Visitando la Guinness Storehouse en Dublín

Irlanda

Es cierto que hay varios países – sobre todo en Europa – que tienen la fama de ser realmente cerveceros. Sin embargo, tras vivir 9 años en Dublín, puedo dar fe de que el nivel que han puesto los irlandeses en cuanto a lo que puede ser considerado un país cervecero es realmente alto. Y es que en Irlanda la cultura del pub y la pinta de cerveza es una forma de vivir, casi una religión. Y de entre las muchísimas cervezas que probé en la Isla Esmeralda, hay una que destaca gracias a su fama mundial: la cerveza Guinness. Cuando he viajado por el mundo, la he podido beber en decenas de países, disfrutando de su textura gruesa, su color oscuro y su sabor amargo. Todas me supieron bien, pero nunca ninguna igualó la magia de las tomadas en Dublín. Y es que, si quieres saborear una auténtica Guinness irlandesa, no hay mejor sitio que en su casa. Y el epicentro de esa casa lo descubrirás al visitar la Guinness Storehouse de Dublín.

Visitar la Guinness Storehouse de Dublín no es solo explorar una fábrica de cerveza, sino que se trata de un auténtico viaje por la historia de Irlanda. Si estás pensando en viajar a Irlanda y visitar Dublín, esta es una experiencia que no te puedes perder.

VIAJA TRANQUILO, VIAJA ASEGURADO
El seguro de viajes de Iati incluye COVID-19 y cuarentena por contacto directo
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

¿Has probado alguna vez una pinta de cerveza Guinness? Es probable que sí, pero ¿Sabes cómo se convirtió en un auténtico icono en Irlanda? Pues eso lo vamos a descubrir juntos en este artículo… Junto con muchas cosas más.

Disfruta de la mejor visita guiada a la Guinness Storehouse, en español, sin colas y con pinta incluida:

Un poco de historia sobre la cerveza Guinness y la Guinness Storehouse

cómo visitar la guinness storehouse de dublín

No se puede negar que Arthur Guinness se convirtió en un mago de las finanzas cuando en 1759 firmó un contrato de arrendamiento por la destilería St. James´s Gate Brewery. El contrato tendría una validez de 9.000 años (sí, nueve mil) y la renta anual sería de 45 libras. No fue un mal negocio.

En cuanto estuvo todo dispuesto, Arthur comenzó a destilar cerveza en la fábrica. Comenzó en 1770 con el tipo de cerveza “porter”, que había sido inventada en Londres en 1722. Era una cerveza tostada, con un color más oscuro de lo habitual. Dado el éxito de la porter, Guinness decidió concentrarse tan solo en sus variantes a partir de 1799.

Una de esas variantes fue bautizada con el nombre de “West India Porter”. A día de hoy, se sigue fabricando bajo el nombre de GUINNESS Foreign Extra Stout y representa el 45% de todas las ventas mundiales de Guinness.

La saga Guinness siguió con el negocio de Arthur y en 1830 la destilería de St. James’s Gate ya era la más grande de Irlanda. La exportación a otros países se expandió considerablemente a partir de 1820. Además, el hijo (Arthur Guinness II, para que tocar un nombre que funcionó tan bien), creó una nueva variante de Guinness: la Guinness Extra Stout, o Guinness Original, algo más fuerte que la anterior. Se trata de otra cerveza que aún tiene mucho peso hoy.

En 1862, Benjamin Lee Guinness (hijo de Arthur Guinness II) creó la etiqueta de Guinness tal y como la conocemos hoy, con el arpa y el nombre de la marca. Bajo el mandato del hijo de Benjami (Edward), la destilería de St. James’s se convirtió en la más grande del mundo (tenía una línea de ferrocarril dentro de la misma fábrica), estrenándose en la Bolsa de Londres.

Por esa época, los Guinness eran un clan poderoso e influyente en toda Irlanda y quisieron mejorar las condiciones de la clase trabajadora, aportando fondos para que tuvieran casas dignas y logrando que los trabajadores de su destilería se encontraran entre los mejores pagados de Dublín, recibiendo pensiones y atención sanitaria gratuita (cosa que no daba el Estado en esa época).

NO ESPERES A RESERVAR TU COCHE DE ALQUILER
No esperes hasta el último momento para reservar tu coche de alquiler. A través de Rentalcars encontrarás el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Pincha aquí para hacer tu reserva.

A finales del siglo XIX, agentes comerciales viajaban por todo el mundo para conocer otros mercados potenciales. Fue el principio de su expansión definitiva que ha hecho que ahora se consuman más de 10 millones de pintas diarias de Guinness en más de 150 países del mundo.

Eso sí, en 1986 el presidente de la empresa dejó de ser un integrante de la familia Guinness por primera vez en la historia.

En 2014 se inauguró Brewhouse 4, una auténtica obra de arte en St. James’s Gate. Esta destilería está considerada como una de las más avanzadas tecnológicamente y más sostenibles del mundo.

Y después de saber todo esto, ¿No tienes aún más ganas de visitar a la Guinness Storehouse de Dublín?

Cómo llegar a la Guinness Storehouse de Dublín

La Guinness Storehouse se encuentra en St. James’s Gate, en el distrito 8 de Dublín.

Si te estás alojando cerca del centro de Dublín, puedes ir caminando en un agradable paseo de poco más de 20 minutos por la zona noble de la ciudad.

Si estás más lejos o prefieres tomar el transporte público, debes saber que puedes llegar a la Guinness Storehouse desde las céntricas O’Connell Street y Dame Street con el autobús 123. Hay un servicio cada 8-10 minutos.

Otra forma de llegar es con el LUAS (tranvía de Dublín), bajándote en la parada de St. James’s Hospital.

La visita a la Guiness Storehouse

como visitar la guinness storehouse dublin

La visita a la Guinness Storehouse de Dublín es una experiencia que te mostrará la historia, el corazón y el alma de la cerveza más emblemática de Irlanda.

Visitarás las siete plantas del edificio Guinness Storehouse, en St. James’s Gate, el cual fue construido en 1904 y tuvo la función de planta de fermentación de la cervecería. Tras ser cerrada en 1988, sufrió un intenso proceso de renovación para poder abrir sus puertas en el 2000. Hoy, alberga distintas salas y estancias en las que podrás experimentar la cerveza Guinness y su historia, junto con parte de la evolución de la clase obrera dublinesa, como en ningún otro lugar.

En la planta baja, el gran protagonista es el famoso contrato de 9.000 años firmado por Arthur Guinness en 1759. Además, encontrarás una exhibición que muestra los ingredientes que componen esta cerveza negra (agua, levadura, lúpulo y cabada).

Ya en la primera planta, podrás aprender todo lo necesario sobre el proceso de elaboración de la Guinness, admirando la antigua maquinaria utilizada para ello. Una zona del piso está dedicada a los maestros toneleros y el transporte de los barriles desde antaño hasta nuestros días.

La segunda planta es muy curiosa y visual, pues en ella encontrarás los magníficos posters, carteles y demás propaganda de la cerveza a lo largo de su historia. Una de las más sonadas estrategias de marketing – pero que ahora no se vería muy respetuosa con el medio ambiente – fue la que, en 1916, acabó lanzando miles de botellas al mar, cada una con un mensaje en su interior. Esas botellas siguieron apareciendo, durante decenas de años, en las costas de medio mundo.

En la tercera planta disfrutarás de una especie de divertido trivial sobre el alcohol, mientras que la cuarta cuenta la historia del edificio en el que te encuentras.

Ya en la quinta planta, se considera que tienes los conocimientos suficientes como para dejarte que tires tu propia pinta de Guinness sin que la estropees. Si lo haces medianamente bien, hasta te dan un diploma que acredita tu habilidad.

Finalmente, tu visita culminará en el Gravity Bar, donde podrás disfrutar de unas espectaculares vistas panorámicas de Dublín mientras disfrutas de tu pinta de Guinness.

Consejos de alojamiento en Dublín

Si buscas alojamiento en Dublín, te recomiendo el Brooks Hotel. Este cuatro estrellas se encuentra en pleno centro, a 5 minutos caminando de la calle comercial de Grafton Street. El personal es amable y las instalaciones son acogedoras, completas y bien decoradas. Si no te convence, podrás encontrar centenares de hoteles, apartamentos y hostales en Dublín en el siguiente enlace, y sin aumento de precio:

Precios de las entradas a la Guinness Storehouse de Dublín

Hay distintos precios de las entradas a la Guiness Storehouse de Dublín.

La entrada más barata cuesta 18 euros, siendo un tour sin guía por las instalaciones e incluyendo una pinta de cualquier Guinness de tu elección en el espectacular Gravity Bar. Además, esta entrada también da derecho a participar en el programa cultural y artístico de verano Canvas D8, organizado por Guinness.

Sin embargo, para disfrutar a fondo de un lugar así, no hay nada como reservas una visita guiada por la Guinness Storehouse (con guía en español y sin colas). El precio apenas cambia, pues este tour guiado te costará tan solo 20 euros.

Horarios de la Guinness Storehouse de Dublín

Los horarios para visitar la Guinness Storehouse de Dublín son los siguientes:

  • Lunes, martes, miércoles, jueves y domingo: de 1 pm a 7 pm (última entrada a las 6 pm).
  • Viernes y sábados: de 1 pm a 8 pm (última entrada a las 7 pm).

Entonces, ¿Te vienes a descubrir la Guinness Storehouse con nosotros?

 


TFW

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *