Los mejores consejos para visitar el Real Alcázar de Sevilla

Nuestra experiencia visitando una de las joyas de Sevilla y todos los trucos para que la disfrutes al máximo

España TFW

Hace unos días, tuve la gran suerte de visitar una de las joyas de Sevilla, su Real Alcázar (o Reales Alcázares, pues en realidad es la suma de varios palacios de distintas épocas). Este conjunto monumental es uno de los que no puedes perderte en tu viaje a Sevilla, ya que, junto con los Archivos de Indias y la catedral, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Además, debido a que nos encontrábamos en los tórridos últimos días de julio y a la sensación de pánico creada por el maldito coronavirus, pude realizar la visita al Real Alcázar de Sevilla como pocos habrán la habrán hecho en cualquier otro verano: casi en solitario. Así, caminé – mientras la gran Trini nos deleitaba con sus enriquecedoras explicaciones – por las salas de los distintos palacios, los patios y los exuberantes jardines, rodeado de una sosegada calma que me permitió transportarme mentalmente a la época dorada de ese lugar tan hermoso.

Basado en esa experiencia, aquí os dejo los mejores consejos para visitar el Alcázar de Sevilla (como muchos lo conocen comúnmente):

Cómo llegar al Real Alcázar de Sevilla

Estanque de Mercurio. Foto © David Escribano

Aunque yo tuve la suerte de alojarme en el mismo centro de la ciudad – en el Hotel Inglaterra de la Plaza Nueva, frente al Ayuntamiento – y pude ir caminando al Real Alcázar de Sevilla, si tu hotel o apartamento se halla algo más alejado siempre puedes tomar el tranvía, metro, el autobús o la bicicleta para acercarte a los palacios:

  • Metro: la parada de metro más cercana al Real Alcázar de Sevilla es la de Puerta de Jerez, en la línea 1.
  • Autobús: podrás llegar a lugares cercanos al Alcázar de Sevilla tomando servicios de autobuses de las líneas 1, 5, 21, 23, 30, 31, C2 y C4.
  • Tranvía: el tranvía en Sevilla es muy cómodo y podrás llegar al Real Alcázar bajándote en la parada de Plaza Nueva, en la línea T1.

Por último, si te apetece llegar al Alcázar de Sevilla haciendo algo de ejercicio, debes saber que la ciudad posee buenos carriles bici por el centro y, además, es casi totalmente plana. Hay puestos de bicis en las que las tomas por fracciones de tiempo.

Breve Historia del Real Alcázar de Sevilla

Fachada Palacio Mudéjar. Foto © David Escribano

Antes de entrar en la materia de la visita al Alcázar de Sevilla, merece la pena conocer, al menos por encima, la dilatada historia de este maravilloso conjunto palaciego.

Aunque en excavaciones realizadas en el Patio de Banderas (donde se encuentra la entrada principal al Alcázar de Sevilla) se han encontrado restos de antiguas edificaciones romanas y visigodas, el primer palacio del recinto no se construyó hasta el año 913, cuando el poderoso califa de Córdoba Abderramán III an-Nassir ordenó que se erigiera una nueva sede de gobierno en esta parte privilegiada y céntrica de la ciudad, muy cercana al puerto.

Tras la decadencia del Califato de Córdoba, abadíes (dominadores de la Taifa de Sevilla), almorávides y almohades fueron realizando distintas ampliaciones y renovaciones al conjunto monumental, dando lugar, ya en el siglo XIII, a una bella colección de edificios de distintos estilos arquitectónicos árabes y rodeados por una poderosa fortaleza.

Fue así como se lo encontró Fernando III, conquistador de Sevilla, en 1248, quien lo declaró como sede la Corona – función que sigue cumpliendo hoy en día, siendo la residencia real más antigua de Europa – y ámbito del poder municipal. Su descendiente, Alfonso X, levantaría el Palacio Gótico, mientras que el Palacio Mudéjar es obra de Pedro I, ya a mediados del siglo XIV.

Durante los siglos venideros, tanto las salas como los jardines del Alcázar de Sevilla sufrieron importantes modificaciones, unas más afortunadas que otras. Tapices flamencos, altares de azulejos y retablos pictóricos se añadieron en el siglo XVI. En la época renacentista, los jardines se embellecieron aún más, con la aparición de nuevas fuentes, estanques, pabellones y galerías.

Hoy en día, y tras la cesión, por parte del gobierno de la II República (1931), del Alcázar al Ayuntamiento de Sevilla, el lugar sigue siendo residencia real, pero también sede de eventos culturales de distinta índole.

Qué ver en el Real Alcázar de Sevilla

Foto © David Escribano

Aunque visité los palacios y jardines de los Reales Alcázares en un par de horas, es un lugar en el que puedes pasar, fácilmente, una mañana entera. Sobre todo si te encuentras la magnífica quietud que hallé yo en sus jardines. Estos son algunas de las mejores cosas que ver en el Alcázar de Sevilla:

Patio de la Montería

Tras acceder por la Puerta del León a los Reales Alcázares, en el Patio de la Montería tuvimos la primera imagen impresionante del recinto. El patio lo preside la bella fachada, de estilo mudéjar, del palacio de Pedro I. A la derecha se hallan los restos de la antigua Casa de la Contratación.

Cuarto del Almirante y Casa de Contratación

La figura de la Casa de Contratación, creada por los Reyes Católicos en 1503, tuvo un papel crucial en la regulación y el fomento del comercio marítimo entre España y los nuevos territorios de ultramar. En el cuarto del Almirante hay varios cuadros de los siglos XIX y XX, mientras que la sala de Audiencias – contigua al cuarto del Almirante – muestra un bello retablo tríptico de la Virgen de los Navegantes.

Palacio Mudéjar o de Pedro I

Patio de las Doncellas. Foto © David Escribano

El primer gran palacio que vi al visitar el Alcázar de Sevilla fue el de Pedro I, el más bello de todos, a mi parecer. Levantado entre 1356 y 1366, en su construcción colaboraron los mejores artesanos de Granada, Toledo y la propia Sevilla. Un ejército de magníficos profesionales de distintas culturas que crearon una obra de arte en la que se combinan estilos. La parte del palacio que más me gustó fue el bello Patio de las Doncellas, con esa alberca central, rodeada de árboles y hierba, y una especie de claustro de dos niveles adornados con arcos lobulados sostenidos por columnas marmóreas. El Salón de los Embajadores es también una de las salas más ornamentadas, en la que destaca su espectacular bóveda semiesférica dorada. Los muros aparecen decorados con azulejos y yeserías, que representan príncipes, reyes, princesas, caballeros, damas, escenas de torneo y animales fantásticos.

Palacio Gótico

Fundado por orden de Alfonso X, de este palacio me maravillaron los inmensos tapices flamencos del siglo XVIII que se encontraban expuestos sobre las paredes del Salón de los Tapices. En ellos se pueden admirar escenas de la gloriosa conquista de Túnez (1535) por parte de las tropas de Carlos I.

Jardines de los Reales Alcázares

Foto © David Escribano

Sin embargo, tras las maravillas arquitectónicas y la suntuosidad de las distintas salas de los palacios, con lo quedé realmente boquiabierto es con los Jardines del Alcázar de Sevilla. Una sucesión de patios tomados por una exuberante vegetación, setos, árboles, pequeñas galerías, estanques y bellas fuentes en las que el agua y la flora crean una atmósfera de ensueño y relajación. Paseando por los jardines, tienes la sensación de que cualquier atisbo de ciudad moderna queda muy muy lejano.

Me quedé embelesado un rato mientras veía cómo el agua caía desde las alturas al Estanque de Mercurio. Justo detrás del estanque, la Galería de Grutesco es el mejor punto para tomar fotos de los jardines desde un punto elevado. Desde ese lugar preferente, también puedes observar el Pabellón de Carlos V, lugar en el que cenaron el poderoso rey y su esposa, Isabel de Portugal, cuya boda fue celebrada en el Alcázar de Sevilla.

El Jardín Inglés, el Cenador de León, el Jardín de los Poetas y el Jardín de las Damas son otros lugares reseñables de este recinto por el que merece la pena perderse sin prisa.

Visitas guiadas en el Alcázar de Sevilla

Como ocurre en tantos otros monumentos de España que tienen tanto que ofrecer al viajero, la mejor manera de apreciar toda la riqueza patrimonial, histórica, arquitectónica y paisajística del Real Alcázar de Sevilla es realizando un tour guiado. Pinchando en este enlace puedes reservar una visita guiada por el Alcázar de Sevilla que te dejará con un gran sabor de boca, teniendo la sensación de haber viajado en el tiempo durante tu visita.

Horarios de visita del Alcázar de Sevilla

Los horarios de visita al Alcázar de Sevilla son:

  • De octubre a marzo: de lunes a domingo, de 09:30 a 17:00.
  • De abril a septiembre: de lunes a domingo, de 09:30 a 19:00.
  • Cerrado los días 1 y 6 de enero, Viernes Santo y 25 de diciembre.

Precios entradas Alcázar de Sevilla

Los precios de las distintas entradas al Alcázar de Sevilla son los siguientes:

  • Entrada general: 11,50 € (visita a la planta baja de los Palacios y Jardines del Real Alcázar de Sevilla).
  • Entrada especial al Cuarto Real Alto: 4,50 € (visita organizada al Cuarto Real Alto, situado en la parte superior del Palacio del Rey Don Pedro).
  • Pensionistas y estudiantes de 17 a 25 años: 3 € (deben presentar acreditación en taquilla).
  • Entrada individual visita nocturna teatralizada: 14 €.
  • Gratis: menores de 16, nacidos o residentes en Sevilla capital, personas con discapacidad y su acompañante, y desempleados de la provincia de Sevilla.
  • Audioguía: 6€

Entrada gratis al Alcázar de Sevilla

Bóveda Salón de Embajadores. Foto © David Escribano

Podrás entrar gratis al Real Alcázar de Sevilla:

  • De abril a septiembre: los lunes de 18:00 a 19:00.
  • De octubre a marzo: los lunes de 16:00 a 17:00.

Dónde dormir en Sevilla

Si buscas alojamiento en Sevilla, te recomiendo el hotel en el que me quedé durante mi viaje: Hotel Inglaterra.El hotel más antiguo de Sevilla se encuentra en pleno centro de la ciudad, frente al Ayuntamiento y a menos de 5 minutos andando de la catedral, el Guadalquivir y otras atracciones turísticas de Sevilla.Sus instalaciones son a la vez históricas y modernas, y el personal amabilísimo y competente. No te pierdas las vistas nocturnas desde su bar en la terraza. Podrás reservarlo en el siguiente enlace sin ningún aumento de precio:

Visitas nocturnas al Alcázar de Sevilla

Y si el Real Alcázar luce hermoso durante el día, en la noche debe presentar una magia especial. Puedes realizar tours nocturnos que, además, van variando según la temporada.

Por ejemplo, entre el 2 de julio y el 4 de diciembre de este 2020, podrás disfrutar de las visitas nocturnas teatralizadas dedicadas a Magallanes, dentro del marco cultural de las conmemoración del V centenario de la finalización de la primera vuelta al mundo realizada por Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano. Los jueves, viernes y sábados, tendrás 4 pases diarios (21:00, 21:30, 22:00 y 22:30) con un aforo limitado a 20 personas por pase.

Durante el verano, debes estar atento al calendario de conciertos que, durante 75 noches, amenizarán a los visitantes del Real Alcázar de Sevilla.

Cuándo visitar el Real Alcázar de Sevilla

En realidad, cualquier momento del año es bueno para visitar el Real Alcázar de Sevilla, aunque quizá sea la primavera la mejor estación, cuando la luz de Sevilla es esplendorosa y las flores de los jardines llenan todo de color.

Normas Covid para visitar el Alcázar de Sevilla

Tapices en el Palacio Gótico. Foto © David Escribano

Como puedes imaginar, en los tiempos que corren las medidas de higiene y protección están a la orden del día al visitar el Alcázar de Sevilla. Tendrás que llevar la mascarilla, se aconseja (pero no es obligatorio) el uso de guantes, hay alfombrillas con gel desinfectante distribuidas por el recorrido, hay controles de temperatura, se ha señalizado el sentido de la visita y los trabajadores del Real Alcázar están atentos, en todo momento, para que no se produzcan aglomeraciones de gente en ninguna de las salas o jardines, pudiendo mantener la distancia de seguridad interpersonal.

blank


Política de transparencia: En Viajablog encontrarás información para viajar repartida en 6000 artículos como este, que abarcan todos los continentes y que son fruto de nuestro tiempo y esfuerzo, además de pasión. En esos artículos pueden aparecer enlaces a productos y servicios de utilidad para tus viajes (como hoteles, seguros de viaje, etc.) que nos proporcionan una pequeña comisión si los compras o contratas a través nuestro, pero que en ningún caso suponen un aumento de precio para el lector.


Deja tu respuesta

Como usuario nos encantaría que participaras en la conversación. Siguiendo la normativa de protección de datos RGPD podrás encontrar toda la información relativa a los términos y condiciones legales que definen las relaciones entre los usuarios y Viajablog en la página dedicada a la política y privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *