Santander en dos días: guía para un fin de semana

Descubre los muchos atractivos de la capital cántabra en 48 horas

España

Si te vas a escapar un fin de semana a la capital de Cantabria, aquí te dejamos una completa guía con todo lo que puedes ver en Santander en dos días.

Santander es una bellísima urbe, ubicadas entre playas, montañas y verdes prados. Además posee una interesante cultura y una gastronomía que conforma un paquete completísimo para pasar un par de días inolvidables en ella.

VIAJA TRANQUILO, VIAJA BIEN ASEGURADO
Nosotros viajamos con IATI, que tiene las mejores coberturas COVID en viaje y de anulación
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

En ella podrás recorrer un casco histórico que te dejará embelesado; podrás ver cómo arriban a puerto los barcos pesqueros con sus frescas capturas; conocerás cómo se sintió la realeza al visitar este balneario particular; y experimentarás, sobre todo, el trato amable de unas gentes que siempre se han caracterizado por su carácter hospitalario. Tras pasar un fin de semana en Santander, seguro que querrás regresar. Pero antes de entrar de lleno en materia, te dejamos algunos consejos prácticos para tu viaje a Santander en dos días.

Si te encuentras en Santander y quieres aprovechar el día con un fantástico tour gratuito y guiado por un experto en la ciudad, puedes reservar aquí:

Cómo llegar a Santander

que ver dos días en Santander

Las maneras más populares de llegar a Santander son tres: coche, tren o avión.

Si viajas en coche, desde Madrid tienes una 5 horas de conducción, casi 7 desde Barcelona, poco más de hora y cuarto desde Bilbao y unas 2 horas desde Oviedo.

En tren, puedes viajar de Madrid a Santander en unas 4 horas y 45 minutos de media (4 horas y cuarto con el tren más veloz).

Con el autobús, tardarás unas 5 horas y media desde Madrid.

Por lo tanto, sin lugar a dudas, la manera más rápida de viajar a Santander es el avión. Tienes vuelos directos a Santander desde un bueno número de ciudades españolas, como Alicante, Madrid, Barcelona, Valencia, Palma de Mallorca, Málaga, Ibiza o Sevilla.

Una vez hayas aterrizado en la capital cántabra, podrás ir del aeropuerto de Santander al centro en poco más de 15 minutos con un autobús de la línea S4, operado por la empresa de Transportes de Cantabria.

Si vas a explorar los alrededores de la ciudad o algunos de los bonitos pueblos de Cantabria, también puedes alquilar un coche en el aeropuerto de Santander.

Dónde alojarse en Santander

santander

Una de las primeras cosas que tendrás que decidir y organizar para tu viaje a Santander en dos días es el tema del alojamiento.

Sin duda alguna, para una visita de un fin de semana, el centro histórico es la mejor zona donde alojarse en Santander. Quedándote en un hotel o apartamento aquí, simplemente tendrás que caminar para poder admirar algunos de los mejores monumentos que ver en la ciudad, como la Plaza Porticada, el Ayuntamiento, los jardines del Paseo de Pereda o el Mercado de la Esperanza.

Además, también estarás muy cerca de la estación de trenes y tendrás un sinfín de bares y restaurantes donde tomarte algo fresco y degustar la estupenda gastronomía cántabra.

Otras buenas zonas donde dormir en Santander son la playa del Sardinero (nada como dormirte acunado por el rumor del mar) o la península de la Magdalena, una zona realmente tranquila.

Estos son algunos ejemplos de buenos sitios donde dormir en Santander:

  • Art Suite: alojándote en este apartamento te sentirás como en casa en Santander. Cuenta con todo lo necesario para pasar un fin de semana siendo autosuficiente en la ciudad y sintiéndote cómodo. Una gran opción desde tan sólo unos 60 euros la noche.
  • Silken Coliseum: la fachada del Silken Coliseum es inconfundible y te da una idea de la excepcional calidad del interior de este hotel. Las habitaciones son modernas y el establecimiento ofrece un centro fitness y una cafetería donde puedes tomar tapas. Puedes encontrar ofertas desde 50-60 euros/noche.
  • Gran Hotel Sardinero: es un auténtico clásico donde dormir en Santander. Se encuentra justo frente a la playa, regalando unas vistas inigualables del mar Cantábrico y la bahía de Santander. La decoración es clásica, transportándote a la época en la que Santander era la ciudad-balneario de la nobleza y corte españolas. Puedes vivir esa experiencia desde 65-75 euros/noche.

Qué ver en Santander en dos días: Día 1

Mañana

Centro Botín Santander

Centro Botín en Santander

Si te gusta madrugar, puedes comenzar la primera jornada de tu visita a Santander en dos días con una buena caminata por por el Paseo de Pereda, cuando las aguas de la bahía de Santander están aún tranquilas.

Si no, puedes dormir un poco más y dirigirte tranquilamente al Mercado de la Esperanza, el mercado histórico de Santander. Aquí, los pescaderos venden los pescados y mariscos extraídos directamente de las cercanas aguas del Cantábrico, y los granjeros locales venden una gran variedad de deliciosas frutas de temporada.

Después, recorre lentamente el resto del casco antiguo de la ciudad, deteniéndote en la imponente Catedral de Santander, antes de llegar al Centro Botín, el glorioso, y algo controvertido, centro de artes de Santander. Si has estado en el Centro Pompidou de París, probablemente ya tengas una idea de por qué el Centro Botín divide las opiniones.

Diseñada por el mismo arquitecto italiano de renombre, Renzo Piano, esta galería contemporánea es audaz y futurista.

La gente local desconfiaba de su construcción, diciendo que bloquearía las vistas al mar, pero hoy en día es probable que esta galería contemporánea sea una de las mejores cosas que ver de tu viaje a Santander en dos días.

Con obras de artistas famosos, incluidos Carsten Holler y Francisco de Goya, así como la impresionante arquitectura y la terraza en la azotea, es el lugar perfecto para pasar al menos unas horas.

Tras admirar las obras del museo, puedes tomarte un café en El Muelle, ubicado en la planta baja del Centro Botín.

A poca distancia del Centro Botín se encuentra Los Reginas, lugar del que parte el ferry que va de Santander a Pedreña y Somo. Embárcate en uno de ellos para visitar Pedreña, desde donde tendrás unas magníficas vistas de Santander y te asaltará el aroma de los mariscos y pescados asados, provenientes de varios restaurantes especializados en esos manjares. Ostras, pulpos, calamares y atún son algunos de los platos que te esperan en lugares como el Asador El Tronky, situado justo al lado del muelle.

Es un buen restaurante donde comer en Santander y buena parada para el primer día.

Tarde

Tras comer en Pedreña, toma el ferry de regreso a la capital cántabra y alquila una bicicleta para ver la ciudad desde otra perspectiva.

Uno de los mejores lugares a los que puedes ir a pasar la tarde es a la playa El Puntal, situada a unos 5 km del centro de la ciudad. Este bonito parche de arena se encuentra en el extremo oriental de la Bahía de Santander. Es un buen lugar para relajarse o pasar una tarde de playa en familia, pues alas aguas son calmadas. Las dunas le confieren un aspecto salvaje y natural a esta playa.

Después, regresaremos al centro para tomar unas tapas al atardecer.

Noche

Y un buen lugar en el que degustar tapas y vinos en la ciudad es la Bodega del Riojano, que se encuentra en el número 5 de la calle Río de la Pila. Posee un comedor rústico revestido con coloridos barriles de vino pintados por manos de artistas contemporáneos, incluido Picasso.

La cocina cántabra que se sirve aquí es deliciosa: prueba las rabas o las raciones de marisco y embutidos.

Si buscas algo más moderno, Cadelo es una buena elección.

Después de la cena, y si tus ojos aún no se cierran, merece la pena vivir el ambiente nocturno de Santander. La Plaza de Cañadίo es el lugar ideal. Aquí encontrarás varios bares repletos de gente local con ganas de pasárselo bien.

Y si estás listo para bailar toda la noche, la Calle del Sol alberga muchos pubs con diferentes estilos de música.

Qué ver en Santander en dos días: Día 2

Mañana

que ver dos dias santander

Palacio de La Magdalena

Después de un gran día explorando y una noche más larga disfrutando de la hospitalidad de Santander, dormir hasta tarde es algo que no te puedes permitir si tan sólo vas a estar dos días en Santander.

Así que, recarga energías con un buen desayuno y dirígete al Paseo de Pereda para tomar el autobús que te lleva hasta la Península de la Magdalena. Si te encuentras con ganas y el tiempo acompaña, también puedes darte un paseo de unos 4 km y disfrutar del despertar de la ciudad.

En la península de la Magdalena se encuentra el antiguo Palacio Real – residencia regalada por la ciudad al monarca español Alfonso XIII –  y regala unas vistas impresionantes de la bahía de Santander. Si te apetece, haz un recorrido por el interior del lujoso palacio.

El pasado histórico de la península también es muy interesante ya que su posición estratégica la convirtió en un bastión militar muy ansiado por los contendientes de las distintas batallas que, a lo largo de los siglos, aquí se dieron, destacando la gran batalla que, en 1812, enfrentó aquí a británicos y franceses, en el contexto de las guerras napoleónicas.

Más tarde, llega el momento de visitar la famosa playa de El Sardinero, la más apreciada por la gente local, junto con la de Mataleñas. Ambas presentan amplias extensiones de arena con aguas cristalinas. Si quieres disfrutar aquí de una manera más activa, puedes darte un paseo hasta el faro de Punta Silla o apuntarte a algún curso de surf, aunque para ello es mejor acercarte a las playas de Somo y Loredo, situadas a una media hora en coche.

Una gran opción para comer este segundo día es llevarte unos bocadillos y parar a hacer un picnic en algún punto del camino entre el Sardinero y el faro. Las vistas son realmente excelentes.

Tarde

Regresa al centro de la urbe para disfrutar de un rico helado.

Las opiniones están divididas entre la gente local en cuanto a cuál es el mejor, pero Regma (que tiene tres sucursales en la ciudad, siendo la más conocida la del Paseo de Pereda) siempre parece llevarse la gloria. Otra buena opción es Monerris Helados, situado en plaza Cuadro.

Los museos de la ciudad son gratuitos los domingos por la tarde, así que, si tu segunda jornada de tu viaje a Santander en dos días coincide en domingo, aprovéchalo visitando el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC). En él podrás admirar muchos de los objetos paleolíticos que se han encontrado en los distintos yacimientos arqueológicos que hay en Cantabria, destacando las famosas Cuevas de Altamira.

Noche

Llega el momento de despedirse de la capital cántabra y para ello nada como probar un plato típico de la región: el cocido lebaniego, un contundente manjar que combina los garbanzos con diferentes carnes de pollo y ternera y la berza o el repollo. Para ello, te recomendamos que reservas tu mesa en la Bodega Fuente Dé.

Para digerir la sabrosa cena, nada como dar un último paseo por el centro de la ciudad y su paseo marítimo para admirar los edificios y monumentos que ver en Santander iluminados. No es un adiós, sino sólo un hasta luego.

 

Puntúa este artículo

TFW

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *