Consejos para evitar caer enfermo en tu viaje

14 consejos para disfrutar de tu viaje sin que ningún contratiempo de salud te lo estropee

Consejos TFW

A todos los que viajamos habitualmente nos ha pasado. Planeamos un viaje con toda la ilusión del mundo, contamos los días para que llegue y, como si alguien estuviera practicando un juego de vudú con un muñeco al que le pegaron un pelo nuestro, cuando llega el momento de disfrutar del viaje, nos ponemos enfermos.

Es cierto que duele aún más cuando ni siquiera hemos podido comenzar nuestra aventura, pero tener que dejarla a mitad también es realmente depresivo.

Personalmente – y toco madera -, no he tenido que abandonar un viaje por enfermedad, pero sí que he pasado jornadas – sobre todo noches, que es cuando más solitario y vulnerable te sientes – débil, febril y deseando poder teletransportarme a mi casa para que me cuidaran los míos.

Caer enfermo durante un viaje, sea de la duración que sea, es un imprevisto que puede surgir tomes las medidas que tomes, pero es cierto que hay ciertas cosas que puedes hacer para ayudar a evitar que eso ocurra. ¡Vamos con ellas! Pero antes, por si estos consejos terminan por no funcionar, nunca olvides…

1. Contratar un buen seguro de viaje

Pues sí, por mucho cuidado que tengamos, cuando estamos en un ambiente tan distinto al que estamos acostumbrados – ya sea por temperatura, tipos de comida, limpieza, bacterias residentes en los lugares, etc. –, nuestro cuerpo suele tener más complicado pasar días, semanas o meses sin enfermar.

Además, si realizas actividades de riesgo, la probabilidad de que te ocurra algo aumenta exponencialmente.

Por ello es fundamental viajar con un buen seguro de viajes. Como en todo, hay muchas variables de seguro. Analiza bien tu viaje y elige siempre el que mejor se ajuste a tus necesidades, pero si tienes que pecar de algo, en este caso, peca de exceso. Más vale pagar un poco más y tener unas coberturas que no dejen nada al azar en el caso de que tengas cualquier problema de salud mientras viajas.

En Viajablog, trabajamos con una de las mejores compañías aseguradoras del sector viajes, IATI. Contratando la póliza que más se ajuste a tu viaje a través de este enlace, recibirás un 5% de descuento y viajarás totalmente seguro, pues su servicio de atención al paciente es realmente exquisito.

 

Pero como vamos a pensar en positivo, aquí te dejo una buena batería de consejos para evitar ponerte enfermo mientras viajas:

2. Permanece hidratado

El Espejo de Agua en Burdeos

Mantener tu cuerpo hidratado es algo absolutamente fundamental cuando estás de viaje, sobre todo en los aviones. El aire que hay en la cabina es tan seco que puede provocar que te sientas enfermo, así que bebe mucha agua y evita las bebidas alcohólicas, sobre todo en vuelos de larga distancia. Las ensaladas y las frutas también ayudan.

3. Lávate las manos

Cuando estamos en casa, solemos lavarnos las manos antes de las comidas, pero esto no siempre es posible cuando nos encontramos de viaje. Por eso, es aconsejable que siempre tengas a mano un pequeño bote de ese tipo de líquido desinfectante que suelen proveer en los hospitales.

Es un poco tedioso tener que hacer esto antes de cada comida, pero recuerda que las bacterias están por todos lados.

4. Di no al hielo y solo bebe agua embotellada

Botella vaso sidra fabada

Sí, es cierto que no te puedes tomar un buen mojito en una playa brasileña si no le ponen hielo. Pero tendrás que sopesar los riesgos que quieres correr. En mi caso, cuando trabajo de guía en Myanmar, sí que conozco bien los restaurantes y les digo a los clientes en qué lugares pueden pedirse bebidas con hielo y en cuáles no.

Si se da el caso de que viajas con un guía de confianza que pueda darte esta información, quizá si puedas arriesgar – también en los restaurantes de caché alto -, pero si no, te la estarás jugando, pues el agua de muchos países llevan bacterias a las que tu estómago no está acostumbrado.

Por supuesto, nunca tomes hielo o agua no embotellada de los puestos callejeros. Ahí tu probabilidad de pillar algo se dispara cual misil coreano.

5. Ten cuidado con las latas

No sabes la cantidad de gérmenes y bacterias que se alojan en la parte superior de las latas de bebidas. Por lo tanto, no bebas directamente de ellas. Si no te queda más remedio, límpialas concienzudamente antes de arrimar tus labios a ella.

6. Descansa lo suficiente y no te estreses

Este ha sido el motivo de algunas de las veces que he caído enfermo mientras llevaba alguno de mis viajes de varios meses de duración.

Viajar agota. Eso es así. Por eso, si lo estás haciendo durante semanas – o incluso días – debes encontrar siempre momentos para descansar bien y reponer energías. Si no, tu organismo lo notará, bajarán tus defensas y quedarás a merced de todas esas bacterias y virus de tan fea apariencia en aquella insuperable serie de dibujos animados “La vida es así”.

7. Cocina tus propias comidas

En la medida de lo posible, cocina. Si haces la compra tú mismo, lavas todo bien (con agua segura, obviamente) y cocinas unas sartenes y ollas lavadas a conciencia, las posibilidades de que tengas algún problema con la comida se reducen drásticamente.

8. No comas hasta reventar

Así da gusto comer en el mar

Sí, puede ser que te enamores de la fantástica gastronomía del destino que estás visitando y quieras comértelo todo, pero no te llenes como un Gremlin después de las 12 de la noche, pues tu estómago necesitará consumir una gran cantidad de energía extra para poder digerir todos esos alimentos, dejando menos para el resto de actividades que tienes que afrontar durante el día, que, cuando estás de viaje, son muchísimas.

9. Practica deporte

Hacer algo de deporte siempre ayuda a fortalecer tu cuerpo y hacerlo más resistente a las enfermedades. En el caso de encontrarte de viaje, también le ayudará a adaptarse mejor al nuevo ambiente. Eso sí, elige las horas del día más adecuada y, por ejemplo, no salgas a las 2 de la tarde a correr por las calles de Buenos Aires un día de verano austral, con el termómetro superando los 35 grados.

10. Protege tu piel

Practicando deporte en la Playa de las Canteras

Otro de mis caballos de Troya es la piel. Por una condición crónica que tengo desde hace 18 años, debo cuidarla con extremo cuidado, pues soy muy sensible a las infecciones bacterianas en mi pierna derecha.

Cuando viajas, tu piel suele sufrir mucho, ya sea por el sol, el aire, el agua (de distinto ph al que estás acostumbrado) o los rasguños haciendo senderismo o cualquier otra actividad. Por eso, debes proteger tu piel con prendas (como ponerte manga larga y pantalón largo en los trekkings o cuando el sol pega con excesiva fuerza) y cremas hidratantes.

Cualquier rasguño es un foco de entrada de bacterias.

11. Evita las picaduras de mosquitos

viaje seguro

Preparativos de viaje

Me encantan los animales, pero reconozco que nunca vi utilidad a la existencia de los mosquitos en este mundo. Yo creo que si alguien creó este lugar es para pedirle explicaciones.

Dependiendo del lugar al que viajes, la picadura de mosquitos puede ir mucho más allá de la tremenda molestia que supone en sí. Enfermedades como el dengue o la malaria son las principales preocupaciones de aquellos viajeros que visitan ciertas partes de Asia, África o América (mucho menos común en Europa y Oceanía).

Lleva contigo buenos repelentes de insectos, viste colores claros e intenta proteger tu piel en las horas de mayor riesgo (atardeceres y amaneceres). Alojarte en habitaciones con aire acondicionado, si lo mantienes encendido por la  noche, también ayuda.

12. Explica bien tus alergias alimenticias

Si tienes algún tipo de alergia alimenticia, es algo a lo que debes dar una gran importancia. Por la barrera del idioma, puede ser realmente difícil explicar lo que puedes y no puedes comer. Lo mejor es llevarte una tarjeta en la que se explique, en inglés y en el idioma local, cuáles son tus alergias.

Además, si te alojas en un hotel en el que te entiendan, puedes pedir consejo al personal para que te recomienden restaurantes en los que puedes comer.

13. Practica el sexo seguro

Bueno, otro clásico de los viajes de larga duración (o corta, en esto a veces las cosas suceden a alta velocidad) de solteros y solteras.

Durante los viajes, vives todo de una manera más intensa y si estás abierto al “amor” viajero, es muy posible que lo encuentres. Es aconsejable practicar sexo seguro incluso si te encuentras en la ciudad en la que vives, pero en países extranjeros – sobre todo en aquellos en los que las enfermedades de transmisión sexual galopan cuales corceles desbocados – la cosa es poca broma.

Póntelo. Pónselo. Ese eslogan nunca muere.

14. Escucha a otros viajeros

Por último, una fuente de información inacabable y gratuita es la que encuentras en los otros viajeros que encuentras antes o durante el viaje. Si quieres evitar caer enfermo mientras viajas, habla con ellos sobre los temas de salud que  más te preocupan, que suelen ser aquellos con los que más problemas has tenido históricamente.

Ellos te pueden informar del estado actual, en cuanto a salud pública se refiere, de la zona que vas a visitar (o estás visitando). Su información puede valer oro.

 

Bueno, pues ahora, ¡coge la mochila y fuera de mi vista! Seguro que siguiendo estos consejos para evitar ponerte enfermo mientras bajas vas a vivir una aventura inolvidable… Y sana.


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *