Las islas Sanguinarias en Ajaccio

islas_sanguinarias_principal

Durante nuestra estancia en Ajaccio nos instalamos en el Hotel Bonaparte en el centro de la ciudad. Llegamos a media tarde procedentes de la costa sur de Córcega y Sartène y no teníamos nada reservado. No le encontré ningún carácter especial a la ciudad de Ajaccio. Además, los hoteles que aparecían en la calle principal parecían medio abandonados y sus paredes pedían a gritos una buena reforma. No encontramos demasiada oferta y la Guía Lonely Planet de Córcega nuevamente volvía a decepcionarnos con su escasa información acerca de la ciudad y su casi inexistente listado de alojamientos. A medio viaje clamé un grito al cielo… ¿por qué no había optado esta vez por la Guide de Routard francesa? Sin duda, los franceses son buenos viajeros y mucho más que los anglosajones a la hora de hablar de su propia tierra.

Tras seguir unas señales de tráfico que indicaban un tal hotel Bonaparte llegamos a él. Se trata de un hotel standard de tres estrellas donde encontramos una doble por 75 euros sin desayuno. No buscamos más en vistas a la poca fortuna que habíamos tenido por la calle y nos instalamos en el hotel.

Por la noche nos fuimos a cenar en un restaurante muy particular del que ya os hablé anteriormente.

islas_sanguinarias

Por la mañana no podía faltar un buen desayuno en una terraza concurrida y disfrutamos del espectáculo de observar a la gente en su día a día. Aunque franceses por pasaporte, se nota el espíritu mediterráneo y medio moro que corre por las venas de los corsos. Los chicos salían de la escuela y se distraían con cualquier cosa, algunos trabajadores copaban las terrazas tomando su pastís tranquilamente, la cuenta tardó un buen cuarto de hora en llegar. Todo transcurre como si el tiempo no importara y las palmeras -cuyas alargadas hojas encubren un sol alegre- dan testimonio de la vida tranquila y pausada que circula por la capital de Córcega.

Lee también:  Del aeropuerto de Alguero a Santa Teresa de Gallura

Tras desayunar dimos por visitada Ajaccio y nos subimos al coche con la idea de visitar las islas Sanguinarias. La imagen de estas cuatro islas desperdigadas es motivo de muchas portadas de guías de viaje, postales y calendarios así que no os será difícil reconocerlas al llegar.

Desde el centro de Ajaccio tardamos aproximadamente media hora en llegar. Existen señales de tráfico y se sigue la carretera D111 también llamada Route des Sanguinaires. Llegamos al final de la carretera -ya con vistas a las islas- donde se levanta un parking en construcción llamado Pointe de la Parata. Apenas había una docena de coches cuando llegamos a finales de abril. Vimos un pequeño muelle por lo que intuimos que durante el verano zarpan ferries para visitar las islas y avistar las múltiples aves que habitan en este entorno natural.

islas_sanguinarias_lejos

Saliendo del parking observaréis que existen dos caminos para realizar a pie. Uno vira hacia la derecha y se encarama a la cima de un promontorio desde donde se tienen fenomenales vistas a las cuatro islas. Además, subir a la cima tiene otra recompensa ya que a mano derecha podemos observar la preciosa costa que se abre bajo un precipicio a nuestros pies.

El otro camino, el más habitual entre los visitantes, recorre la costa evitando el promontorio y se dirige a la primera de las islas Sanguinarias. El camino sigue rodeando la primera de las islas -podéis verlo claramente a través de la primera imagen en este artículo- y observando el color rojizo de la peculiar roca que conforma las islas entenderemos la razón por la cual los corsos bautizaron estas islas con el nombre de Sanguinarias.

Lee también:  Viaje a la isla de Córcega de 10 días

islas_sanguinarias_corcega

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo