Las siete maravillas perdidas del mundo

Las 7 maravillas del mundo perdidas

Las 7 maravillas del mundo perdidas

Aunque a veces no lo tengamos presente, muchas de las maravillas del mundo que conocemos hoy en día fueron descubiertas y expuestas a los ojos de nuestra era no hace mucho tiempo. A modo de ejemplo, los templos de Angkor Wat en Camboya los descubrió el naturalista Henri Mouhot de forma accidental mientras andaba cazando mariposas, el mágico enclave de Machu Picchu en Perú cayó en el olvido y fue redescubierto a finales del siglo XIX, lo mismo ocurrió con Petra en Jordania, tuvo que ser un explorador suizo quien pusiera el foco sobre el terrero muchos siglos más tarde, las impactantes estatuas de Nemrut en Turquía se empezaron a excavar antes del fin del siglo XIX y los guerreros de terracota de Xian fueron hallados de forma accidental por unos campesinos apenas en la década de los setenta del siglo pasado.

Los templos de Angkor Wat en Camboya

Los templos de Angkor Wat en Camboya

Estos son solo algunos ejemplo de hallazgos arqueológicos realizados durante los últimos siglos que, hoy en día, conforman las rutas turísticas más populares del planeta. En muchos casos, ni siquiera el colonizador, explorador o arqueólogo de turno se esperaba encontrar semejante tesoro. Así que, ¿quién puede decirnos con total certeza que ya no existen maravillas del mundo por descubrir?

Hoy en día, tenemos un buen número de los mejores arqueólogos buscando desesperadamente la tumba de la reina Nefertiti en Egipto. En las costas de Colombia llevan años tratando de encontrar un supuesto galeón español donde la leyenda cuenta que en su interior esconde un tesoro de un valor incalculable. Por otro lado, si hacemos caso de los contemporáneos de Leonardo da Vinci nos daremos cuenta que  el mejor cuadro que el artista pintara en vida no ha llegado a nuestros días.

Lee también:  Sobre cómo se cuentan los billetes por el mundo

Ya que las listas están tan de moda en nuestros días, hoy rescatamos un artículo de la revista Wall Street Journal publicado hace cierto tiempo con la lista de las siete maravillas del mundo perdidas y que los arqueólogos de nuestro tiempo andan buscando obsesivamente:

1. La tumba de Nefertiti: Según los expertos, el descubrimiento de la tumba de Nefertiti ayudaría a conectar y entender uno de los períodos más gloriosos del Antiguo Egipto. Sin duda, es uno de esos hallazgos que todo egiptólogo que se precie soñaría con realizar. No por los tesoros que podrían encontrarse (como en la mayoría de sarcófagos descubiertos probablemente ya fue profanado) sino más bien por aclarar muchas de las dudas que existen sobre la época.

La copia de Rubens de la obra maestra de Lonardo desaparecida

La copia de Rubens de la obra maestra de Lonardo desaparecida. Imagen Wikipedia

2. El cuadro de la batalla de Anghiari de Leonardo da Vinci: Se trata de un cuadro que el autor tardó unos 18 meses en pintar con la ayuda de seis asistentes. Según sus contemporáneos se trata de su mejor pieza de arte relatando la guerra que los florentinos realizaron a mediados del siglo XV. De hecho la obra estuvo expuesta durante varios años y algunos como Rubens hicieron una copia que nos ha llegado a nuestros días. Presuntamente se halla escondida tras un muro del Palazzo Vecchio en Florencia.

3. La sala rusa de ámbar: Dicen que era una de las mejores expresiones del barroco de todos los tiempos. Se encontraba en el Palacio de Catalina en San Petersburgo y fue la habitación preferida de Pedro el Grande. Los muebles estaban decorados con miles de astillas de ámbar. Esta lujosa habitación fue un regalo del rey de Prusia al zar. Los nazis durante la Segunda Guerra Mundial lo requisaron como hicieron con tantas obras de arte a lo largo y ancho de los territorios ocupados y hoy en día se desconoce su paradero actual.

Lee también:  ¡Qué bello es mi camello!

4. El avión de Amelia Earhart: Se dice que Amelia fue la primera persona que voló cerca del Ecuador y existen más de 30 teorías distintas sobre lo qué ocurrió al avión y donde puede hallarse realmente. Un verdadero misterio que se une con la leyenda.

5. El galeón español naufragado en San José: En las profundas aguas de la costa de Colombia yace hundido un galeón español de principios del siglo XVIII al que denominan “el santo grial de los naufragios”. Se calcula que el barco contiene un tesoro en su interior que podría superar los 6000 millones de dólares y ya han sido muchas las empresas que lo han intentado recuperar sin fortuna. Seguro que si habéis leído la novela de García Márquez Amor en los tiempos del cólera lo recordaréis.

6. El santo Grial: Las leyendas, la realidad y las santas escrituras se mezclan en este apasionante debate sobre qué fue y donde podría hallarse el santo Grial. Cuanto más se lee al respecto, observas que ni los expertos se ponen de acuerdo en definir qué podría ser exactamente el santo Grial. Imagínense si van a ponerse de acuerdo en encontrarlo. Lo que sí es cierto es que es un tema que vende muchísismo y si viera la luz ya tendríamos un nuevo parque temático al circuito turístico.

7. La Tumba de Genghis Khan: En algún remoto lugar entre China y Mongolia se supone que se halla la tumba del guerrero más célebre de la historia de Asia. Se han realizado múltiples excavaciones y no han dado con los restos del hombre que dominó el territorio más extenso del mundo. Eso sí, viendo el tipo de vida que llevaban los mogoles no esperan encontrar grandes tesoros en su tumba.

Lee también:  Los hoteles más originales del mundo

Artículo original: Wall Street Journal

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *