Las 10 mejores cosas que ver y hacer en Pamplona

Gastronomía, cultura, historia y naturaleza en una ciudad que tiene algo para cada viajero

España TFW

Aunque es famosa en el mundo entero por sus fiestas en honor a San Fermín, lo cierto es que hay muchas más cosas que ver en Pamplona.

Los ríos Arga, Elorz y Sadar bañan los distintos barrios de una ciudad que se fundó durante la dominación de Hispania por parte de las fuerzas del Imperio Romano.  Más de dos mil años de historia contemplan a una urbe que hoy es ejemplo de proyección urbanística, ciudad verde y lugar en el que se premia la calidad de vida.

Visité Pamplona por primera vez hace más de 20 años, cuando, junto con 3 amigos, tuvimos la brillante idea de disfrutar de los Sanfermines antes de comenzar un viaje de una semana en el Camino de Santiago. Ni que decir tiene que no fuimos los mejores peregrinos del mundo, pero nos reímos como los grandes amigos que éramos (y somos).

Volví a la capital de Navarra hace tan solo unos meses. En esta ocasión, en una visita mucho más sosegada y guiada por una persona que me enseñó muchas cosas.

Perfecta para descubrirla en una escapada de dos o tres días, aquí te dejo algunas de las mejores cosas que hacer y ver en Pamplona:

1. La muralla de Pamplona

Muralla Pamplona © David Escribano

Nada menos que unos cinco kilómetros de murallas rodean en centro de la ciudad de Pamplona. Además, se encuentra en lo más alto de los mejores lugares que ver en Pamplona porque esta estructura defensiva centenaria se halla perfectamente conservada.

Durante la época medieval, Pamplona contó con una muralla, pero esta sería ampliada y notablemente mejorada cuando, en el año 1515, el reino de Navarra se integró en la Corona de Castilla, y Pamplona pasó a ser un puesto fronterizo avanzado, siempre vigilante a las posibles estratagemas de las tropas francesas.

Un recorrido completo por las murallas de Pamplona es el que te lleva desde el parque de la Media Luna hasta la taconera.

En las noches de verano, los visitantes pueden disfrutar de recreaciones de escenas de batalla y conciertos, mientras que aquellos que deseen explorar el papel de la muralla a través de los siglos pueden visitar el Centro de Interpretación de las Fortificaciones de Pamplona, ubicado en el antiguo Fortín de San Bartolomé (al final del parque de la Media Luna).

2. Sanfermines

Foto © David Escribano

Aunque la ciudad es mucho más que esto, es imposible no incluir las fiestas en honor a San Fermín entre las mejores cosas que hacer en Pamplona. Eso sí, si decides visitar la urbe durante esos días de julio, debes estar preparado para vivir el caos, olores varios, aglomeraciones y mucho descontrol. Al menos es así como recuerdo yo mi experiencia, la cual, sinceramente, me decepcionó.

A pesar de ello, pienso que quizás no tuvimos el guía adecuado durante aquellos Sanfermines y estoy seguro de que se le puede sacar mucho más jugo a una fiesta a la que acuden miles de personas procedentes de todos los rincones de España, Europa y el mundo en general.

3. Plaza del Castillo

Plaza del Castillo © David Escribano

El casco histórico de Pamplona me maravilló. Nunca había imaginado que fuera tan grande y estuviera tan bien conservado.

Paseando casi al azar por él, llegamos a la Plaza del Castillo, centro neurálgico del casco antiguo de la ciudad. En ella, esa cálida tarde de septiembre, un grupo de músicos tocaba melodías populares mientras otros deleitaban al público improvisado con danzas regionales.

La gente de Pamplona se refiere cariñosamente a esta plaza como su “cuarto de estar”, y de hecho es el epicentro de la vida social de la ciudad.

La Plaza del Castillo es un lugar históricamente significativo, en el que se realizaban desfiles militares, manifestaciones políticas e incluso corridas de toros hasta 1843. La gente local pasan horas en sus cafés, el más famoso de los cuales es Café Iruña, donde Ernest Hemingway supuestamente pasó su tiempo escribiendo su icónica obra ‘Fiesta’ (‘The Sun Also Rises’ fue su título en inglés), en la que gran parte del paisaje urbano de Pamplona está inmortalizado en prosa.

4. Museo Universidad de Navarra

Uno de los más recientes proyectos artísticos de la ciudad, no podía faltar en la lista de las mejores cosas que ver en Pamplona.

Y es que el Museo Universidad de Navarra ha llegado a ser comparado con el Guggenheim de Bilbao. La fuerza impulsora detrás de su colección es la hija de una empresaria española, María Josefa Huarte, quien en 2008 realizó una generosa donación que incluyó pinturas de Picasso y Kandinsky. Mientras tanto, la Universidad de Navarra contribuyó con exclusivo material fotográfico de su archivo que retrata la vida de artistas del siglo XIX.

Pero si en el interior del edificio encontrarás maravillas, tampoco su exterior se queda atrás, pues el museo fue diseñado por el aclamado arquitecto español Rafael Moneo.

5. Parque Fluvial del Arga (o Parque Fluvial de la Comarca de Pamplona)

Los amantes de la naturaleza y la vida al aire libre seguro que disfrutan de una de las mejores cosas que hacer en Pamplona: pasear por los senderos del Parque Fluvial del Arga.

Con una extensión total de casi un millón de metros cuadrados, este parque es el pulmón de la ciudad. Dejando atrás el recinto de piedra de las antiguas murallas de Pamplona, podrás disfrutar de una caminata al aire libre a lo largo de los 17 kilómetros de camino que serpentean a orillas de los ríos Arga, Elorz y Sadar. No es raro ver a remeros y pescadores en los ríos, mientras sigues una de las varias rutas que te conducen a través de puentes y hacia la tranquila campiña que rodea la ciudad.

6. Planetario de Pamplona

Si viajas en familia, una visita al Planetario de Pamplona debe encontrarse en tu lista de mejores cosas que hacer en Pamplona.

Durante más de veinte años, el planetario de vanguardia de Pamplona, ​​construido en 1993 y ubicado en el Parque Yamaguchi, ha cautivado a sus 200.000 visitantes anuales.

Los orígenes del universo, así como los últimos descubrimientos en el campo de la astronomía son el tema de las numerosas exposiciones proyectadas en la impresionante cúpula del Salón Tornamira, que mide 20 metros de diámetro, lo que lo convierte en uno de los más grandes del mundo. Una actividad perfecta para un día lluvioso (¡lo que, en Pamplona, suele ocurrir con mayor frecuencia de la deseada!:))

7. Salir de pinchos (o ‘pintxos’) por el casco antiguo

Foto © David Escribano

El tema de los ‘pintxos’ es una religión gastronómica en Pamplona. Y aunque las calles más famosas para ello son las de Estafeta y 7 de julio, lo cierto es que hay otros lugares del inmenso y precioso casco viejo de la ciudad para disfrutar de espectaculares regalos al paladar sin las aglomeraciones de las vías más turísticas.

Es el caso de la calle San Nicolás, donde podrás tomar, en lugares como El Marrano y Casa Otano, tus sabrosos pintxos de chistorra, huevo frito, pimientos con jamón y croquetas variadas.

Y es que disfrutar de la comida siempre deberá estar en tu lista de las mejores cosas que hacer en Pamplona.

8. Camino de Santiago

Foto © David Escribano

Aunque en mi primera visita a Pamplona, no empezaríamos nuestro particular Camino de Santiago hasta unos días después, y desde Burgos, lo cierto es que la capital Navarra es una de las paradas principales del Camino Francés, una de las rutas más célebres de este peregrinaje mundialmente conocido.

Sin embargo, no es necesario llevar una mochila a cuestas para seguir los pasos de los peregrinos, cuya ruta a través de Pamplona está llena de monumentos de gran importancia religiosa. Después de comenzar en el Puente Magdalena con una cruz de piedra (o cruceiro) con una imagen de Santiago, se accede a la ciudad vieja a través del Portal de Francia. Los peregrinos normalmente recogen sus sellos de la Catedral antes de continuar por la ciudad medieval y salir por el Portal de San Nicolás.

9. Ayuntamiento de Pamplona

Foto © David Escribano

Reconozco que al verlo en la tele, el Ayuntamiento de Pamplona – desde cuyo balcón se dispara el famoso “chupinazo” que inaugura las fiestas de San Fermín – siempre me pareció mucho más grande.

Al verlo como parte de una ruta tranquila por la zona vieja de la ciudad, me pareció pequeño e íntimo. La Casa Consistorial (edificio que alberga el ayuntamiento) fue construida por el Rey Carlos III en 1423 para unir tres áreas separadas de la ciudad. Combina estilos barrocos y neoclásicos y es donde comienzan los encierros durante esos locos días de julio.

10. Fundación Museo Jorge Oteiza

Otro de los mejores museos que ver en Pamplona se halla a unos 10 kilómetros de la ciudad, ​​en la urbe de Alzuza. Se trata de un museo conmemorativo que rinde homenaje a la obra de Jorge Oteiza.

El venerado escultor vasco donó la colección que se exhibe en el Museo Oteiza que fue creado para ser una extensión del taller original de Oteiza. Las exhibiciones más notables son las que forman parte de la serie que le valió el Gran Premio de Escultura en la Bienal de Sao Paulo. Además, el vanguardista edificio de paneles rojos de este museo se eleva en la ladera sur de Alzuza, con una hermosa vista de la ciudad de Pamplona a lo lejos.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *