10 buenos consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta

Todo lo que necesitas saber para ser un gran bicigrino en este año Xacobeo 2021-2022

EspañaTFW

Dentro de los sueños y esperanzas que hemos descorchado junto al cava – o champán – en este año que entra es que se pueda realizar el Camino de Santiago con cierta normalidad y celebrar así el Año Xacobeo 2021. Las ganas de que esto se cumpla son enormes, pues ya queda muy lejos en el tiempo la última celebración xacobea (2010) y nos va tocando vivir ciertas alegrías. Sin embargo, por si la pandemia de COVID-19 se sigue empeñando en amargarnos la vida durante todo el 2021, en esta ocasión excepcional el Año Xacobeo se extenderá hasta el 2022. La celebración durante dos años consecutivos es algo que no había sucedido jamás. Tanto si tienes planeado tomar cualquiera de las rutas que llevan a la famosa catedral de Santiago en 2021 como en 2022, te queremos ayudar a que tengas una experiencia maravillosa con nuestros consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta (en este caso).

El Camino de Santiago en bicicleta: una moda establecida

Catedral de Santiago de Compostela

Catedral de Santiago de Compostela

Hace ya un par de décadas, al menos, que hacer el Camino de Santiago en bicicleta ha dejado de ser algo extraño y original para convertirse en una opción que seduce a muchísimos peregrinos. De hecho, se acuñó el término “bicigrinos”.

Además, no hace falta ser un ciclista experto para llegar a Santiago de Compostela en bicicleta, pues es una aventura que emprende gente de todas las edades y condiciones físicas. Y es que, tal y como ocurre también cuando vas andando, todo depende de la prisa que tengas y cómo te tomes el camino. Los hay que parece que estén haciendo etapas cronometradas de cualquier carrera oficial, devorando su ruta en unos cuantos días de maratonianas etapas. Sin embargo, hay otros “bicigrinos” que disfrutan de los paisajes, gentes y experiencias al máximo, sin tener la menor prisa y realizando etapas de corta distancia.

Estos últimos, al presentarse un poderoso e inclemente puerto de montaña optan por bajarse de la bici y empujarla cuesta arriba, haciendo descansos cada poco y disfrutando de las vistas que ese puerto regala. Y es que todo en esta vida depende de cómo lo tomes y encares.

Hacer el Camino de Santiago en bicicleta nunca tendrá el grado de parsimonia y tranquilidad que tienen los peregrinos que caminan, pero también te permitirá gozar de una ruta que, independientemente del camino que elijas, tendrá un perfil precioso.

10 Consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta

Camino de Santiago en bicicleta por la costa

Si estás preparando tu aventura para este año Xacobeo 2021 o el 2022, aquí te dejamos algunos buenos consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta:

1.Elige qué Camino de Santiago quieres hacer

El primer consejo para hacer el Camino de Santiago en bicicleta no puede ser otro que el de elegir qué ruta vas a seguir. Y es que hay varios Caminos de Santiago distintos. Los más populares son el Francés, el del Norte, el Primitivo y el Portugués, pero también tienes la Vía de la Plata, el Camino Inglés y el Catalán, por ejemplo.

Realmente, todos ellos tienen su atractivo. En el del Norte, verás una de las costas más bellas de Europa. El Francés es el más popular, internándote por montañas, bosques, pueblos, ríos y muchísimos lugares monumentales. El Primitivo, como su nombre indica, es el Camino de Santiago primigenio, siendo durísimo por sus múltiples subidas y bajadas, pero recompensándote con sendas menos frecuentadas y aldeas y paisajes que representan a la perfección el concepto de la España más rural y olvidada.

Cualquiera que sea la ruta que elijas, calcula bien el tiempo del que dispones, qué ritmo quieres llevar y qué tramo quieres cubrir. Recuerda que tampoco tienes que hacer uno de esos caminos entero, pudiendo elegir tan solo un tramo determinado.

2. Sé consciente de tu forma física y entrena algo previamente

Sí, es cierto que para poder hacer el Camino de Santiago en bicicleta no necesitas estar tan en forma que puedas apuntarte al Tour de Francia, pero sí que debes tener algo de forma física. Además, tanto como para mejorar tu aguante, como para familiarizarte con tu bicicleta y lo que significa viajar en ella varias jornadas completa, es conveniente que entrenes algo antes de iniciar tu aventura.

En caso de duda, siempre intenta calcular por lo bajo. Si después te encuentras más fuerte de lo que pensabas, siempre tendrás tiempo para alargar tu viaje.

Por último, siempre puedes optar por algo que está cada vez más de moda: la bicicleta eléctrica. Con esa sí que no se te resiste prácticamente ningún trazado, pero tiene sus detractores en cuanto a hacer demasiado sencillo algo que se considera una aventura. Eso va en cada uno.

3. Intenta viajar ligero, pero no te dejes nada fundamental

camino de santiago en bicicleta

Tal y como ocurre a aquellos que deciden hacer el Camino de Santiago caminando, cuanto más ligero viajes, mejor.  Aunque el ir en bicicleta te da cierta ventaja a la hora de llevar el peso, no debes caer en la tentación de llenar las alforjas de tu bicicleta como si te fueras a la guerra. Cada kilo cuenta y, cuando los kilómetros comiencen a caer en tu contador, vas a ir notando que ese peso parece aumentar como por arte de magia.

Lleva la ropa justa, pues podrás lavar en la ruta. Aunque puedes llevar paquetes de frutos secos y otros alimentos, geles o bebidas que te reporten energía, recuerda que casi siempre encontrarás algo de civilización donde podrás comer o comprarte algo en un supermercado o tienda.

Eso sí, no te olvides de las cosas importantes, como piezas de recambio y un kit de reparaciones para la bicicleta, protección contra sol y lluvia, casco, un kit de emergencias sanitarias, la batería necesaria para estar siempre comunicado y alguna que otra cosa que consideres esencial para ti.

En última instancia, recuerda que hay compañías que se dedican a transportar bultos y mochilas del punto A al punto B en el Camino de Santiago. Siempre puedes contratar una de ellas – para todas las etapas o para alguna puntual – y descansar del peso sobre tu bicicleta.

4. Aprende algo de mecánica

Otro de los fundamentales consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta es que controles algo de mecánica. No se trata de que seas una especie de mecánico de un equipo de Fórmula 1, pero sí que tengas conocimientos sobre cómo reparar un pinchazo, la cadena o cambiar una llanta y su cubierta. Nada que no puedas aprender con un sencillo tutorial.

Si realizas el Camino Francés en verano, es muy probable que encuentres siempre a alguien que pueda echarte una mano con un problema de la bicicleta, pero si tienes una avería importante, por ejemplo, en medio de un bosque del Camino Primitivo, y en pleno invierno, quizá tardes horas en encontrar a alguien o algo que te pueda ayudar.

5. Planifica las etapas, pero permanece abierto a cambios

Camino de santiago en bicicleta

El Camino de Santiago es un ente dinámico y cambiante. Mucha gente parte con una idea de viaje que se ve modificada a los días de haberse puesto en marcha. Las cosas que suelen provocar esos cambios repentinos en la hoja de ruta suelen ser varios: el clima, el cansancio, las lesiones o conocer a gente en la ruta que te propone seguir un plan distinto.

Sin embargo, nunca está de más planificar las etapas antes de salir de casa. Esto es especialmente necesario si cuentas con un número determinado de días libres y tienes muy claro las cosas que quieres ver, o conseguir, en tu periplo. Observa perfiles, dónde se encuentran los albergues, pueblos, sitios donde comer bien, puntos en los que merece la pena parar a hacer alguna visita paisajística o patrimonial… Pero recuerda, las cosas más divertidas de los viajes y aventuras suelen ser las que no estaban previstas. ¡No cierres tu mente a ellas!

6. Respeta a los caminantes

Más que un consejo para hacer el Camino de Santiago en bicicleta, esto es un simple recordatorio. En años como este Xacobeo 2021, a pesar de la pandemia (esperemos que mejore), es muy posible que los senderos de los caminos Francés y del Norte sean bastante frecuentados por peregrinos de todos los rincones del mundo (si es que se puede viajar a España). Ten cuidado y no pedalees por los caminos como si te encontraras solo en un circuito de mountain bike.

Modera tu velocidad, advierte de tu presencia con el timbre cuando sea necesario, hazte visible si ha oscurecido y siempre respeta y sé amable con los caminantes, aunque a veces se crucen en tu camino sin querer.

7. No subestimes a la naturaleza

Uno de los principales consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta, y cualquier otro viaje, es que nunca subestimes a la naturaleza. Recuerda que te encuentras en el norte de España, donde el tiempo es, a veces, muy cambiante e impredecible. Lleva siempre contigo una capa de lluvia (tanto para ti como para las alforjas), protector solar (gorra, casco o sombrero, además de lociones o sprays protectores) e intenta, en cierto modo, leer las señales del cielo o, si no posees ese don de los cherokees, tener a mano una buena aplicación de predicción meteorológica.

Todo ello puede evitar, por ejemplo, que te quedes varado en el barro y calándote hasta los huesos, o que pedalees la parte más complicada de una etapa bajo un sol de justicia.

8. ¿Solo o acompañado? Las dos cosas

Hay muchos Camino de Santiago diferentes, y no solo en el aspecto físico o de perfil de etapas, sino en su vertiente mental o psicológica. Hay gente que emprende esta aventura para encontrarse con sí mismo, dándole un enfoque totalmente introspectivo. Otros intentan cumplir algún tiempo de promesa, y a los de más allá les mueve un motivo religioso. Después, están los que lo hacen simplemente por amor al viaje y al nomadismo, sabiendo que van a encontrar paisajes, ciudades, pueblos, personas y situaciones que recordarán para siempre y que ayudarán a hacer crecer esa pared imaginaria, plagada de anécdotas y sentimientos, que forma el muro de la vida.

Por ello, habrá gente que quiera hacer el Camino de Santiago en solitario, y otros que estarán deseando interactuar con otros peregrinos. Sin embargo, quizá lo mejor, como pasa con tantas otras cosas, sea el punto intermedio.

En el camino puedes encontrar a muchísima gente interesante, de otras culturas y procedencias, con interesantísimas y diversas historias personales. No es una buena idea cerrarse a ellas, pues pueden añadir muchas cosas inesperadas y beneficiosas a tu viaje. Sin embargo, también habrá momentos en los que te apetezca pedalear solo, buscando esa comunión íntima con el paisaje, la historia y tu alma.

9. No llegues demasiado tarde al albergue

Si quieres dormir en un albergue económico de la red de peregrinos cada noche, este es uno de los mejores consejos para hacer el Camino de Santiago en bicicleta. Los peregrinos a pie suelen tener prioridad a la hora de elegir cama, siendo muchas las ocasiones que quedan muy pocas opciones para los bicigrinos. Si tú quieres ser uno de estos privilegiados, será necesario que no llegues demasiado tarde al pueblo o lugar en el que quieres pasar la noche.

Si no, siempre te quedarán otros alojamientos privados o, si viajas con ella, plantar tu tienda de campaña.

10. Disfruta del Camino

Parece muy obvio, pero a veces hay que recordar el primordial consejo para hacer el Camino de Santiago en bicicleta: disfruta la experiencia. Recuerda que no se trata de una carrera o una prueba física y mental. Se trata de un viaje, y, como tal, debes intentar gozar intensamente de todo lo que pasa en él. Ya sea quedándote embelesado durante horas con una bucólica estampa natural, o hablando una noche entera con una persona interesantísima que te abre la mente a nuevas ideas y horizontes. Al ponerte en movimiento, siempre suceden cosas, y eso es lo que llena la vida de un viajero. No tengas prisa. El viaje está en la senda.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *