Visita al Museo de Historia de Barcelona

La Plaza del Rei donde se encuentran las principales salas del Museo de Historia de Barcelona

La Plaza del Rei donde se encuentran las principales salas del Museo de Historia de Barcelona

Se hace difícil completar una visita al Museo de Historia de Barcelona en un sólo día. Los edificios, sustratos y enclaves que forman el museo se diseminan por varios puntos de la ciudad a través de una entrada combinada (7 euros los adultos) que puede usarse a lo largo de un año.

Entre estos lugares encontramos la zona principal del museo ubicada en la Plaça del Rei -Plaza del Rey- donde podremos contemplar y profundizar sobre el pasado de la ciudad su época romana y medieval. Además encontramos en el mismo abanico un total de 12 espacios patrimoniales como el Templo de Augusto, Santa Caterina, la Via Sepulcral Romana, El Call o barrio judio del gótico y otros enclaves alejados del centro como el Turó de la Rovira (mis vistas preferidas a Barcelona) o el Parc Güell.

Pasillo frente las antiguas murallas romanas de Barcelona

Pasillo frente las antiguas murallas romanas de Barcelona

Una visita imprescindible al museo de historia de Barcelona pasa por conocer el subsuelo de una de las plazas más bonitas de la ciudad, la plaza del Rey. Bajo el conjunto arquitéctonico que podemos ver al exterior con el Palacio Real Mayor, el Salón del Tinell y el Palacio del Lloctinent, las dependencias del museo discurren siguiendo fielmente los niveles y estratos de cada una de las épocas de las que tenemos constancia de la presencia del ser humano en la ciudad. A través de una superficie de 4.000 metros cuadrados el museo nos cuenta la historia del hombre en la ciudad desde el siglo I aC hasta el siglo XII.

Lee también:  Qué ver en Vitoria Gasteiz

La visita al museo empieza en el mismo nivel donde adquirimos las entradas con un aperitivo sobre la prehistoria y los primeros pobladores así como un audiovisual sobre la historia de Barcelona que nos pone en materia.

Entramos a fondo en el museo cuando nos subimos al ascensor y realizamos un descenso a dos pisos inferiores para situarnos en el estrato romano de la ciudad. Al salir del ascensor, un enorme mapa en vertical nos ayuda a situarnos marcando cada uno de los niveles del suelo y a la época a la que pertenecen cada uno de ellos. Con la audioguía en la mano y paneles informativos ubicados a lo largo de esta planta nos podemos hacer una idea de cómo eran las calles y casas romanas de la época. Acertadamente, en los paneles podremos observar un croquis de las murallas, muros y elementos arquitectónicos que se han mantenido en pie y a su vez el dibujo final de cómo sería la construcción completa para hacernos una idea más realista.

Estrato de la antigua Barcino romana

Estrato de la antigua Barcino romana

La pasarela por donde andamos asciende paulatinamente, sin que apenas nos demos cuenta. Al poco rato nos encontramos en la Baja Edad Media y la llegada del Cristianismo de la mano del evangelizador Sant Cugat y a nuestro alrededor podemos observar los restos de las primeras iglesias. Con la llegada posterior de los visigodos hemos pasado de Barcino a Barcinona y levemente el suelo a ascendido un poco más, sin darnos cuenta nos encontramos justo debajo de la Catedral y frente a nosotros se hallan los restos de una iglesia y necrópsis del siglo VI que vendrían a ser el asiento donde se levantó posteriormente la Catedral de Barcelona. Llegan los árabes, el imperio carolingio y la Corona de Aragón donde la ciudad se expande al Mediterráneo. A lo largo de las épocas el museo pone el foco especialmente a la vida social y costumbres de los habitantes en cada una de las épocas.

Lee también:  Visita al Parc de l'Oreneta en Barcelona
Pantallas audiovisuales a lo largo de la pasarella del estrato romano

Pantallas audiovisuales a lo largo de la pasarella del estrato romano

La visita principal del museo termina en este lugar pero todavía nos quedan más dependencias en el enclave de la Plaza del Rey. Nos subimos al ascensor y accedemos a la segunda planta donde nos esperan la capilla de Santa Àgata y el Salón del Tinell.

Ambas salas se encuentran a un lado y son parte del legado más importante del gótico barcelonés de principios del siglo XIV.

Interior del Saló del Tinell

Interior del Saló del Tinell

A mano izquierda la capilla de Santa Àgata nos ofrece una amplia nave rectangular y unos bellos vitrales. A mano derecha entramos en una sala donde la historia ha ido perfilando la arquitectura del Salón del Tinell. Empezó siendo la antigua residencia de los condes de Barcelona y, más adelante, de los reyes de la Corona de Aragón, durante el siglo XVI se convirtió en Sede de la Inquisición y un siglo más tarde en un convento. Hoy en día observamos una enorme sala rectangular donde destacan los seis grandes arcos de medio punto que decoran el techo de la cámara.

Existe una última planta donde se ubica la sala Martí l’Humà cuya visita no está permitida con la entrada standard del museo.

dibujo-museo-barcelona

Más información

Horarios: De martes a sábado de 10 de la mañana a 7 de la tarde. Domingos de 10 a 20h. Los lunes permanece cerrado.
Accesibilidad: El museo cuenta con ascensores y rampas para minusválidos. Asimismo encontraréis taquillas y una audioguía está incluida con una gran variedad de idiomas a escoger.
Precio: La entrada standard para adultos es de 7 euros. El precio para jubilados, estudiantes y titulares de carnet de biblioteca es de 5 euros
Ubicación: Plaça del Rei s/n
Página oficial: MUHBA

Lee también:  Sesiones de flamenco en Málaga
Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Visita al Museo de Historia de Barcelona
5 (100%) 1 voto
, , ,

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *