Visita a Solsona: la ciudad de las 3 fuentes góticas

iglesia-episcopal-solsona

Si tuviéramos que trazar una punto equidistante en el triángulo escaleno que parece formar el mapa de Cataluña, encontraríamos la comarca del Solsonés en el corazón del mismo. El centro geográfico de Cataluña se encuentra en la localidad de El Pinós en la misma comarca, y en su capital, Solsona, me encontraba este fin de semana bajo unas nubes encapotadas que solo podían presagiaban un buen chapuzón.

El centro histórico de Solsona es relativamente pequeño y es muy posible visitar los edificios más emblemáticos de la ciudad en poco más de una hora.

Con un pequeño mapa turístico partí sobre las nueve de la mañana de un sábado. Un cielo gris ahuyentaba a los curiosos y las calles permanecían tranquilas a la espera de la anunciada tormenta. Antes de que cayera la del pulpo, empecé a deambular por un territorio todavía desconocido y llevarme un recuerdo a mi paso por el centro de Solsona.

Inicié mi itinerario desde la plaza de Sant Roc siguiendo la calle Sant Miquel Petit hasta llegar a la bonita plaza de Sant Joan. En esta plaza existe un conjunto arquitectónico gótico que protege la fuente con una capilla en su parte superior.

De hecho existen tres fuentes góticas del siglo XV en Solsona. Ya había encontrado la primera y a partir de entonces mi visita por Solsona se convertiría en una aventura buscando las demás fuentes góticas que se esconden por la ciudad.

Continué en dirección a la Plaza Mayor donde las arterias principales del casco antiguo desembocan y aproveché el escenario para tomarme el primer café de la mañana en una pequeña terraza.

Lee también:  El Cementerio de Poblenou y la leyenda del Santet

En las inmediaciones de la Plaza Mayor encontré el Palacio Episcopal cuyo edificio, hoy en día, alberga un museo diocesano. Habrían sus puertas a las 11 de la mañana y todavía era muy temprano. Aproveché para seguir explorando la ciudad.

A apenas una calle de la Plaza del Palau encontré la segunda fuente gótica de Solsona. La fuente de la Iglesia. Una hermosa cabeza de león decora la fuente y parece proteger una de las entradas principales a la Catedral de Solsona.

roseton-catedral-solsona

Los ventanales de la Catedral. De lo poco que pude ver en la oscuro interior de la Catredal

Entré en la Catedral y me hizo gracia encontrar una máquina expendedora de velas al más puro estilo Coca Cola. En el interior de la Catedral todavía estaban bajo sábanas. A pesar de ser casi las 10 de la mañana, no habían encendido las luces y me sería imposible describir su interior. El gótico real, la oscuridad y las líneas rectas, aparecían ante mi con su naturalidad medieval. La luz de los rosetones me ayudaron a no tropezarme con los banquillos.

Salí de la Catedral y me dirigí al Pozo de Hielo. Entre el siglo XVII y XIX, la gente de Solsona viajaba a las montañas del Port del Compte para recoger hielo y lo guardaban en este pozo adyacente a las murallas medievales de la ciudad. Hoy en día, el Pozo de Hielo está abierto al público y resulta una curiosa visita para entender cómo se almacenaban y conservaban los alimentos gracias al hielo transportado de las montañas. La entrada sale por 3 euros.

fuente-gotica-solsona

Una de las tres fuentes góticas de Solsona

Volví al Palacio Episcopal pero desafortunadamente el Museo todavía permanecía cerrado así que cambié de planes y seguí la calle Llobera en busca de la última de las tres fuentes góticas de Solsona.

Lee también:  Ruta por el Montseny: excursión por Arbucies

La calle Llobera parte de la Plaza Mayor y realiza una linea paralela hasta llegar a una de las antiguas puertas de las murallas. A a su lado derecho ofrece una serie de la plazas, entre ellas, la Plaza de Sant Isidre donde se encuentra la tercera de las fuentes góticas del siglo XV de Solsona.

A partir de aquí seguí la calle del Castell para volver paulatinamente, fijándome en las suculentas carnicerías y panaderías a mi alrededor y pasando por otros edificios emblemáticos como el Ayuntamiento y la Casa Morató. Cercana está la Torre de las Horas, en la misma Plaza del Ruc, cuyo nombre procede de la costumbre de lanzar un burro de cartón piedra y peluche desde el campanario de la torre durante las fiestas de Carnavales.

Llegué nuevamente a la Plaza de Sant Joan donde me esperaba la primera de las fuentes y desde ahí volví en pocos minutos hasta la plaza de Sant Roc, punto de partida y final de mi visita por Solsona. El recorrido, con paradas incluidas, se puede hacer perfectamente en unas dos horas.

Alojamiento en Solsona

Hotel-sant-roc-fachada

Fachada del edificio modernista que alberga el Hotel Sant Roc

Nos instalamos en el céntrico Hotel de Sant Roc que encontramos a través del buscador Weekendesk. Se trata de un hotel modernista y moderno a la vez. Las instalaciones se levantan en un antiguo y bonito edificio modernista construido por los arquitectos Ignasi Oms y Bernardí Martorell a finales de los años veinte. Hace aproximadamente una década pasó a ser un hotel de 4 estrellas y han sabido conservar detalles modernistas de la época y alternarlo con la comodidad del estilo moderno en su interior.

Lee también:  Visita al Museo de Historia de Cataluña

No desaprovechamos la ocasión para probar el spa en su planta inferior que venía incluido en la oferta. Pequeño y acogedor, tuvimos la fortuna de ser los únicos usando las instalaciones y no lo desaprovechamos probando la sauna, el hamman, la ducha de cubo, el hidromasaje e incluso un buen baño con hielo.

hotel-sant-roc-solsona

Habitación y spa en Hotel Sant Roc de Solsona

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
5 Comentarios
  1. Sandra 2 octubre 2012
  2. Quique 2 octubre 2012
  3. Solsona Turismo 5 octubre 2012
  4. Quique 5 octubre 2012
  5. fanal 8 octubre 2012