Cómo moverte por Nueva Zelanda

Cuando a mi vuelta de aquel viaje de cinco meses me hacían la típica pregunta de “¿qué país te gustó más?”, siempre contestaba que en cuanto a naturaleza, paisajes salvajes y de grandes contrastes y deportes de aventura, sin duda: Nueva Zelanda.

Aún me queda por escribir un buen número de artículos sobre el país que sirvió de inspiración a Pete Jackson para rodar El Señor de los Anillos, así que me centraré sólo en esta pequeña ayuda para aquellos viajer@s que tengan este maravilloso destino en mente.

En nuestra estancia en Nepal conocimos a Martin, un neozelandés muy majo que viajaba con su novia australiana. Pasamos varios días juntos haciendo algunos treks por el Annapurna y en esas largas horas de caminata nos dio varios consejos que nos resultaron muy útiles a la hora de desenvolvernos por el país de los kiwis. A cambio de tan valiosa información, nosotros le enseñamos a jugar al tute. Menos da una piedra.

Hay dos buenas maneras de recorrer ambas islas (Norte y Sur): alquilando o comprando un coche y en bus.

Sí, suena muy raro lo de comprar un coche, pero cuando ya habíamos alquilado el nuestro nos dimos cuenta de que quizás habría sido más económico comprarlo…y ¡revenderlo!. El mercado de compra y venta de coches usados está ampliamente extendido en Nueva Zelanda. Muchos mochileros que van a pasar por las islas una buena temporada prefieren ésto a alquilar. Fueron muchos los lugares – Auckland, Taupo…- en los que vimos anunciadas ferias de compra-venta de coches improvisadas para los fines de semana. La verdad es que no profundizamos demasiado en el aspecto legal y de papeleo del asunto, pero nos comentaban que era muy fácil encontrar comprador en esas ferias, siendo el precio de venta – aunque también dependerá de vuestra habilidad negociadora -normalmente, bastante parejo al pagado en la compra.Al final acabas pagando poco más que la gasolina.

Sin embargo,para los que se quieran evitar este tipo de líos recomiendo encarecidamente el alquiler.

Al ser un país acostumbradísimo al turismo itinerante existen multitud de agencias de alquiler que te ofrecerán precios muy competitivos. Nosotros fuimos a lo fácil y ni siquiera hicimos uso de Internet: ¡Viva las páginas amarillas!. Alquilamos un Toyota Corolla del 95 para 4 semanas por unos 12 Euros al día.

La verdad es que el pobre coche pasó de todo con nosotros y fue nuestro vestuario, armario, cama (trás morir nuestra tienda de campaña en un temporal) e incluso cocina en un día que jarreaba y no había donde pararse a cubierto en medio de la Isla Norte. Freir salchichas dentro de un coche con un pequeño camping gas: os recomiendo que no lo intentéis en vuestras casas. Acabamos pagando 15 euros extra por no limpiarlo antes de entregarlo, pero es que sólo de pensar en tener que quitar las estalactitas de aceite del techo, se nos caía el alma a los pies.

Eso sí, tened en cuenta el gasto extra que representa montar el coche en el ferry que te lleva de la Isla Norte a la Sur. Sale unos 150 euros por vehículo en trayecto de ida y vuelta, aunque siempre puedes dejarlo en una oficina de la misma compañía en la isla opuesta a la que lo coges y volver en avión al punto de destino.

El ferry une las islas norte y sur en un trayecto que lleva unas 3 horas. La compañía Interislander te lleva por unos 70 euros ida y vuelta.

Las carreteras neozelandesas están en buen estado y prácticamente deshabitadas, pero ¡recuerda que se conduce como en Inglaterra!: por el lado opuesto al nuestro. El único peligro real es el possum, un marsupial importado de Australia por la calidad de su pelaje y que ahora representa una plaga que cuenta con más de 60 millones de ejemplares (no existe depredador del possum en Nueva Zelanda) y pone en peligro los árboles nativos y la vida salvaje en general. El gobierno ha puesto en marcha un plan para atajarlos y verá con buenos ojos que te lleves a alguno por delante (de hecho incluyen esta propaganda abogando por su exterminio en las postales) pero no creo que ocurra lo mismo con tu compañía de alquiler.

Si esto de los possum y el conducir por el lado opuesto te tira un poco para atrás, siempre tienes la opción de los buses para mochileros.

Existen varias agencias que disponen autobuses que recorren diferentes itinerarios en la Isla Norte y Sur de forma permanente. Dos de ellas son Straytravel y Kiwiexperience. Los precios varían según el tipo de itinerario que elijas y la mayoría de los tickets tienen validez de un año desde el momento de la compra. Es decir, podrás tomar y dejar el bus dentro de esa zona todas las veces que quieras durante todo ese año.

Como consejo personal – y si no viajas solo – os digo que elijáis el coche. Todo el país es un parque nacional en sí y hay multitud de rincones, de esos que ni salen en los mapas, en los que sentirás un impulso irrefrenable de parar y explorarlos.

No tengáis miedo a eso de conducir por el lado contrario. Si yo – que soy el polo opuesto de Carlos Sainz – pude hacerlo, seguro que vosotros también.

Si, sin embargo, os habéis lanzado en solitario a la aventura os recomiendo el bus. Te saldrá más económico y además conocerás a una multitud de mochileros que, como tú, están buscando la aventura y con los que podrás establecer lazos inesperados.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
6 Comentarios
  1. Nuria 11 febrero 2008
  2. Nuria 12 febrero 2008
  3. Javier 24 octubre 2008
  4. David 25 octubre 2008
  5. ALGOGOKU 5 mayo 2009
  6. David 5 mayo 2009