Consejos para visitar las ruinas de Itálica: la Roma sevillana

Realiza un viaje en el tiempo al visitar Itálica, la esplendorosa ciudad romana en Santiponce

España TFW

Si te encuentras de viaje en Sevilla, visitar las ruinas de Itálica es algo que no puedes dejar de hacer. En Santiponce hallarás los restos de una urbe romana que alcanzó un esplendor comparable al de las grandes ciudades de la península itálica. Hoy en día, sus bulliciosas calles, sus ornamentadas y suntuosas domus patricias – con sus bellos mosaicos -, los antiguos comercios y anchas avenidas – sombreadas gracias a sus arcadas -, y sus imponentes teatro y anfiteatro, contemplan, en silencio sepulcral, el ir y venir de los viajeros que, más que en el plano físico, anhelan poder viajar en el plano temporal para poder vivir, en primera persona, la etapa de apogeo de aquella Itálica romana.

Para mí, visitar Itálica fue un sueño hecho realidad, pues soy un gran amante de la Historia y, además, hace tan solo unos meses que acabé de leer la fantástica trilogía que, sobre la figura de Publico Cornelio Escipión ‘el Africano’, escribió el autor español Santiago Posteguillo. Fue ‘el Africano’ quien fundó Itálica, pero eso os lo cuento ahora mismo.

Breve Historia de Itálica

Anfiteatro de Itálica. Foto © David Escribano

Como suele ocurrir en cualquier visita de un yacimiento arqueológico de importancia, para entender lo que estás viendo primero debes conocer la historia del lugar. No es distinto al visitar las ruinas romanas de Itálica. Para ello, vamos a subirnos a la máquina del tiempo y viajar a la época de la Segunda Guerra Púnica, que enfrentaba a Roma y Cartago por la dominación del Mediterráneo. Concretamente, hasta la batalla de Ilipa (actual Alcalá del Río).

No te pierdas nada de Itálica y contrata esta visita guiada, y gratuita, para descubrir todos los secretos de la urbe fundada por el gran Escipión el Africano:

Al alba de un día de primavera del año 206 a. de C., las tropas del procónsul y comandante en jefe de las legiones romanas en Hispania, Publico Cornelio Escipión ‘el Africano’ (aunque en esa batalla aún no se había ganado tal apelativo),  tras varias escaramuzas previas, se lanzaron en un ataque por sorpresa contra un ejército cartaginés, comandado por Asdrúbal Giscón y Magón Barca (hermano menor del gran Aníbal Barca), mucho más poderoso en fuerzas y número. Según los historiadores de la época, como el griego Polibio, los cartagineses presentaron 70.000 soldados de infantería, 4.000 montados y algo más de una treintena de temibles elefantes de guerra. Frente a este contingente, los romanos opusieron unos 45.000 combatientes, de los cuales unos 3.000 eran de caballería.

Sin embargo, la maestría táctica de Escipión le valió una victoria que inclinaba, de una vez por todas, el signo de la contienda en Hispania a su favor. Los cartagineses huyeron en desbandada rumbo a Gades (actual Cádiz), mientras que el procónsul de Roma decidió construir un lugar en el que sus soldados heridos pudieran reposar. Ese fue el origen de Itálica.

Con el paso de los años, Itálica – que tuvo el honor de ser el primer núcleo urbano estable fuera de la península Itálica (de ahí su nombre) – creció en esplendor, consiguiendo los derechos de metrópoli y llegando a ser la cuna, ya en el siglo II, de dos de los emperadores más importantes del imperio Romano: Adriano y Trajano. Bajo el mandato de este último, el dominio territorial de Roma llegó a su cénit.

Su decadencia llegaría a partir del siglo IV, con el principio del declive del poder de Roma.

Cómo llegar a Itálica desde Sevilla

Para visitar las ruinas romanas de Itálica tendrás que viajar a la localidad de Santiponce, que se encuentra a poco más de 12 kilómetros del centro de Sevilla.

La forma más sencilla de ir de Sevilla a las ruinas de Itálica es en coche, pero si no tienes esa posibilidad, siempre puedes recurrir al autobús. La línea M-170A parte de la parada de Plaza de Armas, en el centro de Sevilla, y te deja en Itálica (última parada). Eso sí, el recorrido tiene 20 paradas y puede llevar hasta 40-45 minutos, dependiendo del tráfico y otros factores.

Si te encuentras en Sevilla y quieres explorar Itálica sin complicarte la vida, reserva una visita guiada (incluyendo el cercano y precioso monasterio de San Isidoro del Campo) a Itálica con recogida y traslado desde Sevilla:

Qué ver en Itálica

Antes de darte otros valiosos consejos para visitar las ruinas de Itálica, prefiero contarte las magníficas cosas que vi allí.

Realicé mi visita a finales de julio y, a pesar del calor reinante, la disfruté como un niño chico. A pesar de que el circuito habitual ha quedado algo reducido por el coronavirus, deambular por las antiguas calles de Itálica es hacerlo por los tortuosos senderos de la Historia. Estos son algunos de los lugares más interesantes que ver en Itálica:

El anfiteatro romano de Itálica

Nunca fui bueno en guardar secretos o no desvelar sorpresas. Me queman en las manos (o la boca). Igual ocurre ahora, pues comienzo la relación de los mejores lugares que ver en Itálica con el que más me impactó: su anfiteatro.

En el circuito que seguimos, el anfiteatro fue el último sitio que visitamos y me pareció una buena idea, por aquello de dejar lo mejor para el final. Se atribuye su construcción, a principios del siglo II, al poderoso emperador itálico Adriano, siendo utilizado hasta el siglo IV.

Aunque su aspecto y tamaño actual impresionan, lo cierto es que lo que podemos apreciar hoy en día apenas llega a ser la mitad de lo que fue. Sus gradas – el doble de altas de las que se conservan – llegaron a albergar a unas 25.000 almas sedientas de sangre. Sí, el anfiteatro era donde tenían lugar los combates entre gladiadores, escenificaciones de batallas épicas (con muertes incluidas), cacerías y peleas entre animales salvajes.

Se ubicó fuera de los muros de la ciudad y entré a él por su puerta este (“Puerta Triunfal“), lugar por el que llegaban a la arena los gladiadores. Fue uno de esos momentos en los que me habría encantado tener una máquina del tiempo para experimentar lo que sentía un gladiador al atravesar esa puerta, rumbo a un combate a muerte de resultado más que incierto. Me habría muerto de miedo. Eso sí.

En el centro de arena, se pueden apreciar la “fossa bestiaria” en la que tenían a las bestias. Además – y ya en otro orden de frikismo – aquí se rodaron algunas importantes escenas de la serie de HBO ‘Juego de Tronos’. ¿Alguien da más?

Teatro romano de Itálica

El teatro de Itálica es anterior al anfiteatro. Se construyó aprovechando la inclinación de la ladera del Cerro de San Antonio, y sus graderías tenían una capacidad de unos 3.000 espectadores. Además, de las gradas y el escenario, también poseía una plaza porticada, una fuente y diversas estatuas. Llegó a estar profusamente ornamentado con piezas de gran valor y construcciones de mármol. Al igual que el anfiteatro, se usó hasta el siglo IV. Aquí se representaban comedias y obras trágicas, tanto romanas como griegas.

EXCURSIONES EN SEVILLA

Aprovecha tu tiempo en Sevilla al máximo con alguna de las siguientes excursiones o actividades con guías profesionales y con muy buenas recomendaciones de sus usuarios:

  1. Tour por Sevilla con Catedral, Alcázar y Giralda incluidos
  2. Tour gratuito en Sevilla
  3. Tour gratuito en Itálica
  4. Excursión a Itálica desde Sevilla
  5. Excursión a Itálica desde Santiponce
  6. Otras magníficas excursiones en Sevilla y alrededores

Murallas

Emplazada en una provincia – Hispania – en la que los romanos tenían un buen número de enemigos, Itálica se rodeó de murallas para su protección. Al visitar las ruinas de Itálica, puedes apreciar cómo eran sus murallas contemplando los restos de un torreón de los tiempos de César Augusto. Estas fortificaciones fueron desarrolladas en diversas fases y renovadas constantemente.

Domus

Tras atravesar la entrada a las ruinas de Itálica, caminamos unos metros y enfilamos una pendiente pavimentada que mostraba restos arqueológicos a ambos lados. Era ancha y sombreada por cipreses (en la época romana las “aceras” poseían arcadas que proyectaban agradables sombras).

Caminando entre ellos, descubrimos termas, antiguas zonas comerciales y las casas privadas de los ciudadanos del imperio, decoradas con mosaicos hechos de pequeñas teselas. Entre las distintas casas (domus) que ver en Itálica destacan las siguientes:

  • Casa del Planetario: una de las mansiones más lujosas de Itálica, que presenta el hermoso mosaico con las divinidades planetarias, que daban su nombre a los días de la semana en el calendario romano.

  • Casa de los Pájaros: construida en tiempos de Adriano, también posee un mosaico con distintas aves. Es una de las mejores conservadas, pudiendo observarse el peristilo, con su atrio (patio central de la domus), un pozo y una cisterna donde se almacenaba el agua de lluvia.
  • Casa de la Exedra: con una superficie aproximada de unos 4.000 metros cuadrados, es una de las más grandes que ver en Itálica. No se sabe si fue una residencia privada o un edificio público. Destaca el triclinio – lugar donde comían los romanos recostados en tumbonas – y las letrinas, de mármol y adornadas con mosaicos.

Termas

Las termas era un importante lugar de reunión social en las urbes romanas. Disponían de gimnasio y balneario, con salas de masajes, sauna y vestuarios.

Se encontraron dos conjuntos termales en Itálica. El mayor fue construido en tiempos de Adriano, y de ella se conserva la estructura y la distribución de piscinas y hornos.  Las termas menores (de los tiempos de Trajano) ya se hallan en el pueblo de Santiponce.

Templo de Trajano

Se supone que el templo de Trajano fue construido por Adriano para honrar a su predecesor. Está en la zona más elevada de la nova urbs, rodeado de una plaza porticada. Se dice que en su momento de apogeo, llegó a estar custodiado por cien columnas de mármol y decenas de esculturas.

Visitas guiadas en Itálica

Os aconsejo que hagáis la visita guiada a las ruinas de Itálica pues es uno de esos lugares en los que merece la pena que alguien experto en la materia te ayude a extraerle el mucho jugo que tiene. Si no, aunque existen paneles informativos diseminados por el recinto, la experiencia se te quedará algo coja.

Pinchando en este enlace, puedes reservar tu visita guiada gratuita en Itálica.

Horarios para visitar las ruinas de Itálica

Los horarios para visitar Itálica son los siguientes:

  • Del 1 de enero al 31 de marzo: de martes a sábado, de 09:00 a 18:00. Domingos y festivos, de 09:00 a 15:00. Lunes, cerrado.
  • Del 1 de abril al 15 de junio: de martes a sábado, de 09:00 a 20:00. Domingos y festivos, de 09:00 a 15:00. Lunes, cerrado.
  • Del 16 de junio al 15 de septiembre: de martes a domingos y festivos, de 09:00 a 15:00. Lunes, cerrado.
  • Del 16 de septiembre al 31 de diciembre: de martes a sábado, de 09:00 a 18:00. Domingos y festivos, de 09:00 a 15:00. Lunes, cerrado.

El conjunto arqueológico de Itálica cerrará también los siguientes días: 1 y 6 de enero, 1 de mayo, 24, 25 y 31 de diciembre.

Precios de entradas a Itálica

En estos momentos, cualquier visitante que acredite ser ciudadano de la UE puede entrar gratis. De otros países, tendrán que pagar 1,50€.

Sin embargo, ese es el precio sin guía.

Cuándo visitar las ruinas de Itálica

La mejor época del año para visitar el conjunto arqueológico de Itálica es primavera, ya que Andalucía ofrece todo su colorido con una temperatura agradable. Septiembre y octubre tampoco son malas opciones.

Qué ropa y calzado llevar al visitar Itálica

Al visitar las ruinas de Itálica debes saber que vas a tener que caminar durante unas cuantas horas. Además, el terreno es pedregoso e irregular, por lo que te aconsejo que lleves unas zapatillas cómodas que agarren bien el tobillo.

Pantalones cortos y camiseta (o vestido) en primavera, verano (también gorro y buena protección contra el sol) y parte del otoño, es un buen atuendo. En invierno, como es normal, mejor algo más tapados.

 

Y ahora, ¿qué esperas para acudir a tu cita con la Historia y visitar Itálica?

blank


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *