Qué ver en Toulouse: 48 h en la ciudad rosa de Francia

Descubre qué ver, y qué hacer, en Toulouse en una escapada de 48 horas a la Ciudad Rosa de Francia

Francia TFW

Que yo sepa, es la única ciudad de Francia con un sobrenombre que hace mención a un color (ya sabemos que “la ciudad de la luz” es París), pero Toulouse, “la ciudad rosa” por los ladrillos de terracota de muchos de sus edificios, bien se merece ser nuestro primer artículo de 2019 por mucho más que su color.

Toulouse (por no traducirla y que se confunda con la Tolosa de España), es una ciudad de callejuelas pequeñas y de monumentos grandes, de cafés relajados y terrazas llenas. Es una ciudad para disfrutar paseando y para contempler la vie.

Accesible en coche desde España, está a sólo 3 horas de Gerona o casi 3,5 horas desde San Sebastián, y en avión, incluso desde Sevilla hay vuelos directos, aquí tienes – con mapa incluido – nuestras sugerencias sobre qué ver y qué hacer en Toulouse en una escapada de 48 horas a la ciudad rosa.

1Curiosidades de Toulouse

Aunque el niño meón más famoso del mundo sea el Manneken Pis en Bruselas, resulta que en Toulouse hay no uno sino cuatro niños meones. O casi.

Se encuentran en una fuente (en la Place Saint-Étienne) originalmente del siglo XVI, que en una reforma posterior incorporó las imágenes de los cuatro orondos retoños, pero el hecho de que el agua corriente de una fuente pública manara de sus partes más privadas no sentó bien a la sociedad de la época y hubo que modificarlas para que el agua saliera de la boca de un pato en su brazo derecho.

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

Tiene pinta de que se va a caer más pronto que tarde, pero la casa más antigua de Toulouse (Rue des Arts, 1) permanece en pie desde…la Edad Media. No puedo ser más preciso porque nadie me ha sabido dar una fecha concreta pero viendo su fachada, mezcla de ladrillo y madera, parece mentira que se haya mantenido en pie hasta el siglo XXI.

Si te gusta que tus dedos se deslicen por una hoja, sintiendo el levemente áspero tacto del papel, cada sábado por la mañana hay un pequeño mercado de libros de ocasión (de todos los estilos) en la Place Saint-Étienne.

2Visitas imprescindibles en Toulouse

La ciudad de Toulouse ha atravesado ciclos de riqueza y de crisis desde la Edad Media hasta nuestros días. Por razones religiosas, políticas o económicas, como la riqueza generada por la exportación de pastel (el de las pinturas al pastel, que se obtenía cerca de la ciudad), los altibajos repercuten en que sus monumentos más significativos sean de distintas épocas, las más ricas.

Símbolo del poder de una ciudad era la presencia en ella de una catedral, así que Toulouse cuenta con la Cathédrale Saint-Étienne (Place Saint-Étienne), que, como la casa más antigua de Toulouse que mencionaba antes, tampoco se sabe exactamente de qué fecha data.

El caso es que hubo una primera estructura religiosa que fue ampliada en el año 1073 y aumentada su superficie en el siglo XIII. Incluso su fachada principal es atípica, pues parece que corresponde a dos iglesias distintas pero construidas juntas.

Toda una curiosidad que continúa en el interior, donde la puerta por la que accedemos da frente a una capilla lateral y la nave principal está más adelante pero a la izquierda. Merece la visita ya sólo por tanta extravagancia arquitectónica.

Más convencional pero no menos monumental es el Convento de los Jacobinos que, no podía ser menos, también tiene una peculiaridad, pues ya no es lugar de culto. Construido en 1230 por los Dominicos, este enorme edificio de ladrillo rosa fue expropiado en 1804 por el Ayuntamiento, al haber sido disuelta la orden religiosa tras la Revolución Francesa.

Hoy en día el conjunto del Convento de los Jacobinos es en sí mismo un museo. En la nave principal, con unos increíblemente estrechos pilares, se custodian los restos de Santo Tomás de Aquino, muy cerca de donde, mirando hacia el techo, nos encontramos con una preciosa forma de palmera que inspiró a Dalí.

Además, en el Convento de los Jacobinos es imprescindible darse un paseo por su claustro, un elemento que, monumento o no, siempre merece la pena recorrer despacio.

3Experiencias diferentes en Toulouse

Toulouse es una ciudad viva, así que merece la pena disfrutarla a base de experiencias. Os recomendamos, bailar, beber vino y pasear en bici eléctrica, no necesariamente por ese orden.

Charles Romuald Gardes nació en Toulouse en 1890 y murió en 1935 en Medellín, Colombia, como Carlos Gardel, y de ahí proviene la pasión por el tango en Toulouse, donde incluso se celebra un Festival Internacional de Tango.

Uno de los lugares para bailar tango, aprenderlo o tomar algo, como tapas españolas con un toque francés, es el Puerto Habana (12 Port Saint-Etienne). Y si queréis polémica, echadle un vistazo a la controversia sobre el lugar de nacimiento de Carlos Gardel.

Toulouse es Francia y Francia es vino, así que Toulouse también “es” vino. Y un sitio para degustar y comprar vino es “L´Envie du Sud” (4 Place des Carmes).

En esta pequeña y moderna tienda se ofrece un amplio surtido de vinos y licores que, además, podrás degustar de una manera muy curiosa. Si compras una tarjeta precargada con una determinada cantidad, podrás servirte vino de varias botellas distintas situadas en dispensadores automáticos.

Aunque el centro de Toulouse se puede recorrer fácilmente a pie, y más si te alojas en el mismo hotel que yo y que menciono más adelante, puedes aprovechar al máximo tu tiempo alquilando una bici eléctrica o contratando uno de los tours de Le Velotrement.

Esta empresa realiza recorridos guiados en bicicleta eléctrica por distintas zonas de Toulouse y de las afueras. Desde una ruta por el centro histórico a una escapada, ciclista, a Carcassone, con visita incluida, hay varias opciones para todo tipo de intereses y presupuestos.

4Alojamiento en Toulouse

De entre la amplia oferta hotelera de Toulouse, nosotros fuimos invitados a descubrir la ciudad desde el céntrico Hotel Mercure Toulouse Centre Saint Georges. El hotel pertenece a la cadena Accor Hoteles, con la que ya nos hemos alojado en ciudades como Amsterdam, Sevilla, Praga o Madrid.

El Mercure Saint Georges, para abreviar, es un hotel de 4 estrellas ubicado en el centro de la ciudad, de manera que una vez que llegas a Toulouse puedes desplazarte andando a los principales puntos de interés, como el Ayuntamiento de Toulouse, en la Place du Capitole, a 300 m o la Place Wilson, a 50 m.

En la primera planta cuenta con una pequeña piscina al aire libre y una terraza de 200 m2 cubierta en su mayor parte, con sofás y sillas. De esa se baja a la planta de recepción, a través de una preciosa y moderna escalera de caracol.

Alojamiento en Toulouse

Si quieres evitar búsquedas y reservar alojamiento en el mismo sitio que nosotros (el céntrico y moderno Hotel Mercure Toulouse Centre Saint Georges) lo podrás hacer en el siguiente enlace sin ningún aumento de precio:

En esa planta baja está la recepción y el Mahogany Club, una amplia barra de bar donde degustar todo tipo de cócteles. Si buscas dónde sentarte, no te faltará sitio pues está lleno de sillas y sofás.

El buffet del desayuno, que se sirve en un salón de la planta baja es amplio y variado, con bollería, pan, quesos, embutidos, gofres, tortitas, lacteos, muesli, zumo entre otros y zona de comida caliente.

 

Las habitaciones del Mercure Saint Georges son modernas y tienen decoración, como en el cabecero de la cama o el baño, alusiva a la ciudad de Toulouse.

Amenities no generalistas en el baño sino de marca específica, camas cómodas, edredones cálidos y cero ruidos provenientes del exterior me aseguraron un buen descanso mis dos noches en Toulouse.

5Gastronomía: dónde comer en Toulouse

Caminar por Toulouse acaba abriendo el apetito, por mucho que hayamos aprovechado el completo desayuno buffet del hotel. Por eso, aquí van tres recomendaciones de sitios donde comer o cenar en Toulouse.

Si a media mañana aprieta el apetito o queremos hacer una comida distinta, nuestro sitio es el Bwamoa (41, rue des Tourneurs). Definido con el nombre tradicional de “Salón de Té”, una vez entramos en Bwamoa vemos que no hay nada tradicional en él.

Las bebidas alimenticias que ha desarrollado Vincent ofrecen mezclas exóticas, curiosas y nutritivas. Aguas de sabores, té verde de sabores, zumos naturales y de variados sabores, complementados con una oferta de “Bwaburguer”, hamburguesas con pan de albahaca o carbon vegetal entre otras posibilidades y con rellenos nada carnívoros sino vegetarianos o veganos.

Como curiosidad, también – si vences una reticencia de origen cultural – aquí puedes comer insectos. Certificados, envasados, preparados, pero insectos al fin y al cabo. Spoiler: saben como pipas.

Para platos franceses más tradicionales, lo mejor es acudir a un bistrot. Y si queremos uno auténtico, popular y que se llena de locales, el nombre que se me viene a la cabeza es Le Bistrot des Carmes (1 Rue des Filatiers),

Ensaladas contundentes, que parecen para dos personas, platos y menús en pizarra, mesas que casi se comparten con el comensal de al lado. Sin pretensiones pero con buen producto, sin aspavientos pero con recetas sencillas que funcionan, así es Le Bistrot des Carmes. Y no tiene WiFi.

Ponte tus mejores galas, o al menos no vayas en camiseta, o sorprende a tu pareja con una cena en La Cour des Consuls Hotel & Spa Toulouse – MGallery by Sofitel (46 Rue des Couteliers).

Este hotel instalado en una antigua mansión del siglo XVIII con varios y amplios patios no sólo ofrece un spa a sus clientes, sino también un excelente restaurante, también para quienes no se alojan aquí.

Reproducciones enormes y pequeños detalles de obras de Caravaggio contemplan a los comensales desde las paredes de Le Cénacle. A los platos llegan las creaciones gastronómicas del chef Thomas Vonderscher y son de alta cocina.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *