La experiencia de volar en paramotor sobre Montilla (Córdoba)

España

Antes de mi primer viaje a la bella Montilla cordobesa, había volado en avión, helicóptero, globo y parapente. Sin embargo, al visitar este precioso pueblo que casi todo el mundo conoce por la denominación de origen del vino Montilla-Moriles, tuve la fortuna de poder probar una nueva experiencia en los aires: el vuelo en paramotor. Así, surqué, durante algo más de media hora, los despejados cielos de esta localidad cordobesa, pudiendo admirar el perfil del pueblo desde la alturas, así como los vastos campos en los que crecen las vides que después darán lugar al famoso vino, y los olivos que son la fuente de algunos de los mejores aceites de España. Si quieres saber cómo es la experiencia de volar en paramotor en Montilla, aquí te lo cuento.

Pero, ¿sabes lo que es un paramotor y en qué consiste el vuelo en este aparto/invento? Pues si ya lo sabes, ya me sacabas ventaja antes de subir a él, porque yo lo había nombrar alguna vez, pero nunca lo había probado ni había sentido la curiosidad de leer sobre esta actividad. Si, como yo, no tenías ni idea de lo que es un paramotor, te lo voy a contar.

VIAJA TRANQUILO, VIAJA ASEGURADO
El seguro de viajes de Iati incluye COVID-19 y cuarentena por contacto directo
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

Qué es un paramotor

Foto © David Escribano

Parece que la gente está bastante – o, al menos, algo – familiarizada con lo que es el vuelo en parapente, ala delta y otras cosas parecidas. Sin embargo, el paramotor es algo mucho más desconocido.

Pues el vuelo en paramotor tiene algo que ver con el vuelo en parapente. De hecho, se trata de una aeronave que está compuesta por un pequeño motor de hélice y un parapente. Para resumirlo de una manera aún más sencilla si cabe: no es ni más ni menos que un parapente motorizado.

Los expertos han calculado que los parapentes, de media, necesitan una velocidad de viento relativa de unos 22 km/h. Pues en el paramotor, esta velocidad no se consigue con la típica carrera, con todo el ala desplegada, que se realiza en la actividad de parapente, sino que la genera el motor que da la velocidad a la pequeña aeronave.

Una vez que la aeronave ha despegado, puedes continuar el vuelo gracias a la sustentación aerodinámica que se genera por el empuje del motor, que se halla en la cola del aparato, a espaldas del piloto.

Otra de las diferencias básicas entre el vuelo en parapente y el vuelo en paramotor es que, mientras que en el primero es necesario despegar desde cierta altura para poder volar, en el segundo puedes despegar casi desde cualquier sitio que sea llano, independientemente de la altura a la que se encuentre.

Equipo necesario y otra anécdotas del vuelo en paramotor

Bueno, vaya por delante que, obviamente, no volé solo en paramotor, sino que es uno de los típicos vuelos turístico en tándem, como los que he probado en parapente en lugares tan bellos como la costa de Uribe, Tenerife o Alicante. Por lo tanto, el que revisa el equipo y se encarga de todo es un experto en el tema. En nuestro caso, fue Jose, un tipo que tenía los dedos pelados de tantos vuelos que había realizado, tanto en paramotor como en parapente.

En este caso, además, el manitas de Jose había construido su propio vehículo para volar en paramotor. Yo, que soy bastante torpe con las manos, siempre he admirado inmensamente a la gente que es capaz de hacer este tipo de cosas.

Al habitáculo – que me recordaba al de los karts o buggies -, le había añadido un motor con hélice. Los motores son de distintos tipos y potencias, necesitando uno más potente para los paramotores biplazas (como era nuestro caso).

Después, tienes el parapente en sí (o ala de parapente), que suele ser muy parecido al que se utiliza en el parapente normal, aunque cada vez son más los fabricantes que introducen mayores refuerzos y algunas características diferentes.

NO ESPERES A RESERVAR TU COCHE DE ALQUILER
No esperes hasta el último momento para reservar tu coche de alquiler. A través de Rentalcars encontrarás el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Pincha aquí para hacer tu reserva.
que hacer en montilla

Vistas de Montilla desde el aire. Foto © David Escribano

Algunas anécdotas interesantes es que el récord de altura homologado es de 6.102 metros, pero el famoso aventurero Bear Grylls llegó a alcanzar los 8.990 metros de altura en un vuelo realizado en los Himalaya a bordo de un parajet inventado por Gilo Cardozo.

En cuanto a la máxima distancia recorrida en un solo viaje con paramotor (aterrizando y despegando más de 100 veces, eso sí), fue 8.008 km, conseguido por el fotógrafo Benjamin Jordan mientras sobrevolaba Canadá en un proyecto humanitario.

La experiencia de volar en paramotor sobre Montilla

volar en paramotor montilla

Foto © David Escribano

Yo no sabía nada de todo esto cuando me presenté, junto con mis estupendos compañeros de viaje, en un pequeño descampado situado en las afueras de Montilla.

En ese momento acababa de aterrizar Andrea, una simpática chica que había conocido en un evento del día anterior. Andrea estaba emocionada y nos aseguraba que había sido una de las experiencias más chulas de su vida. Con semejantes antecedentes, la cosa prometía muchísimo.

Tras las presentaciones y algunas fotos de rigor, el bueno de José comenzó a colocar la vela (o ala) del paramotor estirada en el suelo, procurando siempre que las líneas son se líen entre sí. Después me dio el casco (que tiene unos auriculares incorporados, con el que te puedes comunicar en todo momento con el piloto), me puso los arneses a los que después se anclan los cinturones de seguridad y, en menos de cinco minutos, me encontraba sentado en mi puesto y esperando a que alguien tirarse de la cuerda con potencia para que arrancase el motor.

Ese ardúo trabajo le tocó a Manuel, encargado del turismo en Montilla. En unos segundos, encaramos la inexistente pista de despegue y salimos escopetados. Tras menos de tres segundos de carrera desbocada, el paramotor se elevó en el aire hacia los cielos de Montilla.

Foto © David Escribano

La sensación de despegue es un total subidón, porque es ahí cuando sientes, verdaderamente, la velocidad. Después, el vuelo se convierte en un paseo placentero por las alturas. Así, pude ver las casitas de fachadas encaladas que se asoman a las calles de Montilla, y también los viñedos, olivares, vastos campos y algunas fábricas, almazaras y bodegas que se hallan rodeando la ciudad.

Lo de placentero está bien, pero lo cierto es que no es lo mío. Así que, a través de los auriculares, pedía a José que me diera unas buenas piruetas en el aire, de esas que hacen que tu desayuno vuelva a hacer su presencia en tu garganta tras hacer el recorrido inverso a aquel por el que entró. ¡Fue una pasada! José maniobró para hacer varios tirabuzones en el aire, descendiendo a gran velocidad y creando una sensación parecida a la que tienes en las caídas de las montañas rusas.

Sinceramente, para mí eso fue lo más divertido del vuelo (además de las magníficas vistas).

Tras unos 25 minutos en el aire, llegó el momento de aterrizar en el descampado de nuevo, lo cual tuvo cierta emoción, al ser un terreno tan irregular y un sendero tan estrecho, rodeado de arbustos. Sin embargo, estaba claro que José había aterrizado en peores pistas y lo clavó como el maestro que era.

Me quedé con ganas de más. Tendré que volver a probarlo en otras partes de España.

 

 

 


TFW

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *