Dublín en 2 días

Saca el máximo partido a la capital irlandesa en 48 horas. ¡Querrás volver!

Irlanda TFW

Ver Dublín en 2 días es posible, aunque, tras vivir 8 años en esa maravillosa ciudad y conocerla muy bien, te puedo confirmar que te quedarás un poco corto y te aconsejo emplear – si quieres incluir, también, sus bellos alrededores – tres o cuatro jornadas para llega a meterte, realmente, bajo la piel de una ciudad cosmopolita e internacional, pero que aún conserva esa atmósfera encantadora de pueblo grande.

La capital irlandesa se ha convertido en un lugar perfecto para aprender inglés – cosa que se nota, sobre todo, durante los veranos – pero también, en la última década del siglo XX y la primera del XXI se erigió como uno de los milagros económicos de Europa, ganándose el apodo de “El Tigre Celta”. Fue así como comenzaron a llegar inmigrantes de toda Europa, y también de España.

Por eso, cuando hoy caminas por las calles de Dublín, escuchas una amalgama de idiomas diferentes. También hallarás bares y restaurantes con música, baile y gastronomía de todo el mundo. En definitiva, la vieja Dublín se ha abierto al mundo y es ahora un lugar multicultural.

Para disfrutar a tope de esta magnífica ciudad te dejamos esta guía de Dublín en 2 días.

Cómo llegar a Dublín

Atardecer sobre el río Liffey

El primer consejo de esta guía de Dublín en 2 días, como no podía ser de otra manera, es cómo llegar a Dublín. Las principales compañías que vuelan a la capital irlandesa desde España son Ryanair y Aer Lingus, que poseen vuelos directos desde aeropuertos como Alicante, Madrid, Barcelona o Bilbao.

Para poder elegir la mejor oferta, te aconsejamos que utilices el buscador de vuelos de Skyscanner, con el que es muy sencillo comparar compañías y ver, si eres flexible en fechas, qué días te interesa ir.

El vuelo, dependiendo de tu aeropuerto de salida, suele llevar unas 2 horas y media o 3. Una vez hayas aterrizado en Dublín, debes saber que el aeropuerto se halla a unos 10 km del centro de la ciudad. Podrás llegar a ella en autobús, taxi o traslado privado (y parece que, en un futuro no muy lejano, también en tranvía).

Para que puedas elegir la mejor opción, te aconsejamos que leas nuestro completo y actualizado artículo sobre cómo ir del aeropuerto de Dublín al centro de la ciudad.

Consejos para viajar a Dublín

En esta guía de Dublín en 2 días no pueden faltar algunos consejos prácticos para viajar a Dublín:

Tanto si piensas que dos días no es suficiente como si solo dispones de un día para tu viaje a Dublín, puedes consultar nuestras completas guías de Dublín en 1 día, Dublín en 3 días y Dublín en un fin de semana

  • Lleva cambio para los autobuses, pues no te devuelven monedas.
  • Visita Dublín en primavera o verano. Aunque es encantadora en cualquier época del año, lo cierto es que tiene tanto para ver que es mejor ir cuando tienes más horas de luz solar. Además, en invierno puede ser un lugar realmente frío (aunque verlo nevado es algo especial).
  • Vayas cuando vayas, lleva ropa de todo tipo. El tiempo es totalmente inestable en Dublín, así que será mejor que estés preparado para todo tipo de cambios metereológicos.
  • Si quieres sacar el mayor partido a tu visita a Dublín en 2 días, es una buena opción comprar la Dublín Pass, una tarjeta que te dará entrada gratuita a muchos de los lugares más emblemáticos que ver en Dublín, como la Guinness Storehouse, las catedrales de Christchurch y San Patricio o el Museo de Cera. Además, también podrás utilizar el autobús turístico a tu libre albedrío. Es una buena manera de ahorrar dinero en tu visita a Dublín.
  • Camina mucho: el centro de Dublín no es demasiado grande y posee bellos parques, como St. Stephen’s Green o Merrion Square. Caminar por estos lugares es la mejor manera de descubrir muchas de las mejores cosas que ver en Dublín.
  • Practica tu inglés: los irlandeses son personas abierta y afables. No tengas miedo de practicar tu inglés, incluso aunque no lo domines a la perfección.

Halfpenny Bridge William Murphy en Flickr

Dónde dormir en Dublín

Si quieres ver Dublín en 2 días, tendrás que buscar un lugar en el que pasar la noche. Por mi experiencia viviendo allí 8 años, te puedo recomendar estos hoteles de Dublín:

  • Jurys Inn Parnell Street: hotel muy céntrico y funcional, con todo lo necesario para aprovechar al máximo tu visita a Dublín en 2 días y a muy buen precio.
  • Temple Bar Inn:es uno de los hoteles más céntricos de la ciudad, pero también tienes que tener en cuenta que el lugar se vuelve un poco ruidoso los fines de semana. Lugar ideal para quedarte en tu viaje a Dublín de 2 días, y disfrutar tanto del día como de la noche.
  • Schoolhouse hotel: situado en la tranquila y bella zona de Dublín 4, cerca de Merrion Square y el Gran Canal, es un lugar idílico y puedes caminar hasta todos los puntos interesantes que ver en Dublín centro. Además, posee un estupendo bar en el que pasar grandes noches de conversaciones, pintas y sabrosas cenas.
  • Arlington Hotel O’Connell Bridge: este hotel es un clásico irlandés. Con una localización perfecta en la ribera del Liffey, ofrece espectáculos de danza y música irlandesa en su famoso pub.

Primer día

Una vez que te he dejado los primeros consejos útiles para viajar a Dublín, toca meterse en materia e ir desgranando las distintas atracciones que ver en Dublín en 2 días.

Biblioteca del Trinity College

El primer día, lo mejor que puedes hacer es caminar por el centro y la parte sur de la ciudad, y disfrutar de las muchas cosas que ver en Dublín. Un buen punto de inicio puede ser el Trinity College. Esta institución educativa, fundada por la reina Isabel I en el siglo XVI, es la más antigua y respetada de Irlanda. En su interior, además, se halla una de las bibliotecas más completas de Irlanda. Entre sus volúmenes destaca el Libro de Kells, un manuscrito creado por los monjes celtas en el siglo IX.

Desde el Trinity, camina un minuto para llegar a Grafton Steet, la calle comercial más famosa de Dublín. Allí verás a magos, músicos, comediantes y equilibristas intentando ganarse la vida con sus funciones dedicadas a las miles de personas que transitan por aquí cada día.

En el otro extremo de Grafton St. se halla el parque de St. Stephen’s Green, justo frente a la mole de cristal que supone el centro comercial homónimo. Este es el parque más turístico de Dublín, y en él encontrarás grandes zonas ajardinadas, estanques, bancos, quioscos y, en primavera y verano, bellas flores de colores. Sin embargo, si buscas una zona verde con algo más de intimidad e incluso más historia, te aconsejo que camines un poco más y visites Merrion Square.

Oscar Wilde en Merrion Square

El parque de Merrion Square está rodeado por bellas casas de coloridas puertas victorianas, y en el número 1 de la calle creció el magnífico escritor irlandés, Oscar Wilde. De hecho, encontrarás la estatua de un Wilde sonriente en una de las esquinas del parque. Este parque fue, durante años, mi reducto de paz y tranquilidad. Durante los fines de semana de primavera y verano, además, se organizan eventos culturales y se pueden comprar pinturas y cuadros.

Y hablando de cuadros, a menos de cinco minutos caminando de Merrion Square, encontrarás la Galería Nacional de Irlanda, donde se rinde tributo a artistas irlandeses y europeos, tanto pasados como contemporáneos.

Tras este descanso en tu ruta de Dublín en 2 días, llega el momento de disfrutar del gran patrimonio histórico y religioso que ver en Dublín, visitando el castillo de Dublín y las catedrales de San Patricio y Christchurch. Aunque la primera goce de una mayor fama, por la internacional popularidad del patrón de Irlanda, lo cierto es que es la de Christchurch la catedral más antigua de Irlanda. Ambas te dejarán boquiabierto, con sus antiguos tesoros y espectaculares vidrieras.

En cuanto al castillo de Dublín, sirvió de sede al gobierno británico hasta 1922 y hoy en día es una atracción turística, pero también alberga oficinas administrativas.

Ya cae la tarde en Dublín, y las ganas de probar la mejor pinta del mundo comienzan a asediarte. Para ello solo tienes que visitar la Guinness Storehouse. El denso líquido negro irlandés es más un alimento que una bebida y aquí conocerás sus secretos y su historia. Para tener la mejor experiencia posible, te aconsejo que realices la visita sin colas a la Guinnes Storehouse. No puedes marcharte de la fábrica de la Guinness sin tomarte una buena pinta en su bar con vistas 360 grados.

Puerta principal de la Guinness Store William Murhpy en Flickr

Y ya que has abierto el grifo de las pintas y el cachondeo, tienes que dar gracias a que te encuentras en una de las ciudades con mejor vida nocturna de Europa. Al caer la noche, Dublín es un hervidero de gente. Sus pubs se llenan de música en vivo, risas, conversaciones…En definitiva, un gran ambiente. Gran parte de esas ganas de fiesta y buen rollo se concentran en Temple Bar, la zona de bares por excelencia de Dublín.

Aprovecha para conocer bares míticos, como The Temple Bar, The Hairy Lemon o, ya en George Street, The Hogan’s. Disfruta de la noche, pero recuerda que aún te quedan otras 24 horas para completar tu viaje de 2 días en Dublín.

Qué ver en Dublín en 2 días

Si después de esa noche inolvidable en Temple Bar, has conseguido levantarte pronto, no hay mejor manera de comenzar tu segunda jornada de tu viaje a Dublín en 2 días que dando un refrescante paseo por la ribera del río Liffey. Esa lengua de agua es la que separa las zonas norte y sur de la ciudad. Hace unos años, construyeron una pasarela de madera que permite realizar una buena caminata mientras disfrutas de la vista de ambas orillas. Cruza por el puente de Calatrava (Samuel Becket Bridge).

Tras el paseo y un buen desayuno, llega el momento de comenzar la visita a la zona norte de Dublín, idea perfecta para completar tu viaje de 2 días a Dublín.

General Post Office William Murhpy en Flickr

Puedes iniciar el tour en O’Connell Bridge. Junto al Ha’Penny Bridge (un estrecho puente peatonal que lleva algo más de dos siglos en pie), el de O’Connell forma parte de los puentes más icónicos de Dublín. Aquí, custodiando el puente se halla la estatua de Daniel O’Connell, la figura política más importante de la Irlanda del siglo XIX.

En esa misma avenida, hacia el norte, se halla la Spire, una especie de aguja que se dirige hacia el cielo de Dublín y punto de encuentro preferido por locales y extranjeros. Casi frente a ese extraño y moderno monumento se halla la General Post Office. Aunque ese edificio imponente sigue manteniendo su rol de oficina de correos, lo cierto es que es una piedra angular en la historia de la independencia irlandesa. Aquí tuvo lugar la proclamación de la República de Irlanda por parte de Patrick Pearse, y el sitio de los rebeldes por parte de tropas inglesas durante la sangrienta primavera de 1916.

La destilería Jameson en Dublin Neil Turner en Flickr

Desde aquí, es el momento de caminar por la calle comercial por excelencia del norte de la ciudad: Henry Street. Aquí encontrarás grandes almacenes, pero también pequeñas tiendas de todo tipo de cosas y un mercadillo al aire libre de frutas y verduras.

La ruta te llevará, algo más tarde, a la destilería de Jameson’s. Como en el caso de la fábrica de Guinness, aquí también te contarán cómo se elabora y la historia del whisky irlandés con más solera.

Sin embargo, te recomiendo que no bebas demasiado, porque aún te queda una buena caminata para completar la segunda jornada de tu viaje de 2 días en Dublín. Es el momento de visitar el parque urbano más grande de Europa: el Phoenix Park. Aquí encontrarás enormes praderas, bosques e incluso una manada de ciervos que corretea, desde hace más de un siglo, libre por el campo.

Kilmainham Gaol en Dublin Tony Hisgett en Flickr

Ese aire libre que puedes respirar en el parque Phoenix era muy anhelado por los presos que cumplieron sus penas en la prisión de Kilmainham Gaol. En ella, los británicos encerraron – y, en muchos casos, ejecutaron – a los grandes líderes rebeldes irlandeses. Fue clausurada en 1924 y hoy en día es un museo, además de haber aparecido en la mítica película de 1993, ‘En el Nombre del Padre’.

Si has pasado el tiempo necesario para disfrutar bien de cada lugar de la ruta que te he planteado, lo normal es que salgas de Kilmainham para adentrarte en la noche dublinesa. Despídete de la ciudad tomándote una pinta y escuchando buena música en directo en uno de estos dos buenos pubs para ello: Whelan’s o The Porter House.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *