Semana de vacaciones en Creta

Google +TwitterFacebook

Creta es la isla más grande de Grecia. Está situada al sur y tiene más de 600.000 habitantes y 256 km de longitud. Al tratarse de una gran isla son necesarias varias semanas para poder disfrutarla por completo. Puesto que sólo disponíamos de una semana nuestro viaje se centró en la prefectura de Chania (pronunciado Jañá).

Si quieres moverte por la isla es fundamental alquilar un coche. Tan pronto empiezas a conducir, lo primero que sorprende es la forma de conducción que tienen los Cretenses. En las vías rápidas de un solo carril los coches más lentos conducen con medio coche sobre el arcén para que el resto puedan adelantarlos, independientemente de que haya línea continúa central que lo prohíba. Afortunadamente, para avisar que te van a adelantar no utilizan tanto el claxon y tiran más de luces, incluso de día. Las carreteras locales del interior no están en muy buen estado. Es habitual encontrar agujeros en el pavimento y las líneas indicadoras del suelo muchas veces son inexistentes. Tienes que adivinar por dónde debes conducir.

La comida es uno de los grandes atractivos de Creta. Comida a muy buen precio y de excelente calidad. El sabor de los alimentos es muy intenso y particular. Aunque esta es una característica que comparte la alimentación en Grecia. La comida Griega en general es de excelente calidad y utiliza productos muy similares a los españoles por lo que es muy difícil que un Español encuentre algo que no le guste.

El agua y varias comidas básicas (sandwiches, pan, etc.) tienen un precio regulado si las compras “para llevar” por lo que en cualquier lugar lo encontrarás a muy buen precio. Hay lugares, como el aeropuerto, que ocultan estas comidas y bebidas y no aparecen entre los productos disponibles. Sólo tienes que pedirlos, ya que están obligados a ofrecértelo al precio regulado. Una botella de agua, por ejemplo, vale 0,50€. En los restaurantes de Creta es muy habitual que te regalen el postre (dulce o fruta, según el día) y una botellita de Raki (una especie de Orujo local).

Los primeros días los pasamos en Chania. Estuvimos en los apartamentos Frida. Las instalaciones están bien. Disponen de varias piscinas y establecimiento tiene vistas al mar. La única pega que encontramos fue que entraba mucha luz a la habitación y enseguida que se hacía de día te despertabas.

En Chania nos sorprendió como en ciertos establecimientos (algún restaurante y en la empresa de alquiler del coche) todavía utilizan el lector de tarjetas de crédito por copia con papel carbón.

La zona antigua y el puerto de Chania es peatonal y está lleno de tiendas y restaurantes. No cabe decir que la comida es excelente y los precios muy razonables. El servicio es muy bueno y vayas donde vayas te hacen sentir un cliente especial. Es visita obligatoria ir al puerto para ver el atardecer con el faro como fondo.

Cabra CretaCon el coche de alquiler bajamos hasta Sfakia (o Hora Sfakion), un pueblo situado al sur de la prefectura de Chania. Para llegar desde Chania tuvimos que circular buena parte del trayecto por carreteras de montaña. El punto más alto (Monte Ida) casi llega a los 2.500 metros de altura. En este trayecto vimos como en las zonas montañosas de la isla hay muchas cabras salvajes. Es habitual verlas en los laterales de la carretera e, incluso, te las encontrarás en más de una playa. Durante el trayecto también nos encontramos muchas paradas que vendían productos de la tierra y miel de gran calidad.

Lee:
El palacio de Knossos en Creta

Una vez en Sfakia aparcamos el coche y cogimos un barco hasta nuestra siguiente destinación: Loutro. Es una pequeña y tranquila bahía a 20 minutos en barco de Sfakia donde destaca la gran amabilidad de su gente y la comida local. Nos alojamos en el hotel/restaurante Ilios. La comida es de estrella Michelin y el servicio excelente. Es de esos lugares que convierten una comida o una cena en una inolvidable experiencia.

De la comida local recomendaría el Dakos (pan seco local con tomate y queso),  una especie de Pastizzio con pasta hecha a mano, tomate y queso fundido y el pescado fresco del día. A primera hora puedes ver cómo los propietarios lo bajan del barco y lo limpian en la misma playa.

Las habitaciones son correctas, tienen unas vistas excelentes a la bahía y te permiten dormir todas las horas que quieras. Si tu intención es relajarte y descansar, es el lugar ideal.

Reserva tu viaje al mejor precio:

Pero si eres de los que no puedes desconectar, no te preocupes. Pese a ser un lugar donde la cobertura telefónica es muy mala, por el contrario, el acceso a Internet es bastante bueno. Es recomendable comprar el bono de acceso a Internet que por 4€/día (ó 20€/semana) te permite acceder a Internet a buena velocidad desde casi cualquier punto del pueblo (incluido playas). Paseando por el paseo verás cómo contratarlo.

La gente es muy amable, servicial y amigable. Siempre que les pides ayuda, están a tu disposición. Con facilidad identificarás a los viejos del lugar. La mayoría van de negro, con barba (obviamente, la mayoría blanca) y con una mirada de control constante de lo que pasa en el pueblo. Es habitual ver que se reúnen y charlan entre ellos. Muchos son propietarios de los negocios que, pese a estar regentados por sus hijos, ellos siguen controlando a distancia. Es habitual ver cómo llaman al personal y les echan bronca si algo no hacen bien.

Tanto en los hoteles como en los restaurantes, las personas del servicio son extranjeras (mayoritariamente Albaneses) y sólo los dueños son Cretenses. Todo el mundo habla Inglés por lo que la comunicación es fácil y fluida. La gran mayoría de indicaciones están también en Inglés.

Durante nuestra estancia visitamos diversas playas de las que destacamos:

Playa de Elafonisi

Esta playa está al sudoeste de Chania. Un lugar que no debes perderte. Es una playa que aparece habitualmente en los listados de mejores playas del mundo. Sus aguas son cristalinas, playas poco profundas y ambiente desértico. Hay una zona que sólo es accesible cruzando el mar a pie.

Lee:
El palacio de Knossos en Creta

Playas de Loutro

En la misma bahía hay dos playas a pie del paseo. Son una buena opción si no quieres moverte o vas con niños. Con un poco de suerte te encontrarás nadando a alguna de las grandes tortugas que habitan en estas playas.

En los alrededores destaca la playa de Marmara o Diaboloskari, es decir, cosa hecha por el diablo. Es una playa con difícil acceso por lo que lo más recomendable es llegar con barco. El coste por persona es de 4€ por viaje.

La playa se caracteriza por estar rodeada de grandes grutas a las que puedes acceder nadando o con canoa. Incluso alguna tiene una pequeña playa que te aislará y te hará sentir en el fin del mundo. El agua está bastante fría. Tiene una primera capa a temperatura aceptable pero cuando profundizas más de un metro y algo la temperatura baja mucho. Esto es debido a que los fondos marinos tienen fuentes naturales con agua proveniente del deshielo de las montañas de Creta.

Otro atractivo de esta playa es su desfiladero. En ella acaba un desfiladero de muchos kilómetros lleno de cabras y con montañas de más de cien metros. En cuestión de segundos pasas de estar en una playa idílica a sentir que te encuentras en alta montaña. El desfiladero requiere de buen calzado puesto que hay zonas donde las rocas caídas de las paredes de las montañas obstaculizan el paso.

Seguro que encuentras muchas cabras salvajes e, incluso, restos de cabras muertas. Es impresionante ver cómo las cabras escalan las paredes verticales con gran facilidad para encontrar comida. Son totalmente inofensivas y te permiten capturar momentos muy graciosos. En este mismo desfiladero se puede hacer “puenting” y la ruta es de varios kilómetros. Nosotros sólo profundizamos poco más de un kilómetro pero ya nos permitió ver la belleza del lugar.

Playa de Sweet Water

Playa Sweet WaterEs un playa que se caracteriza, tal y como su nombre indica, por tener agua dulce. Si escarbas un poco en la arena encontrarás agua dulce a menos de un metro de profundidad. Eso lo han aprovechado y han montado unas duchas de agua dulce que funcionan con placas solares. Es agua que proviene de las zonas montañosas de Creta y que puedes beber sin problemas.

La playa tiene una longitud de medio kilómetro aproximadamente y se caracteriza por tener una zona nudista, prohibido en otras playas. La mayoría son alemanes y alemanas que pasan los cincuenta. En la playa siempre hay rastros de fogatas y se ven tiendas de gente que hace acampada en la misma playa.

El acceso a la playa se puede hacer con barco o través de un camino donde sólo se puede ir andando. Desde Loutro son unos 40 minutos. Pero tiene la ventaja que en el camino te vas a encontrar con unas playas y calas paradisíacas donde es muy probable no haya absolutamente nadie. Además, a medio camino, hay una pequeña iglesia que vale la pena visitar. Es un lugar de ensueño…

Puntúa este artículo

Google + Twitter Facebook
7 Comentarios
  1. alhondiga24 Sevilla Hostel 2 agosto 2013
  2. sergi 7 agosto 2013
  3. sergi 7 agosto 2013
  4. Alejandro Castellano 11 agosto 2013
  5. Alejandro Castellano 11 agosto 2013
  6. memarchodeviaje 30 abril 2015
  7. Jessica 28 junio 2015