Ruta senderista desde Sant Cugat a Vallvidriera

10 km cruzando los bosques mejor conservados de Collserola

Google +TwitterFacebookWhatsApp

Este recorrido que os proponemos por el Parque Natural de Collserola atraviesa alguno de los lugares con la vegetación mejor conservada del parque. Sin duda, es una magnífica excursión que permite conocer ciertos rincones de interés paisajístico con un esfuerzo relativamente sencillo. La buena comunicación con los Ferrocarriles de la Generalitat con paradas en Sant Cugat y Baixador de Vallvidriera nos permiten realizar la ruta tanto en un sentido como el otro sin necesidad de coche y con ambas paradas de tren al final del trayecto.

El longevo Pi d'en Xandri apuntalado

El longevo Pi d’en Xandri apuntalado

Nos desplazamos hasta Sant Cugat en tren y una vez ahí nos dirigimos caminando hasta la rotonda Plaza Rotary International. Llegamos en unos 10 minutos y a partir de ahí abandonamos el asfalto para adentrarnos en la riera de Sant Medir, rodeado de campos de cultivo y donde veremos pasear a un buen puñado de gente con sus perros, de paseo con la bicicleta y alejados de los coches.

A los pocos minutos llegamos al Pi d’en Xandri, un enorme pino de 23 metros de altura y más de 230 años de existencia. Un ataque vandálico de unos chavales hace unos años lo partió prácticamente en dos pero gracias al mantenimiento, hoy en día se encuentra apuntalado, el árbol todavía goza de buena salud.

Campos de cultivo en la riera de Sant Medir

Campos de cultivo en la riera de Sant Medir

Seguimos la riera de Sant Medir hasta llegar a Can Borrell, un restaurante de montaña con muy buena pinta que apuntamos para posibles escapadas futuras. A lo largo de esta zona discurre el camino de largo recorrido GR-6. Nosotros lo abandonamos tras pasar por Can Borrell y nos dirigimos al pantano que lleva el mismo nombre. En esta época del año nos lo encontramos seco, apenas sin agua, un puente de madera cruza la maleza y el barro y seguidamente emprendimos una leve ascensión por un camino más frondoso y oculto entre la vegetación de la sierra de Collserola.

Cruzando el pantano de Can Borrell

Cruzando el pantano de Can Borrell

A medida que ascendíamos en dirección al Turó del Puig (465 metros) obtuvimos unas buenas vistas al Vallès y al Tibidabo. Especialmente en el viaducto de Can Ribes.

En esta zona se encuentran las ruinas del antiguo Casino de Barcelona. Un lugar abandonado cuya historia merece algún capítulo en los programas de misterio de Íker Jiménez. A finales del siglo XIX en esta zona se levantó un hotel y posteriormente un Casino así como un pequeño parque de atracciones. Un lugar predilecto para la burguesía de Barcelona donde dejarse llevar en la ruleta rusa mientras las mujeres se relajaban en el balneario y los niños se subían a la montaña rusa. Todo se perdió a partir de la Guerra Civil, todo el complejo fue abandonado y la naturaleza recuperó el espacio.

El espeso bosque del interior de Collserola

El espeso bosque del interior de Collserola

Dice la leyenda que en los bajos del hotel había una habitación secreta dedicada a los suicidas que habían perdido todo su dinero en el casino y no tenían el valor de volver a casa y reconocer el desastre. Bajo la complicidad de los amos del Casino, dicen que a los clientes se les ofrecía la llave de la habitación y una pistola para acabar discretamente con sus vidas.

Algunos afirman haber escuchado lamentos apagados, visto sombras en movimiento y apariciones misteriosas entre las ruinas del antiguo Casino de la Arrabassada. Leyendas, ya sean ciertas o no, que le añaden un toque enigmático a la excursión. Si os internáis por el bosque podréis ver las antiguas ruinas devoradas por la maleza e incluso caminar sobre el antiguo carril de la montaña rusa en abandono.

Jabalíes en medio del camino. Un habitual en los bosques de Collserola

Jabalíes en medio del camino. Un habitual en los bosques de Collserola

A pocos kilómetros llegamos a la carretera de la Arrabassada que cruza la montaña para unir Sant Cugat con Barcelona. En apenas 200 metros cruzamos la carretera y nos internamos nuevamente en bosque aunque en una zona urbanizada para llegar al Turó del Puig y seguidamente al collado del Gravat.

A partir de ahí empezó un leve descenso por pista forestal atravesando el Turó dels Mussols (378 metros) y finalmente llegamos al Centro de Interpretación del Parque de Collserola ubicado en Vil.la Joana.

Reflejos en el camino atravesando el parque de Collserola

Reflejos en el camino atravesando el parque de Collserola

Escogimos el sentido del itinerario de esta forma para así buscar restaurantes de carnes a la brasa por la zona. Esperaba encontrar varias opciones pero únicamente habían unos tres restaurantes de este tipo que estuvieran relativamente cerca a pie. Nos decantamos por Can Pinya 2 en la carretera de l’Esglesia, 98. Se trata de un sencillo merendero en un espacio abierto fantástico con varias mesas de madera al exterior. La verdad es que podría ser todo un referente en carnes a la brasa del espacio de Collserola pero la oferta y el estado general de las instalaciones se queda a medio camino.

Vil.la Joana, centro de interpretación del Parque de Collserola

Vil.la Joana, centro de interpretación del Parque de Collserola

Era un día entre semana, apenas había gente y nos ofrecieron un sencillo menú de 10 euros con poca variación pero suficiente para recuperar energías tras una espléndida excursión atravesando los bosques de Collserola de norte a sur.

Una vez terminamos los cafés nos dirigimos a la estación de tren de Baixador de Vallvidriera que se encuentra a apenas cinco minutos a pie del restaurante.

Vistas al Vallès desde Turó del Puig

Vistas al Vallès desde Turó del Puig

Mapa y recorrido de Sant Cugat a Valldoreix por el interior del bosque de Collserola

Más excursiones alrededor de Collserola:


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Ruta senderista desde Sant Cugat a Vallvidriera
5 (100%) 3 votos

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *