Visitando la zona cafetera en Colombia: Salento y el Valle del Cócora

El trekking en el valle del Cócora fue pasado por agua

El trekking en el valle del Cócora fue pasado por agua

El avión abre sus puertas a las 15:08 y había despegado a las 14:25 de Bogotá. Hemos tardado apenas 40 minutos en llegar a Pereira cuando, un poco antes, el taxi que me llevaba hacia el aeropuerto de El Dorado se había demorado más de una hora en el tráfico de Bogotá.

Comienza mi visita a la región del Quindío, comarca cafetera por excelencia y cuna de incontables tradiciones y agradables gentes.

Desde Pereira tomé un autobús en la Terminal de transportes y por apenas 5.000 pesos (algo más de 2 euros) me llevó al pueblo de Filandia en poco menos de una hora.

Filandia es agradable, pequeñito y que cuenta con una pequeña maravilla como es el Mirador de la Colina Iluminada. Uno de los grandes atractivos de esta zona son las vistas de los valles y montañas coronadas con una neblina embrujadora. Me senté en uno de los bancos viendo como el sol se ponía a lo lejos y dejaba paso a una noche presidida por las estrellas.

Atardecer en Filandia

Atardecer en Filandia

Se hace de noche y tengo que llegar a Salento. Para ello hay que agarrar un autobús que llega a Armenia y de allí el que va directo a Salento. Lo bueno de esta zona es que todo está muy cerca y los transportes entre localidades apenas te llevan una hora de camino.

Salento es un pueblo famoso en toda Colombia por lo agradable de la estancia, la tranquilidad, las maravillosas vistas y su comida protagonizada por la trucha y el patacón.

El pueblo está lleno de hoteles, hostales y restaurantes así como cafeterías y tiendas de artesanías. El rango de precios para dormir es amplio y va desde los 15.000 a los 150.000 pesos por noche. Si quieres ir, ten en cuenta que finales de Año y Semana Santa son fechas en las que el pueblo está totalmente lleno y es necesario reservar con anticipación. Fuera de esos días, puedes ir y buscar alojamiento directamente.

Lee también:  Visita a Polignano a Mare en Puglia

El sábado por la mañana fui al Parque Nacional del Café, a unos 45 minutos de Salento. Este parque ofrece a los visitantes diversas atracciones culturales así como de ocio para la familia y siempre enfocado en el tema del café. Los que quieren conocer la cultura cafetera tienen a su alcance el museo donde aprenden de sus orígenes, cómo llega a Colombia y como se desarrolla este sector hasta la actualidad.

El parque se construyó en medio de la montaña, ocupando el terreno de un par de fincas, con lo que se puede pasear por un sendero y ver los diversos cultivos (sus granos, diferencias, etc…) gozando del típico paisaje del eje cafetero, con sus plantas y animales autóctonos.

El idílico paisaje del valle del Cócora

El idílico paisaje del valle del Cócora

Una atracción que no te puedes perder en el Show del Café: 30 minutos de una obra musical que nos hace viajar en el tiempo y nos muestra de una manera emotiva la historia de las gentes que viven en esta zona. Me emocioné bastante viéndolo ya que, después de 3 años acá, nadie me quita la idea de que los colombianos son unas personas alegres, felices, agradecidos de la vida (incluso en los momentos de dificultad) y que, por encima de todo, aman a su país y a su familia. Cada día aprendo mucho de ellos y les doy las gracias desde aquí…¡¡¡¡Viva Colombia!!!!!!

Se hace la hora del almuerzo y queda tiempo para subir en alguna de las atracciones del parque: montaña de agua y rápidos. Es un dia caluroso así que no me importa nada mojarme un poco. Por cierto que en la atracción de los rápidos de agua me encontré con un español que había vivido 18 años en Alicante, mi amada terreta de procedencia.

Lee también:  Visita a Burdeos en un día

Inicio el regreso a Salento con una sonrisa y un hambre voraz que se que saciaré en algún restaurante. Además, en la noche del Viernes descubrí un sitio de mojitos espectacular al que quiero regresar.

Me acuesto y espero con ansia el amanecer porque el Domingo es el día que toca caminata por el Valle del Cócora.

La entrada al Valle del Cócora

La entrada al Valle del Cócora

En la plaza de Salento pagas 3.200 pesos (un euro y medio) y subes en uno de los archiconocidos Jeep Willys que te llevan hasta los pies del valle, en Cócora.

El nivel de exigencia de la caminata es medio, aunque como ese dia llovió a cántaros, la sensación de esfuerzo fue mayor. En unas 4 horas puedes perfectamente dar la vuelta completa a la montaña, disfrutando de hermosas vistas, paisajes y tomándote la tranquilidad de sentarte a relajarte y disfrutar de tanta belleza (incluso diluviando).

No hace falta pagar entrada. Si quieres puedes contratar guía con caballos, opción que ya estaba descartada desde un principio. El sendero está bien indicado y fácilmente te encuentras con otros caminantes con los que puedes compartir un poco de charla y experiencias.

La Calle Real de Salento bulle de vida con miles de visitantes

La Calle Real de Salento bulle de vida con miles de visitantes

Son las 2 de la tarde y quiero llegar a Salento para andar un poco por la Calle Real y subir al Mirador antes de que salga el autobús hacia Pereira a las 5:45 pm.

Merece la pena pasar un domingo en la tarde en Salento. Multitud de visitantes se acercan a pasar el día y las puertas de bares, restaurantes y galerías de arte se abren para ofrecer sus productos. Los músicos ponen banda sonora desde las aceras y los niños juegan a hacer bombas de jabón. ¡Ojalá todo el mundo fuera así!.

Lee también:  Småland: descubriendo la isla de Öland

El vuelo de regreso tuvo un percance que me ayuda a comentaros lo siguiente: a Pereira se le llama, entre otras muchas cosas, “la ciudad del cielo roto”. Llueve mucho y hay mucha niebla, lo que provoca que con frecuencia su aeropuerto se cierre y haya numerosas cancelaciones y retrasos. Cuidado con los que tenéis vuelos temprano en la mañana y tarde en la noche: la probabilidad de que haya retraso o cancelación aumenta. No es por ser alarmista pero, desde la práctica, os aconsejo paciencia por si acaso.

Un lugar que no os podéis perder en mi amada Colombia. ¡Un saludo viajeros!.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
3 Comentarios
  1. Mauro Vásconez 13 febrero 2015
  2. Andrea Portillo 11 marzo 2015
  3. Pablo Andres 4 agosto 2015