Escapadas para recuperar la normalidad: cultura, playa, naturaleza y gastronomía en Menorca

Descubre por qué Menorca no es sólo un destino de playas y calas sino ideal para recuperar la normalidad tras el confinamiento por el Coronavirus

España TFW

Las Islas Baleares pueden presumir con sobradas razones de ofrecer prácticamente una isla para cada tipo de visitante. Menorca reune pinceladas de la tranquila Formentera, la capitalina Mallorca o la festiva Ibiza siendo un destino de cultura, playa, naturaleza, gastronomía y deporte para parejas, familias y amigos.

No os dejéis engañar por sus calas con aguas de azul caribeño, sus playas de fina arena o su título de Reserva de la Biosfera gracias al equilibrio entre habitabilidad y protección del medio, Menorca también tiene cultura, otras actividades en la Naturaleza y una gastronomía, propia y premiada, para atraernos todo el año. Y cuando hablo de todo el año, quiero hacer hincapié en que es un destino ideal para este 2020 marcado por el confinamiento por el Coronavirus en cuanto podamos volver a viajar por España.

En Menorca encontrarás espacios abiertos, naturaleza y muchas cosas que ver después de que hayamos estado encerrados en nuestros barrios y ciudades durante meses.

Vistas desde el Monte Toro en Menorca (Islas Baleares)

Vistas desde el Monte Toro en Menorca (Islas Baleares)

Un apunte sobre la múltiple herencia cultural que os vaís a encontrar en la isla. Por los vaivenes de la política y los conflictos militares, Menorca ha cambiado de manos varias veces a lo largo de su historia, desde 1708 siendo británica, francesa y española, volviendo oficialmente a ser territorio patrio con el Tratado de Amiens de 1802

Con casi un siglo de dominación británica, es notable la influencia cultural anglosajona en varios aspectos, desde la producción de vino a los edificios de Villacarlos o Es Castell o, y de eso hablaremos más adelante, una forma peculiar de consumir la ginebra local.

Aunque hemos hablado de Menorca en otras ocasiones en Viajablog, desde sus calas para visitar en familia a qué hacer en Menorca sin pisar la playa, hoy os vamos a hablar de la cultura, playa, naturaleza, gastronomía y deporte en Menorca.

La cultura menorquina

Si hablamos de cultura, si hablamos de historia, en Menorca tenemos que empezar con un prefijo, ”pre”, porque la cultura y la historia de Menorca arrancan en la Prehistoria.

Hablamos de construcciones megalíticas como los talayots (torres), santuarios religiosos llamados taules (“mesas” en catalán) o navetas (sepulcros) de aproximadamente 3.000 años de antigüedad.

Y es de esa época y en Menorca donde vas a encontrar el edificio íntegramente conservado más antiguo de Europa, la Naveta des Tudons. En este monumento funerario han aparecido restos de unos 100 fallecidos y una multitud de objetos que se encuentran preservados en distintos museos.

Naveta des Tudons, Menorca, Islas Baleares

Naveta des Tudons, Menorca, Islas Baleares

Y de ahí saltamos en el tiempo a la Catedral de Menorca (del siglo XIV, conservando aún el minarete de la mezquita sobre la que fue construida) o a una instalación militar que se mantenido como silencioso vigilante de la entrada al Puerto de Mahón desde mediados del siglo XIX, la Fortaleza de Isabel II o de la Mola, una de las visitas recomendadas en Menorca.

Las mejores playas de Menorca

Cala Mitjana, Menorca

Haz un cálculo mental, o tira de la calculadora del móvil, 220 entre 50. La primera cifra es la de los kilómetros de costa de la isla. La segunda cifra la de playas que la adornan.

Menorca tiene playas y calas para disfrutar en familia sin perder de vista a los niños mientras se divierten, para ir en pareja y disfrutar de tranquilidad romántica y momentos Instagram o para ir en grupo de amigos y amigas y pasar más que un buen rato.

Cala Galdana, Menorca

Hablo de lugares como Cala Turqueta, donde el color turquesa que le da nombre os pueden hacer sentir como en el Caribe; o de Cala Macarella y “la Macarelleta”; o Cala Galdana, una de las calas más grandes de Menorca y estupenda para bañarse en el Mediterráneo.

Naturaleza

Faro de Favaritx en Menorca, Islas Baleares

El Faro de Favaritx en Menorca

Menorca, también llamada la Isla de los Vientos (hasta 8 distintos se cuentan entre los que la acarician), fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en un ya lejano 1993. Durante los siglos en que hacer turismo no estaba al alcance de cualquiera, la isla mantuvo una economía basada en la agricultura, la ganadería y la pesca.

Y de esa manera también mantuvo una cierta e inconsciente protección del hábitat natural, antes de que se pusieran de moda las palabras con tono verde y la Naturaleza con mayúscula.

Verde es precisamente el color del enorme Parque Natural de s’Albufera des Grau, que abarca tanto interior como costa y que es la antesala del Faro de Favàritx, uno de los faros más famosos de la isla y, probablemente, de los más bonitos.

Si quieres descubrir los secretos de esta isla, no dejes de echarle un ojo a las ofertas en Menorca de Logitravel.

Casi imprescindible para despedirnos de Menorca es disfrutar de una puesta de sol en una cueva al borde del mar, Cova d’en Xoroi. Sea en ella o en las inmediaciones, ver como el astro rey se hunde en el Mediterráneo es una experiencia que nos dejará el mejor sabor de boca en un viaje por Menorca.

La gastronomía menorquina

Una salsa de conocimiento mundial, embutidos, queso, vino, productos pescados en sus costas y dulces delicias son las banderas que enarbolan la gastronomía de Menorca.

Dice la lógica que la gastronomía de una isla está intrínsecamente relacionada con los productos que se pueden cultivar en ella en cada temporada, primero, y con los que lleguen de lejanas tierras después.

Pues resulta que en Menorca tienen buen vino, buen queso y una salsa conocida a nivel mundial, un excelente comienzo para hablar de su gastronomía.

El origen del segundo es el del ganado que pasta en sus prados (rociados por la sal marina de forma natural, por el viento, algo que entendemos muy bien en Asturias, con lo que ese matiz se suma al sabor) y la necesidad de aprovechar la leche más allá de cada día, guardando para otros tiempos y buscando la variedad en la dieta y un producto menos perecedero.

Faro de Cavallería, Menorca

Esa necesidad, convertida en virtud, ha originado una denominación de origen propia, el Queso Mahón Menorca, con un nombre que denota el principal puerto desde el que salía la producción destinada a exportación.

Del primero, del vino, hay ya varias bodegas bajo el sello de calidad “Vino de la Tierra Isla de Menorca”, continuando con una tradición que parte de la llegada de los vides de mano de los romanas en el siglo II A.C., se mantiene con su mención en las crónicas del Rey Jaime I y se desarrolla con los británicos en el siglo XVI.

Claro que, como isla que se precie de serlo, a Menorca llegan los mejores productos del mar, que se convierten en platos como la caldereta de langosta, el oliaigua u oliaigo (sopa campesina), la perdiz (de la que el pasado febrero se celebraron las III Jornadas Gastronómicas en varios restaurantes de la isla) o la berenjena rellena a la menorquina.

No es posible hablar de gastronomía de Menorca y que no salga en la conversación una humilde salsa, por la sencillez de sus ingredientes: huevo, aceite y sal (con un poco de vinagre o limón, adicionalmente y según gustos). Hablamos de la salsa mayonesa o salsa mahonesa, pues se reclamar originaria de Mahón y exportada – con gran éxito – por las tropas francesas en alguno de los momentos en los que Menorca estuvo bajo su ocupación.

Una mención adicional al final de cualquier comida, y no hablamos del café, sino del licor típico de Menorca, la ginebra. Pero no penséis en ella como en el 50% de un gin tonic sino como una bebida en sí misma, siendo el Gin Xoriger de Mahón la referencia en la isla.

Una curiosidad sobre cómo se consume la ginebra, especialmente en el verano y en toda la isla, es que debéis pedir una pomada. Esta es una bebida que mezcla la ginebra local con limón (un bienvenido pero “peligroso” refresco durante las fiestas del Jaleo en el verano menorquín).

Qué deporte podemos practicar en Menorca

Damos por sentado que en una isla existe la posibilidad de practicar infinidad de deportes acuáticos, desde la vela al kayak, desde el snorkel o submarinismo al paddle surf o stand up surf. Pero es que más allá de estos Menorca ofrece varias opciones peculiares para disfrutar actividades deportivas.

Quizás porque los ocasionales y repetidos invasores británicos trajeron consigo su afición por el bello bruto, hay varias que giran en torno al caballo, teniendo constancia de que el caballo típico menorquín fue cruzado con ejemplares de pura sangre ingleses para mejorar su porte.

Por un lado está el Camí de Cavalls, una combinación de rutas ecuestres, pero también senderistas, que recorren la isla por su litoral, ofreciendo paisajes tranquilos con vistas tanto al mar como al interior.

Por otro, las fiestas tradicionales de Menorca, el Jaleo, son un musical y multitudinario homenaje a la destreza de jinete y paciencia de la bestia en las que podemos participar durante los meses de verano de un extremo a otro de la pequeña isla

Y si queremos ver un ejemplo de deporte ecuestre en cualquier momento del año, el Hipódromo de Mahón es una forma de hacerlo. Podéis apostar por el ganador de cada carrera y tomaros algo en el bar mientras veis cómo se disputan las carreras con los jinetes no sobre el caballo sino sobre un carro de dos ruedas al que estos se hayan enganchados.

Jineets contemplando una carrera, Hipódromo de Mahón, Menorca

Jinetes contemplando una carrera, Hipódromo de Mahón, Menorca

Si buscas una tranquila escapada en la que encontrar buena gastronomía, restos históricos y culturales, actividades deportivas, naturaleza y, por supuesto, playas, entonces la isla de Menorca tiene que estar entre tus destinos prioritarios.

Y no olvidéis que el primer amanecer de España lo disfrutan, lo puedes disfrutar, en Es Castell (Menorca).


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *