Columbretes, un parque natural marítimo situado a unos 50 km de la costa y en cuyas aguas puedes hacer un esnórquel inolvidable.

6. Sagunto

Sagunto. Foto Pixabay

El casco antiguo de Sagunto es un museo al aire libre. Ya en tiempo de los íberos fue un núcleo importante, llegando a ser la principal fuente de poder de la zona. Sin embargo, el gran general cartaginés Aníbal Barca situó a la ciudad en su punto de mira cuando quiso provocar a los romanos para comenzar la Segunda Guerra Púnica. Sagunto resistió el asedio durante meses, pero al no recibir ayuda del senado romano (interesado en que llegase esa guerra y tener una excusa para borrar a Cartago de la faz de la tierra) acabó sucumbiendo ante las fuerzas cartaginesas, más numerosas y mejor pertrechadas.

Los romanos recuperarían Sagunto tan solo 7 años más tarde, ya en el cénit de la Segunda Guerra Púnica, y fueron ellos los que dejaron un legado patrimonial admirable en la localidad. Así, en Sagunto puedes visitar las ruinas de su teatro romano o el templo de Diana.

Por otro lado, también las callejuelas del barrio judío – aquí se estableció una importante comunidad judía durante la Edad Media, ante la denegación de poder hacerlo en Valencia – son perfectas para perderse. En definitiva, una joya cultural que merece estar entre los pueblos más bellos de la Comunidad Valenciana.

7. Nueva Tabarca

La de Tabarca es la única isla poblada de la Comunidad Valenciana y uno de los primeros parques naturales marítimos declarados como protegidos en España (1986). Sin embargo, esta pequeña presentación no es suficiente para describir a uno de los pequeños paraísos terrenales de Alicante y la Comunidad Valenciana.

Si bien Tabarca – y su pequeño pueblo, Nueva Tabarca – están repletos de gente durante los meses estivales, el resto del año es un remanso de paz en el que viven apenas 60 habitantes, hay un par de alojamientos, unos cuantos restaurantes y bares y una brisa marina que refresca cuerpo y, sobre todo, alma. Además, también puedes visitarla sin problema durante esos meses de verano, porque la gran mayoría de turistas que se acercan a Tabarca lo hacen para pasar un gran día de playa y comer exquisitos arroces, mariscos y pescados en sus restaurantes. Después, el 99% se vuelven en el último barco y la isla queda en paz. Si te quedas a pasar la noche notarás la diferencia.

El pueblo de Nueva Tabarca fue un importante enclave estratégico para la vigilancia costera hasta el siglo XIX y posee varias leyendas de piratas y animales marinos. Entre las mejores cosas que hacer en Tabarca están el disfrutar de sus playas y de su gastronomía, pasear por el pueblo y la zona despoblada, y, sobre todo, bucear en unas aguas cristalinas que hierven de vida submarina. Uno de los lugares más bonitos que ver en la Comunidad Valenciana.

8. Játiva

Játiva – o Xàtiva – es el lugar perfecto para aprender sobre el pasado de la región valenciana. Durante muchos siglos, Xàtiva estuvo a la greña con Orihuela y Valencia para conseguir alzarse como la ciudad más poderosa de esta parte del litoral mediterráneo. Así, fue la sede episcopal durante el período de dominación visigoda, experimentó un gran período de esplendor cultural durante el dominio árabe y fue la sede de una de las familias españolas más poderosas de la Historia: los Borgia (o los Borja). Durante la Guerra de Sucesión de principios del siglo XVIII, la ciudad estuvo del lado de los Austrias y, por ello, el primer Borbón que ascendió al trono, Felipe V, ordenó quemar la ciudad, algo que quedó para siempre en la memoria colectiva de la ciudad. El museo de Xàtiva lo demuestra, al exhibir un retrato de Felipe V colgado boca abajo.

La visita más interesante de la ciudad es la del Castillo de Xátiva, fortaleza levantada por íberos y ampliada y reformada por romanos, árabes y, tras la reconquista de Jaime I, cristianos. Las vistas de la zona desde sus almenas es esplendorosa y una de las razones por las que Xátiva está considerado como uno de los pueblos más bonitos de Valencia.

9. Vilafamés

Vilafamés es una de las joyas que se encuentran en la provincia de Castellón y otro de los pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana. Piérdete en las sinuosas y empinadas calles de su casco antiguo y déjate embriagar por los olores procedentes de las cercanas huertas, campos y parches boscosos. Además, como no podía ser de otra manera, tiene su propio castillo, de origen musulmán, encaramado a lo alto de una colina.

Vilafamés pertenece, además, a la asociación de los pueblos más bellos de España.

10. Bocairent

Bocairent ofrece unas vistas que le hacen merecedor de estar en esta lista de pueblos más bonitos de la Comunidad Valenciana.

Estas panorámicas las obtiene gracias a su excelente ubicación, en el corazón del valle de Albaida (provincia de Valencia).  Bocairent es un pueblo que parece haber sido construido en un formato de terrazas, dando la impresión de que las casas – de tonos ocres y construidas en sólida piedra – se montan unas sobre otras, a lo largo de unas calles estrechas que, sin embargo, siempre muestran una salida.

Declarado Conjunto Histórico-Artístico hace más de 40 años, Bocairent incluye atractivos como la fuentes, ermitas, iglesias, acueductos, neveros, la torre Mariola, el Monasterio Rupestre,  y Covetes dels Moros, un bello complejo de cuevas con ventanucos abiertos por el hombre y que cuelgan de escarpados acantilados rocosos.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *