Los mejores lugares que ver en el sur de Brasil

Playas, ciudades vibrantes, selvas, islas…Así es el sur de Brasil

Google +TwitterFacebookWhatsApp

Brasil es un país inmenso y de grandes contrastes, tanto paisajísticos como étnicos y culturales. Conocerlo a fondo exige muchos meses de viaje o vivir durante un tiempo en varias de sus áreas.

Aunque el idioma oficial – el portugués – es común a todo el territorio, lo cierto es que muy poco más tiene que ver un brasileño del norte con uno del sur. Quizá otros dos denominadores comunes sean el fervor religioso y el amor por el fútbol.

Lo mismo ocurre con los paisajes.

Si trazamos una línea imaginaria horizontal a la altura de la ciudad de Salvador de Bahía, tendremos una división bastante equilibrada entre el norte y el sur del país.

Nunca he viajado más al norte de Salvador, pero la parte sur la he recorrido durante meses, en viajes distintos.

Aquí os dejo mi humilde listado de mejores lugares que visitar en el sur de Brasil:

Río de Janeiro

Cómo no, debo empezar con la ciudad brasileña más famosa en el mundo.

Río de Janeiro es una de las urbes más vibrantes en las que he estado jamás. Dicen los brasileños que la gente trabaja en São Paulo – centro financiero e industrial de Brasil – y se divierte en Río de Janeiro. Habiendo estado en ambas ciudades, doy fe de que están en lo cierto.

En Río de Janeiro alquilamos un apartamento cerca de la famosa playa de Copacabana y pasamos una semana genial. Playas, Lapa, el Cristo Redentor del Corcovado, el Pan de AzúcarMezclamos cosas turísticas con la vida carioca: echar una carrera o un partido de fútbol nocturno en la playa, cenar y charlar tranquilamente en una terraza.

Es una ciudad que te engancha y por eso no debe faltar en una lista de los mejores lugares del sur de Brasil.

La Chapada Diamantina

Cachoeira Sossego Chapada Diamantina

Cachoeira (cascada) de Sossego, en la Chapada Diamantina

Comenzamos las bellezas naturales con un lugar bastante desconocido para el viajero.

La Chapada Diamantina es una inmensa extensión de bosque, valles, ríos, montañas y cañones, que se encuentra en el estado de Bahía.

La puerta de entrada que yo utilicé para visitarla fue Lençois, un pequeño pueblo de casas coloniales y calles empedradas. Su ambiente hippie te hacía sentir como si siempre estuvieras de vacaciones. Lençois se encuentra a unas 6 horas en autobús (hacia el oeste) desde Salvador de Bahía .

Dentro del Parque Nacional de la Chapada Diamantina existen decenas de rutas y actividades que hacer. Senderismo, bicicleta de montaña, piragüismo, buceo en cuevas… Aunque nosotros realizamos un sendero que llevaba a una preciosa cascada – la Cachoeira de Sossego – lo recomendable es contratar guías para explorar bien la zona. Aventurarse a realizar en solitario una senda larga en la Chapada Diamantina es una auténtica locura. Como ejemplo, el chico español que desapareció hace más de año y medio y al que nunca más pudieron encontrar.

Disfruta de la naturaleza en estado puro.

Florianópolis

Guarda do Embaú, cerca de Florianópolis

La capital del estado de Santa Catarina es Florianópolis.

La península a la entrada de la cual se encuentra Floripa – como la llaman los brasileños – es preciosa. Playas de distintos tipos la convierten en un paraíso para surfistas, windsurfistas, kite surfistas y adoradores del sol.

Fue otro de los lugares en los que alquilamos una casa y donde me sentí como en mi hogar tras dos semanas viviendo en la pequeña población costera de Barra da Lagoa.

Nuestra simple vida allí consistía en aprender surf en la playa por el día, comer, sestear, ver alguna otra playa por la tarde, dar una carrera por la arena y salir un rato por Lagoa do Conceição por la noche. Fue genial.

Te aconsejo que alquiles un coche y recorras las playas de la Península. Las del sur son las más salvajes.

Regresé dos años más tarde y me cogieron inundaciones, obligándome a poder quedarme tan solo una noche. Y es que hay sitios de los que tienes tan buen recuerdo, que lo mejor es no regresar.

El Pantanal de Brasil

 

Pantanal de Brasil

Pantanal de Brasil

En el interior de Brasil se encuentra el Pantanal.

Lo visité en el año 2009 y para ello utilicé como campamento base la localidad de Campo Grande. Allí contraté un tour con el que iba a pasar tres noches y cuatro días en una de las fazendas (haciendas) que se encuentran en el Pantanal.

Aunque el calor era insoportable (entre 40 y 45 grados en su momento álgido), salíamos de excursión, con nuestro guía Pedro, a primera hora de la mañana y última de la tarde. Pescamos pirañas en el río (con pequeños caimanes mirándonos fijamente a pocos metros de distancia), vimos monos y pájaros de plumajes llamativos, montamos a caballo, vadeamos el río en barcas y muchas cosas más.

La pena es que no llegamos a ver ninguna anaconda, que son comunes en el Pantanal de Brasil.

Ilha Grande

Ilha Grande Brasil

Ilha Grande Brasil

Si partes de Río de Janeiro y viajas unas dos horas y media hacia el sur, te encontrarás con el pequeño y feo pueblo de Angra dos Reis. Aquí podrás tomar un barco que te lleve a Ilha Grande.

Ilha Grande es una isla cubierta, en casi su totalidad, por una vegetación rica, diversa y frondosa.

Sus aguas son perfectas para el snorkelling y puedes realizar varios deportes en la isla. Es un lugar vacacional muy famoso entre la gente de Río de Janeiro. Pasé allí tres noches, viviendo la naturaleza y disfrutando de la gran marcha que tiene la isla durante los fines de semana.

Paraty

Parati, Brasil

La pequeña ciudad de Paraty es una de las joyas coloniales de Brasil.

Fue fundada en 1533 y, durante el período colonial brasileño (1530-1815), fue sede del puerto exportador de oro más importante de Brasil.

El centro histórico de Paraty está muy diferenciado del resto de la ciudad y su arquitectura, exclusivamente colonial, está muy bien mantenida. Iglesias, casas y palacetes de fachada blanca, calles adoquinadas. Fue un buen lugar para descansar un par de días.

Además, también son famosas sus playas.

Cataratas de Iguazú

En el extremo sur de Brasil, ya en la frontera con Argentina, se encuentra el espectáculo natural más bonito que vi jamás.

Las cataratas de Iguazú se extienden a lo largo de la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay. La potencia del agua se siente en todos y cada uno de los más de 250 saltos que puedes ver.

El parque nacional está dividido en lado brasileño y lado argentino. Son dos perspectivas distintas, pero, personalmente, me quedo con el argentino por su mayor número de pasarelas y la espectacularidad de poder encontrarte justo encima de la famosa Garganta del Diablo.

Realiza el Sendero Macuco en la selva y la aventura náutica, en la que cogerás una barca para acercarte al torrente de agua que se precipita al vacío.


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Los mejores lugares que ver en el sur de Brasil
5 (100%) 1 voto

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *