Ruta en coche por Marruecos: Marrakech y el Altas central

Google +TwitterFacebook

Primer día de ruta en coche por la Marruecos Bereber
Marrakech – Valle de Ourika – Tizi N’Tickka – Ouarzazate – Ait Ben Hadu
200 km (aprox.)
3 horas aproximadas sin contadas las paradas

La mítica Marrakech, la Puerta del Sur de Marruecos, fue el punto de partida de una estupenda ruta en coche que nos llevaría por el centro y sur del país durante ocho días. Alquilamos un coche con antelación al viaje y fue una grata sorpresa encontrarnos con un modelo superior por el mismo precio.

La extensa cordillera del Altas

La extensa cordillera del Altas

Durante el primer día de ruta teníamos planteado escapar de la ciudad de Marrakech, cruzar el perfil montañoso del Atlas por un paso a una altura de más de 2.000 metros y seguir por el valle de Ourika hasta llegar a la población de Ait Ben Hadu, lugar donde se halla una de las kasbas más impresionantes del país.

Para iniciar la ruta nos costó un poco dar con la vía de escape del centro de Marrakech. Las señales e indicativos en la carretera brillan por su ausencia. Nos costó una buena media hora encontrar la carretera de salida en dirección a Ouarzazate. Tras preguntar a unos cuantos locales que cada vez parecían indicarnos direcciones distintas, finalmente encontramos la vía correcta que dejaba a nuestras espaldas la bulliciosa capital de los bereberes. Lo celebramos comiendo un buen tajine en uno de los innumerables locales a media carretera donde se come barato y además, lejos de lo que la mayoría podría pensar, de maravilla.

Atravesando el gran Atlas

Atravesando el gran Atlas

Proseguimos la ruta que tras áridos paisajes va serpenteando por las abruptas paredes del Atlas Central. El palmeral y el verde van dando paso a un escenario de arena y rocas, baldío. La carretera se encarama en un espectacular recorrido con el paso de Tizi N’Tickka a 2.250 metros como punto más alto de la ruta. Un lugar de parada obligada para disfrutar de las vistas panorámicas que nos rodean en este escenario desolado y inerte. La única excepción en el árido paisaje de sierras extendiéndose de norte a sur la conformaban las capas de nieve perenne sobre las cumbres del Atlas.

Lee:
Ruta en coche por Madeira (II): las montañas del interior de la isla

Reserva tu viaje al mejor precio:

Esta zona es muy querida entre senderistas. A lo largo de la cordillera de Djebel Saghro se abren múltiples variantes para realizar ascensiones a los picos del Altas como el Amalou n’Mansour a más de 2.700 metros de altura. Entre profundos cañones y barrancos se obtienen vistas privilegiadas a los dos valles que rodean las montañas, el Drâa y el Tafilalet. Eso sí, para realizar senderismo en esta zona de Marruecos es necesario ser completamente autosuficientes.

altas-marruecios

Al descender el paso de las montañas descubrimos que los conceptos áridos y baldíos no deberían unirse tan alegremente como he hecho en el párrafo anterior. Descendiendo el paso con el coche descubrimos que la zona es un auténtico paraíso para geólogos. En la misma carretera pudimos ver un gran número de locales vendiendo todo tipo de piedras y minerales.

Atravesamos Ouarzazate y descartamos dormir en la ciudad ya que es trata de un lugar de grandes dimensiones y no parecía tener un carácter singular. Por el contraro, preferimos dormir en Ait Ben Hadu donde se halla posiblemente el kasba más espectacular de Marruecos.

Inscripciones sobre Alá a lo alto de las montañas del Altas

Atardecía cuando llegamos a Ait Ben Hadu. Los últimos rayos anaranjados del sol incidían sobre la ciudad fortificada en adobe y sus torres almenadas. El verde del palmeral alrededor del pueblo contrastaba con el paisaje árido que habíamos encontrado durante todo el recorrido.

No tuvimos dificultades en encontrar el alojamiento que habíamos reservado y rápidamente dejamos las mochilas para adentrarnos en el pueblo y disfrutar de un atardecer mágico.

Lee:
Viaje a Marruecos: visita a Taroudant y llegada a Essaouira

Ait Ben Hadu es un ksar -una ciudad fortificada- y es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1987. No en vano, en este lugar se han grabado escenas de una multitud de películas como Gladiator, Lawrence de Arabia, El cielo protector o Jesús de Nazaret para mencionar algunas.

Ksar de Ait Ben Hadu

Ksar de Ait Ben Hadu

Ait Ben Hadu se encuentra rodeada por un palmeral y sus edificaciones se encuentran muy bien preservadas. Si duda, es uno de esos lugares donde perderse por sus pequeñas callejuelas es un acierto. Si tenéis la ocasión, probad de entrar en alguna de las casas de Ait Ben Hadu. Si alguna mujer os lo permite, por una pequeña donación, podréis observar cómo las mismas casa se comunican con otras callejuelas y de forma laberíntica se van acercando hasta la cima de la fortificación.

A lo largo de las calles del pueblo la electricidad no ha llegado ni por asomo por lo que es preciso aprovisionarse de frontal o linterna de mano si se visita a últimas horas de la tarde para ver el atardecer o por la mañana si se quieren ver los primeros rayos del sol.

Un atardecer a lo alto del kasba es una auténtica delicia. Desde aquí se divisa una enorme extensión del gran valle cortada por el imponente muro del Alto Altas, el palmeral antecede un mar de soledad y piedras que rodean la colina donde estamos encaramados.

Ruta en coche por Marruecos: Marrakech y el Altas central
5 (100%) 2 votos
,
Google + Twitter Facebook
5 Comentarios
  1. Graciela 11 abril 2015
  2. Quique 11 abril 2015
  3. raquel 30 abril 2015
  4. Isabel 23 enero 2016
  5. Excursion en Marrakech 2 noviembre 2016

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *