Visita a la cueva de Altamira: conversaciones sensoriales con nuestros antepasados

Google +TwitterFacebook
cueva_altamira

Cueva de Altamira (c) Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria

Las pinturas paleolíticas de la cueva de Altamira probablemente representan el contacto más cercano y directo que tenemos con nuestros antepasados. Aunque hoy en día, la cueva original está limitada al acceso del público, uno se adentra en la neo-cueva habilitada en forma de réplica en el museo de Altamira y, al contemplar las pinturas de bisontes y otros animales, parece entablar una conversación sensorial con nuestros antepasados que pasaron a mejor vida miles de años atrás. Las pinturas parecen ver, hablar, palpitar, escuchar y uno sigue sus instintos primarios y se adentra a un mundo lejano y antiguo.

La cueva se descubrió por casualidad a finales de los años sesenta y, debido al impacto mediático y turístico que aconteció en las siguientes décadas, la cueva cerró la habitual afluencia de visitantes hace aproximadamente una década para conservar sus pinturas. Hoy en día, en el mismo museo se levanta una réplica donde los visitantes pueden apreciar una copia de las medidas exactas de la cueva original y sus pinturas. A través de ella podemos conocer el arte y el estilo de vida de los habitantes de la cueva hace unos 15,000 años. Aun siendo una réplica de la cueva original, las fotografías no están permitidas.

No obstante, desde marzo de este mismo año el Patronato del Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira han vuelto a abrir las puertas a la cueva original con un limitado acceso de cinco personas por semana durante una visita de poco más de media hora y bajo un estricto protocolo. Estas visitas se realizan los viernes.

Lee:
Visita al Parque de la Ciutadella en Barcelona

Las pinturas más antiguas que encontramos en la cueva de Altamira se remontan a 17.000 años atrás donde figuran una serie de caballos teñidos de rojo. Más tarde, hace unos 14.500 años el techo de la cueva se vio ornamentado con grandes bisontes. Tanto antes como después de esa fecha existe toda una serie de pinturas grabadas en carbón que ofrecen imágenes de distintos animales como cabras, ciervos, caballos o bisontes.

bisontes_altamira

La Capilla Sixtina del arte prehistórico (c) Consejería de Cultura, Turismo y Deporte del Gobierno de Cantabria

El hallazgo, hace apenas medio siglo, obviamente fue algo imprevisto y debido a la calidad de las pinturas y su bien estado de conservación motivó ciertos recelos a su autenticidad. Especialmente la perfección de los bisontes conseguida simplemente con dos colores, el negro de carbón y el rojo de ocre mineral, constituyen hoy en día una inspiración para los artistas de hoy en día casi 15.000 años más tarde.

14.000 años atrás el grupo de hombres que habitaba la cueva lo abandonó dejando atrás utensilios y las magníficas pinturas que nos hay llegado hasta hoy. Se desconocen los motivos. Más adelante un derrumbe natural cerró por completo el acceso a la gruta. Y hoy en día nos preguntamos, ¿existirán otros tesoros del mismo calibre escondidos bajo la faz de la Tierra todavía por descubrir?

Además de las famosas pinturas, en el museo de las cuevas de Altamira también encontraréis una interesante exposición dedicada a la época en que se crearon las pinturas con más de 400 objetos de la época y una evolución didáctica de la Prehistoria.

Lee:
Visita al museo de Pérgamo y la isla de los museos en Berlín

Por supuesto, la cueva de Altamira fue declarada Patrimonio de la Humanidad en el año 1985 y está considerada por muchos como la Capilla Sixtina del arte rupestre. Alrededor de Cantabria existen una multitud de cuevas prehistóricas. Otra visita muy recomendada es la Cueva del Castillo donde la afluencia de público es menor pero las sorpresas también os dejarán con la boca abierta un buen rato.

Y cierro el artículo con una brillante frase que soltó Picasso al visitar la cueva:

Después de Altamira, todo parece decadente.

Datos Prácticos

Acceso:
La cueva y museo se encuentra a 2 kilómetros de la población de Santillana del Mar.

Horarios:
De mayo a octubre de martes a sábado de 9:30 a 20:00 y domingos y festivos de 9:30 a 15:00
De noviembre a abril de martes a sábado de 9:30 a 18:00 y domingos y festivos de 9:30 a 15:00

Precios:
Entrada General: 3 euros.
Entrada gratuita los sábados desde las dos de la tarde y los domingos.
La entrada también es gratuita los siguientes días: 18 de abril (Dia del Patrimonio Mundial), 18 de mayo (Día Internacional de los Museos), 12 de octubre (Fiesta Nacional) y 6 de diciembre (Día de la Constitución).
Se pueden comprar los tickets en la misma recepción de las cuevas o bien de forma anticipada a través de los cajeros del Banco Santander.

Sitio Oficial | Museo de Altamira

Reserva tu viaje al mejor precio:

Visita a la cueva de Altamira: conversaciones sensoriales con nuestros antepasados
5 (100%) 1 voto
, , , ,
Google + Twitter Facebook
Una respuesta
  1. Bea y Gonza 11 octubre 2015

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *