Viajablog viajablog

Visita a Quito


La capital de Ecuador fue la primera ciudad incluida en la lista de Patrimonio Mundial de la Unesco en 1978.

Creo que ésto ya os puede dar una idea de lo que significa visitar Quito, una joya colonial a 2.850 metros sobre el nivel del mar y rodeada de volcanes que aún se encuentran activos.

La ciudad tiene tres partes muy diferenciadas: el viejo y entrañable centro histórico, la zona sur -poblada de viviendas humildes- y la zona norte (parte más cara de la ciudad y sede de su centro financiero).

Como suele ocurrir en la mayoría de las grandes ciudades sudamericanas que visité, la zona más bonita y donde puedes encontrar mayor número de monumentos arquitectónicos, esculturas y arte es el centro de la urbe.

El centro de Quito muestra los clásicos vestigios del paso de la colonización española: muchas iglesias construídas varios siglos atrás, calles blancas y estrechas de balcones marrones y plazas anchas vigiladas por monasterios, conventos o catedrales. A los amantes de este tipo de atracciones les recomendaría pasarse a ver la catedral en la Plaza Grande y el bello monasterio de San Francisco que se encuentra en la plaza del mismo nombre.

Durante todos los días de la semana -excepto, quizás, el Domingo, que la cosa está más bien muerta en toda la ciudad- el centro histórico es un constante hervidero de gente. Pero no os penséis que son todos guiris yendo de aquí para allá mirando los frontones y cúpulas de la iglesias para exclamar Oh my Goddd y después apuntarles con sus cámaras digitales. No, la verdad es que Quito -como el resto de Ecuador- aún no está demasiada explotada por el turismo y verás muchos más locales que extranjeros por sus calles.

La visita al centro os puede llevar fácilmente un día entero ya que -aunque no es muy grande- la altitud a la que se encuentra la ciudad te hará parar a tomar un respiro cada poco tiempo, siendo además sus bonitas plazas un buen reclamo para sentarse a tomar un poco de Sol y comer algo. Os aconsejo que toméis unos zumos naturales de un negocio que se encuentra bajando por una de las calles que sale de la plaza de San Francisco. Sólo cuestan unos 70 céntimos de dólar y están tremendos.

La zona sur no tiene atractivos para visitarla y en el norte se encuentra el centro financiero y la zona más famosa de restaurantes y marcha: la Mariscal, junto con la mayoría de hostales para mochileros.

Para moveros por la ciudad os recomiendo el taxi porque son muy baratos y hay muchísimos. Insistid en que pongan el taxímetro en marcha para no veros timados.

Un atractivo muy cercano a la ciudad que merece la pena visitar es el Panecillo. Es una pequeña colina -de 3.015 metros de altitud- desde la que podréis divisar toda la ciudad a vuestros pies. Las vistas son magníficas y se encuentra coronada por una estatua -de 40 metros de altura- de la Vírgen María hecha de aluminio. Se puede llegar allí caminando pero los locales no nos aconsejaron hacerlo porque el camino atraviesa unos barrios algo peligrosos.

En general, el centro es seguro hasta que cae la noche, cuando restaurantes y tiendas cierran sus puertas y las calles son tomadas por prostitutas y chulos acompañados de algunas bandas que no siempre se llevan bien entre ellas. Nosotros nos alojamos un par de días por el centro y vimos esta curiosa transformación con nuestros propios ojos. Es tipo como el bar de Abierto hasta el Amanecer de Tarantino.

Para cuando caiga la noche, por tanto, os aconsejo que vayáis a la zona norte de la ciudad y os desplacéis en taxi.

Para los amantes de las zonas verdes en ciudad os recomiendo que os paséis por el parque Metropolitano Guanguiltagua, casi 2 veces el tamaño del Central Par de Nueva York, y el parque urbano más grande de Sudamérica. Aquí podréis pasear con uan bici alquilada, hacer pinnics en el césped, pasear o hacer deporte. Está situado también en la parte norte, en la colina de Bellavista, justo detrás del Estadio Olímpico Atahualpa.

Yo pasé unos 4 días en Quito y la verdad es que me pareció una ciudad mucho más apacible y divertida de lo que me habían comentado, aunque me sigo quedando con Cuenca. Así que ya sabéis, ¡a explorarla a conciencia!.


Publicado por el Martes, 21 julio, 2009
Etiquetas:
Categorías: Ecuador, Sudamerica en seis meses


2 Comentarios sobre "Visita a Quito"
  1. Gabriel dice:

    Viajar a las ciudades de Sudamérica resulta muy económico para viajeros de otros continentes. Viajé a Quito hace un par de años por negocios, en esa ocasión me hospedé en un hotel lujuoso en la zona mas moderna comercial y agitada de Quito, pero quedé asombrado de la ciudad, esta llena de contrastes. Me hubiera gustado hacer nuevamente el viaje con mochila al hombro, pero cuando tienes hijos pequeños no es posible; así que convencí a toda la familia de visitar esta ciudad, y aunque nos hospedamos en el mismo hotel con sun vacation, tuvimos la oportunidad de empaparnos de la historia y mística que respira Ecuador.
    Gabo

  2. Mikel dice:

    Ecuador es un país vitrina que tienes que visitarlo para conocer puertas adentro las maravillas que esconde en su interior y como nativo aunque haya nacido en Europa, soy de esos que no se creen lo que les cuentan tengo que vivirlo y asi inicias una aventura sin querer llegar al final..que es lo que me pasa cuando emprendo un viaje..y mi ciudad favorita Cuenca, tambien Quito y Manta..esa vida pacífica de los pescadores en Manabí es la que quiero vivir cuando me retire.. recorriendo la Ruta del Sol es digna de compartir..un saludo y siga deleitándonos con sus vivencias..¡¡

footer Archivo enlaces Aventuras Escapadas mapa Gastronomía Videos Prensa