Los mejores castillos que ver en Alicante

La provincia levantina posee más de 200 fortalezas medievales

España

Alicante es una provincia conocida en toda España – y Europa – por sus playas y la calidad de vida. No en vano, es uno de los principales focos turísticos del país, tanto para viajeros nacionales como internacionales. Sin embargo, además de esos amplios arenales bañados por las tibias aguas del Mediterráneo, Alicante posee muchos tesoros de otro tipo, entre los que destacan los patrimoniales. Si lo quieres comprobar por ti mismo, solo tienes que viajar a lo largo y ancho del territorio y te encontrarás, entre otras cosas, una red de castillos y fortalezas que harán que quieras averiguar la historia que esconden tras sus murallas, almenas y puentes. Te recomiendo que me sigas en esta ruta por mi querida tierra natal para visitar los mejores castillos que ver en Alicante.

Y que conste que no ha resultado nada fácil quedarme con estos cinco, pues, ¿sabías que en Alicante hay más de 200 fortalezas?

VIAJA TRANQUILO, VIAJA ASEGURADO
El seguro de viajes de Iati incluye COVID-19 y cuarentena por contacto directo
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

Mapa de los mejores castillos que ver en Alicante

Para que puedas trazar la ruta que más te convenga, aquí te dejo un pequeño mapa con los mejores castillos que ver en Alicante. ¡Espero que te resulte útil!

Los mejores castillos que ver en Alicante

Estos son algunos de los mejores castillos que ver en Alicante.

1. El Castillo de Santa Bárbara

castillo de santa barbara en alicante

Castillo de Santa Bárbara desde el puerto. Foto © David Escribano

Encaramado a la cima del monte Benacantil, el castillo de Santa Bárbara lleva vigilando la bahía de Alicante durante más de un milenio. Ha servido como fortaleza, prisión, lugar de recepciones y museo, perdurando su poderosa figura como auténtico emblema de la capital de la Costa Blanca.

La Cara del Moro, así lo llaman coloquialmente los alicantinos. Y es que, si miras la silueta del castillo desde la Explanada de España, el puerto o la mítica playa del Postiguet, es eso lo que parece que ves: el perfil de un antiguo soldado árabe con su turbante.

En su dilatada historia pasó de manos árabes a cristianas, para convertirse luego en espectador – y a veces protagonista – de peleas contra franceses y entre hermanos. De sus belicosos días solo quedan las pruebas en sus murallas y almenas, además de algunas salas en las que aún se quiere recordar su memoria. Sin embargo, ahora es un espacio de alegría, arte, naturaleza, historia y en el que puedes aprender mucho más sobre la cultura alicantina.

Para acceder al castillo de Santa Bárbara podrás optar por dos opciones: a pie o en el ascensor que se halla junto a la playa del Postiguet. Si dispones de tiempo y un poco de piernas, te recomiendo que optes por caminar a través del Barrio de Santa Cruz, auténtico corazón alicantino.

Y si puedes elegir el momento de tu visita al castillo de Santa Bárbara, te recomendaría el verano y la primavera. Durante la época estival se organizan multitud de eventos artístico nocturnos, mientras que la primavera es mi estación preferida en Alicante, cuando el calor no aprieta, las flores ya han despertado y la luz baña toda la ciudad con tonos mágicos.

Independientemente de cuando realices finalmente tu visita, no dejes de asomarte por sus almenas más altas, porque tendrás la suerte de presenciar la mejor panorámica que ver en Alicante. Aunque solo fuera por esto, sin duda el de Santa Bárbara ya merecería estar en los puestos de honor de la lista de los mejores castillos que ver en Alicante.

EXCURSIONES EN ALICANTE

Aprovecha tu tiempo en Alicante al máximo con alguna de las siguientes excursiones guiadas y con muy buenas recomendaciones de sus usuarios:

NO ESPERES A RESERVAR TU COCHE DE ALQUILER
No esperes hasta el último momento para reservar tu coche de alquiler. A través de Rentalcars encontrarás el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Pincha aquí para hacer tu reserva.
  1. Tour gratis en Alicante
  2. Ferri a la isla de Tabarca
  3. Tour gratuito de misterios y leyendas en Alicante
  4. Visita guiada por Alicante
  5. Tour de viñedos y bodegas por Alicante
  6. Excursión a Villajoyosa y Altea
  7. Excursión a Elche y Santa Pola
  8. Excursión a Guadalest y fuentes del Algar
  9. Tour de tapas por Alicante
  10. Otras magníficas excursiones en Alicante

2. El Castillo de Villena

Castillo de Villena

Castillo de Villena. Foto (c) David Escribano

Cuando te aproximes a la localidad alicantina de Villena, tus ojos se dirigirán, sin remedio alguno, hacia la poderosa fortaleza que domina el centro de la misma. Aunque todo el mundo la conoce con el nombre de Castillo de Villena, su nombre auténtico es el castillo de La Atalaya.

Al igual que en Alicante, el de Santa Bárbara se encarama al monte Benacantil, el castillo de Villena se halla en la cima del Cerro de San Cristóbal, un pequeño promontorio natural que forma parte de la Sierra de la Villa. Ese fue el lugar elegido por las tropas árabes cuando quisieron dominar las fructíferas tierras del campo de Villena, allá por el siglo XII.

La fortaleza pasaría a manos cristianas en el 1240, cuando las tropas de Jaime I consiguieron, tras tres duros asedios, que los infieles se rindiesen. Fue una tarea ardua debido a la solidez y poder de los muros del castillo.

En siglos posteriores llegarían nuevas reformas y guerras, como las de Germanías y la Independencia. Sin embargo, cuando su uso dejó de ser imprescindible cayó en un letargo y deterioro del que despertó en la década de los 60 del pasado siglo. Ahora, el Castillo de Villena es el principal protagonista de las populares fiestas de Moros y Cristianos de la localidad.

Si quieres disfrutarlo con mayor tranquilidad, podrás acceder a su interior para explorar sus doce torres (destacando la del homenaje), bóvedas almohades y muchos otros secretos de uno de los mejores castillos que ver en Alicante.

Dónde dormir en Alicante

Si buscas alojamiento en Alicante, te recomiendo mi establecimiento preferido: el Hotel Eurostars Lucentum. Se encuentra en pleno centro de la ciudad, muy cerca de la playa, con instalaciones modernas, personal amable y a buen precio, teniendo en cuenta la oferta turística en la ciudad. Si no te acaba de convencer, podrás reservar cualquier otro lugar donde dormir en Alicante aquí y sin aumento de precio:

3. Castillo de Biar

Biar los pueblos más bonitos de Alicante

Castillo de Biar. Foto © David Escribano

La localidad de Biar se halla en el interior de la provincia de Alicante. Tres son sus principales reclamos turísticos: la rica gastronomía, su entorno natural y el castillo de Biar, que se erige como un auténtico emblema histórico y patrimonial de la comarca del Alto Vinalopó.

Construido por los árabes sobre un cerro de unos 750 metros de altura, caería bajo el poder de, de nuevo, las tropas de Jaime I en 1245, tras un tedioso asedio de 6 meses. A pesar de acabar con la amenaza mora, el castillo de Biar siguió teniendo una importancia capital, al asentarse en la frontera entre las tierras de Castilla y Valencia.

En la Edad Moderna perdió su relevancia, comenzando su renovación en 1931. Hoy en día, posee parte reconstruidas, pero sigue manteniendo su gran encanto medieval. No te puedes perder la panorámica que, de Biar y los campos y montañas de alrededor, regala la terraza de la Torre del Homenaje (original del siglo XII). En el interior de esta torre existen tesoros como una preciosa bóveda nervada almohade, la cual, junto a la del castillo de Villena, son las más antiguas, de ese estilo, de España y el Magreb.

4. Castillo de Castalla

Castillo de Castalla. Foto © David Escribano

Si le preguntas a un alicantino un motivo de peso para visitar Castalla, no dudo que te contestará que tienes que probar su espectacular gazpacho. Sí, lamento haberte decepcionado si esperabas leer que es su castillo el bien más preciado. Pero no te preocupes, porque al comentarle que has venido a visitar la fortaleza, también te darán la enhorabuena.

El castillo de Castalla se extiende, como no podía ser de otra manera, sobre la cima alargada de un cerro de 780 metros de altura. Desde allí se controlaban a la perfección los ricos campos de cultivos de antaño y que, aunque muy transformados, aún permanecen a día de hoy. Almendros, viñas y olivos participan en la riqueza de la región.

Según descubrimientos arqueológicos, en ese cerro lleva habitando el ser humano desde la Edad del Bronce. También íberos y romanos dejarían su huella hasta que los musulmanes levantaron la fortaleza en el siglo XI. Almohades y cristianos ampliaron y reformaron el castillo durante los siglos siguientes, quedando finalizada en el siglo XVI la estructura que vemos hoy. Tiene cierto aire de castillo residencial, pues durante siglos no tuvo uso militar y sirvió más como residencia a señores feudales de la zona.

Su último gran episodio militar lo vivió en la Guerra de la Independencia contra los franceses, cuando el castillo cambió de manos en dos grandes batallas separadas por un año.

Su elemento más espectacular es la Torre Grossa. Añadida en el siglo XVI, se trata de una atalaya de planta circular y dos alturas.

5. Castillo del Rey, Guadalest

Castillo de Guadalest

Guadalest, en Alicante

En la turística población alicantina de Guadalest, se alza un conjunto de fortificaciones que posee dos zonas bien diferenciadas y separadas por la famosa – y fotogénica – ermita del pueblo. Por un lado, se encuentra el Castillo del Rey y por otro, las ruinas del Castillo de San José.

Antiguamente, toda la población de este bastión musulmán situado en las montañas alicantinas se concentraba en la parcela de terreno comprendida entre ambas fortalezas. Estos castillos fueron construidos, originariamente, en el siglo XII, para ser reformados intensamente en los siglos XV y XVI.

Tras seísmos, voladuras y otros desastres, ambas estructuras quedaron totalmente inutilizadas en cuanto a su valor militar. La torre principal se halla totalmente restaurada, pero es comprensible, pues se encontraba en un estado de ruina total.

Desde el castillo se puede admirar el bello embalse de Guadalest, con sus espectaculares aguas turquesas. Si dispones de algo de tiempo extra, te recomiendo que realices la sencilla ruta circular que lo bordea, adentrándote en una preciosa parte de la naturaleza alicantina mientras sigues la ruta de los mejores castillos que ver en Alicante.

Puntúa este artículo

TFW

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *