Mejores cosas que hacer en Rio Grande do Norte en Brasil

En el extremo noreste de ese vasto, diverso y exótico país que es Brasil, se encuentra el estado de Río Grande del Norte (Rio Grande do Norte en portugués).

La capital del estado es la ciudad de Natal, un lugar caliente en todos los sentidos. La vida resulta vibrante en una urbe que porta ese nombre (Navidad en español) porque fue fundada un 25 de diciembre, hace algo más de cuatro siglos. Playas, restaurantes de moda, bares donde bailar hasta el amanecer al ritmo de samba y bossa nova, parques, monumentos centenarios y mucho más en lo que es una forma de abrir el apetito en tu viaje por uno de los estados más atractivos de Brasil.

VIAJA TRANQUILO, VIAJA BIEN ASEGURADO
Nosotros viajamos con IATI, que tiene las mejores coberturas COVID en viaje y de anulación
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

Porque en Rio Grande do Norte también encontrarás una gastronomía sorprendente y cautivadora, unos atardeceres de ensueño, lugares en los que bucear que harían las delicias del mismísimo Jacques Cousteau y una naturaleza que invita al disfrute y la relajación como pocos otros destinos en el mundo.

¿Nos sumergimos juntos en estas maravillosas experiencias? Para ello puedes viajar con nosotros y Logitravel, siguiendo esta fantástica ruta por el estado de Rio Grande do Norte.

Explorando el mundo submarino en Maracajaú

A algo menos de una hora en coche de Natal, en dirección norte, se encuentra el paraíso terrenal – y marítimo – de Maracajaú.

A este tranquilo pueblo de pescadores y sus alrededores se le ha dado el sobrenombre del «caribe brasileño» y, cuando te aproximas a sus impresionantes playas, no cuesta adivinar la razón de tal comparación. Con más de 300 días de sol al año, en la superficie de Maracajaú podrás disfrutar de vastas dunas, inabarcables playas, frescas lagunas e hileras de palmeras que ofrecen misericordes sombras a quien quiera aprovecharlas.

Sin embargo, quizá las bellezas más llamativas de Maracajaú haya que buscarlas bajo las aguas.

Es ahí donde encontrarás los Parrachos, nombre que se ha dado a la barrera de coral que se extiende tapizando los fondos marinos cercanos a Maracajaú y que forma parte del Área de Protección Ambiental de los Arrecifes de Corales de Río Grande del Norte (APARC-RN). Podrás disfrutar de esta experiencia submarina tanto practicando snorkel como el buceo con botella.

Así, podrás admirar uno de los ecosistemas marinos más bellos de la costa nordeste de Brasil. Una cadena natural de arrecifes de corales que se extiende sobre una superficie de algo más de 13 kilómetros cuadrados. Entre esos corales habitan centenares de especies de coloridos peces, crustáceos y moluscos.

Para vivir esta maravillosa experiencia, tan sólo tendrás que alejarte unos 15-3o minutos de la costa (dependiendo de si lo haces en lancha rápida o catamarán). El viaje en sí es toda una experiencia, con la panorámica de las espectaculares playas y ese océano que te regala distintos tonos verdes y turquesas.

Una vez llegues a los puntos de buceo, comprobarás que tienes el coral a unos 2-3 metros de profundidad, convirtiendo la experiencia en algo cercano y practicable para casi cualquier persona que sepa nadar bien.

Quedarás fascinado por esta vivencia submarina.

Disfrutando de los magníficos atardeceres en São Miguel do Gostoso

NO ESPERES A RESERVAR TU COCHE DE ALQUILER
No esperes hasta el último momento para reservar tu coche de alquiler. A través de Rentalcars encontrarás el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Pincha aquí para hacer tu reserva.

Un poco más al norte de Maracajaú, a unos 100 km de Natal, se encuentra la pequeña localidad pesquera de São Miguel do Gostoso. Allí habitan menos de 10.000 personas y es uno de esos lugares en los que sabes cuando llegas, pero no cuando te vas a marchar, pues al poco de instalarte ya te sientes como en casa. Buena culpa de ello la tienen la amabilidad de sus gentes, pero también el hechizo que sobre los viajeros realizan los distintos paisajes que aquí se hallan.

Las playas de São Miguel do Gostoso son abiertas y vastas. En ellas suele soplar el viento, lo que las ha convertido en un lugar muy anhelado por los amantes del kitesurf y el windsurf. Las playas de Ponta de Santo Cristo y Cardeiro son buen ejemplo de ello. Sin embargo, las de Xêpa y Maceió son algo más tranquilas.

Si algo tienen en común estas cuatro playas son dos cosas: el buen ambiente rústico y tranquilo (apenas hay algunos restaurantes, chiringuitos de playa y escuelas de deportes náuticos junto a la arena) y unas puestas de sol de las que jamás podrás olvidar.

Los atardeceres en São Miguel do Gostoso son un auténtico ritual. La gente – tanto locales como extranjeros – se da cita en las playas para ver cómo el astro rey comienza su camino descendente para sumergirse bajo la línea del horizonte. Antes de despedirse, va encendiendo el agua del océano, las nubes, la arena y la vegetación con una serie de tonalidades anaranjadas, rojas, purpúreas y violáceas que deja maravillados a todos los presentes.

Cuando finalmente se oculta para regresar al día siguiente, la gente arranca en una sonora, espontánea y emocionada ovación. Han disfrutado de otro maravilloso día en Rio Grande do Norte.

Un día de excursión en Rio Catolé

Una de las mejores cosas que hacer en São Miguel do Gostoso y sus alrededores es visitar Rio Catolé. Se trata de un bonito lugar que se encuentra a 10 km de la población de Punaú, en el distrito de Rio do Fogo. Es el sitio perfecto para disfrutar de la naturaleza con tranquilidad.

Allí, hay varias posadas y otros alojamientos que ofrecen a los visitantes la posibilidad de utilizar el servicio de Day Use (cuando el huésped aprovecha las instalaciones de la posada, como pueden ser la piscina, el buffet y las áreas comunes, pero sin tener derecho a pasar la noche) para pasar una estupenda jornada en un entorno inigualable.

Aquí las refrescantes y cristalinas aguas de Rio Catolé combinan a la perfección con la exuberante flora que las rodea. Cerca de ellas hay multitud de hamacas y acogedoras, y elegantes, cabañitas en las que poder tomarte una bebida o uno de los maravillosos platos típicos de la gastronomía de Rio Grande do Norte mientras gozas de la naturaleza en primera persona.

Una magnífica experiencia gastronómica en Galinhos

Moqueca. Foto: Pixabay

Hay que viajar al extremo norte (unos 160 km al norte de Natal) del estado de Rio Grande do Norte para vivir una experiencia gastronómica inolvidable en la península de Galinhos.

El municipio de Galinhos apenas alcanza los 2.500 habitantes y está rodeado de dunas, playas, piscinas naturales, marismas, manglares repletos de fauna y un río. La belleza natural que posee es descomunal e impactante. Además, también posee las salinas más productivas de Brasil.

Allí encontramos la ciudad homónima donde, entre otros manjares gastronómicos, podremos degustar sus fantásticas ostras salvajes. Una experiencia única y auténtica te llevará a realizar un viaje en barco hasta la región de Salinas. Allí podrás observar las grandes montañas de sal cruda que irán a las refinerías. Tras ello, el pescador encaminará su barco hacia el criadero natural de ostras de la región.

La pesca de ostras la realiza el propio pescador y luego el manjar se lleva a la orilla del mar (a tan sólo unos metros) y se degusta al momento.

Galinhos

Ostras salvajes, sin intervención humana en cautiverio y desarrolladas en un santuario ecológico. Los beneficios ecológicos de la acuicultura de ostras son muchos, comenzando con un proceso de cultivo que apenas emite gases de efecto invernadero y casi no utiliza agua, piensos, fertilizantes o alimentos.

Otro plato típico de Galinhos es el pulpo a lagareiro (polvo à lagareiro), donde el pulpo – protagonista indiscutible de la receta – viene acompañado por patatas, cebolla, ajo, laurel, aceite de oliva, perejil y sal.

Tampoco debes marcharte de Galinhos sin probar las distintas moquecas, una especie de guiso de pescado y/o marisco al que se le añade cebolla, cilantro, tomate y algunos otros ingredientes para añadirle sabor. Las hay de pescado (moqueca de peixe), de camarón (camarão), de pescado y camarón, de camarón y langosta, y una muy completa que lleva camarón, pescado, langosta, pulpo, ostras y almejas.

Por supuesto, todo los productos del mar, ya sean pescados o mariscos, son de la máxima calidad en Galinhos.

Algunos restaurantes recomendables en la zona son Galinhos Frutos do Mar, Nativus y Restaurante da Irene.

 

 

 

 

 

5/5 - (1 voto)
Artículos Relacionados
Ruta en coche por la costa de Rio Grande do Norte (Brasil)

Descubre el espectacular litoral del estado brasileño de Rio Grande do Norte con una ruta en coche que recordarás para Leer más

Scroll al inicio