Qué ver y hacer en Sevilla en un día

Descubre cuales son los lugares imprescindibles para visitar en Sevilla en un día, así como nuestras recomendaciones para comer, cenar, las mejores vistas para tomar una copa y dónde alojarte

EspañaTFW

Sevilla no es una ciudad de cifras y números, no es una ciudad para hablar de su extensión, turistas que la visitan o cantidad de edificios de su patrimonio histórico. Sevilla es una ciudad para disfrutar la vida al sol, con una copa y una tapa y un paseo por sus callejuelas o a la orilla del río Guadalquivir.

Sevilla se merece varios viajes y varios días, pero si es tu primera vez, si sólo tienes 24 horas para verla, aquí tienes nuestras recomendaciones y consejos de qué ver en Sevilla en un día, incluyendo un mapa para que planees mejor tu ruta.

Cuando es la mejor época para visitar Sevilla

A la pregunta de cuándo es la mejor época para visitar Sevilla, existen dos formas de responder, por el clima o por los eventos.

Julio y agosto son dos meses de mucho calor en Andalucía, el verano en el sur llama a playa y mar, sombra y terraza, siesta en las horas centrales del día. Pero así no se visita una ciudad ¿verdad?

Mi recomendación es ir entre mayo y junio o entre septiembre y octubre si queréis disfrutar de Sevilla bajo el sol sin derretiros en el intento.

Si lo que queréis es visitar Sevilla durante las fiestas más populares, entonces debéis hacerlo coincidiendo con la Semana Santa o la Feria de Abril (la Romería del Rocío, en realidad, sólo sale de Sevilla).

Cómo llegar a Sevilla

Sevilla está comunicada con el resto de España mediante un aeropuerto internacional, una estación de AVE, estaciones de autobuses y rápidas autopistas.

Desde Madrid, el trayecto en avión a Sevilla dura 1h 5 min, desde Barcelona se tarda 1h 40 min en llegar a Sevilla, desde Santiago de Compostela, 1h 25 minutos. Si estás pensando en llegar por avión, puedes buscar aquí tu vuelo a Sevilla y después leer nuestro artículo sobre cómo ir del Aeropuerto de Sevilla al centro de la ciudad.

Aeropuerto de Sevilla desde la pista

Aeropuerto de Sevilla desde la pista

Por carretera, Sevilla tiene dos estaciones de autobuses, en la Plaza de Armas y en el Prado de San Sebastián. La segunda es para trayectos regionales y la primera es a la que llegan los trayectos nacionales, tardando un autobús desde Madrid aproximadamente 6h 25 min.

Si tienes coche propio o viajas a Sevilla en coche de alquiler desde Madrid, el trayecto te llevará un tiempo mínimo de algo más de 5 horas.

Sevilla tiene una estación de ferrocarril con servicio de Alta Velocidad, así que un viaje en AVE desde Madrid a la Estación de Santa Justa te deja en Sevilla en aproximadamente hora y media.

Qué ver en Sevilla en un día

Parque de María Luisa

El Parque de Maria Luisa es mucho más que el mayor pulmón verde del centro de la ciudad. Desde su inauguración para el público hace más de un siglo, es un lugar de paseo entre sorpresas en forma de rincones con fuentes, monumentos y glorietas.

Concebido como el jardín del Palacio de San Telmo, tras adquirir los Duques de Montpensier este en 1849 y terrenos aledaños, gran parte de su extensión es cedida al Ayuntamiento en 1893 por parte de la Infanta Maria Luisa y en 1914 es abierto oficialmente al público.

Entre sus 340.000 m2 de extensión, destacamos en el Parque de Maria Luisa rincones como la Glorieta de Bécquer, con un conjunto escultórico creado por el hermano del poeta, el Estanque de los Lotos, con la Glorieta de la Infanta Maria Luisa, un quiosco de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929, que se celebró allí, el Monte Gurugú, el Pabellón Real o el Museo de Artes y Costumbres.

Y, por supuesto, es también la antesala a su monumento más famoso, la famosa Plaza de España de Sevilla.

Plaza de España

La escala de la Plaza de España de Sevilla, la bella monumentalidad de su conjunto de edificios, no tienen parangón en ningún rincón del mundo entero, como diría cualquier sevillano.

¿Exageración bienintencionada? Tal vez pero lo cierto es que tanto parece que la Plaza de España no es de este mundo que ha sido usada para recrear un palacio del Planeta Naboo en (la olvidable) “Star Wars: El Ataque de los Clones” o el palacio de gobierno de la Republica de Wadiya en “El Dictador” (de Sacha Baron Cohen).

La Plaza de España comenzó su construcción en 1914, cuando puso la primera piedra el rey Alfonso XIII (el mismo monarca que dio nombre al espectacular “Caminito del Rey”) y fue terminada en 1929, como edificio principal de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de ese mismo año.

Diseñada por un arquitecto sevillano, Aníbal González, la extensa plaza (170 m de diámetro) representa en su conjunto construido semi-elíptico un abrazo simbólico de España a las antiguas colonias al otro lado del Atlántico, al que mira en forma del Río Guadalquivir como canal de comunicación con el mismo.

Dentro de la Plaza existe un canal, navegable en botes de alquiler, que casi la rodea como frontera acuática a la zona en la que empiezan los edificios. Cuatro puentes, dos de ellos paralelos y cercanos en la zona central (representa cada uno a los reinos de León, Castilla, Aragón y Navarra) salvan el curso de agua.

Los espectaculares edificios de la Plaza de España de Sevilla se articulan en un edificio central, dos alas con edificaciones menores y un final de la semi elipsis con dos torres, la Torre Norte y la Torre Sur.

Río Guadalquivir

El único río ampliamente navegable de España (de Sevilla a su desembocadura), el Río Guadalquivir, cruza la ciudad de Sevilla y es a su vez franqueado por siete puentes en el tramo del centro de la capital hispalense, desde el Puente de las Delicias al Puente de la Barqueta.

Conocido como Río Betis por los romanos, el Guadalquivir ha sido nexo con importantes hazañas de la exploración naval, como la primera vuelta al mundo, pues en 1519 Fernando de Magallanes zarpó de Sevilla para llegar a Sanlúcar de Barrameda y de ahí iniciar tamaña gesta.

Centro del flujo de mercancías durante varios siglos, el Río Guadalquivir hoy se puede recorrer en kayak o en barco, pero sobre todo es, merced a paseos y calles ribereñas, un estupendo lugar para pasear a su vera, disfrutar de una bebida en alguna de sus terrazas o, sencillamente, sentarnos a descansar con vistas.

La Torre del Oro

Nuestro paseo a la orilla del Río Guadalquivir nos puede llevar hasta un bonito pero peculiar edificio, con un nombre que tiene distintas teorías respecto a su origen, la Torre del Oro.

Construida por los invasores musulmanes a principios del siglo XIII, esta torre de defensa de la ciudad fue creciendo en altura con posteriores ampliaciones de la misma. El primer cuerpo de la Torre del Oro, un dodecagono, lo finalizaron sus constructores en 1221.

Ya recuperada la soberanía cristiana de la ciudad, en el siglo XIV se produce una primera ampliación de la Torre del Oro, también en forma dodecagonal aunque más pequeña, más estrecha que la torre sobre la que se levanta.

A finales del siglo XVIII se levanta una nueva ampliación sobre la anterior, pero ya de forma redonda, con una llamativa cúpula dorada, como parte de las obras de restauración de la Torre del Oro tras el Terremoto de Lisboa.

Desde el año 1944, los 36 metros de la Torre del Oro albergan un Museo Marítimo, abierto al público como también lo está la terraza de la Torre del Oro original.

¿Quieres ver el interior de la Torre del Oro desde tu casa? Puedes hacerlo desde aquí en Street View de Google Maps.

Catedral de Sevilla

La invasión de la Península Ibérica por parte de las tropas musulmanas tuvo en la religión también una batalla peculiar, de modo que los invasores construyeron mezquitas sobre iglesias cristianas.

Con el avance de la Reconquista desde la norteña Asturias, fueron los templos cristianos los que se levantaron sobre mezquitas, cerrando así el círculo de la Fe dominante en los territorios recuperados.

La capital hispalense no fue una excepción. Sevilla fue tomada por Fernando III de Castilla a finales de 1248 y la mezquita musulmana fue la base del principal templo cristiano de la ciudad.

A lo largo de varios siglos, desde el XIV al XVI, la Catedral de Santa María de Sevilla fue creciendo en tamaño, sumando estilos a su planteamiento gótico inicial, como detalles renacentistas, barrocos, o neogóticos por citar algunos.

Hoy la Catedral de Sevilla es el templo gótico más grande del mundo y desde 1987 tiene la condición de Patrimonio Cultural de la Humanidad por la ONU.

La Giralda de Sevilla

Una curiosa forma de “cristianizar” un elemento islámico lo encontramos en La Giralda, que nació como alminar de la mezquita de Sevilla y fue “absorbida” como torre campanario de la Catedral de Sevilla.

Así, los primeros 50 m de altura corresponden al alminar del siglo XII, sobre él aparece el cuerpo de 24 campanas hasta los 60 m de altura, seguido por la terraza a 65 m de altura, continuado por el cuerpo del reloj hasta los 74 m y varios elementos más hasta sumar la estatua en lo alto, “el Giraldillo”, y así rozar los 95 m sobre el suelo.

Como curiosidad, el tramo almohade de la Giralda no tiene escaleras para subirla, sino hasta 35 rampas tan anchas que hubiera permitido acceder a su parte superior a caballo.

Palacio de las Dueñas

El Palacio de las Dueñas está unido a dos apellidos famosos en España, nobiliario uno, cultural el otro.

Ubicado junto a un convento, el de Santa María de las Dueñas (desaparecido a finales del siglo XIX), las casas que eventualmente se agruparon en el conjunto que podemos visitar sólo desde 2016, tomaron de este el sobrenombre cuando se acometió una reforma para unificarlo todo en una gran casa de estilo gótico-mudejar.

Heredada por la familia Ribera, en 1612 Antonia Enríquez de Ribera se casa con Fernando Álvarez de Toledo y entonces pasa a ser propiedad de la familia de este, los Duques de Alba.

Convertido el palacio en casa de vecinos en el siglo XIX, aquí tiene en 1875 a su hijo el inquilino y administrador del Palacio. Le pone su mismo nombre y durante sus primeros ocho años de vida este será el hogar de Antonio Machado.

“Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, y un huerto claro donde madura el limonero”

(Manuel Machado, “Campos De Castilla”, 1912)

El Palacio de las Dueñas en Sevilla es famoso en nuestro país por la colección de arte dentro de este conjunto monumental.

Y también fuera de España, pues el New York Times incluyó al Palacio de las Dueñas en su lista de 52 palacios a visitar en 2018.

Metropol Parasol

El proyecto Metropol Parasol buscaba rehabilitar, dar una nueva vida, a la Plaza de la Encarnación de Sevilla.

Con, probablemente, la mayor estructura de madera del mundo, una altura máxima de más de 28 m y 250 m de pasarela en las alturas, “las Setas” (ese es su popular nombre) de Sevilla, sin duda lo han conseguido.

En las Setas de Sevilla se encuentra el Museo Arqueológico (Antiquarium), un punto de información turística, un mercado, locales de restauración, una plaza elevada, pasarelas y un mirador.

Las Setas de Sevilla es uno de los miradores urbanos más curiosos, vistosos y prácticos del mundo, por las vistas que ofrece a toda Sevilla.

Dónde comer en Sevilla

Si buscas dónde comer o cenar en Sevilla, las opciones gastronómicas no se ciñen sólo a buenos restaurantes o buenos bares de tapas (que, como ya sabéis, de León para abajo son de pago), dejando aparte opciones internacionales y otras locales que no pisará ningún turista.

  • “El Rinconcillo” (Calle Gerona, 40), cumple 350 años de existencia en este 2020 y sus camareros continúan apuntando las consumiciones con tiza en la barra.
  • “Clorofila Sevilla” (Calle Santander, 15), ofrece a pocos metros de la Torre del Oro un moderno y curioso ambiente selvático para una razonable selección de tapas, medias y raciones.
  • “Chifa by Nazka” (Calle Barco, 2) ofrece el mix gastronómico tan familiar en Perú, con comida japonesa y ceviches, makis y niguiris y ají y anticucho.
  • Si quieres una experiencia “cero turística” pero local y de barrio a más no poder, prueba los flamenquines y serranitos del Bar Cibeles 2 (Justino Matute, 2).
Catedral de Sevilla

Catedral de Sevilla

¿Dónde tomar una copa con vistas en Sevilla?

Tenemos tres sugerencias para vosotros, la terraza del Hotel Inglaterra (Plaza Nueva, 7), la del Hotel Doña María (Calle Don Remondo, 19) y la terraza “Pura Vida” del Hotel Fontecruz Sevilla Seises (Calle Segovias, 6).

Dónde dormir en Sevilla

Aunque sólo estés un día en Sevilla, el horario del transporte para ir o volver te obligará a quedarte a pasar la noche. O, seamos sinceros, la perspectiva de una buena cena y una copita en una terraza son incompatibles con coger después el coche.

Por ello, aquí te presentamos varios establecimientos donde dormir en Sevilla para todos los presupuestos y gustos.

  • Hotel Meliá Sevilla. Perteneciente a la conocida cadena hotelera Meliá, el Meliá Sevilla es un establecimiento moderno y elegante al lado del Parque Maria Luisa y de la famosa y espectacular Plaza de España. Cuenta con un servicio VIP llamado “The Level”, con recepción y servicios dedicados y privados, como los de una sala VIP de aeropuerto. Tiene, para todos los clientes, una piscina al aire libre aunque por cuestiones de agenda no pudimos probarla la última vez que nos alojamos allí (cuando visitamos la almazara de la Hacienda Guzmán, a las afueras de la ciudad).
  • Hotel Inglaterra. Con una amplia terraza con vistas a la Plaza Nueva pero también a la Giralda y la Catedral de Sevilla, el Hotel Inglaterra de Sevilla es una alternativa clásica de alojamiento en la ciudad.
  • Hotel Monte Triana. Moderno y tranquilo, está situado en pleno barrio de Triana, uno de los más clásicos de Sevilla, y en este artículo puedes leer nuestra experiencia en él.
  • Hotel Ibis Sevilla. Si quieres huir del mundanal ruido pero estar a una distancia aceptable del centro de la ciudad, el Hotel Ibis Sevilla ofrece, a precio asequible, habitaciones cómodas y una excelente selección gastronómica inigualable en su entorno, como te comentamos en este artículo con nuestra experiencia de alojamiento en él.

Puedes acceder a una completa selección de alojamientos en Sevilla con este mapa interactivo que te muestra su ubicación y el precio estimado por noche.



Booking.com

Los mejores tours en Sevilla

Si tienes el tiempo justo para visitar Sevilla, nuestra recomendación es que alternes algunas visitas a tu aire y por libre con otras visitas guiadas para aprovechar al máximo tu día en la ciudad.

Aquí tienes algunos tours recomendados por Sevilla:

  1. Tour por Sevilla con Catedral, Alcázar y Giralda incluidos
  2. Paseo en barco por Sevilla
  3. Espectáculo flamenco en el patio andaluz
  4. Tour de “Juego de Tronos” en el Alcázar
  5. Visita guiada por la Catedral de Sevilla
  6. Tour por la Maestranza y el Barrio de Santa Cruz
  7. Show flamenco (con cena) en el Patio Andaluz
  8. Autobús turístico de Sevilla
  9. Tour en patinete eléctrico por Sevilla
  10. Más excursiones en Sevilla y alrededores

Mapa de cómo llegar, qué ver, dónde comer, dónde tomar una copa y dónde dormir en Sevilla


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *