Qué ver en Brujas en un día: guía y mapa de 14 visitas en la Venecia de Bélgica

Una excursión a Brujas desde Bruselas es imprescindible cuando uno visita Bélgica. Os dejamos catorce visitas recomendadas si sólo tenéis un día para esta preciosa ciudad entre canales y con un centro histórico medieval.

Belgica TFW

La pequeña ciudad de Brujas es una de las excursiones más populares desde Bruselas por sus canales, sus calles medievales y su arquitectura. Si sólo dispones de un día para visitarla, aquí te dejamos nuestras recomendaciones de visitas en Brujas, con un mapa que incluye una ruta a pie por lo imprescindible de Brujas.

Aunque insistimos en que siempre es mejor una escapada de 48 horas a Brujas, el tiempo para viajar a veces no está por completo en nuestras manos y tenemos que tomar decisiones (por ejemplo, ya que estamos en Bélgica ¿hacemos una excursión a Gante?).

Excursión a Brujas y Gante en un día (en español)

Si realmente estás apurado de tiempo, desde Bruselas puedes realizar una excursión con guía en español en la que recorrerás el pequeño centro histórico de Brujas por la mañana y Gante por la tarde. El precio, poco más de lo que cuesta el transporte público, incluye el billete de tren de Bruselas a Brujas, de Brujas a Gante y de Gante a Bruselas.

Si quieres disfrutar del ambiente de una próspera ciudad medieval, el centro histórico de Brujas es Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, una ciudad de cuento y romántica, no te pierdas esta guía de visitas imprescindibles de una de las ciudades más bonitas de Bélgica.

Mencionando a algunos de los mejores museos de Brujas, estas son nuestras recomendaciones de qué ver en Brujas en un día, con mapa incluido al final del post, muy completo porque está basado en nuestro artículo de qué ver en Brujas en dos días.

Además, cuando ha sido posible, incluimos enlaces a las páginas web oficiales de los sitios mencionados, muchas de las cuales están en español.

1Beaterio (Begijnhof)

Desde la estación de tren de Brujas, cruzamos una serie de pasos de cebra y caminamos por Stationsplain hasta girar a la derecha por Professor Dokter J. Sebrechtstraat, llevando la contraria al resto de turistas que acaban de llegar a Brujas. Al final de la misma, giramos a la izquierda por Begjinenvest hasta llegar a una de las puertas que flanquean el acceso al Beaterío.

En sólo 10 minutos caminando, habremos llegado a una de las dos entradas del Beaterio (Begijnhof). Esta sencilla y pequeña área es aparentemente poco más que un tranquilo parque verde de álamos flanqueado por casitas blancas.

Pero esas casitas son las antiguas casas que ocuparon viudas e hijas de quienes se fueron a combatir a las Cruzadas y nunca regresaron, así como el de las mujeres que voluntariamente, y sin ser monjas, decidieron dedicar su vida a la contemplación religiosa. Hoy las ocupan las hermanas de la Orden de San Benedicto, y una de las casas está abierta con funciones de museo (precio adulto, 2 Eur), para observar cómo era la vida en ella en siglos pasados.

Al abandonar el beaterío por la otra puerta del mismo, echad un vistazo a vuestra derecha y disfrutad de la estampa de los cisnes, el parque y el puente de acceso a la puerta por la que habéis entrado.

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

2Cerveza belga en Halve Maan

Una visita a Brujas no está completa sin probar una cerveza belga. En este recorrido de un día por Brujas y después del misticismo y la tranquilidad del Beaterio, la parada más indicada en nuestra ruta es Halve Maan.

Se trata de un conjunto de cervecería, fábrica y museo. Allí no sólo se pueden visitar las instalaciones sino que además puedes degustar su producto estrella, la Brugse Zot, mientras piensas en lo curioso que es que la planta embotelladora esté fuera del centro de Brujas, así que una tubería subterránea la transporta desde el subsuelo del edificio.

Fuera de ruta, pero también indicadas en el mapa por si es un poco temprano para beber cerveza y lo queréis dejar para más tarde, otras opciones para beber cerveza en Brujas son Herberge Vlissinghe o ‘t Brugs Beertje.

Si viajas a Bélgica y no quieres consumir los datos de tu plan en España o arriesgarte con el roaming pero quieres mantener tu número de WhatsApp español, tener varios Gb de datos para navegar por Internet y un servicio de asistencia técnica en español 24/7, te recomendamos que te lleves desde España una tarjeta SIM de datos de HolaFly, sobre las que te hablamos en este artículo, después de probarlas en varios países.

Y si la compras a través de nuestro enlace, obtienes un descuento del 5% en su precio.

3Mirador y Museo del Hospital de San Juan (Sint-Janshospitaal)

Antes de entrar en el antiguo Hospital de San Juan (Sint-Janshospitaal), y museo hoy, es imprescindible verlo desde fuera, desde uno de los puntos más fotogénicos de Brujas, su lateral desde el puente de Mariastraat.

El Hospital de San Juan data del siglo XII y está considerado como uno de los hospitales más antiguos de Europa. Cuando en 1978 se convierte en museo, se respeta como no podía ser menos la estructura interior y en ella se ubican obras de primer nivel en su exposición permanente y en las temporales.

Dentro del museo (precio entrada adulto, 12 Eur) se encuentra el “mini” Museo Hans Memling, en la antigua capilla del hospital. La obra central de Hans Memling es el espectacular, aunque os parecerá pequeño cuando lo tengáis delante, relicario de Santa Úrsula del siglo XV.

En cuanto a exposiciones temporales, os podéis encontrar hasta el 6 de octubre con la denominada “Maestros del Barroco Español”, con obras de Zurbarán, Murillo y Pedro de Mena.

Nuestro Siglo de Oro y el hiperrealismo en estado puro.

En la última planta, a la que se accede a través de una estrecha escalera de caracol, os va a sorprender el espectacular techo de roble en lo que fue una vez alojamiento de las monjas, y al que se accede por una estrecha escalera de caracol.

Más información sobre qué ver en Brujas

Si te interesa tener más información sobre Brujas, hemos publicado varios posts a los que quizás quieras echarles un vistazo.

Hemos escrito sobre el Museo Gruuthuse, sobre cinco museos imprescindibles de Brujas y sobre qué ver en Brujas en dos días, con apartados completos dedicados a dónde dormir y dónde comer en Brujas.

4Museo Iglesia de Nuestra Señora (Onze-Lieve-Vrouwekerk)

En el exterior de la Iglesia de Nuestra Señora (Onze-Lieve-Vrouwekerk) destaca su enorme torre de ladrillo. Sobrepasando los 115 metros de altura, sus dimensiones le garantizan el título de segunda más grande del mundo construida en ese material.

Una vez accedemos al interior (entrada adulto, 6 Eur), en este edificio religioso gótico destaca el mausoleo del último Duque de Borgoña de la Casa de Valois, Carlos el Osado. Se encuentra en un conjunto con otra tumba a su lado, pero no es la de su esposa sino la de su hija, María de Borgoña y bajo ella reposan sus restos.

Además, aunque en la fecha de mi visita estaba rodeada de andamios, hay que contemplar un tesoro único. En la Iglesia de Nuestra Señora se expone una escultura de mármol de principios del siglo XVI obra de Miguel Angel, una representación de la Virgen y el Niño.

Excursiones en Brujas
¿Tienes sólo un día y quieres combinar nuestras sugerencias con un tour? Aprovecha al máximo tu tiempo en Brujas con alguna de las siguientes excursiones o actividades con guía en español y con muy buenas recomendaciones de sus usuarios:

  1. Visita guiada por Brujas
  2. Tour de misterios y leyendas ¡Gratis!
  3. Autobús turístico de Brujas
  4. Tour gastronómico por Brujas ¡Gratis!
  5. Tour de chocolate y cerveza
  6. Tour privado con guía en español
  7. Tour por Brujas ¡Gratis!
  8. De pubs por Brujas (en inglés)

5Museo Gruuthuse (Gruuthusemuseum)

El Museo Gruuthuse es uno de los, al menos, dos museos imprescindibles en Brujas para los amantes del arte flamenco, pero también para quienes quieren conocer mejor la historia de la ciudad desde el siglo XV hasta el XX y los vaivenes políticos de Flandes.

Después de estar cerrado al público durante 5 años, las reformas terminaron en el 2019 y en fue en mayo cuando volvió a abrir sus puertas (entrada adulto, 12 Eur).

El Museo Gruuthuse se encuentra en una antigua casa palacio de la Edad Media, propiedad de una familia económicamente poderosa de la época.

Con ese exterior majestuoso, el interior alberga distintas zonas con elementos que facilitan una percepción de los objetos que se exponen a partir de experiencias, tanto táctiles en pantallas a otras más curiosas, como a través de los olores.

Gruuthuse Museum Brujas Flandes

Son muchos los elementos interesantes que ver (tenemos un post dedicado por completo al Museo Gruuthuse) pero destacaría la caja que contenía el corazón de Felipe el Hermoso, del que obviamente no queda ni rastro.

Otra curiosidad es el acceso privado y elevado del señor de la casa a la Iglesia de Nuestra Señora, de tal manera que podía asistir a misa sin posar un pie en la iglesia. En la primera foto lo podéis ver desde dentro y en la segunda foto desde el interior de la iglesia.

6Puente Bonifacio (Bonifacisbruge)

Probablemente uno de los lugares más románticos de Brujas sea este puente, a medio camino entre el Museo Gruuthuse y el Museo Groeningen, junto a la zona verde y de esculturas del Arentshof..

Uno de los puentes más pequeños de Brujas cruza el canal en un arco, con apenas un par de escalones empedrados a cada lado y un escalón central sobredimensionado. La piedra y el diseño no os han de engañar, pues la construcción de este puente data sólo de principios del siglo XX.

Aún así, especialmente visto desde la tercera planta del Museo Gruuthuse, en la pequeña terraza cubierta junto al estudio, es una de esas estampas donde se junta el verde de la naturaleza y el gris de la piedra para crear una postal romántica de Brujas.

7Museo Groeninge (Groeningemuseum)

Después de visitar el amplio y ecléctico Museo Gruuthuse, el tamaño del Museo Groeninge (Groeningemuseum) y las obras allí expuestas se nos antoja un empeño más asequible realizar una visita completa (precio adulto, 12 Eur).

El Museo Groeninge (precio adulto, 12 Eur) está exclusivamente dedicado a las artes plásticas flamencas, desde el siglo XV hasta bien entrado el siglo XX, desde Jan Van Eyck o El Bosco hasta Magritte o Ferdinand Khnopff.

Entre las obras que más impresionan, aparece “El Juicio Final” (El Bosco, c1500) o, con curiosidad incluida, “La Virgen del canónigo van der Paele” (Jan van Eyck, 1436).

En esta última obra, uno de los pasatiempos más entretenidos consiste en intentar encontrar al autor de la misma, Jan Van Eyck, dentro del cuadro, pues se pintó a sí mismo – aunque muy discretamente – en él.

Dónde comer en Brujas

En Brujas, como en los restaurantes de Bruselas, también hay vida gastronómica más allá de los mejillones y las patatas fritas. Dos recomendaciones, el Rock Fort , para una cocina moderna en un local con varios espacios y el De Florentijnen, con un amplio y diáfano espacio para comer repartido en dos niveles.

Si queréis algo más ligero o comer sobre la marcha, entonces aprovechemos el placer de los belgas por comer mejillones y patatas fritas.

Los mejillones (“moules”) en Brujas, tienen dos lugares con renombre para tomarlos, Poules Moules y Breydel De-Coninck.

Las patatas fritas (“frietjes”) las podéis encontrar en puestos móviles y permanentes que aparecen en casi cada calle donde se sirven en un cono de cartón. Lugares famosos de Brujas por sus patatas fritas son Chez Vincent y el puesto que se encuentra en Mark, frente al campanario.

8Chocolate Belga

Imprescindible en cualquier lugar de Bélgica, en Brujas no podía ser menos recomendable probar el famoso chocolate elaborado en el país.

Existen por todo el país distintas, y famosas cadenas comerciales que ofrecen este producto, pero en Brujas os recomendamos productos más artesanos, más locales, menos extendidos.

La parada chocolatera de esta ruta es en Pralinette, una chocolatería artesanal bajo el dulce mando del Maestro Chocolatero Fangio de Baets. En la misma calle podéis encontrar también a Chocoladehuisje y a Chocolatier Van Oost, por citar sólo dos conocidos ejemplos de chocolaterías de Brujas que son famosos sin ser demasiado comerciales.

9El campanario de Brujas (Belfort van Brugge)

Brujas es una ciudad para recorrer a pie y al nivel de la calle, en eso deberíamos estar todos de acuerdo a estas alturas del post.

Pero hasta las ciudades más bonitas, sin necesidad de estar pobladas de rascacielos, se aprecian de una manera distinta desde las alturas.

En el caso de la Venecia del Norte, cuando hablamos de alturas hablamos de subirnos al campanario de Brujas (Belfort van Brugge).

El Campanario de Brujas es una torre de 83 metros de altura que se levantó en el siglo XIII, cuando estos edificios civiles y monumentales eran el símbolo del poder de una ciudad.

De hecho, la visita (precio adulto, 12 Eur) a este edificio Patrimonio de la Humanidad incluye la exposición de la Sala del Tesoro, que alberga referencias documentales de la ciudad en la Edad Media.

Además, la torre tiene un carillón en funcionamiento con 47 campanas que se hacen sonar (manualmente) varias veces a la semana.

Y, por supuesto la recompensa de subir los casi 400 escalones son las vistas de Brujas desde las alturas.

10Markt

Ninguna ciudad que se preciara de serlo podría carecer de una Plaza del Mercado (Makt). Este tipo de espacio público tenía una evidente función comercial, con intercambio de mercancías y noticias de las afueras o de allende las fronteras de la región.

También, y en eso no es excepción el Markt de Brujas, la Plaza era el lugar donde se ejecutaban públicamente a determinado tipo de reos.

Hoy en día, el Markt es sólo una amplia zona peatonal donde la mayoría de los edificios que la flanquean disponen de terrazas para comer o beber y disfrutar del tradicional y tranquilo espectáculo de ver la vida pasar.

Con el campanario de Brujas imponiendo su presencia en uno de los lados de la plaza, esta se encuentra flanqueada por los típicos edificios estrechos, que parece que se aprietan unos contra otros, con su parte alta en forma genérica de triángulo aunque su perfil se asemeje al de una escalera.

La antigua casa gremial de los pescadores y los comerciantes de pescado, una casa del siglo XV (la casa Bouchoute), la casa donde Maximiliano de Austria fue encarcelado en 1488 (la casa Craenenburg) son algunas de esas casas a las que me refiero.

Si queremos edificios más oficiales y ampulosos, también los encontramos en el Markt de Brujas. Son la Corte Provincial (relativamente moderna al datar del siglo XIX), el edificio de Correos y la Residencia del Gobernador, donde se encuentra la exposición “Historium” y las mejores vistas gratuitas a la plaza, desde la terraza de la cafetería.

11Burg

El recorrido a pie por Brujas continúa y no tendremos que caminar mucho para llegar al siguiente punto que recomendamos visitar. Casi lado a lado del Markt, encontramos en la zona, plaza, de Burg el auténtico centro de poder urbano.

Brujas, y sus alrededores, eran gobernados desde aquí por el Conde de Flandes, desde el Palacio de la Libertad de Brujas, en el periodo que abarcó de finales de la Edad Media hasta el fin del siglo XVIII.

El Ayuntamiento (Stadhuis) es uno de los más antiguos del centro de Europa y su diseño inspiró otros edificios similares en Brujas, Gante y Lovaina. La espectacular fachada de este edificio gótico ha tenido que ser restaurada varias veces desde el siglo XIV en que se construyó. Las estatuas originales que la enriquecen fueron destrozadas por las tropas francesas de Bonaparte, aunque nadie lo diría al ver las réplicas que se instalaron posteriormente.

A un lado del Ayuntamiento (precio adulto, 6 Eur) se encuentra la Basílica de la Santa Sangre (precio adulto, 2,50 Eur) donde se guarda una supuesta reliquia de Tierra Santa en forma de trozo de tela con la sangre de Jesús. Al otro lado, el antiguo Palacio de Justicia, de estilo renacentista.

Si la visita de un día a Brujas la realizáis un miércoles, el aspecto del Burg cambia, pues allí se celebra un mercado de comida y flores.

12Muelle del Rosario (Rozenhoedkai)

Abandonad el Burg pasando bajo el arco a la derecha del Ayuntamiento, para salir por Blinde-Ezelstraat. Disfrutad unos segundos de las vistas desde el pequeño puente, girad a la derecha por Huidenvettersplain y continuad hasta que la calle finalice casi por sorpresa.

A vuestra derecha se encuentra el Muelle del Rosario (Rozenhoedkai), sin duda el punto más fotografiado y fotogénico de Brujas, una parada imprescindible en una escapada a Brujas.

Las vistas desde el principio al fin del Muelle abarcan edificios de corte medieval, uno de los canales de Brujas, e incluso, no muy lejos, la imponente figura del campanario.

Cuando llevéis un rato disfrutando esas vistas, de manera opcional, también podéis disfrutar de una cerveza (y de ver a los turistas donde antes estabais vosotros). El edificio con el enorme árbol que habéis fotografiado alberga una tienda y una cervecería. Por sólo 10 Eur podéis disfrutar de una degustación de cuatro cervezas distintas, acompañadas de un snack, en la terraza del 2Be.

13Puerta de Gante (Gentpoort)

La prosperidad y riqueza de Brujas no sólo atraía a comerciantes, sino que el peligro de guerras y saqueos estaba más que presente en la turbulenta Edad Media.

Por ello se edificó una muralla en torno a la ciudad, con cuatro puertas fortificadas que controlaban el acceso a la misma. Una de ellas es la Puerta de Gante (Gentpoort) por la que entraban quienes veían de esa otra ciudad flamenca.

La Puerta de Gante en Brujas data de principios del siglo XV y en una visita (precio adulto, 4 Eur) a la misma se accede también a un pequeño museo, con información sobre su función, construcción y la vida medieval.

Ya no existe hoy en día, pero en su momento en la Puerta de Gante había un puente levadizo. Curiosamente, el puente moderno frente a la puerta tiene una parte móvil, así que a lo mejor tenéis el bonus de ver cómo se abre para que pase algún barco.

14El Lago del Amor (Minnewaterpark)

El regreso a la estación de tren de Brujas no lo haremos volviendo sobre nuestros pasos. En lugar de eso, bordearemos el río siguiendo el trazado de Gentpoortvest y así podremos admirar una alta estructura, Schietbaan, una antigua torre de vigilancia.

Pero nuestro camino no se detiene allí. El final de la Gentpoortvest es un parque, un puente y una romántica leyenda sobre Minnewaterpark.

Minna y Stromberg son los Romeo y Julieta de Brujas. Una imposición de matrimonio del padre de Minna y un amor de esta hacia un hombre de otra tribu, Stromberg, no podían tener un final feliz y así fue como Minna, exhausta después de recorrer el bosque, fallecía en brazos de Stromberg.

Hoy el parque, el “castillo” y su lago son un pequeño rincón romántico para pasear con vuestra pareja y disfrutar con tranquilidad de vuestros últimos momentos en Brujas.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *