Las mejores excursiones que hacer en Lisboa y alrededores

Tours y excursiones en español en Lisboa, Cascais, Sintra y Estoril

Portugal G+TFW

Lisboa es una de mis ciudades favoritas en Europa. La capital de Portugal es uno de los destinos preferidos de los viajeros españoles. Influye mucho su cercanía geográfica, pero es que Lisboa tiene magia. Una magia antigua, que parece provenir de los tiempos en los que los navegantes portugueses – de los mejores y más valientes que ha dado la historia de la navegación y exploración mundial – se izaban a la mar para descubrir nuevos mundos.

Parece que Lisboa añora aquellos tiempos y ha decidido quedarse anclada al pasado, como un amante que no puede olvidar a quien le rompió el corazón.

Vagar libremente y sin rumbo por las calles de la ciudad es una de las mejores cosas que hacer en Lisboa, pero si quieres aprovechar al máximo el tiempo en la capital portuguesa y sus alrededores y conocer mucho mejor la historia y curiosidades de los distintos lugares, te aconsejo que realices algunas de las excursiones organizadas que te propongo.

1.Excursiones por el centro histórico de Lisboa

El centro histórico de Lisboa es precioso.

Una buena forma de ir descubriéndolo, es recorriendo los mejores miradores de Lisboa, como el de São Pedro de Alcántara, Nuestra Señora del Monte o el elevador de Santa Justa.

En una excursión a pie por Lisboa puedes visitar estos miradores, la famosa Plaza del Comercio (Praça do Comércio), el Castillo de San Jorge, la zona del Barrio Alto, Alfama, la catedral gótica de Lisboa, las plazas de Rossio y Carmo y mucho más.

2. Lisboa sobre ruedas

Yo siempre he sido de los de patear una ciudad hasta la médula. Creo que es así como realmente se conoce un lugar. Sin embargo, reconozco que hay mucha gente  que prefire formas menos cansadas de ver una ciudad. Además, hay algunas que son muy divertidas, como el segway o la bici.

Por eso, puedes realizar este tour gastronómico en Segway o el tour por las colinas de Lisboa en bici eléctrica. Algo más original es descubrir lo mejor de Lisboa en tuk tuk.

Si eres de los más clásicos, o dispones de poco tiempo y lo quieres ver todo, entonces no dejes de coger el autobús turístico de Lisboa.

3. El Barrio de Belém

La famosa Torre de Belem de Lisboa

El barrio de Belém, situado a tan solo 15 minutos en tranvía desde la Plaza del Comercio, es un lugar que no puedes dejar de visitar en Lisboa. Allí me encontré dos de los mejores monumentos de la capital portuguesa: La Torre de Belém y el Monasterio de los Jerónimos.

La Torre de Bélem es una fortificación defensiva que se construyó en el siglo XVI para proteger la entrada a la bahía de Lisboa y como tributo al gran navegante portugués, Vasco da Gama. Después pasó por distintos usos, como el de prisión, y hoy en día merece la pena entrar para ver sus cañones, capilla y demás estancias históricas.

El Mosterio dos Jerónimos (su nombre en portugués) también es una obra del mismo siglo, en estilo gótico tardío con parches renacentistas. Visita su interior con tranquilidad y date un homenaje a la salida, probando el dulce más famoso de Lisboa: el pastel de Belén. Pegada a la muralla del monasterio, encontré la mítica Pastelaria da Belém. Me zampé tres de una sola sentada.

4. Paseos por el Tajo

El Tajo, el río más largo de la Península Ibérica y que nace en la Sierra de Albarracín, acaba su recorrido en Lisboa, desembocando en las profundas y míticas aguas del Océano Atlántico.

Para disfrutar del Tajo, puedes hacer lo que hice yo, tomarte unos vinitos en las terrazas, o navegar por sus aguas. Tienes varias opciones: paseo en barco al atardecer, alquilar un velero con patrón, salir a avistar delfines, o salir a dar una vuelta al amanecer.

5. Disfrutar de la vida nocturna

En pocos sitios del mundo he encontrada una marcha nocturna como la que viví en Lisboa. Siempre me lo he pasado de lujo. Primero cenando en alguno de los garitos del Barrio Alto, para después dar unos cuantos pasos e ir de bar en bar por esos bares apostados en calles estrechas, empinadas y adoquinadas, en las que cada noche de fin de semana se cuentan mil historias bañadas en alcohol y corazones rotos.

Después, las discotecas cercanas a la playa se llenan de jóvenes – y no tan jóvenes – que quieren que el amanecer les sorprenda dándolo todo.

6. Los fados y Alfama

Monasterio dos Jeronimos en Lisboa

Lo reconozco, no me viene ahora mismo una música más triste que los fados portugueses. Pero esa melancolía traspasa las paredes de las tabernas oscuras y tranquilas del barrio de Alfama e impregna las calles empinadas y antiguas, que aún muestran la ropa tendida, como buena ciudad que vive con naturalidad y sin pudor su carácter latino.

Vente al barrio de Alfama y vive sus fados, o realiza un tour nocturno por la ciudad y corónalo con un espectáculo de fados.

7. Escapadas desde Lisboa

Si ya has pasado dos o tres días en Lisboa y te queda poco por ver, no te preocupes porque a tiro de piedra – o de tren – tienes varios lugares hermosos que visitar.

Sintra

El famoso Palacio da Pena en Sintra

Hay pocas excursiones en Lisboa mejores que la que te lleva a Sintra.

Sintra es un pueblo de cuento. Está lleno de casas bajas y señoriales cuyos bajos están ocupados por tiendecitas de souvenirs, pastelerías, chocolaterías y románticos restaurantes. Aunque todo esto atrae a un buen número de turistas, lo que hizo que fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco es su precioso y colorido Palacio da Pena, residencia de los reyes portugueses durante todo el siglo XIX que corona Sintra desde la cima de una colina.

Mucho más antigua es la fortaleza conocida como el Castelo dos Mouros, levantada por los árabes en el siglo IX y conquistada por el rey Alfonso Henriques en 1147. El Palacio Nacional de Sintra, del siglo XVI, se encuentra en el centro del núcleo urbano.

Cascais y Estoril

Acantilado junto a Boca do Inferno en Cascais, Costa de Estoril

Acantilado junto a Boca do Inferno en Cascais, Costa de Estoril

Las pequeñas poblaciones de Estoril y Cascais vivieron un auge sin igual entre finales de la década de los 30 y los años 50 del siglo pasado. La desintegración  de los ancestrales regímenes monárquicos europeos y la Segunda Guerra Mundial jugaron en favor del boom. Los reyes exiliados de países como España, Italia, Rumanía o Bulgaria arrastraron tras de sí a duques, condes, marqueses y demás títeres de la nobleza que se asentaron en esa ciudad de temperatura agradable, bonitas playas y costas, y gran vida social.

El Casino de Estoril, el Hotel Palacio, heladerías, bellos restaurantes… Pasear por Cascais y Estoril es hacerlo por dos lugares que parecen estar siempre en vacaciones.

Una buena excursión es la que combina Cascais y Sintra.

8. Otros planes en Lisboa

Kitesurfing en la Playa de Guincho en Estoril

Kitesurfing en la Playa de Guincho en Estoril

Hay otras cosas y excursiones que hacer en Lisboa. Por ejemplo, si eres futbolero siempre puedes realizar el tour por el estadio da Luz y el museo del Benfica.

Los foodies pueden hacer un tour vinícola y gastronómico en Lisboa. Y los devotos, pueden tomar la excursión a Fátima.

Si te gustan los deportes acuáticos, no dudes en recorrer la bella costa lisboeta e incluso puedes contratar un curso de surf.

Aprovecha los tours y excursiones para conocer Lisboa en profundidad y no te quedes en su superficie.

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:


Las mejores excursiones que hacer en Lisboa y alrededores
5 (100%) 1 voto
Una respuesta
  • Pepe piloto 1 febrero 2018
  • Deja tu respuesta

    Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *