Guía para disfrutar Lisboa a fondo

Descubre qué ver y hacer en Lisboa, dónde comer y dormir, el presupuesto de viaje y las excursiones a los pueblos de alrededor

Portugal G+TFW

Durante los años dorados de la navegación y la exploración portuguesa, Lisboa fue una de las ciudades más importantes del mundo. Los galeones partían, cargados de valientes e ilusión, en busca de nuevas rutas que expusieran un mundo que ansiaban cartografiar al completo antes que nadie.

Hoy en día, la sombra de aquellos tiempos parece extenderse por los barrios y calles de Lisboa. Es como si los espíritus de los Vasco de Gama, Fernando de Magallanes, Pedro Álvarez Cabral y Bartolomé Díaz (el primer europeo que navegó alrededor del Cabo de Buena Esperanza, en 1487) aún vagaran por una ciudad que no quiere desprenderse de una grandeza que hoy se canta al melancólico ritmo de un fado.

Lisboa es una de mis ciudades favoritas, no solo de Europa, sino del mundo. Quizás sea porque comulgo con el pensar de aquellos aventureros para los que saber que el mundo existía ahí fuera suponía una poderosa invitación a descubrirlo. Sus miradores, calles estrechas, garitos nocturnos, parques, restaurantes íntimos, terrazas sobre la desembocadura del Tajo, fados, tranvías que parecen sacados de otra época… Lisboa tiene magia. La magia que solo una ciudad de alma antigua y esplendorosa puede llegar a tener. ¿La descubrimos juntos a unos días de la celebración del Festival de Eurovisión en Lisboa?

Cómo llegar a Lisboa

Para viajar a Lisboa desde España, la forma más rápida de hacerlo – y, en muchos casos, también la más barata – es volando. Desde Madrid y Barcelona tienes vuelos directos a diario con un buen número de aerolíneas, como Iberia, TAP Portugal, Easyjet, Air Europa o Vueling. El vuelo de Madrid a Lisboa lleva hora y cuarto, mientras que desde Barcelona tienes un par de horas. Otras ciudades españolas, como Vigo, Oviedo, Málaga, Alicante o Gran Canaria, también tienen vuelos directos.

Sin embargo, si eres como aquel famoso jugador holandés de fútbol del Arsenal, Dennis Bergkamp, y te da miedo volar, o simplemente eres un enamorado de los road trip, siempre puedes conducir hasta Lisboa. Desde Madrid tienes 630 km de carretera, 450 km desde Sevilla, 370 km desde Huelva y tan solo 228 km desde Badajoz.

Por último, te queda el romanticismo del tren-hotel que Renfe tiene para ir de Madrid a Lisboa. Son 10 horas y 37 minutos de viaje, pero en un coche cama las cosas se ven de otra manera.

Castelo Lisboa

Dónde dormir en Lisboa

Lisboa es una ciudad muy turística y la oferta de alojamiento es muy variada, tanto en cuanto a precios como a calidades.

En torno a la Avenida da Liberdade encontrarás gran parte de los mejores hoteles de Lisboa. Además de los cinco estrellas, también podrás dormir aquí en los típicos hoteles de 3 y 4 estrellas de las grandes cadenas internacionales. Desde aquí no necesitarás transporte público para visitar los mejores lugares que ver en Lisboa, pues tienes la Plaza del Comercio a unos 25 minutos caminando.

Si buscas alojamiento algo más sencillo y barato, la zona de Baixa Pombalina es la tuya. Aquí encontrarás los mejores hostales para mochileros de Lisboa, además de gran vidilla de barrio durante todo el día. Eso sí, muy tranquilo no es, así que si te alojas aquí más vale que hayas venido a disfrutar de Lisboa las 24 horas del día. Aunque para disfrutar de la marcha de Lisboa – creedme, es de las mejores de Europa – el Barrio Alto y Chiado son vuestras mejores opciones para buscar un hotel en Lisboa.

Si buscas barrios tranquilos y no te importa tener que tomar algún transporte público, las zonas de Avenida del Almirante y Parque de las Naciones están dentro de tu objetivo

Dónde comer en Lisboa

Recorrer las calles de Lisboa es una experiencia que queda grabada para siempre en tu memoria, pero hay otra cosa que dejará huella en ti y en tu paladar: la magnífica gastronomía lisboeta.

Entre las mejores cosas que comer en Lisboa tienes el cerdo (porco) a la alentejana (combinar carne de cerdo con almejas, pimentón y cilantro es algo al alcance solo de un pueblo muy atrevido), decenas de tipos de platos basados en el bacalao (no os perdáis las croquetas, que aquí llaman pasteis), arroz con pulpo (acompañado de vino verde), la caldera de peixe (el guiso más sabroso que he probado en mucho tiempo), y las alubias (favas) a la portuguesa, hecho con habas tiernas combinadas con morcilla y trozos de costillas de cerdo. En el apartado de postres, no dejes de probar los famosos pasteles de Belén (pasteis de Belém).

Al igual que ocurre con el alojamiento, en Lisboa, como en Oporto, también tendrás un buen número de opciones a la hora de buscar un restaurante. La zona del Tajo o las empinadas y estrechas calles del Barrio Alto esconden muchos de ellos. Para ayudarte en la elección y poder reservar mesa con antelación, te aconsejo que utilices ElTenedor. Siempre suele haber excelentes promociones y te facilita mucho la vida a la hora de reservar una mesa. Échale un vistazo a los mejores restaurantes de Lisboa según ElTenedor.

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

Presupuesto para visitar Lisboa

mirador Lisboa

Y te preguntarás, ¿cuánto me puede costar visitar Lisboa? Pues creo que te daré una alegría al decirte que Lisboa es una ciudad relativamente barata (sobre todo si la comparamos con otras capitales europeas).

Algunos de los precios que puedes encontrar en Lisboa son:

  • Transporte local: 1,45 el billete sencillo y unos 36,50€ el pase de un mes.
  • Taxi: unos 7-10€ una carrera de media distancia.
  • Comida para dos (de tres platos) en restaurante medio bueno: unos 30-35€.
  • Menú Mc Donalds: 6€.
  • Pinta de cerveza local: 1,50€.
  • Entradas a monumentos: entre 3 y 10€.

En general, puedes pasar una semana en Lisboa, sin volverte loco con caprichos de compras o demasiada fiesta, con 350-400€ , incluyendo alojamiento y comidas.

Qué ver y hacer en Lisboa

amanecer lisboa

Lisboa es para románticos. Atentos, que eso no quiere decir que sea solo para parejas (solo la visité en pareja una vez, de las 4 ocasiones en las que he estado), sino que parece despertar en ti esa parte romántica que casi todos tenemos muy dentro. Ese lugar entre la melancolía, la creatividad, las ganas de aventura… No sé, al menos eso es lo que me ocurre a mí con esta ciudad.

Hay muchos lugares que ver en Lisboa y creo que es una ciudad de las típicas que no te las acabas en un fin de semana (y quizás tampoco en una semana). Sin embargo, si tuviera que destacar las mejores cosas que hacer o lugares que ver en Lisboa, me quedaría con los siguientes:

1. La Torre de Belém

Uno de los mayores símbolos de la época gloriosa de los portugueses. Construida en el siglo XVI, tuvo el papel de fortaleza defensiva para cubrir la entrada a Lisboa por mar. Además, también se erigió como monumento que rindiera tributo a las fructíferas expediciones del gran navegante Vasco de Gama y el resto de exploradores portugueses.

Con el tiempo, la Torre de Belém cambió varias veces de manos entre españoles y portugueses, y hoy en día es Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Pagué la entrada y visité su interior, encontrándome mazmorras en la planta baja, la sala de cañones, la cámara de reuniones, una capilla, varios pisos que albergaban las habitaciones de la nobleza y una terraza exterior donde tendrás una de las mejores vistas que ver en Lisboa.

La entrada cuesta 6€ (12€ si la combinas con la del Monasterio de los Jerónimos).

2. Monasterio de los Jerónimos

La típica visita que hacer en Lisboa junto a la de la Torre de Belém es la del Monasterio de los Jerónimos, otro de los símbolos de la era dorada de las exploraciones portuguesas y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1983.

Levantado en el primer año del siglo XVI (para conmemorar el regreso a puerto de la exitosa expedición a la India de Vasco de Gama), es una obra maestra del gótico tardío europeo, con ciertos toques de estilo renacentista. Pasea por su claustro y siente que viajas en el tiempo. Puedes visitar, también, las tumbas de Vasco de Gama, el poeta Luis de Camões y el escritor Fernando Pessoa; el Museo Nacional de Arqueología y el Museo de la Marina.

Justo junto a sus murallas se encuentra ‘Pasteis de Belém’, la pastelería-cafetería donde hacen los mejores pasteis de Belém de Lisboa. ¡No os marchéis sin probar uno!

3. La Plaza del Comercio (Praça do Comércio)

comercio lisboa

La Plaza del Comercio en Lisboa

En el año 1511, el rey Manuel I cambió su residencia del Castillo de San Jorge a esta plaza, y en ella se mantuvo durante la friolera de 200 años. Es una plaza ancha y una de las más bellas de Europa, que da sensanción de libertad y en la que puedes desembocar pasando bajo el impresionante Arco de la Rua Augusta.

Siéntate a observar el estuario del Tajo en la tranquilidad del atardecer. Te aseguro que es una de las mejores cosas que hacer en Lisboa.

4. El Castillo de San Jorge

Otra de las cosas que vas a hacer en Lisboa, es subir y bajar cuestas como un campeón. Si quieres visitar el Castillo de San Jorge, situado en lo alto de la colina de San Jorge, tendrás que subir algunas de ellas.

Como ocurre con tantas otras fortalezas de la Península Ibérica, el Castillo de San Jorge nació como una fortaleza musulmana hasta que cayó en manos cristinas durante la Reconquista (siglo XII). A partir de la mitad del siglo XIII, y hasta 1511, sería la residencia de los reyes portugueses. Independientemente de que te guste la historia y los castillos, el de San Jorge es uno de los mejores miradores que visitar en Lisboa.

5. Miradores de Lisboa

Y hablando de miradores… En una ciudad que se ha levantado y desarrollado entre colinas, encontrarás multitud de ellos.

Entre los mejores miradores que ver en Lisboa, además del que tienes en el Castillo de San Jorge, destacaría los de São Pedro de Alcántara (Barrio Alto), el Elevador de Santa Justa (Chiado), Senhora do Monte (Graça). Portas do Sol (con espectaculares vistas al barrio de La Alfama y el río) y el de Santa Luzia (Castelo).

6. De fiesta por el Barrio Alto

Amigos, os puedo asegurar que estos portugueses saben cómo divertirse. El Bairro Alto (en portugués) está plagado de pequeños pubs – y restaurantes – que ofrecen grandes ofertas en todo tipo de bebidas exóticas como caipirinhas y mojitos, cócteles y cervecitas. Podrás escuchar todo tipo de música – latina, punk, heavy metal, gótico y hip hop – y casi todos los pubs están repletos de gente de todas las tribus urbanas habidas y por haber,  que al poco buscarán un poco de aire fresco en la calle, provocando que haya aún más vida y ambiente en las calles que en los mismos pubs.

Para llegar al Barrio Alto tienes la posibilidad de caminar unos 15 minutos por cuestas empinadas desde la Plaza del Comercio o llegar en tranvía, por ejemplo, desde la Avenida da Liberdade.

Cuando cierren los pubs, puedes seguir hasta el amanecer en las discotecas lisboetas cercanas al Tajo.

7. Fados en el Barrio de Alfama

Un tranvía en el barrio de La Alfama al anochecer

Un tranvía en el barrio de La Alfama al anochecer

Y si prefieres la tranquilidad y melancolía a la gran fiesta del Barrio Alto, una buena opción nocturna es recorrer las preciosas y poéticas calles del Barrio de Alfama en busca de un local en el que escuchar unos buenos fados portugueses.

En este barrio nació el fado. Mi compañero Quique desentrañó sus orígenes escuchando este triste canto en Esquina de Alfama. Una de las cosas que hacer en Lisboa que no puedes obviar.

Las mejores excursiones desde Lisboa

Estoril en Portugal

Estoril en Portugal

Si ya has pasado unos días en la capital portuguesa y has disfrutado de las mejores cosas que hacer en Lisboa, quizás sea el momento para que alquiles un coche o busques el transporte público para visitar las magníficas joyas que puedes encontrar alrededor.

El pueblo de cuento, Sintra, se halla a tan solo media hora de tren. El colorido Palacio da Pena parece sacado de una película de Walt Disney, pero es solo la punta del iceberg de un precioso pueblo de cuento. Pastelerías, tiendas de souvenirs y pequeños restaurantes románticos salpican las calles de un lugar que parece estar siempre de vacaciones.

Cascais y Estoril representan el señorío costero portugués. El lujo de Estoril contrasta con el romanticismo de corte pesquero de Cascais, pero ambos son lugares que no puedes perderte.

Si te ves en forma y tienes tiempo, puedes recorrer esta bella parte de la costa portuguesa en bicicleta. ¿Te animas?

¿Todavía piensas que un seguro de viaje es algo prescindible? En este artículo te contamos por qué es tan importante contratar un seguro de viaje y os damos nuestras recomendaciones.

Guía para disfrutar Lisboa a fondo
5 (100%) 4 votos
2 Comentarios
  • Sildavia viajes 22 mayo 2018
  • David 22 mayo 2018
  • Deja tu respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Seguimos la normativa de protección de datos RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog.com a través del siguiente enlace sobre nuestra política y privacidad.