Visitando la Ilha dos Frades en Salvador de Bahía

Visitando la Ilha dos Frades en Salvador de Bahía

Ilha dos Frades: una de las mejores excursiones de un día desde Salvador de Bahía

Google +TwitterFacebookWhatsApp

playas-salvador-2

La Bahía de todos los Santos, que da acceso a la vibrante y húmeda Salvador de Bahía, presenta una serie de islas que pueden ser visitadas desde la antigua capital de Brasil en barco.

Una de ellas es la Ilha dos Frades, que se encuentra en el mismo centro de la bahía.

Leyenda de la Ilha dos Frades

El origen del nombre de esta isla – según nos explicaba nuestra guía – proviene de los tiempos de la cristianización de las tierras de Brasil. Parece ser que un par de padres cristianos desembarcaron en ella para intentar evangelizar al grupo de Tupinambás que allí moraban.

La cosa parece que no les fue muy bien y, en lugar de conseguir convencerles para que siguieran la senda de Jesús, acabaron siendo el plato principal de un menú bastante indigesto. Son las cosas que tiene el canibalismo.

Visita a la Ilha dos Frades

Nosotros no nos dejamos amedrantar por las leyendas y decidimos visitar la isla. También debo admitir que ayudó el hecho de que hiciera siglos que no habitaba allí ningún Tupinambá, pero ese pequeño detalle no resta mérito a nuestra gesta.

Tras desembarcar en el aeropuerto de Salvador de Bahía en una húmeda noche, fuimos directamente a nuestro hotel y cenamos algo, ya con el jetlag comenzando a hacer estragos.

Paseo en barco hasta Ilha dos Frades

Ilha dos Frades Salvador

Llegando a la isla con el yate

Al día siguiente amanecimos en una ciudad a la que un sol brillantísimo sacaba colores muy vivos.

Tras el desayuno y una pequeña charla con gente de la Prefeitura de Salvador, pusimos rumbo al embarcadero donde nos esperaba un barco de esos que uno siempre ha soñado tener, pero que, por azares del destino, nunca pudo permitirse. Es de ese tipo de cosas que hace que recuerdes echar el Euromillón cuando regreses a España.

El interior del yate invitaba a no salir de él. Una habitación de matrimonio con todas las comodidades y otra con una litera que superaba a la de cualquier hostel de cinco estrellas.

A pesar de ello, dejamos las mochilas en el salón y subimos al puente de mando para poder disfrutar del viento, el sol y las vistas durante el viaje a la isla.

salvador-da-bahia

Primero nos dieron una vuelta para que pudiéramos apreciar la belleza del perfil de la ciudad de Salvador observado desde el mar. El contraste era más que evidente. En una zona se elevaban altos edificios de hoteles y apartamentos de lujo, en primera línea de la bahía. Algunos fuertes de la época colonial – como el de Santa María – precedían al faro.

Más allá se podían divisar las coloridas y antiguas casas del Pelourinho, el barrio con más vida y corazón de Salvador. Tras ellas, despuntaban las cúspides de los campanarios de las iglesias. Nos contaron que en Salvador de Bahía puedes visitar una iglesia distinta cada día del año y la verdad es que, por las vistas, no me cabía la menor duda de ello.

Perfil de la zona financiera de Salvador

Perfil de la zona financiera de Salvador

Tras reconocer la línea costera, nos acercamos al curioso fuerte de São Marcelo, el único que podrás encontrar en las Américas con forma circular.

Desembarcando en Ilha dos Frades

Ilha dos Frades Salvador

Playa de la Ilha dos Frades (Isla de los Padres), cerca del Salvador

Finalmente, pusimos rumbo a la isla y, ayudados por los potentísimos motores del yate, llegamos en tan sólo 40 minutos.

Desembarcamos junto al centro de interpretación de la isla, donde encontrarás un mapa y algo de información sobre la flora de la superficie y la fauna marina. En las aguas que rodean a Ilha dos Frades la riqueza biológica ha crecido mucho en los últimos años, coincidiendo con la prohibición de la salvaje práctica de la pesca con explosivos.

Playas

playa-isla-dos-frades

Abandonamos el centro de interpretación y caminamos sobre las tablas de madera hasta llegar a la playa de Ponta da Nossa Senhora de Guadalupe.

Esta playa es la preferida por los turistas que vienen a pasar el fin de semana. Aquí encuentran algún pequeño chiringuito, sombrillas, sillas y un ambiente bastante festivo. La calidad del agua es muy buena y lamenté no haber traído mis gafas de bucear. Eso sí, en temporada alta o durante fines de semana es mejor bucear en otros lugares más tranquilos de la isla, huyendo de las embarcaciones fondeadas cerca de la playa.

Justo en la ladera de la pequeña colina que desciende hacia la playa, se encuentran las pintorescas y coloridas casas de algunos de los lugareños que viven en Ilha dos Frades. Son tan sólo 70 los residentes perennes y viven de la pesca y el turismo.

Otras playas frecuentadas por los turistas son las de Paramana, Loreto y Viraçao. Sin embargo, hay una playa en cada una de las 15 puntas que parece formar la isla. No está nada mal para no tener más de 6 km de largo.

Iglesias

Iglesia de Nossa Senhora do Loreto

Iglesia de Nossa Senhora do Loreto

Subiendo la colina situada junto a la playa de Ponta de Nossa Senhora de Guadalupe, encontramos uno de los símbolos del pasado colonial de la isla.

La iglesia de Nossa Senhora de Guadalupe es del siglo XVII, pero también visitamos la de Nossa Senhora de Loreto, erigida en el siglo XVIII y situada junto a un embarcadero algo más al norte.

Vegetación, fauna y gastronomía

marisco-salvador

La isla está cubierta por una alfombra verde compuesta por el típico bosque atlántico. Hay varias lagunas de agua dulce y en cuanto te alejas un poco de las arenas de las playas, entras en un territorio dominado completamente por la Madre Naturaleza.

En las aguas que rodean a la isla hay arrecifes donde poder bucear y en las lagunas puedes encontrar pequeños caimanes. Además, es un paraíso para los ornitólogos.

En cuanto a la gastronomía, podrás degustar gran pescado y marisco.

Pasamos un gran día en Ilha dos Frades, pudiendo disfrutar de un bello atardecer que costará mucho olvidar.

 


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Visitando la Ilha dos Frades en Salvador de Bahía
5 (100%) 4 votos

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *