Ruta en coche por Cantabria

Descubre los mejores rincones de Cantabria en un itinerario en coche de una semana

España TFW

Una de las mejores regiones en España para realizar una ruta en coche de varios días es Cantabria. A través de ella, podemos descubrir de forma independiente y a nuestro ritmo, su costa Atlántica con preciosos pueblos pesqueros, ciudades con una gran oferta turística como Santander, pueblos rurales besando las laderas de los Picos de Europa, su apasionante mundo subterráneo que nos conecta con nuestros antepasados y disfrutar de su excelente gastronomía en cualquier sitio que paremos.

En este artículo os mostramos una ruta en coche para descubrir lo mejor de Cantabria. Este recorrido está pensado para viajar durante una semana por la región. Obviamente, si disponéis de más días podréis conocer mucho más a fondo cada uno de los enclaves mencionados o incluso abarcar más territorio.

La Colegiata de Santa Juliana en Santillana del Mar (c) Quique Cardona

En el mapa podréis observar que el itinerario va de de este a oeste. Obviamente, también puede hacerse de oeste a este si os conviene más. Si precisáis de un vehículo, os aconsejamos que le echéis un vistazo a las ofertas que encontraréis en nuestro buscador de alquiler de coches: siempre encontramos la mejor calidad precio, con un seguro de confianza y sin letra pequeña.

Itinerario en Google Maps de la ruta en coche por Cantabria

Puntos de la ruta que no puedes perderte

  1. Castro Urdiales
  2. Laredo
  3. Santander
  4. Cabárceno
  5. Las cuevas prehistóricas del monte Castillo
  6. Suances
  7. Santillana del Mar
  8. Comillas
  9. San Vicente de la Barquera
  10. La Cueva del Solpao

La playa de los Peligros en Santander (c) Quique Cardona

La ruta empieza en la zona más al este de Cantabria con Castro Urdiales, una villa que ya fue un importante asentamiento romano en el pasado. Sin duda, lo mejor en Castro Urdiales es darse un paseo por su casco antiguo de origen medieval que está catalogado como Conjunto Histórico desde 1978. No os perdáis una visita a la iglesia de Santa María de estilo gótico, el castillo que tiene a su vez las funciones de faro y la espectacular gastronomía que encontrarás en alguno de sus mejores restaurantes.

Seguimos la costa en dirección a Laredo, otra de las villas marineras más importantes de Cantabria que ya aparecía en las cantigas de Alfonso X el Sabio junto a San Vicente de la Barquera, Castro Urdiales y Santander. Laredo es uno de los enclaves turísticos más importantes de toda Cantabria y deberéis reservar alojamiento con antelación si entra en vuestros planes. Además de sus preciosas playas, no os perdáis un paseo por el Arrabal, el precioso casco antiguo de Laredo, también catalogado como conjunto histórico, con casas preciosas y magníficamente conservadas desde el siglo XVI.

blank

Nuestro compañero David practicando surf en las aguas del cantábrico.

Desde Laredo a Santander existen varios pueblos pesqueros que bien merece un paseo como Santoña, Noja o La Sorrozuela donde os aconsejo llegar hasta la Ojerada para disfrutar de unas espléndidas vistas al Atlántico con sus acantilados. Quizás, una de las mejores opciones para ver el atardecer por la costa cantábrica.

Santander merece la pena visitarla al menos un par de días. Para ello, os aconsejo que le echéis un vistazo a nuestro artículo dedicado a las mejores cosas que hacer y ver en Santander.

Si viajáis en familia, no os perdáis una visita al parque de Cabárceno. Una estupenda manera de acercarse al mundo de los animales en un entorno de semi-libertad marcado con un paisaje kárstico de gran belleza. Podéis hacerlo de camino en vuestro coche o simplemente en una escapada desde Santander con guía incluido.

Alimentando Jirafas en Cabárceno

Alimentando Jirafas en Cabárceno (c) Avistu

De Santander seguimos nos vamos hacia el interior para descubrir uno de los yacimientos arqueológicos más importantes del mundo. Cantabria cuenta con uno de los legados más abundantes y sorprendentes del mundo. Y no estamos hablando solamente de las famosas cuevas de Altamira. El interior de Cantabria está repleto de cuevas y en ellas, el hombre neardental y el hombre actual han habitado y dejado sus huellas.

Consejos para alojarse en Cantabria

1Santander: Si deseáis alojaros en la capital cántabra os recomendamos Le Petit Boutiquite Hotel. Se encuentra ubicado a pocos pasos de la playa del Sardinero, ofrece una decoración moderna y original emulando a varias ciudades del mundo, un servicio amable que te hará sentir como en casa. Además, los precios son muy buenos en comparación con otros hoteles céntricos de Santander.

2Puente Viesgo: Puente Viesgo es una excelente situación si deseáis conocer el subsuelo prehistórico de Cantabria desde un punto céntrico de la región. Además, las aguas salutíferas de su entorno te ofrecerán una buena recompensa al final del día. Una opción clásica que nunca falla es el Gran Hotel Balneario de Puente Viesgo.

3Santillana del Mar: Si vais en pareja y buscáis tranquilidad y autenticidad, os recomiendo este apartamento que lleva el original nombre de En busca del viento del norte. El detallismo predomina en las habitaciones y la amabilidad de sus propietarios os servirá para sacar todas vuestras dudas de vuestro viaje.

Os aconsejo visitar la réplica de Altamira, cuya puesta en escena está muy bien lograda. A poder ser, con un guía para no perderse detalle alguno. Y después, intentad visitar una cueva real en el monte de El Castillo como Las Monedas, Hornos dela Peña o el Castillo. Personalmente, visité esta última y me dejó unas sensaciones increíbles al acercarme de repente en un lugar sagrado tan cercano y a la vez tan lejano en el tiempo. Consultad la web oficial de las cuevas de Cantabria para más información sobre horarios y visitas.

Suances es el siguiente punto del camino. Volvemos a la costa Cantábrica para visitar esta villa compuesta por cinco pueblos pesqueros con preciosas playas. No os perdáis un paseo por el barrio de La Cuba, donde el ambiente pescador huele en el ambiente y en sus casas típicas.

Paseando por las callejuelas empedradas de Santillana del Mar (c) Quique Cardona

Santillana del Mar me tiene el corazón robado desde el 1980. Ya de pequeño visitamos este pueblo pesquero con la familia y es una alegría ver que el escenario en las fotos que hicimos hace cuatro décadas apenas varían con algunos enclaves de la actual Santillana del Mar.

Sin lugar a dudas, esta localidad es uno de los puntos principales de Cantabria por su gran valor artístico y arquitectónico. Asimismo, conviene saber que estamos en la villa de las tres mentiras, y la razón es muy sencilla, porque no es santa, ni llana y ni siquiera tiene mar.

Si dispones de más tiempo, puedes seguir esta ruta en coche por Cantabria enlazando con otros itinerarios que recomendamos por el País Vasco y Asturias.

Santillana del Mar es un lugar clave para degustar la estupenda gastronomía cántabra. Os aconsejamos echar un vistazo a sus mejores restaurantes donde además podréis hacer vuestra reserva en incluso encontrar descuentos especiales.

Seguimos la ruta en coche siguiendo el perfil de la cornisa cántabra hasta llegar a Comillas. Un pueblo pesquero muy especial gracias a su arquitectura finales de XIX y principios del XX. Gracias a su bonanza económica y a benefactores como Antonio López, un indiano que emigró a Cuba, Comillas vivió una gran transformación arquitectónica y social.

El Capricho, obra de Gaudí, es una maravilla de estilo neogótico con toques mudéjares que nada tiene que envidiar a las otras obras del autor catalán en Barcelona.

Asimismo, en Comillas encontraréis una estupenda playa junto al puerto pesquero.

San Vicente de la Barquera es el último destino costero en nuestra ruta por Cantabria. El verde acaricia el mar en un idílico escenario con playas preciosas como la de Fuentes o El Rosal. Su casco antiguo está declarado conjunto Histórico Artístico y es todo un placer pasear por sus antiguas callejuelas oliendo el aroma de mar en cada rincón.

Las maravillosas formaciones que se han ido formando en el interior de las cuevas del Soplao (c) Quique Cardona

Finalizamos la ruta en uno de los lugares que quizás más me sorprendió durante mis viajes a Cantabria. La cueva del Soplao es una de las cuevas más increíbles que he visitado. Una extensión brutal bajo tierra donde la naturaleza, durante siglos y siglos, ha ido perfilando formas imposibles que os dejarán con la boca bien abierta. Además, la visita se hace en un trenecito así que la diversión está asegurada.

El marisco no puede faltar en la fantástica gastronomía cántabra


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *