Los 10 pueblos más bonitos de Cataluña

Perlas de interior y costa en Cataluña

España

Cataluña es una región diversa y hermosa, donde encontrarás lugares con encanto tanto en la costa como en el interior. Entre los pueblos más bonitos de Cataluña, los hay medievales, rodeados de bosques y montañas, o lamidos por las benignas aguas del Mediterráneo.

Una de las mejores maneras de conocer todas estas perlas catalanas es alquilar un coche y disfrutar de las mejores rutas por carretera en Cataluña. Te esperan espectaculares parajes naturales, cascos históricos de laberínticas calles empedradas, museos, iglesias, íntimas plazas, parques, paseos, playas y una cuidada y sabrosa gastronomía.

VIAJA TRANQUILO, VIAJA BIEN ASEGURADO
Nosotros viajamos con IATI, que tiene las mejores coberturas COVID en viaje y de anulación
Haz click para más info y llévate un 5% de descuento.

Exploramos la región en busca de algunos de los pueblos más bonitos de Cataluña.

Mapa de los Pueblos más bonitos de Cataluña

1. Cadaqués, el pueblo más bonito de Cataluña elegido por Dalí

mejores pueblos de Cataluña
Probablemente, cuando piensas en los pueblos más bonitos de Cataluña, uno de los primeros que te viene a la mente – y el que más búsquedas tiene en Internet – es Cadaqués.

Situado en la provincia de Girona y a orillas del Mediterráneo, Cadaqués destaca por sus calles estrechas, blancas y empedradas y por las miles de buganvillas que adornan las ventanas de las casas de su casco histórico. Unas casas que poseen un peculiar estilo indiano, ya que fueron construidas por los descendientes de aquellos que se marcharon a Cuba y otros lugares de América a hacer fortuna.

Es tan bonito que el propio Salvador Dalí eligió la pedanía de Portlligat, perteneciente a Cadaqués, para construir su casa que, hoy en día, es también un museo y una de las visitas obligadas en la localidad. Otros artistas, como Picasso y Joan Miró también se vieron atraídos por el irremediable encanto de Cadaqués.

2. Sitges, uno de los pueblos más bonitos de Cataluña en el que siempre pasa algo

donde alojarse en sitges

Panorámica de Sitges (c) Pixabay

¿Quién dijo que los únicos pueblos costeros bonitos de Cataluña estaban en la Costa Brava?

Sitges es más que uno de los pueblos más bonitos de Cataluña.

En esta localidad de la provincia de Barcelona parece que siempre está pasando algo. El Carnaval de Sitges es uno de los más coloridos y divertidos del Levante español. Por otro lado, cuenta con uno de los festivales de cine más reconocidos de Europa, siendo el mejor dedicado al cine fantástico.

En julio, las fiestas del Orgullo de Sitges son también realmente sonadas, mientras que en septiembre el Queer Fest es una oda a la desinhibición y la transformación en su faceta más artística.

Pero no te preocupes, que si viajas a Sitges para descansar y estar tranquilo, encontrarás algún fin de semana en el que no haya eventos en el pueblo. Entonces podrás disfrutar de su bonito paseo marítimo, las bonitas calles de su casco histórico y las playas de corte mediterráneo. Por supuesto, no podrás marcharte sin probar un buen arroz y los frescos pescados y mariscos procedentes de las cercanas aguas del Mediterráneo.

3. Tossa de Mar, una fortaleza junto a la Costa Brava

pueblos más bonitos de Cataluña

Tossa de Mar

Vale, no todos los pueblos bonitos de Cataluña que están bañados por el Mediterráneo se hallan en la Costa Brava, pero hay que reconocer que hay varios de ellos en esa maravillosa franja del litoral catalán.

NO ESPERES A RESERVAR TU COCHE DE ALQUILER
No esperes hasta el último momento para reservar tu coche de alquiler. A través de Rentalcars encontrarás el mejor precio del mercado y servicio de cancelación gratuita.
Pincha aquí para hacer tu reserva.

Tossa de Mar es un ejemplo claro de ello.

Entre sus principales atractivos se encuentra su castillo del siglo XII, del que solo quedan sus impresionantes murallas, las mismas que alguna vez protegieron al pueblo y sus alrededores de piratas y otros enemigos. A los pies de las murallas se encuentra la agradable Cala Codolar. Se trata de una pequeña playa con bellas vistas de una torre de las murallas, el impresionante mar azul de la Costa Brava y las montañas.

Por último, no podemos dejar de lado los dos barrios con más encanto de Tossa de Mar: Vila Vella y el barrio de la Roqueta. El primero corresponde al casco antiguo del pueblo, donde se combinan a la perfección piedras y coloridas plantas. El segundo es el antiguo barrio de pescadores, que destaca por las casas blancas y el ambiente agradable.

4. Siurana, uno de los pueblos más bonitos de Cataluña escondido en las montañas

pueblos más bonitos Cataluña Siurana

Calle de Siurana. Fotografía © David Escribano

Entre los pliegues de las tarraconenses Montañas de Prades, se encuentra Siurana, una perla medieval cuyo pequeño tamaño la convierte en algo aún más excelso.

Al caminar por sus calles tienes esa sensación de haber entrado en una máquina del tiempo y haber retrocedido varios siglos. El suelo y las casas son de piedra. Una piedra de aspecto duro y tosco, pero que guarda interiores decorados con gran gusto y delicadeza.

Siurana se halla en lo alto de un peñasco, en una posición estratégica dominante. Eso fue lo que la convirtió en una plaza codiciada por todos durante las guerras entre musulmanes y cristianos, allá por el siglo XII. De aquella época nos queda la iglesia de Santa María, una espectacular muestra del Románico en la zona. Junto a ella, el castillo de Siurana se asoma a un precipicio de unos 250 metros de altura. Es del siglo IX, de la época andalusí y esconde varias leyendas que la gente del lugar te contará en los bares de alrededor.

Los amantes de las actividades al aire libre encontrarán un paraíso aquí, pues se puede practicar escalada, senderismo, bicicleta de montaña e incluso paseos en kayak por las aguas del embalse.

5. Calella de Palafrugell, colorido en la Costa Brava

pueblos más bonitos Cataluña

Menos turística que Cadaqués, pero sin duda igual de bonita. El pueblo de Calella de Palafrugell es un imprescindible en la lista de los pueblos más bonitos de Cataluña.

Se trata de un destino ideal para los amantes de la playa, la naturaleza y la tranquilidad. Por supuesto, al ser uno de los pueblos más pintorescos de la Costa Brava, está lleno de vida en verano, pero nunca deja de mantener esa sensación de lugar donde el tiempo pasa lentamente.

Si bien no hay grandes monumentos medievales o casas museo de artistas distinguidos para destacar, la realidad es que no los necesita. Sus calles repletas de casas encaladas, sus playas de aguas turquesas y su ambiente relajado son más que suficientes para hacer de Calella de Palafrugell uno de los pueblos más bonitos de Cataluña y España.

6. Besalú, un puente romano y un paisaje de ensueño

pueblos más bonitos Cataluña

Panorámica de Besalú desde el puente (c) Pixabay

La Garrotxa es una de las comarcas más bonitas de Cataluña. Se encuentra en la provincia de Girona y alberga algunos de los pueblos más bonitos de Cataluña. Por tanto, si vas a viajar por la zona, te recomendamos que visites al menos Besalú. Aunque su vecino Castellfollit de la Roca es igual de maravilloso.

Aunque Besalú es una villa majestuosa por muchos motivos, su gran protagonista es un impresionante puente romano que cruza el río Fluvià. También su barrio judío llama mucho la atención, al ser uno de los mejores conservados de España. Un pueblo de piedra que te deja totalmente encantado.

La envidiable ubicación de Besalú también hace que desde aquí puedas caminar o andar en bicicleta por la naturaleza. Descubre la maravillosa comarca de la Garrotxa y algunos de sus puntos clave, como el mirador de la Vall d’en Bas y el Salt del Sallent.

7. Miravet, encanto medieval en Tarragona

miravet

Perteneciente a la provincia de Tarragona, Miravet es uno de esos pueblos que te hacen soñar con historias medievales. Miravet se encuentra a orillas del Ebro. Una de sus imágenes más representativas es la de sus hermosas casas de terracota amontonadas sobre el río.

Además de sus hermosas vistas y las estrechas calles del casco antiguo, Miravet cuenta con un potente patrimonio histórico y cultural que lo convierten en uno de los pueblos más bonitos de Cataluña.

Destaca su Castillo Templario, situado sobre el río Ebro y declarado Bien de Interés Cultural. Su origen es andaluz y fue construido en el siglo IX. Sin embargo, tras la toma de posesión de los Templarios sufrió cambios y remodelaciones en estilo románico, dando como resultado un hermoso castillo de estilo ecléctico.

Otras visitas interesantes en Miravet son su Iglesia Vieja de estilo renacentista y los talleres de alfarería, oficio muy arraigado desde la época árabe.

8. Peratallada, otra perla en Girona

pueblos medievales cataluña

Se rumorea que el nombre de esta asombrosa ciudad deriva de las palabras catalanas para «roca tallada», y sin duda se refiere a la forma en que la mayoría de las casas antiguas fueron talladas en la piedra del foso local.

Hogar de varias tiendas de artistas, así como de excelentes restaurantes, esta pequeña ciudad tiene mucho que explorar y es una combinación perfecta de lo antiguo y lo nuevo.

Algunos de los imprescindibles del pueblo son la iglesia de Sant Esteve – templo del siglo XII -, el Portal de la Virgen – la puerta medieval mejor conservada de la muralla – y la Plaza dels Esquiladors, con las icónicas hiedras que cubren las paredes de piedra de las casas.

9. Begur, un lugar tranquilo junto al mar

donde alojarse en Begur

Este pequeño pueblo costero es verdaderamente una joya escondida. Es rico en monumentos históricos, restaurantes auténticos y algunas de las playas más bellas y mejor conservadas de la zona.

El secreto para disfrutar de un viaje a Begur es aventurarse fuera del centro de la ciudad y descubrir las playas más pequeñas adyacentes, como Aiguafreda, Sa Tuna y Aiguablava. Aquí encontrarás uno de los lugares más románticos y de ensueño de la costa catalana.

10. Santa Pau, medievo entre volcanes

santa pau cataluña

En la región de la Garrotxa se encuentran varios de los pueblos más bellos de Cataluña.

Santa Pau es una pequeña población que posee una densa historia y está rodeada por volcanes y coladas de lava. En su casco histórico medieval hay que visitar su castillo (construido entre los siglos XIII y XIV), rodeado por el recinto amurallado medieval; la Iglesia de Santa María; la Iglesia románica de Sant Vicenç y el Monasterio de Sant Julià del Mont.

El pueblo es conocido no solo por sus impresionantes monumentos y paisajes, sino también por su gastronomía, destacando els fesols de Santa Pau, una variedad de alubia muy característica de este pueblo.

Puntúa este artículo

Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en más de 3000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


¡Viva el profesor John Keating y su Carpe Diem! Con el corazón dividido entre España e Irlanda y 3 viajes de larga duración a mis espaldas me vengo aquí a arengar al personal a viajar. ¡Que la vida es muy corta gente!


David Escribano ha escrito 1905 artículos en Viajablog.

Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *