Recorriendo el país de las sonrisas: ruta de Bangkok al norte de Tailandia (y playas)

Templos milenarios, antiguas ciudades abandonadas, trekkings por la jungla, una de las mayores metrópolis del mundo, playas paradisiacas, snorkel y buceo en aguas cristalinas, descubre qué ver y qué hacer en Tailandia durante dos semanas

Tailandia TFW

Me confieso enamorado de Tailandia y (que Reverte me perdone el palabro) recomendador de este rincón del mundo como uno de mis preferidos. Para mí, el “País de las Sonrisas” sigue siendo para los viajeros uno de los destinos favoritos de Asia.

Ese continente es una suma de contrastes frente a nuestra zona de confort, con una religión, una cultura, una gastronomía y un idioma distintos a los de un occidental. Pero las cosas distintas no son necesariamente hostiles y Tailandia es un país que te lo pone fácil.

Tanto si es la primera vez que viajas a Tailandia como si eres, como yo, un “repetidor” que ha ido al menos en tres ocasiones, encontrarás algo especial en este país. Y si llegas virgen, como viajero, espero que esta ruta por Tailandia de dos semanas te ayude a planificar tu viaje.

Esta ruta recomendada por Tailandia arranca en Bangkok, se dirige hacia el norte pasando por varios destinos imprescindibles como Ayutthaya y Sukkothai, ofrece lo mejor de Chiang Mai y Chiang Rai…y nos permite desconectar de todo, menos de Instagram, en las playas de Krabi.

Basada en mi propia experiencia volando con Turkish Airlines en el último, por el momento , viaje a Asia, aquí tienes mi ruta y recomendaciones para viajar por Tailandia.

1Bangkok, oasis y caos

La capital de Tailandia suele ser el primer destino de quienes llegan a Tailandia, Continúen viaje hacia el norte, hacia otro país de Asia gracias a las excelentes conexiones de su aeropuerto, o hacia alguna isla del país, merece la pena dedicarle al menos un día o dos noches (según horario de llegada) a esta introducción a Asia.

En la macro-urbe de Bangkok conviven más de 14 millones de personas, si contamos los suburbios, pero, curiosamente, nunca me he sentido agobiado por tanta humanidad, ni siquiera en sus mercados o templos (wat), aunque tal vez sea porque me encanta recorrerlos.

Y un recorrido por Bangkok de un día tiene que incluir visitar imprescindibles como:

  1. el Buda de Oro (en el Wat Traimit) y sus 5,5 toneladas del precioso metal
  2. el pequeño Buda Esmeralda (en el Wat Phra Kaew), tallado en una sola pieza de jade
  3. el Palacio Real (donde se encuentra el Buda Esmeralda) un conjunto de templos y edificios reales
  4. el Buda Reclinado (en el Wat Pho), junto al Palacio Real, un colosal buda de 46 metros de altura.

Si tienes tiempo y el tiempo acompaña (el ingenioso juego de palabras obedece a que según la época del año puedes encontrarte con chubascos frecuentes, intensos pero no prolongados), aquí van otras recomendaciones de qué ver en Bangkok:

  1. Mercado de Chatuchak, (Kamphaeng Phet 3 Rd, Khwaeng Lat Yao, Khet Chatuchak, Krung Thep Maha Nakhon 10900, Tailandia), el mercado más grande de Bangkok y de Tailandia. Si no lo encuentras aquí, es que buscas algo realmente raro.
  2. Wat Arun o Wat Chaeng (158 Thanon Wang Doem, Khwaeng Wat Arun, Khet Bangkok Yai, Krung Thep Maha Nakhon 10600), un curioso – y de alta torre central – templo a las orillas del Chao Phraya y uno de los iconos visuales de Bangkok
  3. Templos en Bangkok, Tailandia

    Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

  4. Paseo en barco por el río Chao Phraya y sus canales
  5. Mercado flotante Khlong Lat Mayom (หมู่ที่ 15 30/1 Bang Ramat Rd, Khwaeng Bang Ramat, Khet Taling Chan, Krung Thep Maha Nakhon 10170), un ejemplo de cómo los ríos y los canales son vía de comunicación y comercio, con puestos de venta a bordo de los barquitos


Dónde comer en Bangkok

Oasis Lounge Bangkok (109 Suriwong Road, CCT Building Silom), a pocos metros del mercado de Pat Pong y su barrio rojo. A la puerta se queda ese ambiente y lo que encontramos en la mesa son productos frescos y un dueño, Robert, atento y agradable.

Con encanto: un oasis de tranquilidad y refinamiento real, el Thanying (10 Pramuan Rd, Khwaeng Silom, Khet Bang Rak, Krung Thep Maha Nakhon 10500) tiene entre sus socios a un miembro de la familia real y un conocido actor tailandés. No lo califico de “formal” porque no os miran mal si llegáis en camiseta y me quedo con la impresión de ser un restaurante con encanto.

Dónde alojarse en Bangkok

No voy a decir que la oferta de alojamiento en Bangkok ofrece desde un cuartucho a una suite en el ático según tu presupuesto, pero es que es así.

En mi último viaje a Bangkok, me alojé en el Mode Sathorn Hotel(144, Sathon Nuea Road, Bang Rak, Bangkok,). Es un hotel de 4* moderno, con un excelente y variado – tanto occidental como asiático – buffet de desayuno, habitaciones amplias y cómodos, una piscina infinita con vistas en la terraza, situado en la tranquila zona de Silom-Sathorn y bien comunicado por metro y tren elevado (BTS).

2De Bangkok a Sukhotai: Ayutthaya y Templo de los monos

Hasta el siglo XVIII, el Reino de Siam tuvo su capital en una super ciudad, una gran urbe de la época a una escala que en Europa ni soñaban, con alrededor de un millón de habitantes en su apogeo.

El colapso del Reino de Siam ocurrió en 1767, cuando la ciudad y el gobierno fueron conquistados por el Reino de Birmania. Y son las virtuales cenizas de aquel imperio las que son hoy el Parque Histórico de Sukhotai, Patrimonio de la Humanidad desde 1991 y una visita imprescindible a unos 80km de Bangkok.

Dejad el “moderno” Wihan Phra Mongkhon Bophit para el final y recorred las ruinas, buscando el Wat Mahathat y, si es posible, intentad contemplarlo unos segundos sin pensar en fotos sino en lo que representa. Es una pequeña cabeza de una estatua de Buda, atrapada, o protegida, por las raíces de un árbol pero cada uno puede extraer de ella un significado distinto.

Abrid los ojos y seguid camino, porque en la siguiente parada hay que estar muy, pero que muy atentos.

En las ruinas del templo de Prang Sam Yod, en la provincia de Lopburi, el principal atractivo no son estatuas inmóviles ni convidados de piedra. Al contrario, aquí las estrellas están muy vivas.

Tal vez demasiado, en según qué momentos. Las estrellas de las que hablo son los monos que habitan las ruinas del templo.

No esperéis a unos animales tímidos, huidizos y retraídos, porque lo que os vaís a encontrar es todo lo contrario. Podéis pasar un rato divertido teniendo cerca, mucho, y sin que nos separe una valla o cristal, un animal no precisamente doméstico.

Os aconsejo que no hagáis movimientos bruscos para quitaros de encima a los que se agarren a vuestro cuerpo, porque os pueden morder. No llevéis objetos brillantes porque atraen su atención y cerrad bien bolsos, bolsillos y cremalleras o acabaréis echando en falta algo.

Planifica tu viaje a Tailandia con una agencia de confianza

Cuando se visita un país cuyo idioma no se conoce, cuando tenemos que buscar información sobre el terreno en una lengua común (generalmente el inglés) que no es materna ni para quien pregunta ni para quien responde, cuando tenemos poco tiempo para viajar y cuando queremos despreocuparnos de la logística y maximizar nuestro tiempo de disfrute, entonces es recomendable recurrir a los servicios de una agencia que haga el trabajo por nosotros, como Mundo Nómada Travel.

¿Por qué recomendar Mundo Nomada Travel? Para empezar, otros bloggers de viaje habían recorrido ya Tailandia con esta misma agencia y me hablaron muy bien de ella, lo cual es una referencia doblemente positiva.

Además, Mundo Nómada Travel no es una agencia española sino que es tailandesa. Tienen la autorización del Ministerio de Turismo de Tailandia y sus empleados son locales, conocen el terreno y sus guías hablan español. Cumplen con todos los requisitos legales y cuentan con todas las licencias necesarias para ejercer su actividad.

Pero detrás está un español, Pol Comaposada, un viajero como tantos pero que acabó quedándose en el país que iba a recorrer. Como español, entiende bien lo que necesitan sus clientes, a los que ofrece tanto excursiones y circuitos clásicos como viajes a medida. Puedes leer aquí más información sobre este circuito clásico del Norte de Tailandia.

3Sukhotai, el Reino que perdió la corona pero ganó un país

Si al Reino de Ayutthaya desapareció a manos de los birmanos, tal vez fue por el karma de que ellos hubieran hecho lo mismo con el Reino de Sukhotai 300 años antes. Este es considerado el germen del que nació un país llamado Tailandia.

El Parque Histórico de Sukhotai es amplio y abierto. Se puede recorrer fácilmente paseando, aunque también existe la opción de hacerlo en bicicleta.

Por su importancia cultural, el Parque Histórico de Sukhotai ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Dónde dormir en Sukhotai: Hotel Sriwilai

Prácticamente a la entrada del Parque Histórico de Sukhotai, a menos de 2km, el Hotel Sriwilai cuenta en su entorno con un templo (el Wat Chedi Sung) y algunas habitaciones tienen terraza con vistas a los campos de arroz. Se puede disfrutar de una enorme piscina si el tiempo acompaña (aunque yo me bañé bajo una fina llovizna) y los baños y habitaciones son amplios, cómodos y con la decoración de madera rústica local.

4Chiang Rai, el templo azul y el triángulo de la droga

Aunque cuando buscas información sobre qué ver en el norte de Tailandia, el Chiang que más aparece es Chiang Mai, sería un error recorrer medio mundo para llegar hasta aquí y no detenerse en Chiang Rai.

Después de visitar las ruinas de Ayutthaya y Sukhotai, al norte de la ciudad de Chiang Rai nos encontramos con que la agenda nos lleva a visitar un templo con techo, para variar. Y no sólo eso, sino que además es un templo muy moderno y de un color único en todo el sudeste asiático.

El Templo Azul de Chiang Rai (Wat Rong Suea Ten) destaca no por su arquitectura, que es tradicional, del estilo Jemer, sino por el azul intenso que lo decora. Este color no es nada habitual en la decoración de los templos, donde abundan los dorados, blancos y marrones.

La entrada al templo está protegida por dos enormes, y azules, Nagas. Son seres mitológicos hindúes, con cuerpo de serpiente y cabeza de dragón (originalmente, en el Templo Azul tienen cabeza humana).

En el interior del Templo Azul, los fieles budistas se encuentran con una estatua de Buda de color blanco y de más de 6 metros de altura, rodeado de colores azules con detalles dorados por todos lados, de manera que destaca aún más.

Para reposar la vista del azul, el recorrido continúa hacia una zona rural, en busca del verde. Lo encontramos en la plantación de té de Choui Fong, el mayor productor de Tailandia en número de hectáreas dedicadas a su cultivo.

En Mae Chang se puede visitar una de sus plantaciones, comprar productos relacionados con el té, de garantizada calidad y, como bonus, disfrutar de las vistas desde su cafetería y restaurante, alojados en un moderno pero discreto edificio.

Distinto, e ilegal, es el tipo de producto que se cultivaba tradicionalmente en nuestra siguiente parada, el nefasto Triángulo Dorado.

Cómo llegar a Tailandia

De entre las múltiples opciones para volar a Tailandia, en mi caso lo hice con la aerolínea que vuela a más destinos del mundo, Turkish Airlines. Tenéis aquí un vídeo de mi experiencia volando con Turkish Airlines, un artículo sobre la misma y una publicación sobre Touristambul, el tour gratuito de Estambul que ofrece Turkish Airlines a sus pasajeros.

Aunque ya no se cultiva opio en la que fue una de las mayores zonas productoras del mundo, la atracción que ofrece es peculiarmente interesante para un viajero porque ¿cuantas zonas del mundo conoces donde se junten tres fronteras?

Desde un mirador en lo alto de una montaña, accediendo por las escaleras del Wat Pra Tat Pukhao en el lado tailandés, se aprecia perfectamente cómo el Río Ruak se une con el Río Mekong, punto en el que el trazo humano sitúa lado a lado y enfrente a Tailandia, Birmania (la actual Myanmar) y Laos. Y si aguzas mucha la vista, las montañas del fondo pertenecen a China.

De hecho, puedes recorrer en bote rápido un pequeño tramo del río Mekong y cruzar por unas horas a Don Sao en Laos, un país comunista para todo menos para los ingresos de los turistas, como comprobarás en el amplio mercado que te encuentras en cuanto pisas la orilla.

Dónde alojarse en Chiang Rai

A pocos metros de la calle peatonal desde donde se acceden a los mercados y puestos de comida nocturnos de Chiang Rai, el Hotel Le Patta cuenta con una pequeña piscina aunque lo más interesante son sus tranquilas habitaciones y su exquisito buffet de desayuno.

5Chiang Mai, el destino verde del norte de Tailandia

Desde Chiang Rai a Chiang Mai, la primera parada requiere protegerse bien los ojos porque, y no es broma, en un día de sol os puede, sencillamente, deslumbrar.

Con un nombre que es sólo una verdad a medias, el Templo Blanco (Wat Rong Khun) de Chiang Rai es el proyecto de un artista local. Lo que comenzó de manera pública para restaurar el templo original y que nunca se llevó a cabo por falta de fondos, fue reconducido por Chalermchai Kositpipat en una obra de arte que pagó de su bolsillo.

Aunque es aún una obra en desarrollo (algo así como la Sagrada Familia de Tailandia pero con un calendario de construcción muy inferior) con multitud de espacios y edificios, hoy se puede visitar el edificio principal y algunos aledaños.

El acceso a la puerta principal del templo se hace a través de un puente, a cuya entrada un pasillo está flanqueado por cientos de manos alzadas, simbolizando el deseo. El puente en sí también tiene simbolismo, pues es el camino hacia la felicidad, dejando atrás el deseo que todo lo complica y amenaza.

Una vez en Chiang Mai, hay varias visitas y actividades imprescindibles, dentro y fuera de las murallas que delimitan su centro histórico:

  1. Subir al monte Doi Suthep, por las escaleras o en la cabina-ascensor, para disfrutar de una magnífica panorámica de Chiang Mai y alrededores. Pero que nadie se desilusione, no hay grandes monumentos que se reconozcan a simple vista. Recuperad la ilusión visitando el templo de la cumbre, aunque haya casi tantos turistas como devotos.
  2. Visitar el conjunto de templos del Wat Phra Singh, ya en el centro de Chiang Mai, en la ciudad vieja. Este es uno de los conjuntos religiosos más importantes del país, probablemente el más importante de los centenares de la ciudad, y hogar de la estatua de Buda Phra Singh, que la leyenda indica que fue traida desde la India sufriendo distintas calamidades en su camino.
  3. Realizar un trekking en Chiang Mai es una opción recomendable aunque se disponga de poco tiempo. Lógicamente, cuantos más días puedas estar en Chiang Mai más tiempo podrás dedicarle a un trekking que incluya dormir en una aldea. Si no tienes tanto tiempo, o interés, siempre puedes hacer trekkings sencillos de unas pocas horas por la jungla, para que te hagas una idea.
  4. Parque Nacional de Doi Inthanon. Con dos modernas pagodas en lo alto de la cumbre más alta de Tailandia, en este parque encontramos también una espectacular cascada, la de Wachirathan.
  5. ¿Muay Tai? Acércate al Tha Phae Boxing Stadium y podrás ver en acción a los practicantes de este peculiar deporte de contacto. Hay combates en distintas categorías y siempre podrás acompañar el espectáculo con una cerveza bien fría o alguna bebida más fuerte.

Dónde alojarse en Chiang Mai

Por cuestiones de logística, y me vino bien para poder mencionar más de una opción, yo me alojé en dos hoteles distintos durante mi estancia en Chiang Mai.

El Thai Akara Lanna es un hotel céntrico y encantador, con la elegancia de un establecimiento tipo boutique y una ubicación que permite recorrer el centro de Chiang Mai a pie.

El Rati Lanna Riverside Spa Resort es el capricho que te quieres dar en tus últimos días en Tailandia, especialmente si viajas en pareja (no era mi caso, pero los solteros también tenemos derecho a caprichos ocasionales ¿verdad?.

Excelente y variado buffet de desayuno, amplia piscina infinita, vistas al río, posibilidad de hacer ofrendas a monjes budistas que acuden al amanecer para calmar el alma, un servicio de masajes para calmar el cuerpo y servicio gratuito de transporte al mercado nocturno son sólo algunos de los motivos por los que lo recomiendo.

6Krabi, playas e islas paradisiacas

Una visita a Tailandia, especialmente si es la primera, no está completa si no se hace una escapada a alguna o varias de sus islas.

En este circuito clásico cultural por el Norte de Tailandia, tienes la opción de añadir unos días de playa al mismo (en realidad, dado que Mundo Nómada Travel es especialista en hacer viajes a medida, esto es parte de la naturaleza de la empresa).

En mi caso, volé directamente desde Chiang Mai hasta Krabi para pasar unos días en una isla que no conocía.

Pero lo mejor de Krabi no está en Krabi, sino mar adentro. Para descubrirlo, y gracias a otra acertada recomendación de Mundo Nómada Travel, recurrí a una agencia similar en planteamiento, Thalassa Tour.

Con empleados locales y guías españoles, la empresa cuenta también con licencias y autorizaciones tailandesas, aunque la propiedad de la misma sea de un español. Como en el caso de Mundo Nómada Travel, eso ayuda a que no haya problemas al proceder clientes y empleados de culturas distintas.

El tour que realicé es el tour de las 4 islas, que incluye visitar Riley (una playa en una zona muy frecuentada por escaladores), la isla de Poda (más grande y donde comimos), las islas de Tup y de Chicken, pequeños islotes en realidad que sólo se conectan por una fina línea de arena cuando hay marea baja, por citar sólo parte del recorrido.

Y, por supuesto, se incluyó snorkel diurno y el más peculiar nocturno, pudiendo disfrutar de la presencia a nuestro alrededor de plancton fluorescente.

Dónde alojarse en Krabi

Si viajas en familia o con amigos, una buena opción es el Krabi La Playa Resort, un conjunto de edificios, pero no de mucha altura, con varias piscinas, un buffet de desayuno al aire libre, y muy cercano a la playa de Ao Nang (aunque a mí me gustó más la de Noppharat Thara, que está incluso más cerca)

Si viajas en pareja o buscas un alojamiento más coqueto, al otro lado de la calle, por la entrada trasera de La Playa Resort, mi recomendación es The Small Hotel. Piscina al aire libre en lo alto del edificio, acceso directo a otra piscina desde tu habitación (literalmente, abrir la puerta) si estás en la planta baja y una elegancia discreta es lo que encuentras en este hotel.

7Seguro de viaje para Tailandia: imprescindible y con descuento para nuestros lectores

Si viajas a Asia es muy recomendable contratar un seguro de viaje, porque los gastos médicos tienen costes muy elevados, incluso para pequeños imprevistos. Desde visitar al médico por un esguince, a comprar medicamentos para tratar alguna indisposición, contratar un seguro de viaje es ya parte de la planificación que hacemos. Si necesitas más argumentos, aquí encontrarás unos cuantos.

Nuestra recomendación de seguro de viaje tiene un nombre, IATI. Es muy popular entre los viajeros y ofrece polizas que se adaptan a todo tipo de viaje. Además puedes obtener un 5% de descuento en sus tarifas si accedes a través de este enlace.


Recorriendo el país de las sonrisas: ruta de Bangkok al norte de Tailandia (y playas)
5 (100%) 5 voto[s]

Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *