Todo lo que necesitas saber para disfrutar de la Feria de Albacete

Fechas, qué se come, qué se bebe, eventos, historia y cómo disfrutar de una de las mejores fiestas de España

Cultura España TFW

¿Conoces la Feria de Albacete?… ¿No? Pues ya estás tardando, amigo. ¿Que no sabes qué es la Feria de Albacete? No te preocupes, que ya me he sacrificado yo por ti, durante muchos años, y vengo a explicarte en qué consiste y cómo disfrutarla al máximo. Aquel que dijo que en Albacete no había nada interesante es porque nunca se pasó por esta mi querida tierra en el mes de septiembre.

¿Qué es la Feria de Albacete?

Pues la Feria de Albacete es, nada más y nada menos, una de las mejores fiestas de España. Así, como suena. Se celebran en septiembre en honor a la Virgen de los Llanos, patrona de la ciudad.

Durante diez días, toda la ciudad se echa a la calle y celebra por todo lo alto una feria que nada tiene que envidiar a las que tienen lugar en Andalucía. Por algo ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Internacional.

Hay un poco de todo: actividades culturales (con grandes obras de teatro y proyecciones de cine gratuitas), conciertos, eventos deportivos, corridas de toros, encierros de vaquillas, feria de artesanía, desfiles callejeros, talleres educativos para niños y mayores, caravanas de coches antiguos y motos, eventos gastronómicos… Y mucha, mucha fiesta y poco, poco sueño.

¿Cuándo se celebra la Feria de Albacete?

La Feria de Albacete se celebra entre el 7 y 17 de septiembre cada año. Diez días seguidos de fiesta sin cuartel. Es algo que solo pueden aguantar los más valientes. Debo reconocer que yo nunca lo he logrado, pero algún amigo mío albaceteño ha conseguido tal hito y se ha merecido el sobrenombre de “El Feriante” de por vida.

¿Dónde se celebra la Feria de Albacete?

Aunque la respuesta más obvia es que se celebra en Albacete, prefiero ser un poco más específico. La Feria de Albacete se celebra en el Recinto Ferial. Construido en 1783 (se lleva celebrando ahí desde ese año), y considerado Bien de Interés Cultural con categoría de monumento, se le conoce popularmente como “La Sartén”.

La razón del nombre la encuentras en la forma que tiene el recinto. Dentro de “la sartén” se encuentran “los redondeles”, otro nombre de alcurnia. Y es en los redondeles – círculos concéntricos en el interior de la sartén – donde se desarrollan casi todas las actividades de la Feria de Albacete.

En los redondeles se mezcla todo tipo de público. Encontrarás bares de marcha, puestos de artesanía – en los que no puede faltar, cómo no, la mítica cuchillería albaceteña -, restaurantes, casetas culturales…

En el paseo que lleva a la puerta principal del Recinto Ferial se encuentra la feria para niños y adultos. Aquí encontrarás los “cacharros”, típicas atracciones de cualquier feria de España.

¿Qué se come en la Feria de Albacete?

Miguelitos de La Roda

Miguelitos de La Roda. No pueden faltar

Pues en la Feria de Albacete se come todo aquel plato o vianda manchega que sea contundente para el cuerpo. En su mayoría, son manjares que suelen obstruir las arterias y venas de tu cuerpo. Oreja, rabo, varios tipos de quesos, gazpacho manchego, mollejas, bocadillos grasientos (no dejes de probar el “chorimorci”, una mezcla de chorizo y morcilla que me hace babear al recordarlo)…Y de postre: miguelitos de La Roda. Por si te habías quedado con hambre o con una arteria sin taponar del todo.

Como podéis ver, todo muy light y muy sano. Pero bueno, ¡estás en la Feria de Albacete! … Y las dietas y el gimnasio pueden esperar hasta octubre. ¿O no?

¿Qué se bebe en la Feria de Albacete?

Bueno, quizás sería más acertado preguntar qué no se bebe en la Feria de Albacete. Y es que en la Feria de Albacete yo lo he probado prácticamente todo.

En la comida con mis amigos siempre comenzamos con unas cervezas, tintos de verano y botellas de vino tinto. Así, para ir tirando. No queremos que nadie nos señale y nos avergüence, que esto de la bebida es tema serio en la Feria de Albacete.

Después, con los postres llega la tradición de fusionar – para que suene a alta cocina – los miguelitos de La Roda con unas copas de sidra. Es una mezcla que crea una mítica explosión en la boca que atolondra los sentidos (de nuevo la estupidez de la alta cocina en acción).

Tras los postres, llega otro clásico de la Feria de Albacete: el taponazo de vino dulce. Nosotros este año lo tomamos en el puesto más famoso de vino dulce, que se encuentra justo antes de la entrada al Recinto Ferial, en la parte de la derecha si miras hacia la puerta de entrada. Se toma con un pequeño barquillo dentro y es el preludio a los copazos.

Porque sí, amigos, después llegan las copas típicas de cualquier otra fiesta del mundo. Ron, whisky, gin tonics… Lo que uno guste. Eso sí, sin olvidar el mítico mojito, otro clásico de la feria que aquí es protagonista como último vestigio del verano que se marcha.

¿Dónde se dan los conciertos de la Feria de Albacete?

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

Los conciertos más importantes de la Feria de Albacete tienen lugar en los Ejidos del Recinto Ferial y suelen comenzar, cada día, entre las 20 y las 22 horas. Suelen acudir importantes artistas del panorama nacional y alguno internacional.

Otro escenario para escuchar buena música durante la feria es el Stand de Globalcaja, con muy buena música española de todo tipo, desde flamenco a rock.

¿Cuáles son los actos principales de la Feria de Albacete?

Los actos principales de la Feria de Albacete son la apertura oficial de la Puerta de Hierros y la Cabalgata de la Feria. Ambos tienen lugar el 7 de septiembre. El primero es a las 12 de la noche. Se abre la Puerta de los Hierros y se lleva a la Virgen de los Llanos a la capilla situada dentro del Recinto Ferial. Allí permanecerá hasta el día 17.

Ese mismo día 7, a las 18:30 tiene siempre lugar la Cabalgata de apertura de la Feria de Albacete.

El día anterior, 6 de septiembre, tiene lugar el pregón de las fiestas. Siempre lo realiza un personaje albaceteño de importancia. Santiago Denia (ex-jugador del Atlético de Madrid y la selección española) y el humorista Joaquín Reyes han sido algunos de los encargados de darlo en los últimos años.

¿Cómo disfrutar al máximo de la Feria de Albacete?

Y aquí viene por fin el quid de la cuestión. Para disfrutar al máximo de la Feria de Albacete hay una máxima principal y común al resto de fiestas en España (y parte del extranjero): ve provisto de una cantidad ingente de buen rollo. Si llevas eso contigo, todo lo demás es palabrería totalmente accesoria.

Sin embargo, por si acaso esto queda un poco difuso para ti y necesitas mayor concreción, no te preocupes que tengo unas cuantas cosas que contarte tras más de 10 años de feria a mis espaldas:

Prueba los cacharros

No. Por mucho que la gente te lo diga: no eres demasiado mayor para montarte en los cacharros de la Feria de Albacete. Es un clásico que hay que llevar a cabo. No tiene que ser en el más cañero o mareante de todos. Unos coches de choque, unos troncos que navegan sobre el agua o una mini montaña rusa puede valer. Después siempre está el intentar ganar un premio en las casetas de prueba de puntería. Eso sí, si quieres impresionar a tu novia, te recomiendo que te pases por las casetas antes de comenzar con los vinos y las cervezas.

Intenta visitar la Feria de Albacete entre semana

Recuerda: son diez días de feria. Disfrutar de los diez días en la Feria de Albacete es un hito al alcance de muy pocos. Te aconsejo que selecciones bien tus jornadas de fiesta y vayas a la feria entre semana.

La Feria de Albacete es una fiesta cuya popularidad ha ido aumentando desproporcionadamente durante los últimos años. Eso está genial, pero ha provocado que los fines de semana la ciudad, y el Recinto Ferial, se colapsen con gente que proviene de toda la provincia y de casi toda España.

Ten en cuenta que en el año 2017 nada menos que 2,8 millones de personas pasaron por la Feria de Albacete. La población censada de la ciudad es de 220.000 habitantes, si englobas todos los suburbios. Echa cuentas.

De domingo a jueves, sin embargo, encontrarás en la feria a la gente local. El ambiente es muy sano y las aglomeraciones en bares, restaurantes y carpas serán mucho menores.

Alterna agua con las copas

Un consejo de experto. Salvo que no te guste nada el alcohol o tengas la fuerza de voluntad de don Rafael Nadal Parera, lo más normal es que bebas bastante en la Feria de Albacete. Cuando no te invita uno, te invita otro. Así son los albaceteños: muy buena gente.

No te dejes llevar por la euforia y recuerda beber una botella de agua de vez en cuando. A la mañana siguiente lo agradecerás enormemente.

Sé abierto con la gente y no te enfades si te pisan o empujan

Los albaceteños son gente especialmente abierta, llana y amable. Y no lo digo porque tenga amigos de allí desde los 14 años. O bueno sí, seguro que algo influye, pero os prometo que estoy en lo cierto.

El calor, las aglomeraciones, el estado de alegría eufórica general, la música…Si en algún momento todo esto te satura, toma aire… Pídete otra copa, cerveza o mojito, y vuelve a poner la mejor sonrisa en tu rostro. Recuerda que estás de fiesta y la gente solo quiere divertirse.

Como en todos los lugares del mundo, seguro que hay algún energúmeno inaguantable que no ha venido solo a divertirse sin molestar. A esos esquívalos y dales de lado. Yo, que he saludado al 90% de la gente del Recinto Ferial en mis más apoteósicas noches de feria, te aseguro que el 99% de la gente que va a la Feria de Albacete es buena gente. ¡Prometido!

Los redondeles son mejores que las carpas

Cuando estés de fiesta en la Feria de Albacete, te darás cuenta de que hay dos zonas lúdico-festivas perfectamente diferenciadas: los redondeles y las carpas. Además, así las llaman los lugareños. Lo ponen fácil para los de fuera. Muy buena gente, como ya os vengo diciendo.

En los redondeles tienes música más alternativa, copas muy baratas (3,5€ un cubata), bocatas variados (para cuando comiencen a fallas las fuerzas) y una parroquia algo más madura (con una buena mayoría de ella entre los 30 y 45 años).

Por otro lado, las carpas suelen tener gente hasta más tarde (pasadas las 6 de la mañana), la música es más discotequera/latina/comercial, las copas son algo más caras y la gente es algo más joven, con una buena cantidad de jóvenes de entre 20 y 30 años.

Aunque estas definiciones, más o menos precisas, se suelen mantener durante todo el día, lo cierto es que hay momentos de la noche en la que la muchedumbre se mezcla sin importar edad…Color de piel o identidad sexual. ¡Y que viva la Feria de Albacete!

Acuérdate de cenar… ¡O no!

El tema de la cena es algo delicado entre mi grupo de amigos albaceteños. Algunos la defienden y otros ven en ella un signo de evidente debilidad del guerrero. Eso depende de cada uno. A mí se me suele olvidar cenar hasta que ya estoy derrotada y me voy a marchar a casa. Entonces, en ese momento, un bocata de chorimorci entra mejor que cualquier otra cosa del mundo.

Intenta vivir la Feria de Albacete de día

En esto sí que merezco una buena reprimenda, pues no han sido muchas las veces que he predicado con el ejemplo. Bueno, una o ninguna, según creo recordar. En una ocasión, mis amigos Alfonso y Rodrigo me arrastraron (literalmente) a ver las vaquillas a las 10 de la mañana, pero poco más he visto.

Si lees el programa de la Feria de Albacete, lo cierto es que hay un sinfín de actos y eventos de todo tipo y para todos los públicos. Haz un esfuerzo e intenta ver aquellos que te puedan gustar. Sobre todo si vas a la Feria de Albacete en familia.

 

Entonces, ¿nos vemos el año que viene en la Feria de Albacete?


Todo lo que necesitas saber para disfrutar de la Feria de Albacete
5 (100%) 1 voto

Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *