Visita a la estación 2.0 de Vallnord en Andorra

Esqui_Andorra

Vista de la estación de esquí de Ordino-Alcalís en Vallnord

Como parte del programa del VII Congreso Mundial de Turismo de Nieve y Montaña que tuvo lugar en Andorra los pasados 11 y 12 de Abril, visité la estación de esquí de Vallnord.

Gran parte de los asistentes al congreso había regresado ya a sus ciudades y países de origen y tan sólo encontré a una veintena de ellos -entre prensa y representantes internacionales- escuchando una charla que cogí ya empezada.

En uno de los restaurantes de la estación de Ordino-Arcalís -en Vallnord- nos explicaban -en inglés- los avances tecnológicos que han incorporado a la estación.

La website de Vallnord nos proporciona información sobre las estaciones de esquí de Pal-Arinsal y Ordino-Arcalís. Tenemos mapas disponibles para las actividades -tanto invernales como estivales-, servicio de reserva de alojamiento, compra de forfaits, información sobre la nieve y muchas cosas más.

Esqui_Pal_Arinsal

Escuchando la charla explicativa. Jafar de Azerbayán a la derecha y una representante de Lesotho a la izquierda

La mayoría de las preguntas que jalonaron la explicación tenían que ver con el uso invernal de la montaña. Los más interesados eran las delegaciones de Lesotho -país que está empezando tanto en temas de montaña como en las nuevas tecnologías- y Azerbayán, con un Jafar Jafarov que acribilló a preguntas interesantes al gran ponente que tuvimos.

Aplicaciones para el móvil y códigos QR completan los servicios de la página web.

Sin embargo, Vallnord también ofrece una gama muy amplia de actividades para la época en que las nieves ya se fundieron y el agua aparece por todos lados.

Esqui_La_Massana

Isabel y Emma nos acompañaron en todo momento. Simpáticas y profesionales, ¡Qué más se puede pedir!

Circuitos para mountain biking, karting, paseos a caballo, tirolina, paintball, paseos en 4×4, quads, puenting, barranquismo, vías ferratas, golf, pesca y diving son algunas de tantas opciones que presenta Vallnord.

Lee también:  Triptrop: calcula tu tiempo de viaje en Nueva York

Tras la charla cogimos el telesilla para llevarnos a una cafetería situada en una de las pistas de esquí. Allí, los que quisieron se pusieron los esquíes y realizaron tres o cuatro descensos. La nieve estaba en un estado perfecto y el Sol ganaba parcialmente la batalla a las nubes, creando un día inmejorable para volver a esquiar después de 14 años sin hacerlo, pero no lo aproveché.

Esqui_Vallnord

Desde el telesilla vimos a este campeón fuera de pista. Solucionó el tema con un salto espectacular sobre las rocas

Isabel y Emma nos llevaron a Jafar y a mi a tomar algo en la cafetería. Allí, unas periodistas francesas también habían decidido quedarse en dique seco y ya saboreaban un buen chocolatito caliente mientras jugueteaban con croissants -que no digan los franceses que no se les hace sentir como en casa- y napolitanas con chocolate.

Allí estuve hablando un rato con el ponente que representó a China el día anterior. Me centré más en el resto de China que en su estación, lo cual pareció aburrirle porque parecía que tenía que sacarle las palabras con sacacorchos (o palillos chinos, en este caso). Vamos, un poco el claro ejemplo de Paco Umbral con el famoso: “¡Yo he venido aquí a hablar de mi libro!”.

Estacion_Ordino_Andorra

La nieve tenía una pinta fantástica para ser la última semana de esquí de la temporada

Así que me dediqué a comprobar que era cierto que la estación de Vallnord tiene Wi-fi gratuito en todas sus zonas. Una pasada, la verdad. Desde allí pude mandarle whatsapps a mis amigos diciéndoles que, mientras ellos se preparaban para una gran comida de risas de las que hacen época, yo estaba siendo ignorado por un visitante de la lejana China. Hay momentos en los que viajar no siempre es tan bueno.

Lee también:  Ámsterdam: guía turística gratis en tu iPhone

Llegó la hora de comer y regresamos al restaurante donde había tenido lugar la charla.

El buffet que nos prepararon no tenía desperdicio. Todo exquisito.

Y así fue mi despedida de Andorra. Le dije adiós a toda la gente que nos había acompañado durante esos días -de nuevo, muchas gracias a todos-, intercambié los últimos apretones de manos con el gran Jafar -al que expliqué su papel como malvado de Aladdin- de Azerbayán y me monté al coche en el que Mónica me llevaría a Barcelona.

Vallnord es sin duda una estación 2.0. El hecho de que tenga Wi-fi gratuita por todas sus áreas es sólo una parte del gran esfuerzo e inversión que han hecho para estar presentes en laptops, smartphones, tablets y demás artilugios tecnológicos.

Prometí a Mònica y Emma que volvería a pasar unos días de esquí y relax por la Massana. A ver el calendario…

Sin ningún aumento de precio te facilitamos la reserva de tu viaje:

Puntúa este artículo
, , ,
2 Comentarios
  1. Sergi 18 abril 2012
  2. David 18 abril 2012