Consejos prácticos para viajar a Morro de São Paulo en Brasil

Todo lo que necesitas saber para disfrutar al máximo de Morro de São Paulo, en Brasil

Google +TwitterFacebookWhatsApp

Cala solitaria camino de la playa de Gamboa, en Morro de São Paulo

Estos días, camino por las calles de Alicante ataviado con jersey, chaqueta y bufanda y me cuesta creer que solo un mes atrás me encontraba vagando, en bañador, por las playas y bosques de la isla de Tinharé, en el estado brasileño de Bahía.

Tras pasar unos días en la vibrante Salvador de Bahía y los magníficos e inacabables bosques de la Chapada Diamantina, decidí pasar mis últimas jornadas en Brasil descubriendo una isla cercana.

Aunque una buena amiga brasileña me aconsejó varios lugares de la zona (Itacaré, Barra Grande y Boipeba eran algunos de ellos), acabé decantándome por el pequeño pueblo de Morro de São Paulo.

La decisión la tomé, fundamentalmente, por temas logísticos. De todas las opciones, era la más cercana y, por lo que había oído y leído (tan solo un par de cosas, porque ha sido uno de los viajes menos preparados que he hecho en los últimos años), aunque quizá no fuera tan virgen como Boipeba o Barra Grande, se le podía sacar muy buen partido con la actitud correcta.

Tras pasar cuatro noches allí, comprobé que mi decisión fue más que acertada.

Aquí os dejo algunos consejos prácticos para viajar a Morro de São Paulo.

Cómo llegar a Morro de São Paulo

Ferry al Morro

El lugar desde el que la mayoría de gente viaja a Morro de São Paulo es Salvador de Bahía.

El destino es tan popular entre brasileños, argentinos y uruguayos, que no son pocos los que vuelan, desde lugares muy lejanos, al aeropuerto internacional de Salvador para poder disfrutar de este paraíso de playas, bosques y fiesta.

Una vez te encuentras en Salvador de Bahía, las opciones para llegar a Morro de São Paulo son, principalmente, tres.

La más cara es volar. Pequeñas avionetas parten desde el Aeropuerto Internacional Luis Eduardo Magalhães y cubre el trayecto a la isla de Tinharé en unos 20 minutos.  Es, obviamente, la opción más cara y un billete (solo ida) puede costar entre R$ 250 y  R$ 350 (R$: Reales brasileños).

La segunda opción es la que elegí yo, el ferry directo. Como llegué de Lençois (en la Chapada Diamantina) a la Rodoviària (estación de autobuses) de Salvador de Bahía, tomé un taxi que me llevó al Terminal Marítimo, situado en el centro de la ciudad, justo al lado del Mercado Modelo. El precio del taxi fue de R$ 15. También puedes viajar desde la estación al muelle en autobús (cuesta R$ 3), pero lo cierto es que a las 6 de la mañana no me apetecía buscar cuál tenía que coger y hacer cola. Me estoy haciendo viejo.

Desde el Terminal Marítimo salen grandes catamaranes que viajan directamente al embarcadero de Morro de São Paulo. El viaje, dependiendo del estado del mar, lleva entre 2 horas y 2 horas y media y el precio está entre R$ 90 y R$ 100 por persona y tramo. Puedes comprar el billete en la taquilla del terminal.

Una tercera opción te puede permitir (si lo haces por tu cuenta) un pequeño ahorro, pero dudo que merezca la pena.

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

Puedes tomar un medio de transporte (taxi o autobús público) que te lleve al Terminal Marítimo São Joaquim. Allí, te subirás a cualquier de los ferris que atraviesan la Bahía de Todos los Santos hasta Bom Despacho. Este trayecto lleva unos 40 minutos.

Desde Bom Despacho hay que tomar un autobús a la ciudad de Valença. Una vez en la terminal de bus de Valença, debes buscar un transporte (taxi) al muelle desde donde parten lanchas y barcos pequeños hacia Morro de São Paulo.

Aunque suena muy lioso, hay empresas que te venden el paquete completo (sobre todo en el trayecto inverso, Morro-Salvador-Aeropuerto), y suele salir por el mismo precio que el catamarán directo.

Solo recomiendo esta tercera opción a aquellos que no son muy amigos de los mares bravos.

El trayecto de ida fue bastante decente, pero a la vuelta sufrí – desde el puente de mando de un pequeño barco con capacidad para 25 personas – olas de más de dos metros. Fue una buena aventura, aunque acabara totalmente mojado.

Para regresar de Morro de São Paulo a Salvador, las opciones son las mismas y los billetes se pueden comprar en cualquiera de las muchísimas agencias que hay en el pueblo y las zonas turísticas.

Alojamiento en Morro de São Paulo

Vistas desde mi ventana del hostal Macondo

A la hora de hospedarte en Morro de São Paulo tendrás un gran abanico de opciones.

Básicamente, los alojamientos se dividen en tres tipos: hostales baratos (para mochileros), pousadas medias (para grupos de amigos o parejas) y pousadas de lujo y resorts (para parejas y familias).

Yo me alojé en un hostal muy económico en el que me sentí como en casa. En el hostal Macondo, ubicado muy cerca del centro del pueblo de Morro, pagué tan solo R$ 30 por una cama en un dormitorio de cinco personas. Además, al ser temporada baja, tuve la suerte de no tener que compartir la habitación (y su baño) con nadie.

Los precios del alojamiento varían mucho en función de su nivel de calidad y ubicación, pero ten en cuenta que Morro de São Paulo es un lugar muy turístico y Brasil no es un país barato, así que prepárate a pagar un alto precio si quieres algo realmente bueno (o incluso de calidad media).

Qué hacer en Morro de São Paulo

Praia do Encanto, Morro de São Paulo

En Morro de São Paulo puedes hacer prácticamente de todo. Por ello llegan aquí grupos de turistas de lo más variopinto: parejas, grupos de amigos, familias, fiesteros, amantes de la naturaleza, etc.

Los más activos tendrán la oportunidad de realizar preciosos trekkings por playas y bosques, pudiendo llegar, incluso, a otras poblaciones de la isla. También se puede montar a caballo, hacer tirolina, kayak y 4×4.

Si lo que quieres es relajarte, puedes tomar el sol en cualquiera de las cinco playas que se encuentran cerca del pueblo de Morro. Si quieres estar realmente tranquilo, te aconsejo las playas Cuarta y Quinta (Praia do Encanto).

Los más acuáticos pueden bucear  (con tubo o bombona) en una gran cantidad de sitios y realizar excursiones en barco para conocer otras playas y pueblos de la isla.

Los amantes de la fiesta encontrarán un filón en Morro de São Paulo. Por la noche, hay una gran cantidad de restaurantes con terraza (en la arena) y chiringuitos que ofrecen música y mucha bebida, sobre todo en las playas Segunda y Tercera. Después se puede continuar la fiesta hasta la mañana siguiente en discotecas como Pulsar.

En verano el ambiente fiestero no entiende de días de la semana. Si vas en temporada baja y quieres desfasar, más vale que lo hagas en fin de semana.

Cómo contratar actividades en Morro de São Paulo

Para contratar cualquiera de las muchas actividades que puedes realizar en Morro de São Paulo o comprar los billetes de transporte, no tendrás problemas de oferta.

Parece que todos los habitantes de la isla viven del turismo. Hay una cantidad ingente de agencias de viaje que te ofrecerán todo tipo de actividades. Aunque los precios son bastante similares, conviene que te des una vuelta y veas varias. Después elige en función del precio y la sensación de simpatía, calidad y servicio que te hayan producido.

Dónde comer en Morro de São Paulo

Al igual que el alojamiento, la restauración en Morro de São Paulo también es muy variada.

Encontrarás una gran cantidad de restaurantes de todo tipo en el pueblo y las playas Primera, Segunda y Tercera (también hay alguno en Cuarta y Quinta, pero muy pocos).

Rodízios de carne, parrillas, cocina italiana, cocina baiana, cocina brasileña, hamburguesas, heladerías, puestos de zumos… Eso sí, no te puedes marchar si probar algo de pescado y marisco. Son de muy buena calidad.

También te aconsejo tomar una buena moqueca baiana, una especie de estofado hecho con mariscos, pescados, cebolla y tomate, en una salsa de leche de coco y con un puntito de cilantro. Está tremendo.

Si estás alojado en un hostal con cocina, tienes varios supermercados donde poder comprar cualquier cosa.

Cómo moverte por Morro de São Paulo

Para desplazarte entre playas o pueblos, la manera más sana es caminar. Yo lo hice entre el pueblo de Morro y el final de la Quinta playa (Praia do Encanto) y me llevó aproximadamente dos horas y media, a ritmo tranquilo. Mereció la pena.

Si no estás muy por la labor de hacer ejercicio, siempre puedes ir en carro tirado por caballos o algún tractor o moto.

La opción de más clase es moverte en lancha privada. También existen barcos de pasajeros para moverse entre pueblos. Por ejemplo, de Gamboa a Morro de São Paulo te costará R$ 5.

Las mareas en Morro de São Paulo

Por último, un aspecto a tener muy en cuenta en Morro de São Paulo – y, en general, en toda la isla de Tinharé – es el aspecto de las mareas.

Son totalmente cambiantes y los horarios de los picos de marea alta y baja suelen estar anunciados en los tablones de hostales, pousadas y resorts. Si no, pregunta porque es  importante.

Por ejemplo, con la marea baja puedes hacer un paseo precioso entre Morro y Gamboa, pero la marea alta cubrirá el camino y tendrás que volverte en barco.

 

Con estos consejos prácticos para viajar a Morro de São Paulo ya estás más que preparado para disfrutar de un paraíso.


Google +TwitterFacebookWhatsApp
Consejos prácticos para viajar a Morro de São Paulo en Brasil
5 (100%) 2 votos

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *