Ruta micológica por el bosque pintado de Poblet en Tarragona

España

La provincia de Tarragona es famosa por un buen número de atractivos, tanto culturales y patrimoniales como paisajísticos y naturales. Su capital es una ciudad histórica, donde las huellas de los romanos del gran Escipión sigue presente en todo su casco antiguo. Además, mira al mar desde el balcón del Mediterráneo y cerca de ella existen playas que deben ser descubiertas con la parsimonia que merecen. Lo mismo ocurre con la famosa Costa Dorada, en la que se asientan lugares tan turísticos como Cambrils, Salou, Miami Playa o l’Ametlla de Mar. Sin embargo, aunque no todos los viajeros reparan en ella, también hay una Tarragona de interior, una Tarragona de verdes montañas, encantadores pueblos y muchos secretos que apenas son explorados, haciendo que, quien se aventura en ellos, los puede disfrutar casi para sí solos. Este es el caso del Parque Natural de las Montañas de Prades, situado a unos 40 km de Tarragona. Y en ese parque natural se encuentra el bosque pintado de Poblet, una ruta micológica muy bella y original para toda la familia.

Recorrí la ruta larga del Itinerario 4 micológico de Castellfollit, que discurre por la floresta del bosque de Poblet, una soleada mañana de finales de otoño, durante un viaje que me llevó a recorrer alguna de los muchos atractivos de las Montañas de Prades.

VIAJA TRANQUILO, VIAJA ASEGURADO
El seguro de viajes de Iati incluye COVID-19 y cuarentena por contacto directo
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

Pero, antes de meterme de lleno en la descripción de esa bonita ruta, algo de logística para que tú también la puedas hacer con facilidad.

Cómo llegar al inicio de la ruta micológica del bosque de Poblet

ruta micologica bosque de poblet

Foto © David Escribano

La ruta – ya te decidas por su versión corta o la larga – tiene su punto de inicio en la bonita zona recreativa que hay en la casa forestal de Castellfollit (carretera de Poblet a Prades, Km. 6,5). Se  trata de un lugar tranquilo, rodeado de árboles y con una zona de columpios en la que pueden jugar los niños. Justo al lado del caserón de piedra se puede dejar el coche, aunque te aconsejo que, si vienes en temporada alta, madrugues bastante pues no hay demasiado espacio para aparcar (quizás el suficiente para un par de decenas de coches, como máximo).

La distancia de la casa forestal de Castellfollit al centro de Tarragona es de unos 54 km y tendrás unos 50 minutos de viaje en coche. Si estás pensando en realizar el viaje en transporte público, ya puedes ir abandonando la idea, pues no hay manera de hacerlo.

Cuáles son los principales atractivos de la ruta micológica del bosque de Poblet

La ruta micológica del bosque de Poblet es un agradable paseo, nada exigente, que se puede hacer en familia, con pareja o con un grupo de amigos, pues todo el mundo lo acaba disfrutando.

En ella, los niños se maravillarán con los seis tipos de setas que el artista Genís Colell pintó en los troncos de los árboles del bosque. Además, hay un cartel explicativo junto a cada una de ellas. Y es que esta zona de Tarragona es famosa por ser muy prolífica en materias de hongos, llegando a albergar hasta 700 especies distintas.

El bosque en sí es una maravilla: húmedo, frondoso, tranquilo y en el que no resulta complicado llegar a sentir el puro contacto con la naturaleza. Si realizas la ruta larga, debes añadir como atractivo algunos puntos altos que te servirán de miradores a algunas de las otras montañas del parque natural, cuyas laderas se muestran totalmente tapizadas de verde.

Cuándo es el mejor momento para hacer la ruta micológica del bosque de Poblet

ruta micologica bosque de poblet

Foto © David Escribano

Aunque debo admitir que tuvimos muchísima suerte con el día que nos salió cuando hicimos la ruta a mediados de diciembre, lo cierto es que quizás no sea esta la mejor época del año para caminar por las Montañas de Prades.

Si pudieras elegir, te aconsejo que la hagas en primavera (meses de abril, mayo y principios de junio) o principios de otoño (octubre) cuando el tiempo es casi siempre benigno y el bosque luce hermosos. Sin embargo, casi cualquier época del año puede resultar buena, pues la mayoría de parches boscosos están compuestos por pinos y los colores del bosque apenas varían de una estación a otra.

NO ESPERES A RESERVAR TU COCHE DE ALQUILER
No esperes hasta el último momento para reservar tu coche de alquiler. A través de Rentalcars encontrarás el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Pincha aquí para hacer tu reserva.

Consejos de alojamiento en Tarragona

Las últimas dos veces que hemos visitado Tarragona nos alojamos en el Hotel Ciutat de Tarragona. Un 4 estrellas que suele tener buenos descuentos y de gran calidad. Si quieres evitar búsquedas podrás reservarlo en el siguiente enlace sin ningún aumento de precio:

Qué equipo llevar para la ruta micológica del bosque de Poblet

La ruta micológica del bosque de Poblet es muy sencilla, por lo que tan solo necesitarás llevar calzado adecuado, pantalones de trekking (cortos o largos, dependiendo de la temperatura, aunque mejor llevar largos (aunque sean finos), para evitar las rozaduras de algunos arbustos que invaden la senda), agua, algo de comer, gafas de sol, bastones de trekking (hay alguna subida en la que pueden resultar útiles para los que gustan de llevarlos) y un fino chubasquero, por si el tiempo está feo o cambia repentinamente.

Ficha técnica de la ruta micológica del bosque de Poblet

Foto © David Escribano

Estos son los datos técnicos de la ruta micológica del bosque de Poblet.

Opción corta:

  • Distancia: 3 km.
  • Tipo de ruta: circular.
  • Desnivel acumulado: 190 metros de subida y bajada.
  • Dificultad: fácil.
  • Tiempo estimado: una hora y media, yendo muy tranquilo, aprendiendo sobre las setas y tomando fotos.

Opción larga:

  • Distancia: 6,5 km.
  • Tipo de ruta: circular.
  • Desnivel acumulado: 391 metros.
  • Dificultad: media.
  • Tiempo estimado: 3 horas y media (con paradas y sin forzar).

Experiencia recorriendo la ruta micológica del bosque de Poblet

Llegamos a la casa forestal de Castellfollit sobre las 11 de la mañana de un sábado de finales de otoño, y apenas encontramos una decena de coches, por lo que pudimos aparcar sin dificultades. El sol lucía casi sin oposición en el cielo y calentaba lo justo para no tener que llevar un buen abrigo y que me valiese con la camiseta térmica de manga larga.

La casa forestal, hecha de piedra y con un tejado oblicuo y una especie de torre, lucía hermosa y tranquila y unos niños jugaban en los columpios adyacentes. Tras saludar a los padres e intercambiar unas palabras con ellos, comenzamos a seguir la ruta, que en su comienzo tiene un poco de asfalto, hasta encontrar la señal que indica el principio y final del Itinerario 4 del Paraje Natural de Interés Nacional de Poblet.

En él se mencionaban 3 lugares que encontraríamos en ese mismo sendero circular (Coll d’en Perroi, Plana d’en Misser y Caseta dels Civils) y otros 4 que se hallaban en desviaciones posteriores del camino (Coll de la Caldereta, Mola d’Estat, Era de Noguers y Barrancos de Torners y del Tillar).

La senda en este primer tramo de la excursión era ancha y en sombra, gracias a los bellos bosques de pino, encinas, robles e incluso serbales, tilos, avellanos, acebos y arces que hay en el camino. Al poco, sin embargo, se estrecha y comienza a ascender en zigzag, por un suelo cubierto de hojas de aguja de pino y rocas tapizadas por el musgo propio de estas zonas húmedas de umbría.

Foto © David Escribano

El sol apenas conseguía abrirse paso entre los árboles cuando encontramos la primera sentada pintada en los troncos. Se trataba de un pie de rata amarillo, como indicaba el cartel que había clavado junto a los árboles cuyos troncos componían el mosaico. Poco después, le llegaría el turno a la farinera borda, y más allá otra seta roja de la cual no apunté el nombre.

El camino continuaba con su suave pendiente ascendente y el sol, más alto, comenzaba a apretar, por lo que empecé a sudar y me quedé en manga corta.

Finalmente, llegamos al punto más elevado de la ruta y aprovechamos para disfrutar de las maravillosas vistas de las montañas mientras nos tomábamos nuestros bocatas de tortilla casera.

Tras haber repuesto fuerzas, llegaba un descenso en el que tuvimos que tener algo de cuidado por la posibilidad de resbalar con el manto de hojas que cubría el camino. Por lo demás, es la parte más sencilla de la ruta, pues el descenso es constante y apenas exige esfuerzo. Cerca del punto en el que se encontraba de nuevo con el camino que llevaba a la casa forestal, vimos otras bellas setas pintadas en los árboles.

Cuando llegamos al coche, el sol ya estaba bajo, pero aún nos daría tiempo a completar nuestro día en Prades con una preciosa visita a la villa medieval de Siurana. Una joya que no te puedes perder.


TFW

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *