Qué ver y hacer en Córdoba

Qué ver y hacer en Córdoba

Google +TwitterFacebookWhatsApp

patio-mezquita-cordoba

Cuando aún se cernían las sombras de la incultura medieval sobre media Europa, una ciudad al sur de Al-Andalus se desarrollaba y su esplendor crecía a pasos agigantados. Durante los siglos X y XI, cuando Londres no era más que una pequeña urbe sucia y atrasada,  Córdoba tenía una población que superaba los 300.000 habitantes. Antes que los árabes, los romanos se habían establecido en este enclave entre las aguas del Guadalquivir y las crestas de Sierra Morena. El valle era fértil y así nació una de las ciudades que asombraron al mundo.

Filósofos, matemáticos, poetas, grandes estrategas militares… Córdoba ha dado una gran cantidad de personajes insignes a este cúmulo de recuerdos al que llaman Historia.

Cuando vagas por las estrechas y laberínticas calles de su casco histórico, puedes sentir la huella dejada por todas las grandes civilizaciones que pasaron por la ciudad.

Pero Córdoba no es sólo historia, arte, arquitectura… Córdoba es gastronomía, diversión, cante… Córdoba es vida. La que le da el Guadalquivir desde tiempos inmemoriables.

Aquí te sugiero algunas cosas que ver y que hacer en Córdoba:

Visita la Mezquita-Catedral

mezquita-cordoba

El lugar más emblemático que ver en Córdoba es, sin duda, su Mezquita-Catedral. Esta construcción es un claro ejemplo de la intransigencia de la religión y la aplicación del “pues yo soy más que tú” entre las distintas creencias mayoritarias en el mundo.

Los árabes comenzaron a levantar, en el siglo VIII, una gran mezquita usando parte de los materiales de la pequeña basílica cristiana que allí existía en tiempos romanos. Eran los tiempos de esplendor de los Omeyas y la magnífica obra resultante es el segundo mejor ejemplo de arte andalusí en Europa, tan sólo por detrás de La Alhambra de Granada.

Tras la reconquista cristiana, se le quiso dar a lugar una confesión distinta. En el siglo XVI, se construye aquí una basílica de estilo plateresco. El resultado es un híbrido religioso como hay pocos en el mundo.

Caminé por su interior y, de un vistazo, elegí mi parte preferida: la árabe. A mi modo de ver, la zona de arcos es preciosa, pareciéndome fuera de lugar, como incrustada, la basílica cristiana.

Los jardines y la torre son otros dos de sus atractivos.

Un consejo importante: si llegas a las 8.30 de la mañana podrás acceder gratis a su interior. A las 9.30 comienzan las visitas oficiales, así que tendrás una hora para disfrutar del interior de la Mezquita-Catedral

Embelésate en los jardines del Palacio de Viana

jardines-palacio-viana

El palacio de los marqueses de Viana se encuentra alojado en un edificio del siglo XIV (aunque en distintas renovaciones y ampliaciones, se han hallado restos arqueológicos de tiempos romanos).

Su interior se puede recorrer en una visita guiada. Las salas que más me gustarón fueron la biblioteca y la zona de exposición de viejos rifles y arcabuces, pero hay muchas más.

Su exterior me cautivó en mayor medida. Los doce pequeños patios del palacio son un remanso de paz y belleza. Están perfectamente cuidados por un equipo de jardineros y suelen presentar una fuente central. Si los visitas en un momento en el que no haya mucha gente, es el lugar perfecto para relajarte escuchando el sonido del agua.

Mención especial merece el carruaje nupcial que hay en la sala de las cocheras.  Es una auténtica joya. Tan parecida a la del cuento de La Cenicienta, que pensé que a las 12 se convertiría en calabaza. No me quedé allí hasta esa hora, así que, por ahora, no puedo opinar sobre lo acertado de mi suposición.

Piérdete por el laberinto de La Judería

juderia-cordoba

El Barrio de la Judería se encuentra junto a la Mezquita-Catedral. Sus calles son estrechas e irregulares, e invitan a vagabundear sin un rumbo fijo, perdido en tus pensamientos mientras observas las pequeñas casas de fachadas blancas y minúsculos balcones.

La sinagoga, las callejas de Las Flores y El pañuelo, y la casa Sefarad con algunos de los sitios que encontrarás en La Judería.

Siente la Historia bajo tus pies caminando sobre el Puente Romano

puente-romano-cordoba

El otro icono que ver en Córdoba.

El Puente Romano fue erigido hace unos 2000 años.  De hecho fue el único puente en la ciudad, tendido sobre el Guadalquivir, hasta mediados del siglo XX. Esto demuestra que es cierto un hecho, para mí, inexplicable: Córdoba ha vivido dándole la espalda al Guadalquivir. Pero esto se debe tratar en otro artículo.

El Puente Romano es, junto con la Mezquita-Catedral, el lugar más transitado por los turistas cuando vienen a Córdoba. Lo crucé hasta el extremo más alejado del casco histórico para poder tomar una buena foto del mismo. Os recomiendo posicionaros aquí al atardecer.

A lo largo de la historia ha sufrido varias modificaciones y reconstrucciones, siendo originales sólo los arcos 14 y 15 de los 16 que lo componen en la actualidad.

Recorre los patios de la ciudad

patio-cordoba

Los patios cordobeses tienen tanta fama que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad por las UNESCO.

Sus orígenes datan de tiempos romanos y han sufrido numerosas modificaciones con el paso de los siglos. La estructura árabe, que priorizaba la intimidad con la construcción de recodos, desapareció cuando llegaron los cristianos, derribando tabiques y dejando todo a la vista.

Hoy en día aparecen decorados con centenares de macetas y lucen especialmente hermosos durante la primavera. Aunque el festival de patios es en mayo, os recomiendo visitarlos en abril, ya que durante el festival encontrarás una marea humana en cada uno de ellos.

El mejor barrio para disfrutar de los patios cordobeses en el del Alcázar Viejo.

Disfruta de la gastronomía cordobesa

ensalada-mercado-victoria

Exquisito aceite de oliva, buen vino, flamenquitos, unos de los mejores jamones de España… En Córdoba vas a poder comer como un califa.

El casco histórico está lleno de pequeños bares, restaurantes bien puestos, otros de barrio, terrazas… Bueno, sin duda, tienes donde elegir.

Durante el fin de semana que estuve por allí, cenamos en un lugar curioso y moderno: Horno San Luis (calle Cardenal González, 73). Ambiente cool y una mezcla de platos tradicionales y modernos realmente sabrosos. Por la noche se convierte en pub y es uno de los lugares de moda de la ciudad.

Si no te decides por ningún restaurante en concreto o no sabes bien qué comer en Córdoba, te aconsejo que te dirijas al Mercado Victoria. Mucho más que un mercado gastronómico, aquí encontrarás platos de todos los continentes, además de actividades, exposiciones y pubs. No puedes dejar de tomarte algo en su bonito edificio ubicado en el Paseo de la Victoria.

Siente el arte flamenco

En Córdoba se respira flamenco. No son pocos los restaurantes del casco histórico que ofrecen espectáculos para sus comensales. Sin embargo, si quieres disfrutar de un buen chute de flamenco en vena, asiste al Concurso Nacional de Arte Flamenco que se celebra en Córdoba entre el 11 y el 26 de noviembre.

 

Y estas son sólo algunas de las bondades de una ciudad que tiene mucho para ofrecer al viajero.

 

 

 


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Qué ver y hacer en Córdoba
5 (100%) 1 voto

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *