Visita lo mejor de Roma en 48 horas

El Coliseo es uno de los lugares más emblemáticos de Roma

Estos días he estado charlando con una buena amiga romana que conocí durante mi época universitaria y me ha recordado las ganas que tengo de volver a visitar Roma.

Mi antigua compañera de clase reside ahora en Holanda, pero eso no ha impedido que haya empezado a rastrear la red en busca de alguna buena oferta para reencontrarme con la Città Eterna.

No me he puesto todavía a mirar vuelos ya que primero tengo que confirmar mi disponibilidad de fechas, pero sí que le he echado un vistazo a las opciones de alojamiento y, tras comparar con algunos hoteles, me parece que me voy a decantar por un apartamento para gozar de mayor libertad e independencia.

En los apartamentos Oh-Rome le he clavado el ojo a un apartamento que me podría ir como anillo al dedo ya que se encuentra cerca del Trastevere, uno de mis barrios favoritos de Roma. Además, 180 euros por 3 noches y con la capacidad para alojar hasta a cuatro personas no me parece nada mal. Ya me estoy frotando las manos sólo de pensarlo.

No es mucho tiempo del que dispongo pero sí el suficiente para visitar los lugares más emblemáticos de esta encantadora ciudad. A continuación te doy algunas pistas para que seas capaz de visitar lo mejor de Roma en 48 horas.

Roma es una ciudad legendaria plagada de monumentos

De la primera vez que visité Roma han pasado ya bastantes años. Fue con Quique y los recuerdos que tengo de aquel viaje son fenomenales. Íbamos cargados de energía y creo que no se nos escapó ni un solo rincón de la ciudad. La próxima vez que vuelva creo que seré algo más selectivo, pero te puedo asegurar que los siguientes lugares de Roma van a formar parte de mi lista:

Lee también:  Viaja al pasado con Google Earth: La Roma Antigua

1. El Coliseo

Tan sólo pasear por sus cercanías y verlo como se eleva a lo lejos me transportó directamente al tiempo de los gladiadores. Tenerlo en frente me hizo incluso sentir el griterío de las masas excitadas viendo a aquellos valerosos hombres matarse a cuchillazos, en ocasiones buscando la gloria eterna, en otras por el mero instinto de supervivencia.

He de confesar que acercándome a este lugar de leyenda creía por un momento escuchar Hispano! Hispano! Hispano! al más puro estilo Gladiator. Lo sé, en este tipo de sitios tiro bastante de la imaginación, no puedo evitarlo.

Una visita al Coliseo es sin duda obligada el día que regrese a Roma.

2. La Fontana di Trevi

Dice la leyenda que quien arroja una moneda a la fuente asegura su regreso a Roma. Si echas dos monedas conseguirás un nuevo romance y si lanzas tres aseguras un matrimonio o un divorcio.

Ya sabes, si a tí lo que de verdad te gusta es viajar, con una moneda tendrás suficiente. Además ya se sabe que los viajeros normalmente andan algo justos de presupuesto, por lo que la leyenda ya te va bien.

Si has llegado a Roma con ganas de marcha, lanza un par de monedas y a ver qué pasa.

Si estás a punto de declararte, pásate por la fuente y le echas tres monedas. Tienes el sí asegurado. Si estás casado o casada, casi seguro que las tres monedas también te van de perlas.

La Fontana di Trevi, uno de estos lugares que convierte sueños en realidad a cambio de un poco de calderilla.

3. La Piazza Navona

Sería incapaz de enumerar ahora mismo la cantidad de plazas carismáticas que he tenido la oportunidad de visitar alrededor del mundo. Pero si una de ellas tuviera que llevarse el premio a la más original o a la de más grato recuerdo, esta sería la Piazza Navona.

Lee también:  Cantando en el Coliseo de Roma

Tal vez sea su aspecto ovalado, o quizás sean sus simpáticos mercaderes. Esta plaza es uno de aquellos lugares por los que podría pasear durante horas sin necesidad de avanzar más de dos cientos metros.

Sólo me faltaba averiguar que en su día la plaza albergaba carreras de caballos para enamorarme aún más de ella. Si mientras paseaba por las cercanías del Coliseo podía imaginar a los gladiadores pegándose palos, en la Piazza Navona me veía realizando carreras de cuadrigas al más puro estilo Ben Hur.

4. La Città del Vaticano

A algunos este lugar les evoca respeto, devoción o incluso reposo. A mí me provoca misterio.

Lugar de Papas, poderes y grande decisiones, el Vaticano merece ser visitado si te pasas por Roma aunque sólo sea para admirar las obras de arte que lo adornan por todas partes.

Para un futbolero como yo fue interesante descubrir que El Vaticano cuenta hasta con selección de fútbol, compuesta por voluntarios de la Guardia Suiza, miembros del Consejo Papal y por guardias de los museos.

Hubiera sido interesante poder presenciar algún partido. ¿Irán vestidos en sotanas con el número a la espalda?

Tras pasar un día entero en la Ciudad del Vaticano me marché con la sensación de haber visitado la punta de un iceberg. Los secretos que presiento se guardan en sus entrañas sin duda me hacen sentir la necesidad de volver a acercarme a ellos de nuevo.

5. La Bocca della Verità

Un lugar tal vez menos popular que los anteriores pero de los que más me llamó la atención. Cuenta la leyenda que si pones la mano dentro de la Boca de la Verdad y dices una mentira, ésta, pese a ser de piedra, se cerrará de repente atrapándola para siempre.

Lee también:  Roma propone una tasa turística para sus visitantes

Puse la mano y no me atreví a decir ninguna mentira. La próxima vez creo que sucederá lo mismo; volveré a poner la mano y, aunque mi conciencia diga que no existe forma humana de que esa boca se cierre, mi otro yo místico e irracional me impedirá de nuevo pronunciar algo que no sea la verdad y nada más que la verdad.

6. La Cripta Capuchina en la Iglesia de Santa María de la Inmaculada Concepción

Por último, uno de los lugares más peculiares que jamás he visitado: el escondite de los Capuchinos de Roma.

Un buen amigo de Quique que ejercía de anfitrión durante nuestra estancia en la ciudad nos recomendó pasar por allí. No quiso decirnos con qué nos íbamos a encontrar y nosotros no dudamos ni un instante en seguir sus indicaciones. Todo lo contrario, el misterio con el que envolvió el asunto nos atrajo si cabía aún más.

Al llegar unos monjes nos recibieron y nos avisaron de que estaba totalmente prohibido tomar fotos. La entrada era gratuita aunque al finalizar la visita agradecían la voluntad.

Cráneos, huesos y esqueletos descansando en las entrañas de unas catacumbas fue con lo que nos encontramos. La visita resultó algo siniestra pero, como siempre, nosotros lo pasamos bien. Un lugar que te recomiendo para salir un poco de lo popular y lanzarte a descubrir algo diferente.

Visitar lo mejor de Roma en 48 horas no es tarea fácil, pero con mis recomendaciones espero haberte ayudado por si tú también planeas viajar a la ciudad eterna.

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
7 Comentarios
  1. José Carlos DS 28 noviembre 2012
  2. Sergi 29 noviembre 2012
  3. Sergi 29 noviembre 2012
  4. pablo 1 abril 2013
  5. Sergi 5 abril 2013
  6. Walter 3 febrero 2014
  7. Sergi 3 febrero 2014