La Cabalgata de Reyes Magos de Alcoy - Viajablog

La Cabalgata de Reyes Magos de Alcoy

La cabalgata de Reyes Magos más tradicional de España se celebra en la provincia de Alicante

Google +TwitterFacebookWhatsApp

En Alcoy, situada en el interior de la provincia de Alicante, la Navidad se vive con una ilusión e intensidad que no he visto en ningún otro lugar. La gente se vuelca con una fiesta que se encuentra entre los puestos de honor de las cosas que ver en Alcoy.

Tradición, colorido, magia y una ilusión inmensa que se apodera tanto de niños como de mayores.

Tradición e historia

Las primeras referencias documentales sobre la Cabalgata de Reyes en Alcoy datan del año 1866. Sin embargo, no adquiriría su carácter continuado en el tiempo hasta 1885.

Por lo tanto, desde hace más de 130 años, cada noche del 5 de enero, las calles de Alcoy son recorridas por los Reyes Magos venidos de Oriente.

Además, a diferencia del resto de cabalgatas que se celebran en España, el rey Baltasar no se encarga de cerrar la comitiva, sino que viaja a lomos de su camello entre Melchor y Gaspar.

Este hecho ha llevado a la confusión en más de una ocasión, provocando que algunos pensaran que al rey negro, en Alcoy, se le llamaba Gaspar.

Un pueblo que se vuelca con la Cabalgata de Reyes

belen tirisiti alcoy

Marionetas del Belén de Tirisiti

La Concejalía de Fiestas del Ayuntamiento de Alcoy dedica gran parte del año a preparar y organizar las dos grandes fiestas que tienen lugar en la ciudad: la Navidad – con la Cabalgata de Reyes como acto principal – y los Moros y Cristianos, que tienen lugar a finales de abril.

Alquila un coche con un 15% de descuento en comparación al precio de las compañías de alquiler standard:

En la Cabalgata de Reyes colaboran también los voluntarios de la Asociación de San Jorge.

El resultado es que son más de mil las personas implicadas en la Cabalgata de Reyes de Alcoy. Antorcheros, pajes, servidores, pastores, los personajes del famoso Belén del Tirisiti, escoltas, músicos y, por supuesto, los Reyes Magos.

Los preámbulos de la Cabalgata de los Reyes Magos de Alcoy

El día 4 de enero ya se realizan eventos que anuncian la llegada de los Reyes Magos.

El tío Piam es el encargado de realizar el pregón. Esta figura se recuperó a finales del siglo XIX. Se dice que era un vecino que vivió en Alcoy a principios del XVIII y cantaba villancicos por las calles, animando a los niños a que le siguiera y así entretenerlos mientras los Reyes Magos pasaban por sus casas.

Esa misma noche, el Bando Real recorre las calles del centro, anunciando la inminente llegada de Sus Majestades venidas de Oriente. Los más pequeños echan sus cartas en las sacas portadas por unas burritas.

La mañana del día 5 de enero también guarda un secreto ilusionante para toda la familia. La visita al Campamento Real, ubicado en el cercano Preventorio, es un acontecimiento que nadie se quiere perder. Allí se encuentran los ayudantes de los Reyes, amontonando los regalos que serán entregados esa noche y organizando las cartas que los niños les han hecho llegar.

La gran noche de la Cabalgata de Reyes de Alcoy

Y por fin llega el acto principal de la Navidad en Alcoy.

A las 18 horas de la tarde del día 5 de enero, los primeros antorcheros comienzan a llegar a la ciudad.

Nosotros – que habíamos asistido también a todos los otros actos precedentes – caminábamos libremente por el centro de la calzada, mientras miles de personas se amontonaban a ambos lados del recorrido oficial.

El bullicio era enorme y tomábamos fotos a diestro y siniestro.

Los principales protagonistas eran los niños. Las primeras filas estaban ocupadas por ellos. Algunos se sentaban sobre la acera, mientras otros no podían permanecer quietos, por los nervios, y no paraban de moverse mientras preguntaban a sus padres si faltaba mucho para que aparecieran los Reyes Magos.

Y, finalmente, llegan.

Los Reyes Magos de Alcoy son tan auténticos que recorren las calles a lomos de los camellos que les trajeron desde Oriente.

Antorcheros, patrullas romanas, y danzarinas gentes del campo les preceden, mientras el éxtasis se apodera de todos.

La carroza del Embajador

Los niños recogen los caramelos que les lanzan y los padres les alzan en brazos para que puedan ser besados por los Reyes.  Cuando me quedo observando este momento, tengo la sensación de ver incluso más ilusión en la cara de los padres que en las de los pequeños (sobre todo si apenas tienen meses de edad, ya que  no se enteran de nada). Es la prueba del poder de la tradición arraigada. Los padres rejuvenecen a través de sus hijos en una catarsis navideña sin igual.

Sin embargo, aunque los Reyes Magos son los actores principales de la Cabalgata de Alcoy, los pajes que les acompañan no se quedan cortos.

Vestidos de negro, con fajín y gorro rojo, y rostros teñidos de azabache, los pajes realizan el recorrido portando largas escaleras con las que subirán los regalos a los balcones de las calles por las que van pasando.

reyes magos alcoy

Los pajes de Alcoy

 

Un buen lugar para presenciar este espectáculo único es la calle Sant Nicolau (San Nicolás), donde las familias esperan a los pajes en los balcones de sus casas antiguas y bellas.

Gracias a la gran Olivia – una amiga con la que me reencontré tras muchos años – pudimos ser testigos, en primera persona, de este emocionante momento.

Loa pajes ascendieron la escalera cargados de regalos y se los entregaron a los emocionados niños, quienes los abrieron al momento. Dulces y licores se le ofrecen a los pajes, pero deben abandonar rápidamente la casa para proseguir con el reparto.

El momento culminante de la Cabalgata de Reyes de Alcoy es el de la Adoración, realizada en la Plaza de España.

Los tres Reyes ofrecen oro, incienso y mirra a un Niño Jesús real, que se encuentra en el portal, acompañado por María y José.

La pieza musical “Magnificat”, de Händel, suena en la plaza mientras los fuegos artificiales, lanzados desde la plaza que hay detrás de la iglesia arciprestal de Santa María, iluminan la noche.

Un espectáculo que no olvidaré, como tampoco me abandonará la sensación de haber vuelto a ser el niño que algún día fui.

 


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Puntúa este artículo

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *