Viajablog Banoa viajablog Prepara tu viaje Presupuesto de viaje Guías de viaje Travel Inspirers Ofertas de viaje

Llegada en ferry a Tallin desde Helsiniki

tallin-ferry-helsinki

Salí de Helsinki con destino a Tallinn a través de uno de esos ferries que cruzan el mar báltico. Existe más de una compañía y los precios difieren dependiendo de la velocidad con la que llegan al destino.

Había escuchado historias de ferries por estas latitudes donde la gente se monta una buena fiesta, con alcohol exento de tasas y mujeres increíbles. Creo que no tuve demasiada suerte. Escogí la Viking Line y los vikingos me depararon un viaje rápido surcando el mar báltico hasta Estonia pero por desgracia todavía estoy esperando a que alguna vikinga se levante y con cubata en mano se ponga a bailar en la popa.

Al llegar a Tallinn me sorprendió que tuviera que olvidarme de la chaqueta y con manga corta me decidí a explorar este tesoro guardado de la Europa del este.

Escogí antes de todo el hostal más barato de la ciudad: El Old Town Hostel. Más que un hostal se trata de un par de habitaciones con literas y punto. Un baño, una cocina y sin paredes. Poco más. Si vais a vuestro rollo y no pensáis quedaros muchas horas por el hostal es sin duda lo más económico: 13 euros. Por la misma calle encontrareis otras opciones algo más “delicadas” (paredes y puertas) por algunos euros más.

Pasear por Tallinn es un placer para los ojos (art noveau, calles empedradas, cafés modernistas, impresionantes mujeres) y también para la tripa con menús baratos y de buena calidad.

En la plaza Raokoja se concentra el punto principal de la ciudad y sus calles más antiguas. Se trata de una de esas plazas donde uno abre la boca y no la cierra hasta pasados unos minutos. Sólo me ha pasado eso en otras plazas como la de Cracovia, el Obradoiro de Santiago, la Wenceslao de Praga o la de Tiananmen en Pekín (esta última únicamente por su tamaño, poco más).

A partir de la plaza Raokoja un sinnúmero de calles medievales se abren conectando el casco viejo con la plaza y lo mejor es leerse los puntos más importantes de la guía, olvidarse del mapa y salir a la aventura y perderse y volverse a perder por la fascinante Tallinn.

De noche, me junté con un brasileño que conocí en el hostal y disfrutamos de la Tallinn nocturna. Cuando se acerca la medianoche la ciudad vibra con un montón de clubs, bares y mucho alcohol hasta que uno busca la calle del hostal para descansar de esas vacaciones tan bien empleadas!


Publicado por el Miércoles, 24 octubre, 2007
Categorías: Balticada, Estonia, Transporte


Los comentarios están cerrados.

footer Archivo enlaces Aventuras Escapadas mapa Gastronomía Videos Prensa presupuesto guias Prepara tu viaje viajes TI destacados editores contacta