Qué ver en Marrakech: los lugares imprescindibles para visitar en un fin semana

Marruecos TFW

Si agarramos un mapa y un compás y trazamos una circunferencia desde España de un máximo de 3 horas de vuelo, Marrakech aparece como uno de los mejores destinos para visitar durante un fin de semana. Nuestro país vecino, Marruecos, ofrece una diversidad a la vida rutinaria de nuestras ciudades difícil de encontrar a tan poca distancia.

Asimismo, Marrakech es la puerta del sur por excelencia. Por ella han accedido caravanas de camellos, bereberes, tuáregs, árabes y todas las razas que definen a un mercader y a un viajero. Y a día de hoy, esa mezcla converge en uno de los rincones más variados y apasionantes del planeta, la plaza Jemaa el Fna, repleta de historia, magia y aventuras.

Cómo llegar a centro de Marrakech desde el aeropuerto

La plaza Jemaa el Fna en Marrakech (c) Pixabay

Probablemente llegarás a Marrakech a través del aeropuerto Marrakech-Menara. Se encuentra a unos 6 kilómetros del centro de la ciudad y por él operan la mayoría de aerolíneas de bajo coste de Europa como Ryanair, Vueling o Easyjet.

La forma más económica es subiendo al autobús número L19 que te dejará en el centro, con última parada en la plaza Jemaa el Fna, y las paradas que le se indiquen al conductor. La duración del trayecto es imprevisible. Encontrarás la parada del autobús al salir de la Terminal 2 y el billete se puede comprar directamente al subir al autobús y sale por unos 30 dinares. Encontraréis más detalles en nuestro post dedicado a cómo llegar al centro de Marrakech desde el aeropuerto.

No obstante, si no os queréis complicar la vida y tener una llegada triunfal a Marrakech, puedes reservar un traslado privado que te saldrá menos que un taxi en España y mucho más sencillo.

Consejos de alojamiento en Marrakech

La medina es el lugar ideal para alojarse en Marrakech. Estaréis en el centro de todo y tendréis la plaza Jamaa el Fna y otros sitios turísticos a pocos minutos andando. Asimismo, en las ciudades marroquíes es imprescindible cambiar el chip y olvidarnos de buscar un hotel. La mejor experiencia de alojamiento tanto en Fez, Esaouria o Marrakech es dormir en un riad. Se trata de una antigua casa marroquí, un pequeño palacio árabe con su propio patio interior con fuente y a veces pozo. Generalmente las habitaciones están decoradas a las mil maravillas y cuentan con terrazas donde disfrutar de preciosas vistas a la ciudad y las montañas del Altas.

Nosotros nos alojamos en el Riad l’Heure d’Eté, en la medina, con una exquisita decoración y limpieza, con una estupenda terraza y sala de spa que no tuvimos tiempo de probar. También ofrecen servicio de traslado al aeropuerto. Puedes reservarlo sin aumento de precio alguno a través de este enlace.

Planificación de los dos días de visita a Marrakech

A excepción del Palmeral, que se encuentra a unos 10 kilómetros de la Medina, prácticamente todos los lugares imprescindibles de Marrakech se encuentran a una distancia relativamente cercana para hacer la visita a pie. A continuación os mostramos los lugares imprescindibles para visitar en Marrakech. Nosotros los pudimos ver todos en tres días completos. Si vuestra escapada contempla dos días enteros podéis alternarlos entre un día y otro y abarcar el máximo de sitios posibles.

Si además, dispones de una semana de viaje puedes pegarte un espectacular viaje en coche por Marruecos descubriendo el desierto y la costa Atlántica, uno de los viajes más memorables y cercanos que recordamos.

Comenzamos:

La Plaza Jemaa el Fna

La plaza Jemaa el Fna durante la noche (c) Pixabay

La Plaza Jemaa el Fna es el punto central de Marrakech. Si la ciudad en sí misma ya es una aglomeración de culturas y razas, esta plaza engloba una fascinante congregación humana donde en cada minuto ocurre alguna cosa.

La plaza Jemaa el Fna fue creada para subrayar la importancia del interior y no el exterior como la mayoría de plazas. Apenas existen edificios visibles o de importancia artística a su alrededor a excepción de algún minarete emergiendo de sus lados, como el de la gran mezquita Koutoubia. Lo importante es la fascinante marea humana que se congrega en esta enorme plaza. Encantadores de serpientes, puestos de henna, aguadores, cuenta cuentos, músicos, monos, malabaristas y una multitud de seres humanos que comercian, comparten, se asombran y dan vida a un espectáculo difícil de comparar.

Al atardecer la plaza de Jemaa el Fna se viste de humo a razón de la multitud de puestos de comida que se diseminan por la gran plaza. Los apetitosos aromas embriagan a uno y fácilmente os dejaréis llevar por la marea, os sentaréis en algún banco ante la comida, disfrutaréis como nunca y os alegraréis de haber escogido Marrakech como vuestro destino turístico.

Para viajar a Marruecos te recomendamos ahorrar dinero eliminando las comisiones que te cobre tu banco por retirada de efectivo en cajeros automáticos. Nosotros lo hacemos con el uso de la tarjeta recargable española Bnext, que además te regala 5 euros con tu primer ingreso si lo haces a través de este enlace.

Conviene a su vez que subáis a la terraza de algún restaurante o café para haceros una idea de la espectacular Djemaa el-Fna en toda su magnitud. Sin lugar a dudas, es uno de los lugares más sorprendentes de Marruecos.

La plaza es una metáfora perfecta de la unión e intercambio cultural. Hoy en día, esa congregación humana dista mucho de esos contactos entre bereberes, árabes y los lejanos reinos de Kanem o Benín. Al contrario, la amalgama actual se difumina entre locales y turistas mayoritariamente venidos de Europa.

Aun así, esa atmósfera mágica en la plaza Jemaa el-Fna sigue sorprendiendo y cada minuto que transcurre promete sorpresas y emociones fuertes. Lo ideal es sentarse en alguno de los puestos y disfrutar del espectáculo que sucede ante ti.

Los zocos de la medina de Marrakech

Un puesto de aceitunas en el zoco de Marrakech (c) Pixabay

A lo largo de la medina de Marrakech encontrarás un montón de zocos. Los puestos de paradas suelen estar abiertos prácticamente todo el día y las zonas se suelen separar por el tipo de productos que venden. No obstante, el caos reina a lo largo del zoco y encontrarás de todo a todas horas.

Para llegar al zoco, simplemente sumérgete por alguna de las calles adyacentes de la plaza Jemaa el Fna y déjate llevar por sus callejuelas laberínticas medio protegidas del sol por telas y cubiertas. Encontrarás multitud de especias, ropa, tintes, aceitunas de todo tipo, frutos secos, artículos de piel como bolsos o monederos, sillas y otros productos de mimbre, comida y un largo etcétera que dará muchas ideas para regalos y probará tus dotes de regateo.

marrakesh

Consejos a la hora de regatear en el zoco de Marrakech y otros lugares similares

Ante todo, debemos tener siempre claro que el regateo se basa en una transacción que se fundamenta en la voluntad de dos o más personas y sus supuestas habilidades negociadoras. Debemos partir del interés real sobre un producto y el precio máximo que estamos dispuestos a pagar. De lo contrario, lo mejor es que te despidas educadamente y vuelta a empezar en otro puesto. Seguramente nos harán algunas preguntas y puede que pensemos, qué simpáticos y abiertos que son, pero no son más que estratégicas negociadoras para afinar

1. Where are you from? El vendedor primero de todo tratará de saber de donde procedes. Cuanto más al norte de Europa, más alto será el precio de salida. Asimismo, el precio también variará según la ciudad del país que procedas. Por ejemplo, si le dices que eres de Madrid o Barcelona, el precio de entrada tenderá a ser superior que si le dices que eres de un pueblo prácticamente desconocido para ellos. Si te gusta el juego, prueba de hacerte pasar por alguien de algún país de habla hispana en vías de desarrollo.

2. What’s your job? Para afinar todavía más la puntería te preguntarán a qué te dedicas. Sea verdad o no, trata de mantener el perfil tirando a bajo ya que esto también será un baremo para saber hasta cuánto estás dispuesto y puedes afrontar en el pago final.

3. Evita empezar con una cifra aunque te ofrezcan poner tu mismo un precio inicial. Espera a que el vendedor sea el primero y a partir de aquí valora la necesidad que tienes de tener ese producto y la cifra que te piden. Entonces valora cuánto valdría eso en tu casa para marcarte un precio máximo y considera cuánto realmente estarías dispuesto a pagar por ello.

4. Evita comprar a los primeros días de llegar al territorio. Trata de hacerlo al final del viaje cuando ya estás más curtido y no te verán como una víctima ideal para sacarle unos cuantos dólares de encima. Si además consigues hablar algunas palabras en la lengua loca, todavía mejor y trata de ir con confianza, suelto.

5. Existen muchas tiendas en los bazares similares y con los mismos productos. No te sientas obligado a comprar si ya has entablado conversación. Si no estás convencido de cómo va el regateo, te despides educadamente y te vas a otra tienda. Puede que incluso te insulten exageradamente. Saben que el europeo está educado en la política de lo correcto y nos cuesta decir que no y tratamos de quedar siempre bien. Aprende a decir que no si algo no te convence y hazlo sin tapujos.

El Mausoleo de las Tumbas Saadíes

En el norte de la Kasba y, a poca distancia de la mezquita El Yasid, se encuentra el mausoleo de la dinastía Saadí y uno de los lugares más interesantes que visitar en Marrakech. Curiosamente, estas tumbas fueron halladas apenas a principios del siglo XX.

Entre los insignes sultanes sepultados en este santo lugar se halla Ahmad al-Mansur con su familia. El interior del mausoleo está integrado por tres salas y entre ellas, la más espectacular de todas, la sala de las Doce Columnas, cobija los cuerpos inertes de los hijos del sultán Ahmad al-Mansur.

La Mezquita Koutoubia

Vistas al minarete de la mezquita de Koutoubia (c) Pixabay

Desde la plaza Jemaa el Fna verás la silueta de su minarete al horizonte. La mezquita Koutoubia es una de las más grandes del país y su minarete mide más de 60 metros de altura. Al igual que las demás mezquitas de Marrakech y prácticamente de Marruecos por extensión (solo recuerdo la excepción de la mezquita de Hassan II en Casablanca), la entrada a no musulmanes está prohibida.

Si viajas a Marruecos y quieres mantener tu número de WhatsApp español, tener varios Gb de datos para navegar por Internet y un servicio de asistencia técnica en español 24/7, te recomendamos que te lleves desde España una tarjeta SIM de datos de HolaFly, sobre las que te hablamos en este artículo, después de probarlas en varios países.

Y si la compras a través de nuestro enlace, obtienes un descuento del 5% en su precio.

El Palacio Bahía

El Palacio Bahía (c) Pixabay

Si tenéis intención de visitar alguno de los palacios abiertos al público en Marrakech, conviene que pongáis especial interés al Palacio Bahía. Cuando se pusieron en marcha las obras de construcción de este palacio por allá finales del siglo XIX, la intención principal era levantar el palacio más espectacular del mundo. Con esta idea tan clara trabajaron sus arquitectos.

Las ocho hectáreas que componen el palacio Bahía se componen de un conjunto de edificios, espaciosos jardines árabes y un harén con su patio central rodeado de las habitaciones de las concubinas, lugar donde crece la curiosidad de los visitantes.

El Palacio Bahía se halla a poco más de 15 minutos andando desde la plaza Jemaa el Fna en dirección al sur. Probablemente uno de los lugares más alejados del centro junto con el Palmeral. No obstante, merece la pena el pequeño esfuerzo.

Los jardines Majorelle

El famoso modista Yves Saint Laurent es el propietario de los jardines Majorelle. Estos jardines son de largo, los más bonitos de la ciudad y un remanso de paz alejado del ajetreo continuo de la medina. Aunque se encuentran relativamente lejos del centro, podéis alternar la visita con la del Palmeral que se halla en la misma dirección.

Estos jardines fueron creados por el pintor francés Jacques Majorelle durante la década de los años veinte del siglo pasado. En el 1980 fueron adquiridos por el artista Yves Saint Laurent quien pasada largas jornadas en Marrakech.

Su interior ofrece una sombra ideal entre el verde la naturaleza para escapar del mundanal ruido de la ciudad. Cocoteros, bananeros, plantaciones de bmbú y cactus de varios tipos son alguna de las especies tanto autóctonas como de cualquier parte del mundo que habitan en los Jardines Majorelle.

El Palmeral de Marrakech

blank

Carretera de tierra que cruza el palmeral de Marrakech

Más de 100,000 palmeras se diseminan por el extenso Palmeral de Marrakech. Fueron creados durante la dinastía almorávide y todavía siguen siendo uno de los lugares productivos de la ciudad gracias a su elevado cultivo de dátiles y madera de las palmeras.

El Palmeral se encuentra ciertamente alejado del centro por lo que es necesario subirse a un taxi para llegar aquí. Una vez en el Palmeral podéis optar por realizar un tranquilo paseo en camello o para los más atrevidos una ruta en quad.

Seguro de viaje para viajar a Marruecos

¿Eres de los que todavía piensa que un seguro de viaje es algo prescindible?
Un seguro para una familia con dos hijos que quiere realizar un viaje de una semana a Marruecos puede costar unos 45 euros (no llega ni a los 7 euros por día). Ya sean en viajes en familia, en pareja o solo, nosotros recomendamos llegar al destino con un seguro estándar que incluya un mínimo de 60.000 euros en hospitalización, repatriación, robo y gastos de anulación. Hemos probado varias compañías y las últimas veces hemos repetido con Iati porque todo ha ido a la perfección. Además tienes un 5% de descuento al venir de nuestra parte a través de este enlace.

Mellá, el barrio judío de Marrakech

En el corazón de Marrakech todavía se levanta el antiguo barrio judío que se creó tras la expulsión de estos de la península Ibérica ordenada por los Reyes Católicos. A los judíos no se les permitía vivir en la medina y se afincaron en este barrio a las puertas del Palacio Real y rodeado por las murallas que protegen la medina. En su tiempo, el barrio judío de Marraech fue uno de los más grandes e importantes de la época.

Para acceder al barrio judío de Marrakech debéis acceder a través de la plaza des Ferblantiers, a unos 10 minutos andando de la plaza Jemaa el Fna.

Realizar una escapada a Esauria

Barcas y gaviotas en Esauira (c) Pixabay

Si dispones de 3 o más días para visitar Marrakech, puedes aprovechar para realizar una escapada y conocer Esauria. Una espléndida ciudad marroquí con vistas al Atlántico. Un paraiso para surferos y también para los que disfruten de paseos entre casitas de color blanco y azul.

En Esauria se han grabado multitud de películas y su laberíntica medina y el fotogénico puerto con centenares de gaviotas revoloteando sobre las barcas nos enamoraron.

Nosotros disponíamos de un coche alquilado y llegamos desde Marrakech en un par de horas y media. No obstante, si no disponéis de coche, siempre os podéis apuntar a una excursión con guía español que parte de Marrakech y realiza una visita a Esauira en un mismo día.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Una respuesta
  • Nuria (Viajes Marrakech) 4 agosto 2020
  • Deja tu respuesta

    Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *