Las 10 mejores cosas que ver y hacer en Málaga

Descubriendo los tesoros de la capital de la Costa del Sol

España TFW

He visitado la capital de la Costa del Sol en varias ocasiones y creo que aún me quedan en el tintero varias de las muchas interesantes cosas que ver en Málaga. Y es que esta es una urbe que ofrece algo a cada viajero. En ella disfrutarán, cómo no, los amantes de la playa y el sol; de la fiesta, la terraza y la vida en la calle. Pero también aquellos que buscan historia, cultura, arte, monumentos, tradición y gastronomía.

Y es que las ciudades andaluzas, como Sevilla, Córdoba, Granada o Cádiz, tienen algo que embruja sin remisión.

Málaga te espera con un traje distinto para cada día. Aquí te dejamos algunas de las mejores cosas que hacer y ver en Málaga.

1. La Calle Larios y Plaza de la Constitución

Calle Larios. Foto Pixabay

Personalmente, una de las cosas que más me gusta hacer cuando viajo es ver cómo vive la gente del pueblo, ciudad o región que visito. Para ello, no es mala idea buscar los puntos neurálgicos de cada uno de esos lugares, y está claro que la calle Larios – cuyo nombre oficial y completo es Calle Marqués de Larios – cumple esa función en la capital de la Costa del Sol, convirtiéndose en uno de los lugares imprescindibles que ver en Málaga.

Ya sea primavera, verano, invierno u otoño, haga sol o llueva, aquí siempre encontrarás movimiento. Además, es ideal para quien quiera ir de compras o tomarse algo en la plaza de la Constitución – conocida con el nombre de Plaza Mayor hasta 1812 -, que es el lugar donde desemboca la calle Larios. En ella, la fuente de Génova sigue siendo, desde el siglo XVI, una referencia. Aquí han estado ubicados el Ayuntamiento de Málaga (hasta 1869), la Casa del Corregidor, la cárcel, la Audiencia, el convento de las Agustinas, entre otros edificios emblemáticos. Alrededor de la misma, tiendas, cafeterías y restaurantes sirven para que las voces de malagueños y turistas se mezclen en un parloteo sin fin.

Descubre los muchos encantos que posee Málaga con un magnífico tour gratuito guiado por un experto en la ciudad. Puedes reservarlo aquí:

2. La Alcazaba de Málaga

No lejos de la Plaza de la Constitución, en el centro de la ciudad y al pie de la colina de Gibralfaro, la Alcazaba es uno de los mejores monumentos históricos que ver en Málaga, además de tener el honor de ser considerado como el palacio-fortaleza árabe mejor conservado de España.

La Alcazaba de Málaga fue construida por la dinastía Hammudí a principios del siglo XI – con dos conjuntos de muros que protegían una ciudadela interior y otra exterior – para luego ser capturada por las tropas cristianas de los Reyes Católicos durante el asedio de Málaga de 1487. Desde entonces ha sufrido muchas transformaciones y ha pasado por períodos de decadencia. Sin embargo, desde 1930 comenzó su recuperación, al incluirse en la categoría de Monumento Histórico Artístico.

En la ciudadela exterior podrás contemplar los bellos jardines del palacio con fuentes y portales que los árabes construyeron con antiguas columnas romanas. Dentro del segundo conjunto de muros está el palacio y las viviendas señoriales que se distribuyen en tres tranquilos jardines. Pasear por ellos te hará sentir que has viajado en el tiempo.

3. Teatro Romano de Málaga

blank

Teatro romano de Málaga. Foto Pixabay

Justo al lado de la Alcazaba de Málaga se encuentra un espectacular monumento histórico, aún más antiguo que el palacio-fortaleza árabe: el Teatro Romano. Y es que eso es lo maravilloso de esta ciudad, que estás caminando por las calles del centro, entre bares, cafeterías, terrazas y tiendas, y de repente te encuentras con estas bellezas monumentales de incalculable valor histórico y patrimonial.

Se estima que el Teatro Romano de Málaga fue construido en el siglo I bajo el dominio de Augusto, mostrando la arquitectura tradicional del teatro romano, con los típicos asientos escalonados y una gran entrada. Permaneció en uso hasta el siglo III, para caer luego en un largo período de olvido. Cuando llegaron los conquistadores árabes, su estado de dejadez era tal que estos lo utilizaron de cantera, siendo algunas rocas empleadas en la construcción de la Alcazaba.

La estructura solo fue redescubierta en 1951 y, considerando todo lo que ha pasado, su estado es más que aceptable. Varios niveles de asientos de la cavea (círculo de espectadores) de 16 metros de altura permanecen intactos y hay un centro de visitantes recientemente inaugurado que muestra algunos de los hallazgos en el sitio, incluidas ánforas y herramientas cotidianas.

4. Museo Picasso Málaga

El 25 de octubre de 1881 uno de los mejores pintores españoles de los últimos siglos lanzó al aire su primer llanto en un lugar de Málaga. Su nombre era Pablo Ruiz Picasso. Desde entonces, la ciudad se ha mostrado orgullosa de haber sido la cuna de artistas como él o, más recientemente, el gran Antonio Banderas.

Si quieres conocer en profundidad la obra del genio malagueño, no hay mejor forma que realizando una visita al Museo Picasso Málaga, una de las dos pinacotecas dedicadas al pintor que acoge Málaga (la otra se encuentra en la Fundación Picasso Museo Casa Natal).

El Museo Picasso Málaga se encuentra en el centro del casco antiguo, cerca de la Plaza de la Merced, donde nació el pintor. Exhibe una gran selección de casi 300 obras de Picasso, desde finales del siglo XIX hasta su muerte en 1973. Los distintos cuadros ofrecen una visión única de su estilo en desarrollo y se completan con interesantes exposiciones temporales de arte contemporáneo. El propio Palacio de Buenavista, en el que se encuentra el museo, es uno de los mejores ejemplos de arquitectura andaluza que ver en Málaga.

Dónde dormir en Málaga

Si buscas dónde dormir en Málaga, te recomiendo mi establecimiento preferido: el Hotel AC Málaga Palacio. Se encuentra entre la catedral y el paseo del parque, muy cerca de todos los atractivos turísticos de la ciudad, y ofrece una espectacular terraza con bar y piscina para disfrutar de las mejores vistas de Málaga. Un hotel cuatro estrellas, con trato inmejorable, instalaciones perfectas y muy buen precio. Si no te convence, aquí tienes muchas otras buenas opciones de alojamiento en Málaga:

5. Gastronomía de Málaga

Espeto en Playa de Málaga

Espeto en Playa de Málaga

Y tras tanto caminar y tanta cultura, llega el momento de gozar de otra de las mejores cosas que hacer en Málaga: saborear su gastronomía.

En los muchos restaurantes y bares de Málaga, podrás probar los espetos de sardinas – algo casi obligatorio en los chiringuitos de playa -, boquerones fritos, los camperos malagueños – bocadillo de pan redondo recién tostado, que contiene queso, jamón york, tomate, lechuga y mayonesa -, la porra antequerana – sopa fría elaborada con pimientos verdes, tomates, ajos, aceite, sal y pan sin corteza -, ajoblanco, ajobacalao y, en el apartado de dulces, el bienmesabe y las tortas locas (un hojaldre relleno de crema y recubierto con un glaseado de color naranja y una guinda en el centro).

Algunos buenos restaurantes en los que puedes probar estos platos son Los Marangós y Helena.

6. Mirador del castillo de Gibralfaro

El origen del Castillo de Gibralfaro se remonta a tiempos fenicios, cuando ya existía un faro del mismo nombre en su actual emplazamiento. Sin embargo, no sería hasta la época árabe cuando se construiría la fortaleza. Fue Abderramán III, en el siglo X. Más tarde, en el siglo XIV, sería ampliada y transformada en alcázar por el rey nazarita Yusuf I.

Durante la conquista de Málaga por parte de los Reyes Católicos, el castillo sufrió un asedio de tres meses, al final del cual Fernando tomó el lugar como su residencia, mientras que Isabel prefirió vivir en la ciudad.

Hoy en día, desde la posición privilegiada de la colina de Gibralfaro puedes disfrutar de una de las mejores panorámicas que ver en Málaga. El castillo ha sido restaurado en su mayor parte y también cuenta con un museo militar. Se puede llegar en autobús o a pie, a través del pintoresco paseo del Paseo Don Juan de Temboury, ubicado al sur de la Alcazaba.

7. Puerto de Málaga

Con su ubicación en la Costa del Sol, Málaga cuenta con algunos de los paisajes costeros más bonitos de España. El puerto de Málaga se encuentra a sólo unos minutos del centro de la ciudad e impresiona por su acertada adaptación a un entorno moderno. Una variedad de tiendas y restaurantes se agrupan alrededor de la zona, siendo un lugar ideal para dar un paseo y descansar tomando algo en cualquiera de sus terrazas. Sumérgete en el ambiente relajado de Málaga y respira el fresco clima oceánico mientras te tomas una cerveza bien fría y ves la vida pasar.

8. Playas de Málaga

Playa de Torremolinos. Foto © David Escribano

Y por supuesto, siendo la capital de la Costa del Sol, una de las mejores cosas que hacer en Málaga es disfrutar de sus playas. La Malagueta, en el paseo marítimo de la ciudad, es bastante buena, pero se encuentra justo frente a la concurrida N-340 y en verano suele estar llena de gente.

Puedes tomar el tranvía para ir a otras playas que se encuentran cerca de Málaga, como las famosas playas de Torremolinos o Benalmádena. Sol, arena, mar, chiringuitos y un ambiente relajado te esperan.

9. La Feria de Málaga

A mediados del mes de agosto tiene lugar la fiesta mayor de la ciudad: la Feria de Málaga. He estado en un par de ocasiones y es algo que, si te gusta la fiesta, no te puedes perder.

Por la tarde, el centro de la ciudad se convierte es una especie de espacioso bar con terraza, en el que todo el mundo bebe, ríe, conversa, baila y flirtea. No necesariamente en ese orden. Por la noche, la acción se suele trasladar al recinto ferial, donde un día parece empalmar con el otro.

Durante esos días, la ciudad se viste de gala y encontrarás todo tipo de actos culturales y festivos a cualquier hora: conciertos, desfiles, bailes, exposiciones culturales… Hay algo para cada viajero.

10. El Caminito del Rey

Aunque hay muchas cosas que hacer y ver en Málaga (y seguro que encontrarás varias que no están en esta lista), lo cierto es que también sus alrededores merecen mucho la pena. Por eso, si ya llevas unos días en la ciudad y te apetece hacer algo distinto, explorando la naturaleza, te aconsejo que te acerques a realizar el espectacular Caminito del Rey.

Se trata de una de las rutas senderistas imprescindibles de España. El sendero discurre paralelo a las aguas del malagueño río Guadalhorce, por un boscoso paraje natural protegido, siendo lo más impresionante su parte final. Es ahí cuando la ruta te lleva por una estrecha pasarela clavada en la roca, para atravesar varios desfiladeros con una altura superior al centenar de metros.

En total, 3 o 4 horas de caminata por meandros y naturaleza, mientras ver las aves vigilarte desde las alturas. Una de las experiencias naturales más atractivas que hacer en Málaga y sus alrededores.

 


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *