Las mejores playas de la Costa Blanca de Alicante

Explora los mejores arenales de la costa alicantina, que puede presumir de un gran número de playas con bandera azul

España TFW

Quizá no soy imparcial cuando digo que a Alicante le sienta como un guante el apelativo de La Millor Terreta del Món (La Mejor Tierrecita del Mundo) con el que se conoce a la ciudad. Sí, imagino que ya lo sabíais: soy alicantino.

Lo cierto es que en Alicante se vive de lujo. Con un clima privilegiado de más de 300 días de sol al año, una gastronomía sana, sabrosa y variada, playas de ensueño, montañas en las que hacer senderismo y pequeños y tranquilos pueblos, se erige como uno de los principales destinos turísticos de España. Y eso, en un país donde el turismo es la joya de la corona económica, es decir mucho.

Las banderas azules -otorgadas por la Unión Europea a las playas de mejor calidad y servicios en el continente – se multiplican sin fin por el litoral alicantino, más conocido por el nombre de Costa Blanca.

La Costa Blanca abarca desde Pilar de la Horadada, en el sur, hasta Denia, en el extremo norte. A lo largo de ella, encontrarás playas y calas de distinto tipo, todas ellas bañadas por las tranquilas y limpias aguas del Mediterráneo.

Aunque es complicado elegir las mejores playas de la Costa Blanca, estas son algunas de las que te puedo recomendar, basándome en mi experiencia y sin seguir un orden particular:

1. Calpe

En la cima del Peñón de Ifach © David Escribano

Unos 20 kilómetros al norte de Benidorm se encuentra la población de Calpe.

Conforme te acercas a la costa de Calpe, tu atención es captada por la enorme roca caliza que parece emerger de las profundidades del Mediterráneo como si un Poseidón pétreo. Se trata del Peñón de Ifach.

Con sus 332 metros de altura, es uno de los parques naturales más espectaculares de la Comunidad Valenciana. Un sendero lleva desde la base hasta su cima, desde donde se divisan las dos playas de Calpe. En el camino podrás apreciar más de 80 distintas especies de aves.

Si eres más de tumbarte plácidamente, puedes hacerlo en la arena de la playa de Calpe. Tras disfrutar de un buen baño en sus aguas, te aconsejo que pruebes el marisco de los buenos restaurantes que copan el paseo marítimo.

También cerca de la playa encontrarás el hotel Diamante Beach. Y un poco más al sur, justo entre la playa de piedras de la romántica Altea y la entrada a Calpe, se encuentra el hotel Cap Negret, que cuenta con acceso a una pequeña playa privada.

2. Isla de Tabarca

Aunque, técnicamente, se halla a unas millas de la Costa Blanca, La isla de Tabarca es uno de los lugares más románticos de toda la Comunidad Valenciana. Única isla poblada de la región, sus aguas forman parte de la primera reserva marina reconocida y protegida por el estado español.  Desde 1986, la pesca está prohibida alrededor de esta pequeña isla que cuenta con un faro, una iglesia del siglo XVIII, un precioso pueblo tradicional y varias calas en las que tomar el sol junto a unas aguas llenas de vida.

Explorar la vida submarina de Tabarca sólo se puede comparar con el caldero de arroz que probarás en sus restaurantes.

Para disfrutarla al máximo, alójate en uno de los hoteles de la isla (La Trancada es una buena opción) y gozarás casi en solitario de una puesta de sol inolvidable.

3. Arenales del Sol y el Carabassí

Arenales del Sol. Foto © David Viajablog

Perteneciente al término municipal de Elche, la población de Arenales del Sol es el clásico ejemplo de ciudad de veraneo. De otoño a primavera, sus calles aparecen adormecidas, mientras que en verano hierven de actividad.

La mejor época del año para ir a las playas de Arenales es la primavera (y los otoños cálidos), cuando aún no han desembarcado las hordas de turistas veraniegos.

Aunque la playa es la misma, sus casi 3 km de arenas doradas aparecen divididas en varias secciones.

La más concurrida y menos bonita es la que se encuentra junto a los edificios de primera línea. Sin embargo, tan solo tienes que caminar unos minutos por la orilla para llegar a la bonita zona de las dunas del Carabassí.

Las dunas aparecen salpicadas de arbustos y algunos pinos y es considerada playa nudista. Muy cerca de ella, en segunda línea de costa, se encuentra el espacio natural de Clot de Galvany, con humedales y una gran variedad de aves y especies vegetales.

4. Benidorm

Benidorm desde la Torre del Aguiló © David Escribano

Un poco más al norte, nos encontramos con el punto turístico por excelencia de Alicante y, sin lugar a dudas, de toda la Comunidad Valenciana.

Benidorm es un lugar que vive inmerso en un perenne clima vacacional. No sólo me refiero al clima metereológico, sino también al festivo. En Benidorm se celebran los Moros y Cristianos, las Fallas, las Hogueras, las fiestas patronales de la Virgen del Sufragio, Carnavales, el Oktoberfest… Ya ves, fiesta sin fin.

Sus dos playas, la de Poniente y la de Levante, tienen visitantes durante todo el año. Benidorm disfruta de un microclima aún más agradable que el del resto de la provincia.

Aunque ambas playas tienen unas características muy parecidas, la playa de Poniente es algo más larga (3,1 km, por 2,1 km la de Levante) y más tranquila. La playa de Levante es la más movida en cuanto a ambiente, ya que su paseo marítimo aparece tomado por restaurantes, hoteles y bares en los lo que la fiesta se prolonga desde la tarde hasta la madrugada.

Separando a las dos playas, está la cala del Mal Pas, un parche de arena situado justo bajo el famoso Balcón del Mediterráneo, lugar que posee las mejores vistas de Benidorm.

El alojamiento en Benidorm es algo que no escasea, precisamente. Tres hoteles recomendables son: Gran Hotel Bali, Cabana y Madeira Centro.

5. Playa del Postiguet, Alicante

La playa del Postiguet alicantina no es la mejor de la Costa Blanca, pero sí la más emblemática.

Sus poco más de 650 m de longitud suelen estar atestados de gente en cuanto las temperaturas se vuelven agradables. Es lo que tiene encontrarse en el mismo centro de Alicante.

Mientras te bañas en sus aguas, puedes contemplar el perfil del monumento más importante de Alicante: el castillo de Santa Bárbara. El castillo se encuentra encaramado a la cima del Monte Benacantil desde la época de dominación árabe.

La playa del Postiguet es de aguas tranquilas y tiene un paseo marítimo en el que encontrarás restaurantes, cafeterías y otros servicios.

El personal asistente es variopinto: desde la gente mayor que pasea pronto por la mañana hasta los turistas de decenas de nacionalidades, pasando por los estudiantes de Erasmus y los nacionales.

Es la playa la que ir si te encuentras alojado cerca del centro de Alicante. Una buena opción es el hotel Daniya Alicante.

6. Playa de San Juan

Playa San Juan al atardecer. Foto © Pixabay (JoseFranciscoCaro)

Si estás en Alicante y te apetece disfrutar de una playa más amplia que la del Postiguet, tan sólo tienes que tomar el tranvía o el autobús y acercarte a la playa de San Juan, situada a una media hora (en transporte público) del centro de Alicante.

La playa de San Juan tiene una extensión de unos 6 km y, aunque cambia de nombre en algunos tramos, su morfología no varía.

De arena dorada, el agua tiene aquí una calidad espectacular. En verano se encuentra bastante concurrida, pero el resto del año es el lugar ideal para pasear a orillas del Mediterráneo.

También es una buena playa para los amantes del deporte, con una gran cantidad de redes de volleyball, aparatos de gimnasia y porterías.

Un paseo marítimo discurre a lo largo de la totalidad de la playa. En cualquiera de sus buenos restaurantes – como Casa Domingo o Casa Julio – puedes tomarte un buen arroz alicantino. Son los mejores del mundo. He dicho.

A 20 metros de la arena de la playa y por un buen precio puedes alojarte en el Hotel Castilla.

7. Calas de Villajoyosa

Cerca del límite norte de la población alicantina de Villajoyosa, se encuentra un sendero de escasa dificultad que lleva a la Torre de L’Aguiló, una fortificación medieval que tuvo la función de proteger la costa contra los ataques de los piratas.

Siguiendo ese sendero, encontrarás bonitas calas de agua transparente donde la escasez de arena se compensa con unas preciosas formaciones rocosas entre cuyos pliegues, sumergidos en unas aguas cristalinas, late la vida submarina.

Te aconsejo que te alojes en el Allon Mediterránea y vengas a estas calas equipado con gafas y tubo de buceo.

8. Granadella, Jávea

Cala Granadella. Foto Pixabay (Nuria Sola)

Esta cala de Jávea es una de las playas más bonitas de Alicante. Sus aguas cristalinas son perfectas para explorarlas con gafas y tubo, mientras que su emplazamiento natural – rodeada de acantilados y vegetación – la sitúa en el marco perfecto.

Se halla a unos 2 km del Cabo de la Nao y te aconsejo que, en temporada alta, llegues bien pronto por la mañana, porque su franja de piedrecillas de menos de 170 metros se llena de turistas enseguida. La mejor época para visitarla es primavera o principios de otoño. Y mejor si tienes la posibilidad de elegir un día entre semana. Es la única forma de conseguir disfrutar de la cala Granadella en paz.

Dos muy buenas opciones de alojamiento en Jávea son el Hotel Sol de Jávea y El Rodat Hotel Village Spa.

9. Santa Pola

Playas cercanas al Faro de Santa Pola. Foto © David Escribano

Santa Pola es una villa agradable y acogedora, de pequeñas dimensiones y en la que aún mucha gente se dedica a la pesca como forma de vida. En verano, es muy popular entre los turistas, entre otras cosas por sus playas y sus excelentes propuesta culinarias, que incluye sabrosos arroces, pescados y mariscos.

Aunque hay un arenal de buenas dimensiones en la misma ciudad, te recomiendo que te desplaces a las hermosas calas que hay entre el emplazamiento del faro de Santa Pola y la ciudad. Las aguas aquí son más limpias y si las visitas fuera de temporada alta, puedes disfrutar de ellas casi en solitario.

Dos magníficos lugares donde dormir en Santa Pola son Quatre Llunes y Hotel Gran Playa.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


6 Comentarios
  • SilviaG 25 mayo 2017
  • David 25 mayo 2017
  • Lorena 27 abril 2018
  • David 27 abril 2018
  • Homerti 8 mayo 2018
  • David Escribano 8 mayo 2018
  • Deja tu respuesta

    Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *