Visita a Cagliari: el Castello y la Marina

Google +TwitterFacebook


Como la mayoría de ciudades mediterráneas, la historia de Cagliari ha sido contada y esculpida por fenicios, cartagineses, romanos, catalanes, aragoneses y españoles formando un carácter común y a la vez especial en el corazón del mediterráneo.

La mayoría de pensiones, hoteles y Bed and Breakfast se encuentran en la Marina o en la cima de la ciudad donde se halla el casco antiguo, también llamado zona del Castello.

No obstante, la ciudad antigua carece de vida y comercios. La ascensión a la ciudad alta no representa demasiado esfuerzo así que conviene quedarse en la parte norte de la Marina donde existe mucha más vida y se encuentra todo a una distancia relativamente fácil.

Empezamos la visita a Cagliari visitando la colina del Castello. Concretamente empezamos con un buen café y con el museo arqueológico de la ciudad.

El estilo arquitectónico tanto exterior como interior del museo deja mucho que desear: mala orientación, paneles de corcho y escasa explicación. Aun así, merece la pena contemplar las bonitas y sorprendentes esculturas de la cultura nuraga. El museo muestra piezas desde la época neolítica hasta la Edad Media. La entrada sale por tres euros y no esperéis encontrar visitas guiadas en español o merchandising interesante del museo.

Reserva tu viaje al mejor precio:

En el interior del casco antiguo -también llamado zona del Castello aunque no exista un castillo en su interior- encontramos toda una serie de edificios emblemáticos que merecen la pena visitar como el bastión de Saint Remy que ofrece vistas fenomenales del puerto y de la parte baja de la ciudad. La catedral de Santa María la encontramos cerrada aun así ofrece bellos rincones a sus lados y su bella fachada al estilo de Pisa merece la pena observar.

Lee:
El pozo sagrado de Santa Cristina

Otros palacios alrededor como el del Viceregio se encuentran en la misma calle y merecen la pena visitar. Nosotros, en ese mismo día, encontramos una exposición de fotografías de época y aprovechamos para adentrarnos en el palacio que fecha de la época española y era donde se alojaba el virrey. Su estilo interior recuerda al palacio de Aranjuez.

En la parte baja de la ciudad -zona de la Marina- se encuentra el movimiento y la vida diaria de la ciudad de Cagliari. Se encuentran múltiples bares y restaurantes así como algunas iglesias barrocas siendo la de San Michele la más bonita que encontré. Fue construida por los jesuitas durante el siglo XVII y en su fachada se observan tres arcos esculpidos magistralmente.

Junto al mar se abre el paseo y un puerto de trabajadores donde seguramente en la época de verano se halla repleto de cruceros vacacionales.

Puntúa este artículo
,
Google + Twitter Facebook