Sexo en Tailandia

Tailandia TFW

Tailandia es un destino mayoritariamente conocido por sus playas, sus templos, los masajes, precios baratos, calor y sexo. Y en Phuket, especialmente, la industria del sexo funciona a toda máquina.

Desde Bangkok parten autobuses diariamente hasta allí. El trayecto dura unas 15 horas y el precio del billete oscila alrededor de los 500 bahts (unos 10 euros)

Desde el primer día que llegamos a Patong Beach nos dimos cuenta de que nos encontrábamos en un lugar dominado por el edonismo y el libertinaje. Paseando por sus calles no cesábamos de presenciar escenas tórridas; en las playas, en las discotecas, en las terrazas de los bares. En Phuket cada cuál expresa su sexualidad tal y como la siente, sin importar el dónde, el cuándo o el cómo.

Me llamaron especialmente la atención los menús callejeros; así es como yo les llamaba. En alguna ocasión, paseando en solitario por las calles de Patong Beach, se me había acercado algún chaval mostrándome a escondidas un pequeño libro en el que me mostraba fotografías de un montón de mujeres desnudas, a modo de menú. La propuesta era que por unos cuantos bahts la chica elegida me daría un masaje, se bañaría junto a mí en un jacuzzi y después practicaría sexo conmigo. Todo ello por 1200 bahts, menos de 25 euros. Creo que le conté la experiencia a 3 o 4 amigos y, si no me equivoco, todos han pasado por Patong Beach desde entonces. Yo tengo que confesar que nunca sucumbí a la sugerente oferta.

Y si todo ésto que os cuento es a plena luz del día, ya os podéis imaginar en lo que se transforma este libertino lugar cuando llega la noche; un auténtico espectáculo. Aún recuerdo como si fuera ayer mismo aquélla noche; Róisín y yo habíamos dejado atrás el ring en el que solíamos presenciar los combates de Thai Boxing. Paseábamos cogidos de la mano cuando de repente se acercó un joven tailandés salido de la nada. Girando la cabeza a derecha y a izquierda, controlando que no lo viera nadie, nos susurró si estábamos interesados en presenciar un show erótico que estaba a punto de dar comienzo en un club clandestino que no se encontraba muy lejos de allí. El precio de la entrada eran 150 bahts cada uno, unos 3 euros, y había una consumición incluida. Cómo no, nosotros que nos apuntábamos a un bombardeo, le seguimos disimuladamente hasta llegar a un callejón un poco apartado de las calles más transitadas. Cruzamos una puerta a penas visible y nos encontramos unas escaleras que descendían iluminadas levemente por unas luces de neón. Así llegamos hasta un misterioso lugar, a modo de cueva, muy bien decorado y ambientado con música sensual, de forma redondeada y con un pequeño escenario en el centro. Nos sentamos en unas butacas y en seguida una chica vestida en lencería se acercó y nos sirvió una bebida. Yo creo que allí nos reuníamos alrededor de una veintena de personas, la mayoría parejas, como nosotros.

Seguro de viaje a Tailandia

¿Eres de los que todavía piensa que un seguro de viaje es algo prescindible? ¿Piensas que tienes una salud de hierro y nunca te va a pasar nada? Un seguro de viaje a Tailandia de 3 semanas te puede costar unos 60 euros (no llega ni a los 3 euros por día). Nosotros recomendamos llegar al destino con un seguro standard que incluya un mínimo de 60.000 euros en hospitalización, repatriación, robo y gastos de anulación. Hemos probado varias compañías y las últimas veces hemos repetido con Iati porque todo ha ido a la perfección. Además tienes un 5% de descuento al venir de nuestra parte a través de este enlace.

Y lo que a continuación verían mis ojos fue algo que probablemente recordaré durante el resto de mis días; tras unos minutos en los que unas jóvenes chicas bailaban al son de la sensual música apoyándose sobre unas barras americanas, llegó el momento cumbre en el que apareció la estrella del espectáculo; una mujer que fue capaz de fumarse cinco cigarros a la vez, beberse una coca cola de 33 cl y encestar pelotas de ping pong en una pequeña canasta situada a unos 5 metros de distancia. Nada que parezca realmente una proeza, salvo por el hecho de que realizó todas estas tareas ayudándose tan sólo de una parte de su cuerpo: la vagina.

Me dejo tan impresionado que al acabar el show no pude evitar pedirle que por favor me permitiera tomarme una foto con ella.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.