Flamencos, lagunas y un lugar de retiro: el Parque Natural de El Hondo en Alicante

Un vergel natural entre Elche y Crevillente

España G+TFW

Como bien suele decirme la gente: “conoces lugares lejanos como Myanmar o Nueva Zelanda como la palma de tu mano y no tienes ni idea sobre los bonitos parajes de tu provincia”. Y lo peor es que es cierto. No sé, siempre tengo esa sensación de que la salud y la fuerza mental y física para emprender aventuras y viajes largos y lejanos las tengo ahora, y que ya visitaré Alicante,Valencia, España o incluso lugares cercanos de Europa cuando las fuerzas y ganas de follones empiecen a flaquear.

Sin embargo, mi buen amigo, el gran Manu, durante estos años me ha ido enseñando rincones de la provincia de Alicante que me han encantado. Rutas senderistas en el Maigmó o el Puigcampana, chapuzones en piscinas naturales del Mediterráneo o rutas en bicicleta entre preciosas calas y pinares parte de reservas naturales son solo algunos de esos rincones.

En este caso, me llevó a conocer el Parque Natural de El Hondo, un enclave salvaje situado en el término municipal alicantino de Crevillente, entre las ciudades de Crevillente y Elche.

Bellas lagunas repletas de rosados y elegantes flamencos y otras aves; senderos dedicados especialmente a ornitólogos y otros que se pierden entre vegetación alta; torres de observación… Y, lo mejor de todo: tan desconocido por el público que lo tienes prácticamente solo para ti, sobre todo si, como nosotros, lo visitas un día entre semana.

el hondo crevillente

Crevillente…¿o Tailandia?

Cómo llegar al Parque Natural de El Hondo

Obviamente, al Parque Natural de El Hondo se puede llegar por carretera. La gran mayoría de los visitantes deciden llegar con el coche partiendo desde la cercana ciudad de Elche. Para ello habría que tomar la carretera de Matola y, más tarde, enfilar un desvío a la izquierda en el punto señalizado con un cartel con el nombre de “San Felipe Neri”. Este tramo, que transcurre paralelo al Canal de Levante, desemboca en la Vereda de Sendres. En ese punto tienes que doblar a la derecha para seguir las indicaciones hasta el Centro de Información del Parque Natural de El Hondo.

Pero como nosotros somos unos deportistas de alto nivel – nótese la ironía – preferimos llegar al lugar en bicicleta. Por eso, dejamos el coche aparcado en una gasolinera ubicada en la carretera que une Elche y Balsares y pedaleamos algo más de media hora hasta que llegamos al parque.

Si te gusta rodar en bicicleta, te recomiendo que hagas esto, pues el tramo de carretera está muy poco transitado y pasamos por unos campos en los que, por el tipo de vegetación que veíamos, me sentí en el sureste asiático.

el hondo crevillente

Parque Natural de El Hondo

Rutas en el Parque Natural de El Hondo

Llegamos al Parque Natural de El Hondo en nuestras bicis y fuimos directos al Centro de Información. Se encontraba cerrado, pues era lunes, el único día, junto con el domingo, que no abre sus puertas.

Atamos las bicicletas y caminamos por las pasarelas de madera para internarnos en las bellas lagunas que teníamos frente a nosotros.

Aunque fuimos un poco a nuestro aire, en el Parque Natural de El Hondo hay un par de rutas bien diferenciadas.

Alquila un coche con un descuento de hasta el 15%:

La Ruta Verde

La Ruta Verde del Parque Natural de El Hondo es la más corta de las dos que existen. Se trata de una ruta circular de 3,75 km y dificultad baja (o prácticamente inexistente, directamente). Si no hicieras paradas, no tardarías más de una hora en recorrerla. Pero claro, nadie viene hasta aquí para pasar volando ante tanta belleza natural.

La ruta comienza en el Centro de Información y la puedes hacer a tu aire sin problemas. Al principio pasarás por un tramo que coincide en las dos rutas. Campos de saladar que llevan a la Microrreserva Els Racons. Ejemplares de varias especies distintas de aves te sobrevolarán durante el camino. Entre ella, almajos, limoniums y la sosa alacranera.

Abandonas la pasarela que pasa sobre el saladar y tuerces a la derecha hasta pararte en el primer punto de observación de aves. Lo reconozco: yo no tengo la paciencia suficiente para ponerme a observar aves durante horas. Siempre he admirado – bueno, y me ha extrañado – a la gente que se viene equipada con enormes teleobjetivos a lugares como éste y se quedan todo el día intentando captar momentos cotidianos de la vida de los pájaros. Paparazzis de la naturaleza.

Después continúas para llegar a las charcas de depuración de agua y encuentras el merendero de Orones. Al bordear la Laguna de El Rincón se llega a la zona de sombra del Mirador de Moncada, construido de manera artesanal con caña. El último punto de observación es la Torre La Canal del Molinero, desde donde puedes observar muchas de las especies del humedal, como garzas y flamencos.

Continuas bordeando el Canal de El Convenio, donde hay carpas, hasta llegar al Observatorio Paso del Lobo, que ofrece vistas a la laguna El Saladar. Este observatorio será la última parada antes de regresar al Centro de Información.

Ruta Roja: itinerario ornitológico

Esta ruta lineal tiene 5 km de largo y para realizarla tienes que concertar una visita con antelación, hablando con la gente del Centro de Información.

A lo largo del camino la formación dominante es el carrizo – especialmente en las zonas de aguas poco profundas – alternando con formaciones de juncos.

Bordeas Embalse de Poniente y llegas a una torre-mirador de madera desde donde observar la parte norte de dicho embalse y otras lagunas de los alrededores. Después pasaremos por los observatorios de El Tollo, El Calamón y otros.

Desde ellos podrás ver las dos especies más emblemáticas del Parque Natural del Hondo: a Cerceta pardilla, que tiene en El Hondo su principal punto de cría de toda la Península Ibérica y la Malvasía cabeciblanca, perenne en el parque, convirtiéndolo en uno de los núcleos principales de población a nivel mundial.

Por una pasarela de madera, llegarás al punto final del recorrido: el observatorio del Peu Verd. Desde él se pueden contemplar especies reintroducidas con éxito en el humedal, como el calamón y el zampullín cuellinegro.

Otras especies que podrás ver en esta ruta son el Aguilucho lagunero, el Águila pescadora, el Bigotudo y el Carricerín real, todas ellas amenazadas por la desaparición y degradación de este tipo de ecosistemas.

Una escapada genial para pasar un día en la naturaleza alicantina.


Flamencos, lagunas y un lugar de retiro: el Parque Natural de El Hondo en Alicante
Puntúa este artículo
Una respuesta
  • Deja tu respuesta

    Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *