Senderismo en la Sierra del Maigmó de Alicante - Viajablog

Senderismo en la Sierra del Maigmó de Alicante

El ascenso al pico del Maigmó, por su cara norte, es una de las mejores rutas de montaña en Alicante

Google +TwitterFacebookWhatsApp
alto del maigmonet alicante

El Maigmonet, algo más bajo que el Maigmó

Escribo estas líneas nada más acabar de ascender al pico del Maigmó por su parte más complicada, la cara norte. Hacía tiempo que no escribía un artículo en caliente, recién vivida la experiencia y la verdad es que así debería ser siempre.

Aunque viví muchos años en Dublín y considero a la ciudad como mi segunda casa, lo cierto es que me siento un afortunado por haber nacido en un lugar como Alicante.

Ciudad de tamaño medio en la que resulta cómodo moverse, en sus alrededores puedes encontrar una infinidad de playas y un paisaje agreste donde las montañas contemplan los campos de cultivo y bosque al oeste, y el bello Mediterráneo al este.

Si a eso le añades la fortuna de tener una media de más de 300 días de sol al año, no es complicado deducir que Alicante es una provincia ideal para realizar actividades al aire libre.

El año pasado decidí comenzar a explorar la sierra alicantina y realicé rutas por Sierra Helada, Puigcampana y Torre del Aguiló.

Hoy le ha tocado el turno a una de las sierras más emblemáticas de la provincia alicantina: la del Maigmó

La sierra del Maigmó

senderismo en alicante

Alquila un coche con un 15% de descuento en comparación al precio de las compañías de alquiler standard:

Desde los campos del extenso valle del Vinalopó se divisan las imponentes crestas de la Sierra del Maigmó. Su pico más alto roza los 1.300 msnm y el conjunto de montañas forma el Paraje Natural del Macizo del Maigmó, que a su vez se encuentra incluido en el Paisaje Protegido Serra del Maigmó y Serra del Sit, declarado en 2007.

Este paisaje protegido representa uno de los principales núcleos forestales de la Comunidad Valenciana y está formado por el conjunto de sierras del Maigmó, Sit, L’Argüenya, Castalla, Frare y Cavall.

La Sierra del Maigmó se encuentra entre los términos municipales de Tibi, Castalla, Agost y Petrer, y separa las comarcas del Medio Vinalopó, al oeste, y de la Hoya de Castalla, al este.

Los bosques de pinos y carrascas se entremezclan con arbustos y campos de cultivo, formando un hábitat típico mediterráneo.

El balcón de Alicante

pico maigmo

El sol lucía alto en el cielo cuando aparcamos el coche junto al lugar conocido como el Balcón de Alicante.

Cuando te asomas a él entiendes por qué se llama así. Las vistas son espectaculares. La costa alicantina se muestra ante tus ojos en el horizonte.

Hoy no teníamos ni una sola nube en el cielo, pero una bruma baja impedía ver la costa con claridad. Aun así, podíamos adivinar la silueta de la isla de Tabarca y mucho más allá.

Tras recrearnos unos minutos con la vista, tomamos la senda que nos llevaba a la cara norte de la montaña.

Ascendiendo al pico del Maigmó por la cara norte

escalada alicante

Escalando los últimos metros

El camino más sencillo hacia la cima se encuentra en la vertiente sur, pero mi buen amigo Manu prefiere hacer las cosas un poco más difíciles y yo me enciendo con poco, así que decidimos subir por el norte, la zona de umbría.

Tras unos 10 minutos caminando a paso lento y charlando, llegamos al punto en el que comenzamos a ascender.

El primer tramo es sencillo. La senda es estrecha, pero la cosa no se complica un poco más hasta que llegas a una pequeña pared vertical sobre la que debes escalar unos metros, ayudándote con un par de cadenas y grapas fijadas a la roca.

A pesar de que el día era soleado, un viento frío se convirtió en el protagonista del siguiente tramo. Siempre peco de ir poco preparado a las rutas de montaña en Alicante, por aquello de que ves lucir el sol y piensas que no puede ser que vaya a sentir frío.

Las manos se me empezaron a congelar al tocar la roca helada, pero pudimos seguir subiendo sin muchos problemas.

alicante sierra maigmo

Vistas del campo de Alicante

Después, comenzamos un tramo de piedra suelta en el que teníamos que caminar con cuidado. Accedimos a un par de pasos en el que tuvimos que ayudarnos con una cuerda horizontal y encaramos la parte final de la ascensión.

Aquí la señalización del camino se hace un poco confusa. Primero intentamos una estrecha y pequeña garganta por la que yo no pude subir. Manu, que sí había podido salvar el primer obstáculo, no vio claro el segundo y acabó bajando para buscar otra vía.

Rodeamos un poco hacia la cara sur y encontramos de nuevo las marcas, pero tampoco llevaban a un lugar practicable. Manu probó algo diferente y consiguió llegar a la cima, pero yo no pude subir por el mismo sitio.

Finalmente, retrocedí y encontramos un paso mucho más sencillo. Y es que la montaña hay que observarla con calma y mente fría, porque al final siempre te ofrece una forma de conquistarla. Es como una mujer orgullosa, pero a la que no dejas de gustarle.

Las vistas desde lo más alto eran espectaculares.

Pudimos ver hasta la sierra de Aitana y también el cercano pantano de Tibi, inaugurado por Felipe II y que tiene el honor de ser el más antiguo de Europa.

Para el descenso elegimos la cara sur. Mucho más sencilla y por la que llegamos, en un paseo de 40 minutos, al aparcamiento.

Una excursión genial a tan sólo 30 minutos del centro de Alicante.


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Puntúa este artículo

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *